‘¿Por qué no son multi-millonarios todos los cristianos?

‘¿Por qué no son multi-millonarios todos los cristianos?’

Hace años, hubo un artículo en la antigua revista Good News de la Iglesia de Dios Universal que tenía la preguna “¿Por qué no millonarios?”

Él comenzaba diciendo que Job hizo una vieja pregunta:

7 Por qué los malvados viven y se hacen viejos, sí, y además crecen en riquezas? (Job 21: 7)

Job luego añadió más detalles:

8 Sus descendientes se establecen delante de ellos; sus vástagos permanecen ante sus ojos. 9 Sus casas están libres de temor… (Job 21: 8-9a)

13 Pasan sus días en la prosperidad, y con tranquilidad descienden al Seol. 14 Luego dicen a Dios: “¡Apártate de nosotros! No queremos el conocimiento de tus caminos. 15 ¿Quién es el Todopoderoso, para que le sirvamos? ¿De qué nos aprovechará que oremos ante él?” 16 He aquí que la prosperidad de ellos no está en sus propias manos… (Job 21: 13-16a)

El artículo mencionaba que Jeremías preguntó/se quejó acerca de la misma cosa:

1 —Justo eres tú, oh Jehovah, para que yo contienda contigo. Sin embargo, hablaré contigo sobre cuestiones de derecho. ¿Por qué prospera el camino de los impíos? ¿Por qué tienen tranquilidad todos los que hacen traición? 2 Tú los has plantado, y han echado raíces; crecen y dan fruto. Cercano estás tú de sus bocas, pero lejos de sus conciencias. 3 Sin embargo, oh Jehovah, tú me conoces. Tú me has visto y has probado cómo es mi corazón para contigo. Sepáralos, como a ovejas destinadas para el matadero; apártalos para el día de la matanza. 4 ¿Hasta cuándo ha de estar de duelo la tierra, y se secará la hierba de todo campo? Por la maldad de los que habitan en ella han perecido los animales y las aves; porque dijeron: “El no verá nuestro final.” (Jeremías 12: 1-4)

Ellos no fueron los únicos que registraron acerca de eso en la Biblia. Note lo siguiente del libro de los Salmos:

1 (Salmo de Asaf) ¡Ciertamente bueno es Dios para con Israel, para con los limpios de corazón! 2 En cuanto a mí, por poco se deslizaron mis pies; casi resbalaron mis pasos, 3 porque tuve envidia de los arrogantes, al ver la prosperidad de los impíos. 4 Pues no hay para ellos dolores de muerte; más bien, es robusto su cuerpo. 5 No sufren las congojas humanas, ni son afligidos como otros hombres. 6 Por eso la soberbia los ciñe cual collar, y los cubre un vestido de violencia. 7 Sus ojos se les salen de gordura; logran con creces los antojos de su corazón. 8 Se mofan y hablan con maldad; desde lo alto planean la opresión. 9 Dirigen contra el cielo su boca, y sus lenguas recorren la tierra. 10 Por eso mi pueblo va hacia ellos, y beben de lleno sus palabras. 11 Ellos dicen: “¿Cómo sabrá Dios?” o “¿Habrá conocimiento en el Altísimo?” 12 He aquí, estos impíos siempre están tranquilos, y aumentan sus riquezas. 13 ¡Ciertamente en vano he mantenido puro mi corazón y he lavado mis manos en inocencia! 14 Pues he sido azotado todo el día, empezando mi castigo por las mañanas. (Salmos 73: 1-14)

En el libro de Job, sus “tres amigos” pensaban que el justo básicamente sería siembre bendecido y nunca sufriría. Ellos creían que los malvados siempre sufrían y nunca recibían cosas buenas. Pero ¿Es esto cierto?

Note lo que Elifaz el Temanita dijo a Job:

20 El impío se retuerce de dolor todos los días, y un cierto número de años han sido reservados para el tirano. 21 Voces de espanto resuenan en sus oídos; y aun en la paz vendrá su destructor. (Job 15: 20-21)

Bien, esa ciertamente no fue la observación de Job, Jeremías, o el Salmista.

Pero recuerde que Dios está manteniendo a Su pueblo en un estándar diferente. Y a diferencia de los demás, los cristianos están siendo juzgados en esta era:

17 Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios. Y si primero comienza por nosotros, ¿cómo será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? (1 Pedro 4: 17)

Algunos se han preguntado, “¿Por qué no deberían ser multimillonarios todos en el pueblo de Dios?”

El pueblo de Dios paga diezmos y ofrendas. Así ¿Por qué no deberían ser ellos multi-millonarios para ayudar más a la gente?

¿No es eso consistente con las declaraciones bíblicas como las que se encuentran en Malaquías 3?

Antes de ir más lejos, miremos algo de lo que el artículo de la vieja revista Good News preguntó y a lo que suministró algunas respuestas:

¿Por qué no son todos los demás – los malvados – que retuvieron los diezmos de Dios maldecidos más allá de la creencia? Por qué no están todas las demás personas viviendo en la miseria, la pobreza, la porquería? Pero en lugar de ello, nosotros vemos millones de personas en los Estados Unidos y la Gran Bretaña – y en otros países – quienes han prosperado y están muy bien financieramente. Ellos viven en mansiones, castillos, suburbios lujosos. Por qué?

La respuesta se explica en Eclesiastés 8: 12. “12 Aunque un pecador haga mal cien veces y prolongue sus días, con todo yo sé que a los que temen a Dios, a los que temen ante su presencia, les irá bien.” Note aquí que las personas pueden hacer el mal muchas veces y todavía tener prolongados sus días, prosperidad, y buenos tiempos. Esto es, ellos no siempre sufren una drástica penalidad inmediatamente.

Que sucedería?

¿Qué sucedería si Dios bendijera a todos los de Su pueblo fantásticamente? ¿Si Él maldijera a aquellos que no diezman hasta que ellos estuvieran viviendo en la miseria, la pobreza, la suciedad? Supongamos que esto sucedió y veamos cuáles serían los resultados.

Usted conduce su nuevo Cadillac de marca a su espacioso y lujoso hogar. Las llaves del fregadero están recubiertas de oro. Los más finos tapetes persas cubren los pisos fuertemente soportados a través de todo su hogar. Sus decoraciones son fabulosas. Brillan los candeleros. Usted vive en un gran terreno con hermosos árboles, y verde césped demarcado con fragantes flores. En un extremo usted tiene un jardín. Su jardín está cargado con productos. Cuelgan tomates de las plantas. Grandes tomates.

Usted sale afuera, mira sobre su jardín, y sonríe placenteramente y vuelve adentro. Usted nota que al jardín de su vecino no le está yendo tan bien. Su casa se está viniendo abajo, en ruinas. Sus niños viven en la miseria y el mugre. Su jardín está marchito, seco. Las malezas están creciendo por todo su césped. Usted mira a través de la cerca y difícilmente cree lo que ven sus ojos. Usted tiene las bendiciones de Dios y él las maldiciones.

Un día sobre la cerca él le pregunta a usted por qué usted goza de todas estas maravillosas bendiciones financieras. Él pregunta por qué él y su familia tienen que vivir en semejante miseria. Él desea conocer su secreto.

Usted le dice a él que no hay ningún secreto. Usted le explica la ley financiera del diezmo de Dios. Usted le dice a él que envíe el diez por ciento de sus ganancias a la sede central de Dios para la Obra de Dios. Él está escéptico al principio. Pero usted lo urge a él.

Finalmente él se rinde y de manera reluctante conviene en tratar de diezmar.

Un más más tarde usted nota una fantástica diferencia. Sus cosechas crecen y portan fruto. Usted lo ve a él comprar aparatos y reparar su casa. Sus niños están mejor vestidos. Pronto él remodela toda la casa y construye salones extra. Usted se da cuenta de que él también ha recibido grandes bendiciones de Dios. Ahora los dos se levantan como un fuerte contraste para todos los demás vecinos.

Bien, hermanos, usted puede ver lo que sucedería. Todos los demás en el vecindario preguntarían. Pronto todos desearían diezmar.

¿Por qué? ¿Porque ellos creen en la Ley de Dios?

¡No! ¡PORQUE ELLOS DESEAN PROSPERIDAD FINANCIERA! Ellos harían eso por egoísmo. Si este incidente fuera cierto todo el mundo diezmaría.

Pero Dios quiere a las personas que realmente creen. ¡Dios desea que nosotros lleguemos a conocer que Su camino es correcto! Nosotros debemos desear el camino de Dios más que cualquier otra cosa. Y nosotros debemos apegarnos a él sin consideración a las circunstancias físicas alrededor de nosotros.

Ahora note Eccl. 8: 14. “14 Hay una vanidad que se hace sobre la tierra: Hay justos a quienes sucede como si hicieran obras de impíos, y hay impíos a quienes sucede como si hicieran obras de justos. Digo que esto también es vanidad.”

Note que no todos son INMEDIATAMENTE recompensados por su justicia. Dios desea primero conocer que nosotros realmente creemos en Su camino. Que nosotros permaneceremos justos sin consideración a las calamidades, pruebas, dificultades. (Antion D. ¿Por qué sufren los hombres buenos? Good News, septiembre-octubre 1968).

Pero es más que eso.

La mayoría de las personas podría no manejarse bien espiritualmente si ellos fueran multi-millonarios. Nosotros sabemos que muchos que ganan los sorteos más grandes de la lotería a menudo están infelices y realmente desean que ellos no hubieran ganado (ver ¿La ‘maldición’ de ganar la lotería? https://www.cogwriter.com/news/doctrine/the-curse-of-winning-the-lottery-2/).

Miremos ahora en Malaquías 3:

8 ¿Robará el hombre a Dios? ¡Pues vosotros me habéis robado! Pero decís: ‘¿En qué te hemos robado?’ ¡En los diezmos y en las ofrendas! 9 Malditos sois con maldición; porque vosotros, la nación entera, me habéis robado. 10 “Traed todo el diezmo al tesoro, y haya alimento en mi casa. Probadme en esto, ha dicho Jehovah de los Ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos y vaciaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. (Malaquías 3: 8-10)

Las personas que se vuelven más amargas contra el diezmar tenderán a decir algo al efecto de que ellos diezmaron y no se hicieron financieramente bendecidos por hacer eso.

A veces son bendiciones espirituales las que Dios derrama – y eso requiere fe.

No se requeriría fe en que Dios sabe lo que es mejor para alguno, si toda persona se convirtiera en el equivalente de un multi-millonario un año o así después de que comenzara a diezmar.

Adicionalmente, los cristianos deberían considerar que muchos no pueden necesariamente manejar grandes cantidades de riqueza en esta era.

Considere lo siguiente de Agur en el libro de los Proverbios:

8 Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí, y no me des pobreza ni riqueza. Sólo dame mi pan cotidiano; 9 no sea que me sacie y te niegue, o diga: “¿Quién es Jehovah?” No sea que me empobrezca y robe, y profane el nombre de mi Dios. (Proverbios 30: 8-9)

Dios tuvo una advertencia para los hijos de Israel acerca de la riqueza:

11 “Cuídate de no olvidarte de Jehovah tu Dios, dejando de guardar sus mandamientos, sus decretos y sus estatutos que yo te mando hoy. 12 No sea que cuando comas y te sacies, cuando edifiques buenas casas y las habites, 13 cuando se multipliquen tus vacas y tus ovejas, cuando se multipliquen la plata y el oro, y cuando se multiplique todo lo que tienes, (Deuteronomio 8: 11-13)

17 No sea que digas en tu corazón: ‘Mi fuerza y el poder de mi mano me han traído esta prosperidad.’ (Deuteronomio 8: 17)

NO es que la riqueza sea mala.

Dios es rico. Personas como Noé, Job, Abraham, Isaac, Jacob, y David fueron ricos. Pero aparentemente, Dios sintió que ellos podían manejar eso.

Pero no todos pueden.

Salomón tuvo problemas que le permitió su riqueza (cf. 1 Reyes 11: 1-4). Pero en sus días de más edad él fue lo suficientemente sabio para observar:

10 El que ama el dinero no quedará satisfecho con dinero, y el que ama las riquezas no tendrá beneficio. También esto es vanidad. 11 Cuando los bienes aumentan, también aumentan los que los consumen. ¿Qué provecho, pues, tendrán sus dueños aparte de verlos con sus ojos? (Eclesiastés 5: 10-11)

13 Hay un grave mal que he visto debajo del sol: las riquezas guardadas por su dueño, para su propio mal; (Eclesiastés 5: 13)

24 Porque las riquezas no duran para siempre, … (Proverbios 27: 24)

Muchos ganadores de la lotería pueden atestiguar sobre estas cosas.

En cuanto hace a los cristianos, considere que el Nuevo Testamento enseña:

13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, quien no os dejará ser tentados más de lo que podéis soportar, sino que juntamente con la tentación dará la salida, para que la podáis resistir. (1 Corintios 10: 13)

Hay numerosas razones por las cuales sólo unos pocos cristianos son multimillonarios.

Una acerca de la cual escribió Santiago es que la motivación para muchos es incorrecta:

2 Hermanos míos, tenedlo por sumo gozo cuando os encontréis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. (Santiago 4: 2-3)

1 ¡Vamos pues ahora, oh ricos! Llorad y aullad por las miserias que vienen sobre vosotros. 2 Vuestras riquezas se han podrido, y vuestras ropas están comidas de polilla. 3 Vuestro oro y plata están enmohecidos; su moho servirá de testimonio contra vosotros y devorará vuestra carne como fuego. ¡Habéis amontonado tesoros en los últimos días (Santiago 5: 1-3)

Oh, sí, muchos se dirán a sí mismos que ellos desean más para dar más – y con esperanza ese es el cas, pero Santiago estaba indicando que el egoísmo estaba detrás de por qué muchos desean riqueza.

Salomón también escribió:

4 Las riquezas no aprovecharán en el día de la ira, pero la justicia librará de la muerte. (Proverbios 11: 4)

28 El que confía en sus riquezas caerá, pero los justos reverdecerán como follaje. (Proverbios 11: 28)

Así, la justicia es lo por lo que los cristianos deberían esforzarse (cf. Salmo 119: 172; para más sobre la justicia, chequee el libro gratuito en línea: Los Diez Mandamientos: El Decálogo, el Cristianismo, y la Bestia https://www.cogwriter.com/TenCommandments.pdf).

Regresando al Nuevo Testamento, nosotros vemos que Santiago también escribió:

9 El hermano de humilde condición, gloríese en su exaltación; 10 pero el rico, en su humillación, porque él pasará como la flor de la hierba. 11 Pues se levanta el sol con su calor y seca la hierba, cuya flor se cae, y su bella apariencia se desvanece. De igual manera también se marchitará el rico en todos sus negocios. (Santiago 1: 9-11)

Ha habido problemas que tuvieron personas ricas en la antigua Iglesia de Dios Universal que yo ví durante años.

Miremos algo que el apóstol Pablo escribió a Timoteo:

6 Sin embargo, grande ganancia es la piedad con contentamiento. 7 Porque nada trajimos a este mundo, y es evidente que nada podremos sacar. 8 Así que, teniendo el sustento y con qué cubrirnos, estaremos contentos con esto. 9 Porque los que desean enriquecerse caen en tentación y trampa, y en muchas pasiones insensatas y dañinas que hunden a los hombres en ruina y perdición. 10 Porque el amor al dinero es raíz de todos los males; el cual codiciando algunos, fueron descarriados de la fe y se traspasaron a sí mismos con muchos dolores. (1 Timoteo 6: 6-10)

Así, una gran razón por la cual la mayoría de los cristianos no son multimillonarios es porque un fuerte deseo por riqueza ha conducido a las personas lejos de la fe.

También, las personas tienen la tendencia a poner la fe en las riquezas. Continuando, miremos más de lo que escribió Pablo a Timoteo:

17 A los ricos de la edad presente manda que no sean altivos, ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios quien nos provee todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos. 18 Que hagan el bien, que sean ricos en buenas obras, que sean generosos y dispuestos a compartir, 19 atesorando para sí buen fundamento para el porvenir, para que echen mano de la vida verdadera. (1 Timoteo 6: 17-19)

Jesús advirtió acerca de aquellos que confiaban en las riquezas:

24 Los discípulos se asombraron por sus palabras; pero Jesús, respondiendo de nuevo, les dijo: —Hijitos, ¡cuán difícil es entrar en el reino de Dios! 25 Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. (Marcos 10: 24-25)

Confiar en las riquezas puede ser un impedimento para la fe.

En una emisión de radio, el finado Pastor General de la antigua Iglesia de Dios Universal, Herbert W. Armstrong, dijo:

Y si ustedes carecen de la sabiduría para saber, dice Dios, pídanle a Él y Él les dará a ustedes sabiduría y Él abrirá sus mentes para ver si ustedes se arrojan a sí mismos a Su misericordia y vienen a Él y si ustedes estarán dispuestos cuando Él abra la Verdad a su mente.

“¡Oh que los hombres alabaran al [ETERNO] por su bondad, y por sus maravillosas obras a los hijos de los hombres! {Salmo 107: 8} ¿Suena eso como que el llamado Dios del Antiguo Testamento es tan áspero y tan antipático e injusto que desea hacerle a usted sufrir? Yo estaba leyendo eso del Antiguo Testamento, ese es el Dios del Antiguo Testamento. Sí, oh, que los hombres le alabaran a Él por su bondad, y su misericordia a los hijos de los hombres.

Bien, ¿Por que ustedes no tiene fe? Si ustedes tuvieran fe, amigos míos, ustedes se librarían de estos temores y preocupaciones; ustedes podrían encontrar un camino para l solución de todos sus problemas.

Escuchen, si usted fuera un multimillonario y usted pudiera comprar algo, alguien podría venir y venderle a usted algo, una póliza, o algo, quizás alguna clase de un servicio, de manera que en todo problema que le sobrevenga a usted, no importa cuál, a usted le pudiera simplemente ser mostrada la salida. En no importa qué problema que usted se involucrara, aquí vendría una fuerza y un poder humano que lo libraría y lo sacaría a usted. Aquí habría una gran organización, ellos vendrían en su ayuda, ellos tienen billones de dólares y ellos tendrían el poder, ellos le traerían a usted lo que es necesario, gastarían cualquier cantidad de dinero si fuera necesario para librarlo a usted. Si usted estuviera enfermo, bien, ellos tienen suficiente dinero ellos pueden tener los mejores especialistas y el mejor tratamiento y todo y tan bueno y tales especialistas como usted nunca ha escuchado … y justamente sacarlo a usted de toda su enfermedad y problema casi tan rápidamente como usted pudiera llamarlos a ellos para hacer eso. ¿Cuánto pagaría usted si usted fuera un multi-millonario, si usted pudiera conseguir esa clase de servicio de manera que no importa lo que usted haga, usted tendría la guía para hacer la cosa correcta, y cualquier problema que venga de cualquier clase o cualquier cosa por fuera de su control, usted fuera librado y usted tuviera toda la fuerza y el poder. ¿Usted sabe que usted puede tener eso? Dios ofrece eso a todos los que vengan ante Él y le obedezcan a Él y confíen en Él, que vivan por cada palabra de Dios, que lo busquen a él en la Biblia que es Su Palabra, que vivan por cada Palabra de Dios y que realmente obedezcn a Dios y confíen en Él porque cuando usted obedece a Dios usted está sólo haciendo esas cosas que lo llevan a esa propia condición. Esa es la cosa que hará a Dios feliz. Dios está feliz cuando Él lo ve a us y a mí felices. Él ama hacernos felices.

Escuchen, muchos de ustedes incluso no saben lo que es la fe. ¿Qué es la fe de todos modos? ¿Y por qué ustedes no tienen suficiente fe, por qué ustedes no reciben respuesta a sus oraciones cuando ustedes oran? ¿Por qué es que ustedes oran y a veces oran y oran pero sólo parece como que Dios no responde? ¿Saben ustedes por qué? ¿Por qué no escriben ustedes por nuestro folleto … (Armstrong HW.¿Por qué las guerras y el sufrimiento? Fecha de la emisión: Juno 14, 1979)

Aunque usted no puede escribir a la antigua WCG por el folleto de la fe, nuestro folleto de la fe está disponible gratuitamente en línea: Fe para aquellos que Dios ha llamado y escogido https://www.cogwriter.com/FaithforthoseGodhasCalledandChosen.pdf.

El apóstol Juan escribió:

2 Amado, mi oración es que seas prosperado en todas las cosas y que tengas salud, así como prospera tu alma (3 Juan 2)

Y Dios desea que nosotros prosperemos y tengamos salud – pero mucho más importante, su prosperidad espiritual es Su objetivo primario.

Considere que el Nuevo Testamento muestra que Pedro, y, muy probablemente Juan, no tuvieron riqueza:

2 Y era traído cierto hombre que era cojo desde el vientre de su madre. Cada día le ponían a la puerta del templo que se llama Hermosa, para pedir limosna de los que entraban en el templo. 3 Este, al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba para recibir una limosna. 4 Entonces Pedro, juntamente con Juan, se fijó en él y le dijo: —Míranos. 5 El les prestaba atención, porque esperaba recibir algo de ellos. 6 Pero Pedro le dijo: —No tengo ni plata ni oro, pero lo que tengo te doy. En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y anda! 7 Le tomó de la mano derecha y le levantó. De inmediato fueron afirmados sus pies y tobillos, (Hechos 3: 2-7)

Considere también que incluso el apóstol Pablo tenía problemas de salud para asegurar que él no se apartara del Reino de Dios:

7 Y para que no me exalte desmedidamente por la grandeza de las revelaciones, me ha sido dado un aguijón en la carne, un mensajero de Satanás, que me abofetee para que no me enaltezca demasiado. 8 En cuanto a esto, tres veces he rogado al Señor que lo quite de mí; 9 y me ha dicho: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en tu debilidad.” Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que habite en mí el poder de Cristo. 10 Por eso me complazco en las debilidades, afrentas, necesidades, persecuciones y angustias por la causa de Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte (2 Corintios 12: 7-10)

Pablo tenía fe, pero Dios entendió qué era lo mejor para él.

El apóstol Pablo también escribió:

28 Y sabemos que Dios hace que todas las cosas ayuden para bien a los que le aman, esto es, a los que son llamados conforme a su propósito. (Romanos 8: 28)

No es bueno para todos los cristianos ser multi-millonarios.

Adicionalmente, considere que el apóstol Pablo escribió:

6 estando convencido de esto: que el que en vosotros comenzó la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Cristo Jesús. (Filipenses 1: 6)

Si tener riqueza le ayudará, Dios se la proveerá.

De cualquier manera, la razón básica por la cual todos los cristianos que son fieles pagadores de los diezmos no son multi-millonarios es porque eso no está en su mejor interés.

La Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org/ también tiene video-sermoncillo relacionado de su canal ContinuingCOG http://www.youtube.com/continuingcog:

23: 26

¿Por que no son multimillonarios todos los cristianos?

En Malaquías 3, Dios promete grandes bendiciones para aquellos que pagan diezmos y dan ofrendas. Así, ¿Por qué no son todos los verdaderos cristianos que hacen eso multi-millonarios? ¿Se preguntaron Job y Jeremías por qué algunos de los malos eran prósperos? ¿Tuvo el apóstol Pedro mucho oro o plata? ¿Están los ganadores de la lotería más felices que antes de que se la ganaran? ¿Qué sucedería si Dios proveyera masiva prosperidad financiera a aquellos que diezmaran? ¿Tiene la fe algo que ver con todo esto? ¿Gozarían todos los verdaderos cristianos de vastas cantidades de riqueza monetaria? ¿Desea Dios que los cristianos prosperen y tengan salud? Si es así, ¿Por qué hay problemas de salud y financieros? ¿Es el amor al dinero, una raíz de toda clase de males? ¿Qué desea Dios de usted? ¿Hay algunas bendiciones espirituales? El Dr. Thiel responde a estas preguntas.

Aquí está un enlace al video-sermoncillo relacionado: ¿Por qué no son todos los cristianos multi-millonarios? https://www.youtube.com/watch?v=ifCwBpIe3ig

Posted in Vida cristiana