‘Probando a Josefo: Investigación de balística romana confirma relato sobre batalla del Segundo Templo’

‘Probando a Josefo: Investigación de balística romana confirma relato sobre batalla del Segundo Templo’

COGwriter

En una publicación hace un par de días, recibí lo siguiente del historiador judío del primer siglo Josefo relacionado con la destrucción de Jerusalén y el Templo:

1 … Pero cuando Tito se dio cuenta de que sus esfuerzos por salvar un templo extranjero resultaron en daño a sus soldados, y luego ser asesinados, dio orden de prender fuego a las puertas. (Guerras de los judíos, Libro VI, Capítulo 4, sección 1)

1. AHORA, tan pronto como el ejército no tuvo más gente para matar o saquear, porque no quedó nadie para ser objeto de su furor, (pues no habrían perdonado a nadie, si hubiera quedado cualquier otro trabajo que hacer),) César dio órdenes de que ahora debían demoler toda la ciudad y el templo, pero debían dejar en pie tantas torres como fueran de la mayor eminencia; es decir, Fasaelo, Hippicus y Mariamne; y la parte del muro que encerraba la ciudad por el lado occidental. Se respetó esta muralla para que hubiera un campamento para los que iban a hacer guarnición, como también se salvaron las torres para demostrar a la posteridad qué tipo de ciudad era y cuán bien fortificada había sido, que el valor romano había sometido; pero para todo el resto de la pared, los que lo cavaron hasta los cimientos lo colocaron tan completamente hasta el suelo, que no quedó nada que hiciera creer a los que vinieron allí que alguna vez había estado habitado . Este fue el fin al que llegó Jerusalén por la locura de los que estaban a favor de las innovaciones; una ciudad de otra manera de gran magnificencia, y de poderosa fama entre toda la humanidad. (Josefo. Guerras de los judíos, Libro VII, Capítulo 1, verso 1)

Por lo tanto, no quedó piedra sobre piedra para el Templo y los edificios relacionados (se puede encontrar más información sobre la destrucción de Jerusalén en el artículo ¿Por qué no se requiere un templo judío en Jerusalén? http://www.cogwriter.com/jewishtemple.htm).

El escritor griego del siglo II, Pausanius, escribió que:

La ciudad de Jerusalén, ciudad que el rey romano destruyó hasta sus cimientos. (Como se cita en Murphy-O’Connor J. The Holy Land: An Oxford Archaeological Guide from Early Times to 1700. OUP Oxford , 2008, p. 159 )

Observe algo de lo que probablemente sea un escrito de principios del siglo III:

Pero nuestro Maestro no profetizó de esta manera; pero, como ya he dicho, siendo profeta por un Espíritu innato y que siempre fluye, y conociendo todas las cosas en todos los tiempos, con confianza expuso claramente, como antes dije, sufrimientos, lugares, tiempos señalados, maneras, límites. En consecuencia, por lo tanto, profetizando acerca del templo, dijo: ‘¿Veis estos edificios? De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra que no sea quitada; y esta generación no pasará hasta que comience la destrucción. Porque vendrán, y se sentarán aquí, y la sitiarán, y matarán aquí a vuestros hijos.’ Y de la misma manera habló con palabras claras las cosas que habían de suceder en seguida, las cuales ahora podemos ver con nuestros ojos, para que el cumplimiento sea entre aquellos a quienes fue dicha la palabra. Porque el Profeta de la verdad pronuncia la palabra de prueba para la fe de Sus oyentes. (Homilías Clementinas. Libro III, Capítulo XV)

Si bien lo anterior tiene un problema generacional, el hecho es que este es otro testigo ocular aparente de que Jerusalén y el Templo fueron destruidos como estaba profetizado.

Resulta que algunos cuestionaron los relatos históricos de la destrucción. Sin embargo, ayer, el Times of Israel informó lo siguiente:

Demostrando a Josefo: la investigación sobre balística romana confirma el relato de la batalla del Segundo Templo

7 de agosto de 2022

Por primera vez en la investigación de la antigua Jerusalén, la evidencia física descubierta en excavaciones recientes ha probado el relato del historiador judío Josefo Flavio sobre la conquista de la ciudad santa en el año 70 EC.

A través del análisis informático de la balística romana de 2000 años de antigüedad descubierta en las excavaciones de la Autoridad de Antigüedades de Israel en el Complejo Ruso de Jerusalén cerca del edificio moderno de la Municipalidad de Jerusalén, el arqueólogo Kfir Arbiv afirma que ha demostrado la veracidad de la narración de Josefo trazada en su libro, “La historia de los judíos”. Guerra contra los romanos.

Es extremadamente emocionante probar la narrativa de Josefo en el lugar”, dijo Arbiv a The Times of Israel el domingo, Tisha B’av, el día de luto judío que conmemora anualmente las conquistas de Jerusalén.

Todos los datos recopilados en el sitio se compararon con las descripciones contemporáneas de Josephus de una batalla cerca de la tercera línea de defensa de la ciudad, que demostraron ser precisas, dijo Arbiv. Esto es importante porque si bien las historias de Josefo son una de las únicas fuentes contemporáneas de la caída de Jerusalén, los eruditos las tratan con cuidado debido a su colorida historia personal. …

Esto no es sorprendente, ya que quienquiera que controle este lugar domina toda el área y el destino de la ciudad. Esto se alinea con el relato de Josefo de que Titus ordenó penetrar la ciudad desde el lado noroeste de la muralla de la ciudad”, dijo Arbiv en un comunicado de prensa de la IAA.

El Templo fue destruido en el año 70 EC, luego de un asedio de cuatro meses y una intensa batalla liderada por el general romano Tito para conquistar la ciudad y sofocar la revuelta iniciada por los judíos cuatro años antes. Los romanos tenían un ejército masivo bien entrenado, equipado con las mejores innovaciones militares de su época. Era una máquina de guerra despiadada”. https://www.timesofisrael.com/proving-josephus-research-on-roman-balistics-confirms-second-temple-battle-account/

Permítanme agregar también que Josefo escribió acerca de Jesús, y la gente debería aceptar a Jesús.

Relacionado con el tiempo de Jesús, el Libro de Daniel tiene lo siguiente:

25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; Se volverá a edificar la calle, y el muro, aun en tiempos angustiosos.

26 “Y después de las sesenta y dos semanas, el Mesías será cortado, pero no por sí mismo; Y el pueblo del príncipe que ha de venir Destruirá la ciudad y el santuario. Su fin será con diluvio, Y hasta el fin de la guerra serán determinadas las desolaciones. (Daniel 9:25-26)

Resulta que Jesús vino cuando esa profecía en las escrituras hebreas (el Antiguo Testamento) decía que vendría el Príncipe Mesías.

Veamos una explicación de la antigua Radio Iglesia de Dios sobre la profecía de Daniel 9:

En el tiempo de la vida de Jesús en esta tierra, Herodes, el rey de Judea, los sabios de las naciones del oriente, y muchos de los sacerdotes, escribas y ancianos, así como la gente común, se dieron cuenta de que los setenta semana la profecía de Daniel 9 estaba a punto de completarse. Se esperaba ansiosamente al Mesías, el Príncipe, para liberarlos del yugo de la opresión romana. Se esperaba al Mesías debido a la comprensión de esta profecía. Pero fue malinterpretado cuando apareció en el cumplimiento de esta profecía, porque se negaron a reconocer la primera parte de la profecía y depositaron su esperanza solo en la última parte. …

Aquí, muy claramente, se enumera el tiempo exacto en el que el Mesías profetizado aparecería para comenzar a realizar la obra mencionada en el versículo 24. La orden de restaurar y reconstruir Jerusalén fue dada por Artajerjes en 457 aC Gran parte del libro de Esdras y el Todo el libro de Nehemías cubre este evento en particular. Siete semanas, y sesenta y dos semanas, son sesenta y nueve semanas. Así que las profecías muestran que desde la salida de la orden de reconstruir Jerusalén en el 457 a. C. pasarían 483 años hasta la aparición del Mesías profetizado para comenzar a cumplir las obras del versículo 24. (Hill DJ. AQUÍ ES POR QUÉ los judíos rechazan a Jesús y los cristianos ¡Rechazar a Cristo! La pura verdad, abril de 1962)

Al agregar 483 al año 457 a. C., se obtiene el año 27 d. C. (no hubo año “cero” entre a. C. y d. C.). Eso nos lleva al tiempo en que Jesús comenzó Su ministerio (aparentemente en el Otoño del año). Se cree que su ministerio duró 3 años y medio, por lo que el velo se habría rasgado en la primavera del 31 d.C.

Ahora, en el Talmud (Shabat 119b), los rabinos dieron razones para la destrucción del Templo, tales como la desobediencia judía relacionada con el Shabat, fiestas de bebida, no enseñar adecuadamente a sus hijos, falta de judíos dignos de confianza y judíos que menospreciaron a los eruditos de la Torá. no vincularlo con Daniel 9. Citaron escrituras que incluyen Jeremías 5:1, 6:11,15, 17:27; Ezequiel 22:26; Isaías 5:11-13; 1 Crónicas 16:22; y 2 Crónicas 36:16.

Veamos parte del Talmud que discute algo de esto:

El rabino Yehuda dijo: Jerusalén fue destruida solo porque menospreciaron a los eruditos de la Torá en ella, como está dicho: “Y se burlaron de los mensajeros de Dios y despreciaron Sus palabras y se burlaron de Sus profetas, hasta que la ira de Dios se levantó contra Su pueblo, hasta que no se podía curar” (II Crónicas 36:16). ¿Cuál es el significado de: Hasta que no se pudo curar? Rav Yehuda dijo que Rav dijo: Significa que cualquiera que menosprecie a los eruditos de la Torá no puede ser sanado de su herida.

Rav Yehuda dijo que Rav dijo: ¿Cuál es el significado de lo que está escrito: “No toquen a Mis ungidos y no hagan daño a Mis profetas” (I Crónicas 16:22)? “No toques a Mis ungidos”, estos son los escolares, que son tan preciosos e importantes como reyes y sacerdotes (Maharsha); “y no hagáis daño a Mis profetas”, estos son eruditos de la Torá. (Shabat 119b, versos 9-10)

A pesar de la interpretación rabínica, el Antiguo Testamento NO dijo que esta destrucción vendría relacionada con el rechazo de los “eruditos de la Torá” judíos.

 El tipo de eruditos de la Torá a los que se refiere el Talmud no fueron enviados directamente por Dios ni fueron profetas. Si aquellos citados en el Talmud hubieran aceptado más el significado literal de las escrituras hebreas, podrían haberlo visto fácilmente.

Entienda que el Nuevo Testamento muestra que los judíos se burlaron de los profetas ungidos de Dios como Juan el Bautista, Jesús y Pablo. Los primeros escritos judíos muestran que también se burlaron de los judíos llamados minim (los minim eran judíos que rechazaban aspectos del judaísmo, como aceptar a Jesús). Por lo tanto, los eruditos talmúdicos deberían haber tenido una idea de que el rechazo de los judíos a Jesús y a otros fue parte de la razón de la destrucción del Templo (que también, después del sacrificio de Jesús, quedó esencialmente obsoleto por la necesidad de sacrificios de animales durante la iglesia). edad según Hebreos 9 y 10).

Los judíos deberían haber aceptado a Jesús, pero como está profetizado en la Biblia, la mayoría lo rechazó:

3 Despreciado y desechado de los hombres, Varón de dolores, experimentado en quebranto. Y escondimos, por así decirlo, nuestros rostros de Él; Fue despreciado, y no lo estimamos. (Isaías 53:3)

21 Respondió el gobernador y les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Dijeron: “¡Barrabás!” 22 Pilato les dijo: «¿Qué, pues, haré de Jesús, llamado el Cristo?» Todos le dijeron: “¡Que sea crucificado!” 23 Entonces el gobernador dijo: “Pues, ¿qué mal ha hecho?” Pero ellos clamaban aún más, diciendo: “¡Que sea crucificado!” (Mateo 27:21-23)

Los judíos esperaban que Jesús viniera como rey. Pero en Su primera venida Él vino como Príncipe.

Algunos pueden pensar que el Templo tal vez habría sido destruido con la muerte de Jesús, pero la profecía de Daniel 9 no lo dice así.

Ahora, observe algo más que escribió Josefo:

Por tanto, cuando los generales de los ejércitos de Antíoco fueron derrotados tantas veces, Judas reunió al pueblo y les dijo que después de estas muchas victorias que Dios les había dado, debían subir a Jerusalén, y purificar el templo, y ofrecer el sacrificios señalados. Pero cuando él, con toda la multitud, llegó a Jerusalén, y halló el templo desierto, y sus puertas quemadas, y plantas creciendo en el templo por su propia voluntad, a causa de su abandono, él y los que estaban comenzaron a lamentarse con él, y estaban completamente confundidos a la vista del templo; así que escogió algunos de sus soldados, y les dio orden de pelear contra aquellos guardias que estaban en la ciudadela, hasta que hubiera purificado el templo. Cuando, pues, lo hubo limpiado cuidadosamente y traído vasos nuevos, el candelero, la mesa [de los panes de la proposición] y el altar [del incienso], que estaban hechos de oro, colgó los velos en las puertas y les añadió puertas. También derribó el altar [del holocausto], y edificó uno nuevo de piedras que él recogió, y no de las que estaban labradas con herramientas de hierro. Así que el día veinticinco del mes Casleu, que los macedonios llaman Apeliens, encendieron las lámparas que estaban en el candelero, y ofrecieron incienso sobre el altar [del incienso], y pusieron los panes sobre la mesa [de la proposición- pan], y ofrecieron holocaustos sobre el nuevo altar [del holocausto]. Ahora bien, sucedió que estas cosas se hicieron en el mismo día en que su culto divino había caído, y se redujo a un uso profano y común, después de tres años; porque aconteció que el templo fue desolado por Antíoco, y así continuó durante tres años. Esta desolación le sucedió al templo en el año ciento cuarenta y cinco, el día veinticinco del mes Apeliens, y en la olimpiada ciento cincuenta y tres: pero fue dedicado de nuevo, en el mismo día, el veinticinco de el mes Apeliens, en el año ciento cuarenta y ocho, y en la olimpíada ciento cincuenta y cuatro. Y estoaconteció la desolación según la profecía de Daniel, dada cuatrocientos ocho años antes ; porque declaró que los macedonios disolverían ese culto [por algún tiempo]. (Josefo. Antigüedades de los judíos. Libro XII, Capítulo 7, Verso 6).

Así, en el primer siglo, al menos un erudito judío dijo que parte de Daniel 9:26 se cumplió en el primer siglo y transcurrió un período de tiempo de 408 años de una profecía de Daniel (probablemente Daniel 9:1-2) desde la época en que Antíoco profanó el Templo.

Sin embargo, los judíos rechazan que el Mesías viniera entonces (y el Mesías debía venir ANTES de que el templo fuera destruido según la secuencia de Daniel 9:25-26). Además, el documento judío POSTERIOR llamado Seder Olam usó una cantidad de años mucho más corta para el lapso de la historia de lo que era correcto.

Incluso los eruditos judíos reconocen este tema del tiempo. Note:

En resumen, Josefo… está trabajando desde una cronología diferente a la del Seder Olam. (Shulman M. Daniel 9 – Su Cronología y Significado. © Moshe Shulman 2010, p. 22)

Según la fecha asignada al reinado de Darío el Medo a partir del 374 a. C. (según la interpretación de Pierce L, Pierce M, editors. The Annals of the World. Master Books. Copyright 2003, p. 932), y dado que Antíoco es bien conocido por haber hecho esa destrucción en 167 a. C., hay más de 200 años de diferencia aquí. Y aunque el propio Josefo puede tener demasiado tiempo (eso es difícil de determinar ya que se debate el primer año del reinado de Darío el Medo, aunque con mayor frecuencia se presume que fue en el siglo VI a. C. en lugar del siglo IV a. C. como el Seder Olam parece señalar), esta reducción de tiempo parece intencional en el Seder Olam . Es probable que esté relacionado con el surgimiento del cristianismo como el Seder Olam.no salió hasta una generación después de Josefo.

Hablando de Josefo, se ha especulado que uno de sus escritos (Contra Apion, I, 8) apoya la opinión de que los judíos intentaron minimizar la importancia del Libro de Daniel porque señalaba a Jesús como el Mesías (Derstine T. Anti -Bases mesiánicas de la cronología judía

Aquí hay traducciones de pasajes atribuidos a Josefo:

Ahora bien, había por este tiempo Jesús, un hombre sabio, si es lícito llamarlo hombre; porque él fue un hacedor de obras maravillosas, un maestro de los hombres que reciben la verdad con placer. Atrajo hacia sí a muchos judíos y a muchos gentiles. Él era [el] Cristo. Y cuando Pilato, por sugerencia de los principales hombres entre nosotros, lo condenó a la cruz {stauros}, aquellos que lo amaron al principio no lo abandonaron; porque se les apareció vivo de nuevo al tercer día; como los divinos profetas habían predicho estas y otras diez mil maravillas acerca de él. Y la tribu de los cristianos, así llamada por él, no se ha extinguido hasta el día de hoy. (Josefo. Antigüedades de los judíos, Libro XVIII, Capítulo 3, sección 3)

Ahora bien, algunos de los judíos pensaban que la destrucción del ejército de Herodes venía de Dios, y que muy justamente, en castigo de lo que hizo contra Juan, se llamó el Bautista: porque lo mató Herodes, que era un buen hombre (Josefo. Antigüedades de los judíos, Libro XVIII, Capítulo 5, sección 2).

Festus ahora estaba muerto, y Albinus estaba solo en el camino; así que reunió al sanedrín de jueces, y trajo ante ellos al hermano de Jesús, que se llamaba Cristo, cuyo nombre era Santiago, y algunos otros, [o, algunos de sus compañeros]; y cuando hubo formulado una acusación contra ellos como infractores de la ley, los entregó para que fueran apedreados; no le gustó lo que se hizo; (Josefo. Antigüedades de los judíos, Libro XX, Capítulo 9, sección 1)

Nota: Si bien muchos eruditos creen que la primera cita fue cambiada por partidarios católicos grecorromanos después de la muerte de Josefo, hay evidencia de que muchas partes de eso estaban en el escrito original de Josefo (Holden, pp. 296-297).

Ahora, también relacionado con esa primera cita de Josefo, hubo una versión árabe en el siglo X en el Libro del título del obispo ortodoxo Agapio , que ha sido traducida al inglés por el erudito israelí del siglo XX Schlomo Pines de la siguiente manera:

En este tiempo había un hombre sabio que se llamaba Jesús. Su conducta era buena, y (él) era conocido por ser virtuoso. Y mucha gente de los judíos y de otras naciones se hicieron sus discípulos. Pilato lo condenó a ser crucificado y morir. Pero aquellos que se habían convertido en sus discípulos no abandonaron su discipulado. Informaron que se les había aparecido tres días después de la crucifixión, y que estaba vivo; por lo tanto, él era quizás el Mesías, acerca de quien los profetas han contado maravillas. (Kirby P. Josephus and Jesus: The Testimonium Flavianum Question. EarlyChristianWritings.com consultado el 06/07/18).

Note el siguiente comentario:

Algunos eruditos, notablemente Charlesworth, han recibido rápidamente este pasaje como un importante testimonio textual, tanto o más que el griego anterior citado por Eusebio. Charlesworth declara: “Lo que es inmediatamente obvio, cuando uno compara las recensiones árabe y griega, es que las frases descaradamente cristianas brillan por su ausencia .en la versión árabe.” (pág. 95). Por supuesto, todos deben reconocer que hay alguna redacción en la recensión árabe: “La posibilidad de que alguien, incluido Jesús, fuera el Mesías, no era una proposición que pudiera ser tomada a la ligera por ningún judío, especialmente uno con las experiencias y credenciales de Josefo. Pero es aún más evidente que ningún cristiano podría haber originado palabras como “él era quizás el Mesías…” Es mejor suponer que lo que escribió Josefo no se conserva con precisión en ninguna recensión existente (griego, eslavo o árabe); ha sido al menos ligeramente alterado por los escribas cristianos.” (pág. 95) (Ibíd.).

Si bien uno o más de los grecorromanos pueden haber alterado algo de lo que escribió Josefo, la evidencia histórica muestra que sí escribió sobre Jesús y Juan el Bautista en el primer siglo. En cuanto a Juan el Bautista, hay referencias a él en Mateo, Marcos, Lucas y el Libro de los Hechos en el Nuevo Testamento.

Considere también que el Talmud enseña:

fue enseñado: En la víspera de la Pascua, Yeshu fue ahorcado. … salió un heraldo y gritó: “Él va a ser apedreado porque ha practicado hechicería e inducido a Israel a la apostasía. Cualquiera que pueda decir algo a su favor, que se presente y abogue por él”. (Sanedrín 43a)

Yeshu es una referencia al comúnmente llamado Jesús. Lo anterior muestra que una fuente judía le atribuyó algún tipo de poder sobrenatural. Algunos se han distanciado de esta referencia talmúdica por la parte ahorcada y otras razones, pero Jesús fue, según el apóstol Pedro, “asesinado colgado de un madero” (Hechos 5:30).

De todos modos, dado que el relato de Josefo sobre la caída de Jerusalén ahora se acepta como verificado, los judíos y otros deben considerar que sus relatos de la cronología y Jesús también deben aceptarse como verdaderos.

En cuanto a los judíos y otros que aceptan a Jesús como el Mesías, hay información adicional y pruebas de por qué todos deberían hacerlo en nuestro libro gratuito en línea: Prueba de que Jesús es el Mesías https://www.cogwriter.com/ProofJesusistheMessiah.pdf .

Posted in Uncategorized
Acerca de la CCOG
La Continuación de la Iglesia de Dios, que intenta representar al remanente más fiel de la porción de Filadelfia (Apocalipsis 3: 7) de la Iglesia de Dios, basa sus creencias en la Sagrada Biblia. Lea la Declaración de Creencias de la CCOG para más información Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios.