VOA: Suecia superó oleada de casos de virus pero quedan muchas preguntas

VOA: Suecia superó oleada de casos de virus pero quedan muchas preguntas

La Voz de América (VOA) reportó lo siguiente:

Suecia superó oleada de casos de virus pero quedan muchas preguntas

Septiembre 20, 2020

Sea en trenes o tranvías, en supermercados o centros de compras – lugares en donde las máscaras son usadas comúnmente en gran parte del mundo – en Suecia siguen sus vidas sin ellas.

Cuando la mayor parte de Europa cerró sus poblaciones al comienzo de la pandemia cerrando escuelas, restaurantes, gimnasios e incluso fronteras, Suecia siguió disfrutando muchas de sus libertades.

La estrategia sin mucha importancia capturó la atención del mundo, pero al mismo tiempo ella coincidió con una tasa de muerte per cpita que era mucho más alta que en otros países nórdicos.

Ahora, en cuanto los números de infección surgen en gran parte de Europa, el país de 10 millones de habitantes tiene uno de los más bajos números de casos de coronavirus – y sólo 14 pacientes en cuidado intensivo.

Si la estrategia de Suecia está teniendo resultados, sin embargo, es todavía muy incierto.

Sus autoridades de salud, y en particular el jefe epidemiólogo Dr. Anders Tegnell, siguen repitiendo una advertencia familiar: Es demasiado temprano para decirlo, y todos los países están en una fase diferente de la pandemia.

Eso no ha impedido al oficial de la Organización Mundial de la Salud en Europa que el continente podría aprender lecciones más amplias de Suecia que podrían ayudar a combatir el virus en otras partes.

“Nosotros debemos reconocer que Suecia, en el momento, ha evitado el incremento que ha sido visto en algunos de los demás países en Europa occidental”, dijo la alta oficial de emergencia de Europa, Catherine Smallwood, el jueves. “Yo pienso que hay lecciones para eso. Nosotros estaremos muy dispuestos a trabajar y escuchar más de la aproximación sueca.”

De acuerdo al Centro Europeo para el Control de Enfermedades, Suecia ha reportado 30.3 nuevos casos de COVID-19 por cada 100,000 habitantes en los últimos 14 días, comparados con 292.2 en España, 172.1 en Francia, 61.8 en el Reino Unido y 69.2 en Dinamarca, todos los cuales impusieron estrictos cierres al comienzo de la pandemia.

Por todo, Suecia ha reportado 88,237 infecciones y 5,864 casos fatales por el virus, de 57.5 muertes por cada 100,000 habitantes desde el comienzo de la crisis.

La forma como fue vista la estrategia de Suecia fuera del país depende vastamente de en qué estado de la pandemia la estaba experimentado el observador al mismo tiempo. Inicialmente, muchos en el exterior eran incrédulos con imágenes de suecos cenando con amigos en restaurantes o bebiendo cocteles en el frente acuático de Estocolmo. Algunos estaban envidiosos de que los negocios suecos no fueran obligados a cerrar.

Luego llegó el shock cuando el virus subió a través de las casas de enfermos y hospicios del país.

Para mediados de abril, más de 100 muertes fueron reportadas cada día en Suecia, mientras las tasas de mortalidad estaban cayendo en todas partes en Europa.

Hoy, en cuanto los temores de una segunda oleada crecen a través de Europa, está de moda alabar a Suecia, con reporteros desde Francia, el Reino Unido y otras partes viajando a Estocolmo para preguntar acerca de su éxito.

Pero una comisión del gobierno sueco investigando el manejo de la pandemia tendrá, indudablemente, duras preguntas qué contestar: ¿Esperaron demasiado las autoridades para limitar el acceso a casas de enfermos, en donde ocurrió cerca de la mitad de las muertes? ¿Fueron ellos demasiado lentos para suministrar equipo de protección personal a las personas en esos hogares cuando la escasez en el sector de cuidado de los ancianos había sido conocida desde largo tiempo? ¿Por qué tomó tanto tiempo establecer una prueba de amplia escala?

Tegnell también rehúsa descartar una segunda oleada de infecciones de coronavirus en Suecia. Una particular preocupación es el retorno de los estudiantes a las escuelas secundarias por primera vez desde marzo.

“Nosotros necesitamos ser muy cuidadosos y encontrar la primera señal de que algo está ocurriendo para que nosotros podamos hacer tanto como sea posible para prevenir que ello haga escalada”, dijo él a Associated Press.

Se esperan brotes localizados, pero en lugar de combatirlos con reglas nacionales, los oficiales planean usar acciones dirigidas basadas en muestreos, rastreo de contactos y aislamiento rápido de los pacientes.

“Es muy importante que nosotros tengamos una respuesta rápida y local para golpear al virus sin hacer restricciones para todo el país”, dijo la Ministro de Salud Lena Hallengren la semana pasada.

Desde el comienzo, los oficiales de la salud argumentaron que Suecia estaba persiguiendo una aproximación sostenible hacia el virus que la población pudiera adoptar – por años, si fuera necesario. “Esta es una maratón, no una carrera”, se convirtió en un eslogan repetido por los ministros a cada oportunidad, dado que ni una vacuna ni una cura todavía existen.

Mientras el resto del mundo miraba con envidia las libertades que los suecos disfrutaban en medio de cierres en todas partes, no había tantos como la gente ha asumido. Las reuniones se rebajaron a 50, y las congregaciones en bares fueron prohibidas.

La mayoría de los cambios involucraron acciones voluntarias por los ciudadanos, en lugar de reglas impuestas por el gobierno.

Esta confianza dada a la población para asumir responsabilidad personal en la pandemia puso a los suecos enfrentados con la mayoría de los demás países que usaron medidas coercitivas tales como multas y cumplimiento obligatorio. https://www.voanews.com/covid-19-pandemic/sweden-spared-surge-virus-cases-many-questions-remain

Aunque puede haber un montón de preguntas, la realidad es que Suecia no dañó su economía hasta el extemo que muchas otras naciones en el mundo hicieron.

Adicionalmente, considere que si bien los EE.UU. se han vanagloridado falsamente a sí mismos como siendo “la tierra de la libertad”, este no ha sido el caso en relación con el COVID-19 desde marzo de este año.

En lugar de ello, nosotros seguimos escuchando gritos de los grandes medios sobre que los EE.UU. deberían restringir más la libertad y las elección y también (y mucho de esto por razones políticas) imponer más requerimientos represivos más temprano.

Aquí están algunos comentarios acerca de Suecia y la actitud de los EE.UU. de la pasada primavera:

Abril 17, 2020

A veces, la mejor cosa para hacer, es no hacer nada en absoluto. Tome a Suecia, por ejemplo, donde el gobierno decidió no cerrar la economía, sino tomar una actitud más reflexiva y balanceada. Suecia ha conservado abiertos sus escuelas primarias, restaurantes, tiendas y gimnasios para negocios incluso aunque menos personas están afuera en público o llevando cosas como ellos normalmente lo harían. Al mismo tiempo, el gobierno ha mantenido al pueblo sueco bien informado así que ellos entienden los riesgos que el virus plantea para su salud y la salud de los demás. Así es como los suecos han minimizado sus oportunidades de ser infectados mientras evitan medidas más extremas como refugiarse en sus lugares lo que es de facto un arresto.

Lo que el experimento sueco demuestra, es que hay una forma de navegar estos retos de salud pública sin precedentes sin imponer temerariamente políticas de estado policía y sin hacer daño irreparable a la economía. Y sí, los resultados de este experimento no se conocen todavía, pero lo que nosotros sabemos es que la mayoría de las naciones simplemente no pueden imprimir trillones de dólares para contener los efectos dominó de llevar la economía a un chirriante paro. Estos países deben excavar en sus reservas o tomar préstamos del FMI para recuperarse de la falta de producción y actividad. Eso significa que ellos van a enfrentar años de lento crecimiento y alto desempleo para salir del desorden que sus líderes crearon para ellos.

Y esa regla se aplica a los EE.UU. también, incluso si bien el gobierno ha estado imprimiendo dinero temerariamente para pagar las cuentas. El costo imprevisto para los EE.UU. vendrá en la forma de desempleo a largo plazo desencadenado por millones de pequeños y medianos negocios fracasados. Este triste escenario es todo pero ciertamente ahora. …

Por eso es por lo que nosotros deberíamos mirar a países como Suecia que han tomado una actitud más mesurada que permita que partes de la economía continúen funcionando durante la epidemia, de manera que las otras partes puedan acoplarse rápidamente y retornar a la plena capacidad con mínima perturbación. Esto no debería ser un tema de “liberales vs. conservadores” como ha venido a ser en los EE.UU. Uno no debería oponerse a reanudar la economía sólo porque Trump está ‘por eso’, sino porque millones de personas trabajadoras están enfrentando un futuro incierto en una economía que -como lo cree la mayoría de los economistas- está dirigida a una severa y prolongada recesión. https://www.unz.com/mwhitney/sweden-is-right-the-economy-should-be-left-open/

En cuanto hace al incrementado incremento de “imprimir temerariamente dinero” por parte de los EE.UU., ese tipo de acción, de acuerdo a las profecías bíblicas en Habacuc 2: 6-8, finalmente terminará en un desastre peor para los EE.UU. que el COVID-19.

Mi propia posición sobre los cierres como científico Ph.D que ha estado involucrado en investigación viral e infecciosa (los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU. han considerado dos veces que mi aproximación herbal-glandular para inhibir la replicación viral tenían ‘mérito científico significativo’) incluyendo mis interacciones con expertos de salud pública, como también el ser un líder de la iglesia, es que los pasos que varias agencias gubernamentales han tomado a menudo han ‘cruzado la línea’. Ellas no estaban verdaderamente basadas en ciencia real, sino en consideraciones políticas, incorrectos modelos, ateísmo, e ignorancia. La actitud de Suecia, aunque no es perfecta, estuvo más balanceada desde una perspectiva científica, de libertad y de sistemas (quizás yo debería mencionar que también poseo un grado Master en Manejo de Sistemas de la Universidad del Sur de California).

Como un científico nutricional, yo también sigo disgustado de que los gobiernos alrededor del mundo, y los EE.UU. específicamente, no hayan usado el nuevo brote del coronavirus como una oportunidad para recordar a las personas que ellas podrían mejorar su salud y apoyar mejor su sistema inmune si ellas comieran al menos dos porciones de frutas y tres porciones de vegetales cada día. Sólo cerca de uno de cada doce americanos hace esto, a pesar de que es una política oficial de los EE.UU. Incrementar el consumo de frutas y vegetales tiende a incrementar el consumo de alimentos con vitamina C (que es vastamente superior al ácido ascórbico aislado que muchas tiendas venden como un suplemento) lo que es bueno para el tejido pulmonar y el apoyo al sistema inmune.

Aunque comer mejor no detiene el coronavirus, ello tendería a disminuir sus negativos impactos de salud.

En lugar de ocuparse en formas de mejorar la salud individual, las políticas del gobierno han tendido más hacia pasos totalitarios. Aunque los cierres han ‘aplanado la curva’, como yo escribí la pasada primavera, eso principalmente significa que habrá aplazamientos en cuán largo este virus seguirá su curso. Hay pros y contras en eso. Pero económicamente, nosotros estamos viendo un montón de contras.

Adicionalmente, los pasos del gobierno también han establecido un precedente de que las movidas autoritarias deberán ser consideradas necesarias.

Esto jugará en la mano del próximo poder del 666 de la Bestia (p. ej. mire Los cuatro jinetes, COVID, y el surgimiento de la Bestia de Apocalipsis https://www.youtube.com/watch?v=wudMD8aVm2Q, Cardenal: ¿Podría el coronavirus terminar la Unión Europea? https://www.youtube.com/watch?v=TC2Q-oLXlBg, y ¿COVID-19 llevando al 666? https://www.youtube.com/watch?v=4vmjQVEu5SI)

Posted in Uncategorized