Papa León IX y el sábado

Papa León IX y el sábado

COGwriter

El 19 de abril es una fecha que algunos en la Iglesia de Roma honran, como uno de sus santos, al Papa León IX (cuyo nombre había sido Bruno). Aquí hay algo de lo que enseñan sobre él:

Hijo del conde Hugo de Egisheim. Primo del emperador Conrado II. Capítulo canon de San Esteban, Toul, Francia. Diácono. Soldado y oficial en el ejército imperial. En 1021, mientras aún estaba en el ejército, fue elegido obispo de Toul, Francia, un cargo que ocupó durante 20 años. Comandaba tropas bajo el emperador Conrado II en la invasión de Italia en 1026. http://saints.sqpn.com/pope-saint-leo-ix/

Aunque se sabe que los cristianos no eran militaristas, la fe grecorromana se volvió militarista en la época del emperador Constantino (ver Servicio militar y las iglesias de Dios: ¿Participan los verdaderos cristianos en la guerra carnal? http://www.cogwriter.com/military.htm). Sin embargo, a pesar de las afirmaciones de ser cristiano, el obispo Bruno era ciertamente militarista.

Nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org/ no consideramos que el Papa León IX fue un verdadero cristiano, a pesar de que se lo considera un santo de la Iglesia de Roma.

Se ha creído que Leo IX fue un factor que causó el Gran Cisma entre la Iglesia de Roma y los ortodoxos orientales en 1054.

Si bien se cree que la política y otras doctrinas han jugado un papel importante en el cisma, algunos han sugerido que la tendencia ortodoxa de honrar un poco el séptimo día de reposo (además del domingo) también fue un factor:

[Un] tratado, titulado en latín Adversus Graecorum Columnias fue compuesto en forma de debate sobre el año 1054 por el cardenal Humbert. El cardenal había sido enviado por el papa León IX a principios de 1054 como nuncios papales a Constantinopla para tratar de poner a los griegos en conformidad con las prácticas religiosas de la Iglesia romana (latina). Sin embargo, la misión no tuvo éxito. El tratado fue compuesto como un intento adicional de disuadir a los griegos de aferrarse a ciertas prácticas religiosas divergentes como la veneración del sábado … El Cardenal argumenta que los latinos de ninguna manera se parecen a los judíos en su observancia del sábado … Luego procede a muestra a los griegos que ellos son los que judaizan mientras observan el sábado de la misma manera que los judíos.

El Dr. Bacchiocchi observó:

RL Odom ha demostrado persuasivamente que la insistencia romana en hacer del sábado un día de ayuno contribuyó en gran medida a la ruptura histórica entre la Iglesia Cristiana Oriental y Occidental que ocurrió en el año 1054. (Citado en Bacchiocchi Anti-Judaism and the Origin of Sunday, p. 67)

Entonces, el papa León IX tenía un cardenal que se oponía a honrar oficialmente el sábado y este fue aparentemente uno de los diversos factores para la división con los ortodoxos orientales.

Una división que se prolongó durante casi mil años, pero que la Iglesia de Roma y los ortodoxos orientales están tratando de resolver.

En cuanto al ayuno del sábado, eso parece originarse con el hereje Marción :

Marción, que ayunaba en sábado para mostrar su desprecio por el Dios del Antiguo Testamento a quien consideraba malvado (Bacchiocchi S. Anti-judaísmo y el origen del domingo. The Pontifical Gregorian University Press, Roma, 1975, p. 62) .

Ayunar en sábado fue una práctica adoptada por la Iglesia romana, pero no por las Iglesias de Asia Menor en los siglos II y III.

El santo católico y ortodoxo Ireneo señaló que el fiel líder/obispo de la Iglesia de Dios, Policarpo, se opuso a Marción:

Pero Policarpo no solo fue instruido por los apóstoles, y conversó con muchos que habían visto a Cristo, sino que también, por los apóstoles en Asia, fue nombrado obispo de la Iglesia en Esmirna, a quien también vi en mi juventud temprana, porque se demoró [en tierra] mucho tiempo, y, como un hombre muy viejo, sufriendo gloriosa y muy noblemente el martirio, partió de esta vida, siempre enseñó las cosas que había aprendido de los apóstoles, y que la Iglesia ha transmitido, y que solo son verdaderas. De estas cosas dan testimonio todas las Iglesias asiáticas, al igual que aquellos hombres que han sucedido a Policarpo hasta la actualidad: In hombre que tenía mucho más peso y un testigo de la verdad más firme que Valentinus, Marcion y el resto de los herejes. Él fue quien, al llegar a Roma en la época de Aniceto hizo que muchos se alejaran de los herejes mencionados a la Iglesia de Dios, proclamando que había recibido esta y única verdad de los apóstoles, es decir, la que es transmitida por la Iglesia. También hay quienes escucharon de él que Juan, el discípulo del Señor, iba a bañarse en Éfeso, y al percibir a Cerinto adentro, salió corriendo de la casa de baños sin bañarse, exclamando: “Vamos a huir, no sea que la casa de baños se derrumbe, porque Cerinto, el enemigo de la verdad, está dentro”. Y el propio Policarpo respondió a Marción, quien lo conoció en una ocasión y le dijo: “¿Me conoces?” “Te conozco, el primogénito de Satanás”. (Irenaeus. Adversus Haereses. Libro III, Capítulo 3, Versículo 4. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Policarpo, y otros verdaderos escritores cristianos primitivos, guardaron los diez mandamientos que se mencionaron por primera vez en el Antiguo Testamento http://www.cogwriter.com/ten.htm (un artículo de interés relacionado puede ser Los diez mandamientos y la Iglesia primitiva http://www.cogwriter.com/2tencom.htm). Así es como Policarpo (y otros) diferían de muchos de los primeros herejes como Marción (se puede encontrar más información sobre Cerinto en el artículo Cerinto: un hereje temprano http://www.cogwriter.com/cerinthus.htm).

Otro que se opuso específicamente a Marción fue el líder/obispo de la Iglesia de Dios, Teófilo de Antioquía (finales del siglo II). La versión siria de la Historia de la Iglesia de Eusebio señala:

PERO en cuanto a Teófilo, acerca de quién hemos dicho que era obispo de Antioquía, hay tres tratados suyos contra Antólico, y otro que está inscrito “Contra la herejía de Hermógenes”, en el que usa testimonios de la Revelación de Juan; y hay otros libros de él que son adecuados para la enseñanza. Pero aquellos que pertenecían a la doctrina herética, incluso en ese momento como la cizaña, estaban corrompiendo la semilla pura de la doctrina de los Apóstoles; pero los pastores que estaban en las iglesias de cada país, los alejaban como bestias del desierto del rebaño de Cristo; en un momento enseñando y exhortando a los Hermanos, pero en otro momento abiertamente ante sus caras, discutieron con ellos y los avergonzaron; y nuevamente, también, al escribir tratados, refutaron diligentemente y expusieron sus opiniones.Pero Teófilo, junto con otros, contendió contra ellos; y es celebrado por un tratado, que fue hábilmente compuesto por él contra Marción , que, junto con los otros que ya he mencionado, aún se conserva. Y después de él, Maximino recibió al Obispo de la Iglesia de Antioquía, que fue el séptimo después de los Apóstoles.

Pero Felipe, respetando a quienes hemos aprendido de las palabras de Dionisio, obispo de Corinto, que era obispo de la iglesia de la ciudad de Gortyna, también redactó con precisión un tratado contra Marción (Eusebio de Cesarea, Historia eclesiástica, siríaco versión, Libro 4 (Extracto), Capítulo 24. Spicilegium Syriacum (1855). Este texto fue transcrito por Roger Pearse, Ipswich, Reino Unido, 2003. El texto griego se representa con la fuente Scholars Press SPIonic / griego polítónico).

Esto es interesante porque muestra que tanto Felipe como Teófilo también escribieron contra el hereje Marción (aunque el documento, si bien aparentemente estaba disponible para Eusebio, actualmente no está disponible).

Note lo que el historiador protestante Kenneth Latourette declaró:

Marción insistió en que la Iglesia había oscurecido el Evangelio al tratar de combinarlo con el judaísmo (Latourette KS. A History of Christianity, Volume 1: to AD 1500. HarperCollins, San Francisco, 1975, p. 126).

En otras palabras, la verdadera Iglesia de Dios original realmente combinó la fe en Cristo con prácticas que Marción consideraba demasiado judías. Y Marción fue denunciado por líderes de Asia Menor por rechazar la verdadera fe.

En el siglo III, Hipólito de Roma escribió:

Pero Marción, un nativo de Ponto, mucho más frenético que estos (herejes), omite la mayoría de los principios del mayor número (de especuladores), (y) avanza hacia una doctrina aún más descarada, supuesta (la existencia de) dos causas originarias del universo, alegando que uno de ellos es un cierto bien (principio), pero el otro un mal. Y él mismo imaginando que estaba presentando alguna novela (opinión), fundó una escuela llena de locuras y a la que asistieron hombres de un modo de vida sensual, en la medida en que él mismo era una de las tendencias lujuriosas. Este (hereje) había pensado que la multitud olvidaría que él no era un discípulo de Cristo, sino de Empédocles, que era muy anterior a él mismo, enmarcó y formó las mismas opiniones, es decir, que hay dos causas de El universo, la discordia y la amistad. ¿Por qué dice Empédocles respetar el plan del mundo? A pesar de que hemos hablado anteriormente (sobre este tema), incluso ahora también, con el propósito, en todo caso, de comparar la herejía de este plagio (con su fuente), no debemos guardar silencio. Este (filósofo) afirma que todos los elementos en los que el mundo consiste y deriva su ser son seis: dos de ellos materiales, (a saber), tierra y agua; y dosde ellos instrumentos por los cuales los objetos materiales son dispuestos y alterados (viz.) fuego y aire; y dos de ellos, por medio de los instrumentos, operando sobre la materia y moldeándola, a saber, la discordia y la amistad. (Empédocles) se expresa de alguna manera así: – “Las cuatro raíces de todas las cosas se escuchan primero: Jove brillante, y Juno y Aidoneus, que dan vida, y Nestis, que con lágrimas desgarra la fuente mortal”. (Hipólito. Refutación de todas las herejías (Libro VII), Capítulo XVII. Traducido por JH Machmahon. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 5. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1886. Edición en línea Copyright © 2005 por K . Caballero)

Marcion enseñó contra la ley y el sábado del creador, el sábado del séptimo día http://www.cogwriter.com/sabbath.htm. Marción eliminó o pasó por alto muchas porciones de la Biblia. Su actitud parece haber sido similar a la de Lutero a este respecto (la actitud de Martín Lutero hacia la Biblia se puede encontrar en el artículo ¿Sola Scriptura o Prima Lutero? ¿Qué creía realmente Martín Lutero acerca de la Biblia? http://www.cogwriter.com/luther.htm).

Si bien la Iglesia de Roma finalmente condenó a Marción, lamentablemente, su Papa Leo presionó por al menos una de sus prácticas no bíblicas.

En cuanto a que el sábado es bíblico, permítanme señalar que una serie de artículos en el Espejo católico, llamado El sábado cristiano , esencialmente probó que el sábado bíblico era el sábado, que el día del Señor en Apocalipsis 1 no es una referencia al domingo, que la Iglesia de Roma implementó el domingo, y que casi todos los protestantes siguieron a Roma. El cambio del sábado no fue bíblico y los eruditos católicos lo han admitido.

Posted in Iglesia Catolica