¿Qué días observaron los primeros seguidores de Jesús en la primavera?

¿Qué días observaron los primeros seguidores de Jesús en la primavera?

COGwriter

En esta época del año, los fieles en las Iglesias de Dios han estado siguiendo la amonestación de Pablo de examinarse a sí mismos antes del comienzo de los Días Santos de Primavera (1 Corintios 11: 27-32).

Otros no observan nada o quizás la Cuaresma.

Si bien la mayoría de la gente se da cuenta de que Jesús observó lo que muchos consideran Días Santos “judíos”, la mayoría aparentemente no se ha dado cuenta de que la observancia de estos días era la práctica de casi todos los que profesaban a Cristo en los primeros siglos del cristianismo.

Los cristianos del primer siglo observaban todos los días santos enumerados en el capítulo 23 de Levítico. Específicamente el Nuevo Testamento muestra que ellos observaban la Pascua y los Días de los Panes sin Levadura (1 Corintios 5: 7-8), Pentecostés (Hechos 2: 1-4; 20). : 16; 1 Corintios 16: 8), el Día de la Expiación (llamado Ayuno, Hechos 27: 9), la Fiesta de los Tabernáculos (llamada Fiesta, Hechos 18:21) y el Último Gran Día (Juan 7:37). Y que el cumplimiento de la Fiesta de las Trompetas también se describe en el Nuevo Testamento (1 Tesalonicenses 4: 15-18; Apocalipsis 8-11).

Los eruditos católicos se dan cuenta de que estas prácticas también continuaron.

Por ejemplo, The Catholic Encyclopedia dice esto sobre la Pascua:

La conexión entre la Pascua judía y la fiesta cristiana de la Pascua es real e ideal. Real, ya que Cristo murió el primer día de Pascua judío; ideal, como la relación entre tipo y realidad, porque la muerte y resurrección de Cristo tuvo sus figuras y tipos en la Ley Antigua, particularmente en el cordero pascual, que se comía hacia la tarde del 14 de Nisán. De hecho, la fiesta judía pasó a la celebración de la Pascua cristiana … La conexión entre la Pascua judía y cristiana explica el carácter móvil de esta fiesta … Ya que Cristo, el verdadero Cordero pascual, había sido inmolado el mismo día en que los judíos , en la celebración de su Pascua, inmolaron el cordero figurativo, los cristianos judíos en Oriente siguieron el método judío y conmemoraron la muerte de Cristo el 15 de Nisan y Su resurrección el 17 de Nisan, sin importar el día de la semana cayeron. Para esta observancia, reclamaron la autoridad de San Juan y San Felipe (Holwek FG Transcrito por John Wagner y Michael T. Barrett. Easter. The Catholic Encyclopedia, Volumen V. Copyright © 1909 por Robert Appleton Company. Edición en línea Copyright © 2003 por Kevin Knight. Nihil Obstat, 1 de mayo de 1909. Remy Lafort, Censor. Imprimatur. + John M. Farley, Arzobispo de Nueva York).

Bueno, en realidad aquellos en la verdadera iglesia en Oriente observaron el día 14 de Nisán (ver artículo sobre Polícrates o Apolinar). Sin embargo, el punto básico es que la Iglesia Católica admite que Cristo fue asesinado en la Pascua y que aún debe ser observada (aunque cambiaron el nombre, la intención y la fecha, también los judíos nunca la llamaron Pascua).

Para otro ejemplo, The Catholic Encyclopedia dice esto sobre Pentecostés y luego algo sobre la Cuaresma:

Pentecostés … Una fiesta de la Iglesia universal que conmemora el Descenso del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, cincuenta días después de la Resurrección de Cristo, en la antigua fiesta judía llamada la “fiesta de las semanas” o Pentecostés (Éxodo 34:22; Deuteronomio 16 : 10) … Pentecostés (“Pfingsten” en alemán), es el griego para “el cincuentaavo” … En Tertuliano (De bapt., Xix) el festival aparece como ya bien establecido (Holweck FG Transcrito por Wm Stuart French, Jr. Pentecostés (Whitsunday). The Catholic Encyclopedia, Volumen XV. Copyright © 1912 de Robert Appleton Company. Edición en línea Copyright © 2003 de Kevin Knight. Nihil Obstat, 1 de octubre de 1912. Remy Lafort, STD, Censor. Imprimatur. + John Cardinal Farley, Arzobispo de Nueva York).

Algunos de los Padres ya en el siglo V apoyaron la opinión de que este ayuno de cuarenta días fue de institución apostólica … Pero los mejores eruditos modernos son casi unánimes en rechazar esta opinión … Anteriormente existía alguna diferencia de opinión en cuanto a la lectura adecuada, pero la crítica moderna (por ejemplo, en la edición de Schwartz encargada por la Academia de Berlín) se pronuncia fuertemente a favor del texto traducido anteriormente. Entonces podemos concluir justamente que Ireneo alrededor del año 190 no sabía nada de ningún ayuno pascual de cuarenta días … Y hay el mismo silencio observable en todos los Padres pre-nicenos, aunque muchos tuvieron ocasión de mencionar tal institución apostólica si hubiera existido . Podemos notar, por ejemplo, que no hay mención de la Cuaresma en San Dionisio de Alejandría (ed. Feltoe, 94 ss.) O en la “Didascalia”, que Funk atribuye aproximadamente al año 250 (Cuaresma. La Enciclopedia Católica).

Los primeros cristianos no observaban la Cuaresma. Pero la Pascua y Pentecostés sí lo fueron.

A principios del siglo III, el teólogo católico Orígenes enumeró lo siguiente como celebrado:

Si se nos objeta sobre este tema que nosotros mismos estamos acostumbrados a observar ciertos días, como por ejemplo … la Pascua, o Pentecostés … (Orígenes. Contra Celsus, Libro VIII, Capítulo XXII. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 4 . Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Es probable que luego también se celebraran otros días. Si bien Orígenes enumeró lo que se consideraría los Días Santos de Primavera, algunos todavía guardaban los conocidos como Días Santos de Otoño.

Observe lo que informó un respetado erudito protestante sobre el siglo II:

El más importante de esta fiesta fue el día de la Pascua, el 14 de Nisán … En él comían pan sin levadura, probablemente como los judíos, durante ocho días … no hay rastro de una fiesta anual de la resurrección entre ellos … los cristianos de Asia Minor apelaban a Juan a favor de la solemnidad de la Pascua el 14 de Nisán (Gieseler, Johann Karl Ludwig. Un libro de texto de historia de la Iglesia. Traducido por Samuel Davidson, John Winstanley Hull, Mary A. Robinson. Harper & Brothers, 1857, Original de la Universidad de Michigan, digitalizado el 17 de febrero de 2006, p. 166).

Entonces, como el apóstol Juan (el último de los apóstoles originales en morir), los primeros cristianos fieles observaban la Pascua y los Días de los Panes sin Levadura.

Quizás sería útil darse cuenta de que los católicos admiten que los primeros cristianos sí observaban la Fiesta de los Tabernáculos:

San Jerónimo (PL 25, 1529 y 1536-7) hablando de cómo los judeocristianos celebraban la Fiesta de los Tabernáculos … nos dice que le dieron a la fiesta un significado milenario (Bagatti, Bellarmino. Traducido por Eugene Hoade. La Iglesia del Circuncisión. Nihil obstat: Marcus Adinolfi. Imprimi potest: Herminius Roncari. Imprimatur: + Albertus Gori, die 26 Junii 1970. Franciscan Printing Press, Jerusalem, p.202).

Nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios también guardamos la Fiesta de los Tabernáculos y creemos que presagia el próximo milenio.

La Iglesia primitiva claramente mantuvo lo que ahora se conoce como Días Santos Judíos y vio la plenitud cristiana en ellos (especialmente los de primavera). Y dado que los apóstoles los observaron en el Nuevo Testamento, ¿No deberían ellos, y no la Navidad, ser celebrados por verdaderos seguidores de Cristo? Poco a poco, los que estaban bajo la influencia católica dejaron de celebrar los Días Santos de Otoño.

Incluso a finales del siglo IV, la historia registra que los Días Santos de otoño todavía eran celebrados por algunos que profesaban a Cristo.

Sin embargo, el santo católico Juan Crisóstomo predicó contra ellos en el 387 d.C .:

Las fiestas de los judíos lastimosos y miserables pronto marcharán sobre nosotros una tras otra y en rápida sucesión: la fiesta de las Trompetas, la fiesta de los Tabernáculos, los ayunos. Hay muchos en nuestras filas que dicen que piensan como nosotros …

Si las ceremonias judías son venerables y grandiosas, las nuestras son mentiras …

¿Dios odia sus fiestas y tú las compartes? No digo tal o cual fiesta, sino todas juntas (Juan Crisóstomo. Homilía I Contra los judíos I: 5; VI: 5; VII: 2 . Predicado en Antioquía, Siria en el otoño del 387 d. C.: San Juan Crisóstomo (c. 347-407): Ocho homilías contra los judíos. Universidad de Fordham. Http://www.fordham.edu/halsall/source/chrysostom-jews6.html 10/12/05).

Ahora bien, esto en realidad causa un problema para las iglesias católica romana y ortodoxa oriental. Primero, muestra que hasta por lo menos finales del siglo IV, algunos que profesaban a Cristo todavía guardaban todos los Días Santos. En segundo lugar, incluso el pontífice actual actúa como si los Días Santos de otoño fueran venerables (usó el término “una bendición” en una noticia sobre ellos anteriormente). Y en tercer lugar, dado que la Iglesia Católica afirma que todavía guarda una versión de la Pascua (aunque bajo el nombre de Pascua en inglés) y Pentecostés, entonces su santo, Juan Crisóstomo, nunca debería haber condenado todas las festividades que Dios les dio a los judíos.

Sin embargo, Juan Crisóstomo las condenó.

Un libro llamado La vida de Policarpo contiene información posiblemente útil sobre Policarpo. Policarpo es considerado un santo por la Iglesia de Roma, los ortodoxos orientales y la Continuación de la Iglesia de Dios.

Por ejemplo, menciona específicamente el sábado, la Pascua, los días de los panes sin levadura, Pentecostés y el último gran día de la fiesta de los tabernáculos. Y avala mantenerlos:

En los días de los panes sin levadura, Pablo, que descendía de Galacia, llegó a Asia, considerando que el reposo de los fieles en Esmirna era un gran refrigerio en Cristo Jesús después de su duro trabajo, y con la intención de partir después a Jerusalén. Así que en Esmirna fue a visitar a Strataeas, que había sido su oyente en Panfilia, siendo hijo de Eunice, hija de Loida. Estos son los que menciona cuando escribe a Timoteo, diciendo: De la fe sincera que hay en ti, que habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice; de donde encontramos que Strataeas era hermano de Timothy. Entonces Pablo, entrando en su casa y reuniendo a los fieles allí, les habla acerca de la Pascua y el Pentecostés, recordándoles el Nuevo Pacto de la ofrenda del pan y la copa; cómo que seguramente debían celebrarlo en los días de los panes sin levadura, pero reteniendo el nuevo misterio de la Pasión y la Resurrección. Porque aquí el Apóstol enseña claramente que no debemos guardarlo fuera del tiempo de los panes sin levadura, como hacen los herejes, especialmente los frigios … pero nombraron los días de los panes sin levadura, la Pascua y el Pentecostés, ratificando así el Evangelio (Pionio Vida de Policarpo, Capítulo 2. Traducido por JB Lightfoot, Los Padres Apostólicos, vol. 3.2, 1889, pp.488-506).

¿Qué debe uno decir, cuando incluso Aquel que era más amable que todos los hombres apela y clama en la fiesta de los Tabernáculos? Porque está escrito; Y en el último día, el gran día de la fiesta, Jesús se puso de pie y gritó diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba (Capítulo 19).

Y el día de reposo, cuando se había rezado mucho tiempo de rodillas, él, como era su costumbre, se levantaba a leer; y todos los ojos estaban fijos en él. Ahora, la lección fueron las epístolas de Pablo a Timoteo y a Tito, en las que dice qué clase de hombre debe ser un obispo. Y estaba tan bien preparado para el oficio que los oyentes se decían unos a otros que no carecía de ninguna de las cualidades que Pablo requiere en alguien que tiene el cuidado de una iglesia. Cuando entonces, después de la lectura y la instrucción de los obispos y los discursos de los presbíteros, los diáconos fueron enviados a los laicos para preguntar a quién querían, dijeron unánimes: ‘Que Policarpo sea nuestro pastor y maestro’ (Capítulo 22).

Y el sábado siguiente dijo; “Oíd mi exhortación, amados hijos de Dios …” (Capítulo 24).

Por lo tanto, hay un documento antiguo que afirma que Policarpo guardó el sábado y los días santos (por supuesto, otros documentos antiguos, como se muestra en este artículo, apoyan esto). Y no habría habido ninguna razón para que los partidarios grecorromanos en el siglo IV cambiaran el documento para indicar que lo hizo, por lo tanto, La vida de Policarpo afirma que Policarpo guardó el sábado y los días santos.

Polícrates, que fue obispo de Éfeso, escribió lo siguiente alrededor del año 195 d.C .:

Observamos el día exacto; ni añadir ni quitar. Porque también en Asia han dormido grandes lumbreras, que se levantarán de nuevo el día de la venida del Señor, cuando vendrá con gloria del cielo, y buscará a todos los santos. Entre ellos se encuentran Felipe, uno de los doce apóstoles, que se durmió en Hierápolis; y sus dos hijas vírgenes ancianas, y otra hija, que vivió en el Espíritu Santo y ahora descansa en Éfeso; y, además, Juan, que era a la vez testigo y maestro, que se reclinaba sobre el seno del Señor y, siendo sacerdote, vestía el plato sacerdotal. Se durmió en Éfeso. Y Policarpo en Esmirna, que fue obispo y mártir; y Thraseas, obispo y mártir de Eumenia, que se durmió en Esmirna. ¿Por qué necesito mencionar al obispo y mártir Sagaris que se durmió en Laodicea, o al bendito Papirio, o Melito, el eunuco que vivió completamente en el Espíritu Santo, y que yace en Sardis, esperando el episcopado del cielo, cuando se levantará de los muertos ? Todos estos observaron el día catorce de la pascua según el Evangelio, sin desviarse en absoluto, sino siguiendo la regla de la fe. Y yo también, Polícrates, el más pequeño de todos, lo hago según la tradición de mis parientes, algunos de los cuales he seguido de cerca. Porque siete de mis parientes eran obispos; y yo soy el octavo. Y mis parientes siempre observaban el día en que la gente abandonaba la levadura. Por tanto, yo, hermanos, que he vivido sesenta y cinco años en el Señor, y me he encontrado con los hermanos en todo el mundo, y he leído todas las Sagradas Escrituras, no me asustan las palabras aterradoras. Para aquellos más grandes que yo he dicho ‘Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres’ … Podría mencionar a los obispos que estuvieron presentes, a quienes convoqué por su deseo; cuyos nombres, si los escribiera, constituirían una gran multitud. Y ellos, viendo mi pequeñez, dieron su consentimiento al pie de la letra, sabiendo que yo no llevaba mis canas en vano, sino que siempre había gobernado mi vida por el Señor Jesús (Eusebio. Historia de la Iglesia. Libro V, Capítulo 24).

Esto muestra que él y muchas personas consideradas santos por las iglesias grecorromanas observaron la Pascua el día 14. No hay duda de que los cristianos fieles en Asia Menor y en otros lugares todavía observaban los llamados Días Santos “judíos” durante siglos después de la muerte de Cristo. Los líderes gentiles guardaban los Días Santos.

Lo que no se observó, probablemente hasta el siglo IV, incluso por las iglesias católica romana y ortodoxa oriental, fue la Navidad. Los cumpleaños tampoco se observaron hasta ese momento. Tampoco era un período de 40 días llamado Cuaresma, ni el Día de San Valentín, ni muchos otros días que muchos observan hoy.

Al parecer, en el siglo III, Apollinaris (que generalmente se considera que fue un obispo y santo) escribió:

Hay, pues, algunos que por ignorancia plantean disputas acerca de estas cosas (aunque su conducta es perdonable: porque la ignorancia no es motivo de culpa, más bien necesita más instrucción), y dicen que en el día catorce el Señor se comió el cordero con el discípulos, y que en el gran día de la fiesta de los panes sin levadura Él mismo padeció; y citan a Mateo hablando de acuerdo con su punto de vista. Por tanto, su opinión es contraria a la ley, y los Evangelios parecen estar en desacuerdo con ellos … El día catorceavo, la verdadera Pascua del Señor; el gran sacrificio, el Hijo de Dios en lugar del cordero, que fue atado, que ató al fuerte, y que fue juzgado, aunque era Juez de vivos y muertos, y que fue entregado en manos de los pecadores para ser crucificado, que fue levantado sobre los cuernos del unicornio, y que fue traspasado en Su costado santo, que derramó de Su costado los dos elementos purificadores, agua y sangre, palabra y espíritu, y que fue sepultado el día de la Pascua, siendo la piedra colocada sobre la tumba. (Apollinaris. Del Libro sobre la Pascua. Traducido por Alexander Roberts y James Donaldson. Extraído del Volumen I de The Ante-Nicene Fathers. Alexander Roberts y James Donaldson, editores; American Edition copyright © 1885. Copyright © 2001 Peter Kirby).

Apollinaris está mostrando entonces que la Pascua es (14 de Nisán) y que significa el sacrificio de Cristo, los cuales son posiciones de las Iglesias de Dios.

El investigador adventista Daniel Liechty informó sobre los observadores del sábado en Transilvania en el año 1500 y luego mantuvieron los Días Santos bíblicos (como la Fiesta de las Trompetas llamada Día del Recuerdo a continuación) (y esos son días que su iglesia no observa):

Los sabatarios se veían a sí mismos como gentiles convertidos. Se apegaban a las fiestas bíblicas. La Pascua que celebraban con panes sin levadura … El primer y último séptimo día de Pascua eran feriados completos … No se menciona la circuncisión, por lo que es poco probable que practicaran la circuncisión (Liechty D. Sabbatarianism in the Sixteen Century. Andrews University Press, Berrien Springs (MI), 1993, págs.61-62).

Los Días Santos bíblicos todavía son observados por grupos fieles en el siglo XXI como la Continuación de la Iglesia de Dios.

¿Sigue usted las prácticas de los primeros cristianos fieles? Un sermón relacionado es ¿Qué días de primavera deben observar los cristianos?

Posted in Uncategorized