El Papa Francisco habla de la “resurrección de la carne” y Ezequiel

El Papa Francisco habla de la “resurrección de la carne” y Ezequiel

COGwriter

El Papa Francisco hizo comentarios acerca de la resurrección de la carne y Ezequiel hoy:

Diciembre 4, 2013

Reflexionando sobre la “resurrección del Cuerpo”, el Santo Padre comenzó por presentar algunos aspectos de esta afirmación, diciendo que nuestra propia resurrección está ligada a la de Jesús. “El hecho de que Él se haya levantado es la prueba de existe la resurrección de los muertos”, dijo el Papa.

El Santo Padre explicó que la visión de Ezequiel de los huesos secos volviendo a la vida se cumplió en Jesucristo.

“Jesús ha venido entre nosotros, él se hizo a Sí mismo como nosotros en todo excepto en el pecado, en esta forma Él nos ha tomado con Él en el camino de retornar al Padre”, dijo el Papa.”Él, el Verbo Encarnado, quien murió por nosotros se levantó de nuevo, da el Espíritu Santo a Sus discípulos como un depósito de la plena comunión en su glorioso Reino, que nosotros esperamos vigilantemente.”

Esperar esto, él siguió diciendo, es la razón de nuestra esperanza en la resurrección del cuerpo. Mientras más tenemos nosotros esta realidad de esperanza en frente de nosotros, menos estamos abrumados por las diarias preocupaciones que nosotros enfrentamos.

La Iglesia de Roma enseña algo llamado la resurrección de la carne. Ellos no enseñan la completa resurrección puesto que ellos cambiaron de no enseñar la inmortalidad del alma a enseñar la inmortalidad del alma. A causa de ese cambio, ellos llegaron a su doctrina de la resurrección de la carne.

Los términos inmortal e inmortalidad no se encuentran en el Antiguo Testamento (NKJV).

De manera interesante, Ezequiel registró:

He aquí, todas las almas son Mías; El alma del padre como también el alma del hijo son Mías; el alma que pecare morirá (Ezequiel 18: 4).

Note que Ezequiel dice que las almas que pecan morirán. Pero puesto que está señalado que los hombres mueran una vez (Hebreos 9: 27), ¿Esto está hablando acerca de la primera o de la segunda muerte (Apocalipsis 2: 11, 20: 6, 14; 21: 8)?

Bien, note los siguientes versículos de Ezequiel:

5 Y el hombre que fuere justo, e hiciere según el derecho y la justicia; 6 que no comiere sobre los montes, ni alzare sus ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni violare la mujer de su prójimo, ni se llegare a la mujer menstruosa, 7 ni oprimiere a ninguno; que al deudor devolviere su prenda, que no cometiere robo, y que diere de su pan al hambriento y cubriere al desnudo con vestido, 8 que no prestare a interés ni tomare usura; que de la maldad retrajere su mano, e hiciere juicio verdadero entre hombre y hombre, 9 en mis ordenanzas caminare, y guardare mis decretos para hacer rectamente, éste es justo; éste vivirá, dice Jehová el Señor.(Ezequiel 18: 5-9).

Ezequiel está hablando obviamente acerca de la primera muerte.

¿Por qué?

Note que el hombre justo morirá. Esto es en contraste con uno que practica el pecado, quien morirá. Y, piense acerca de este punto, el hombre justo ya estaba vivo, por lo tanto el hecho de que él vivirá sugiere que Dios lo resucitará a él para que él pueda vivir para siempre.

Ezequiel básicamente continúa y de nuevo advierte:

El alma que pecare morirá (Ezequiel 18: 20).

Cuando los cristianos son resucitados, a diferencia de otros que van a ser resucitados (como se muestra en Ezequiel), ellos son resucitados inmortales (lo que significa que ellos NO son ahora inmortales):

50 Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni la corrupción hereda la incorrupción. 51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.(1 Corintios 15: 50-54).

Esto es lo que la Biblia enseña. La inmortalidad debe ser puesta, no es inherente, como la iglesia del Papa Francisco ahora enseña.

Así, ¿Qué enseñaron los primeros que profesaron a Cristo?

Aquí está algo de lo que se dice ser “el más viejo sermón cristiano completo que ha sobrevivido” (Holmes M.W. Antiguo Sermón Cristiano. Los Padres Apostólicos: Textos Griegos y Traducciones Inglesas, 2a. ed. Baker Books, Grand Rapids, 2004). Este Antiguo Sermón Cristiano contiene estas afirmaciones acerca de eso:

Ahora yo no pienso que yoia, y haya dado por ningún medio consejo respecto de la continencia, y todo aquel que la practique no se arrepentirá de ello, sino que salvará tanto a sí mismo y a mí su consejero. Pues esto no significa recompensa para convertir un alma que está dudando y pereciendo, para que ella pueda ser salvada (15: 1).

Pues si nosotros hemos recibido mandamientos, que nosotros deberíamos hacer esto nuestro propio asunto, alejar a los hombres de los ídolos e instruirlos a ellos, cuánto más es equivocado que un alma que conoce a Dios ya debiera perecer! (17: 1).

Las almas que pueden perecer no son inmortales.

Note esto de la Carta a los Efesios de Ignacio:

Por este fin hizo el Señor sufrir que el ungimiento fuera derramado sobre Su cabeza, para que Él pudiera inspirar inmortalidad dentro de Su Iglesia (capítulo 17).

Especialmente [haré esto] si el Señor me hace saber a mí que vosotros os juntáis hombre por hombre en común a través de la gracia, individualmente, en una fe, y en Jesucristo, quien era de la simiente de David de acuerdo a la carne, siendo tanto el Hijo del hombre y el Hijo de Dios, así que vosotros obedecéis al obispo y presbítero con una mente individida, partiendo del único y mismo pan, que es la medicina de inmortalidad, y el antídoto para prevenirnos de la muerte, pero [que causa] que nosotros deberíamos vivir por todo en Jesucristo (capítulo 20).

Ignacio está enseñando esencialmente que Cristo sufrió para dar inmortalidad a la Iglesia y nosotros en la Iglesia cuando apropiadamente compartimos la Pascua podemos vivir para siempre en Cristo –de otra manera nosotros moriríamos.

Sean sobrios como un atleta de Dios: El precio puesto ante ustedes es la inmortalidad y la vida eterna, de la cual ustedes también están persuadidos (Ignacio. Carta a Policarpo, capítulo 2).

Policarpo de Esmirna (mitad del siglo segundo) enseñó que el cuerpo y el alma serían resucitados, por lo tanto él enseñó contra la doctrina de la inmortalidad del alma:

Yo los bendigo a ustedes porque ustedes me han considerado digno de este día y hora, que yo pudiera recibir un lugar entre el número de mártires en la copa de su Cristo, a la resurrección a la vida eterna, tanto del alma y del cuerpo, en la incorruptibilidad del Espíritu Santo (El Martirio de Policarpo, 14: 2. En Holmes M.W. Los Padres Apostólicos, Textos Griegos y Traducciones Inglesas. Baker Books, Grand Rapis (MI) 2004, p. 239).

Si bien la Iglesia Ortodoxa Griega de Antioquía ahora lo lista a él en su lista de sucesión, alrededor de 170 D.C. Teófilo de Antioquía escribió una posición que parece diferir de la actual doctrina de los Ortodoxos Orientales sobre la inmortalidad:

Cuando tu hayas salido de lo mortal, y puesto en incorrupción, entonces tú verás a Dios válidamente. Pues Dios levantará tu carne inmortal con tu alma; y entonces, habiéndose convertido en inmortal, tú verás al Inmortal, si ahora tu crees en Él; y entonces tú sabrás que tú has hablado injustamente contra Él (Theophilus of Antioch. To Autolycus, Book 1, Chapter VI. Translated by Marcus Dods, A.M. Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 2. Edited by AlexanderRoberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Pues si Él lo hubiera hecho a él inmortal desde el comienzo, Él lo habría hecho Dios…así que si él debiera inclinar a las cosas a la inmortalidad, guardando el mandamiento de Dios, él debería recibir como recompensa de Él la inmortalidad, y se convertiría en Dios…Pues Dios nos ha dado una ley y santos mandamientos; y cada uno que guarda estos puede ser salvado, y, obteniendo la resurrección, puede heredar la incorrupción (Theophilus of Antioch. To Autolycus, Book 2, Chapter XXVII. Translated by Marcus Dods, A.M. Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 2. Edited by Alexander Roberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Pero Dios al menos, el Padre y Creador del universo no abandonó a la humanidad, sino que dio una ley, y envió santos profetas a declarar y a enseñar la raza de los hombres, que cada uno de nosotros podía despertar y entender que hay un Dios. Y ellos también enseñaron a nosotros a refrenarnos de idolatría ilegal, y adulterio, y homicidio, fornicación, hurto, avaricia, falso juramento, ira, y toda incontinencia e inmundicia; y que lo que quiera que un hombre no desee hacer a sí mismo, no lo haga a otro; y así el que actúa correctamente escapará a los castigos eternos, y será pensado digno de la vida eterna de Dios (Theophilus of Antioch. To Autolycus, Book 2, Chapter XXXIV. Translated by Marcus Dods, A.M. Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 2. Edited by Alexander Roberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Probablemente antes de 180 D.C., Melito de Sardis, un famoso escritor y líder de la iglesia, escribió:

Él mató a la muerte que había puesto al hombre en muerte (Melito. Homily On the Passover, Verse 66. Translation from Kerux: The Journal of Online Theology, http://www.kerux.com/documents /KeruxV4N1A1.asp 09/14/05).

Y por esto, Melito está enseñando que Jesús proveería la inmortalidad, puesto que los humanos no la poseían (él obviamente no se está refiriendo a la muerte física, puesto que los cristianos han muerto a través de toda la historia).

Incluso si él mantuvo algunas opiniones heréticas, Ireneo es considerado haber sino un importante teólogo de los comienzos y santo por Católicos y Protestantes (alrededor 180 D.C.), escribió que:

Cristo Jesús, nuestro Señor, y Dios, y Salvador, y Rey…puede, en el ejercicio de Su gracia, conferir la inmortalidad a los correctos, y santos, y a aquellos que han guardado Sus mandamientos (Irenaeus. Adversus haereses, Book 1, Chapter 10, Verse 1. Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 1. Edited by Alexander Roberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Así Ireneo entendía la idea de que los humanos no poseen inmortalidd y que ella es un don de Dios. Y este don sólo es dado a aquellos que han guardado Sus mandamientos.

E incluso si bien él no fue parte de la verdadera Iglesia de Dios, Justino escribió:

Justino también afirmó, “Pues yo escogí seguir no a hombres ni doctrinas de hombres, sino a Dios y las doctrinas [entregadas] por Él. Pues si ustedes han caído con algunos que son llamados cristianos, pero que no admiten esta [verdad], y se aventuran a blasfemar al Dios de Abraham, y al Dios de Isaac, y al Dios de Jacob; quienes dicen que no hay resurrección de los muertos, y que sus almas, cuando ellos mueran, serán llevadas al cielo; no imaginen que ellos son cristianos” (Diálogo. Capítulo 80).

Aunque aquellos de nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios estaríamos de acuerdo en que las almas mueren (Ezequiel 18: 4) y no son llevadas al cielo después de la muerte (Job 14: 14, Juan 3: 13), aquellos en las iglesias Católica, Ortodoxa, y Protestante parecerían estar en desacuerdo con Justino en esto.

El apologista del siglo segundo Tatiano y asociado de Justino escribió:

El alma no es en sí misma inmortal, Oh griegos, sino mortal. No obstante es posible para ella no morir. Si, de veras, ella no conoce la verdad, y es disuelta con el cuerpo, pero se levanta de nuevo al menos al fin del mundo con el cuerpo, recibiendo la muerte por castigo en inmortalidad. (Tatian. Translated by J.E. Ryland. Tatian’s Address to the Greeks, Chapter XIII . Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 2. Edited by Alexander Roberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Polícrates de Éfeso en el final del siglo segundo escribió y le dijo al Obispo romano Víctor:

Por qué necesito yo mencionar al obispo y mártir Sagaris quien durmió en Laodicea, o al bendecido Papirius, o a Mélito, el Eunuco quien vivió completamente en el Espíritu Santo, y que yace en Sardis, esperando el episcopado de los cielos, cuando él se levante de los muertos? (Eusebius. Church History, Book V, Chapter 24, Verse 5. Translated by Arthur Cushman McGiffert. Excerpted from Nicene and Post-Nicene Fathers, Series Two, Volume 1. Edited by Philip Schaff and Henry Wace. American Edition, 1890. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

De esta forma la inmortalidad es algo que ha de ser obtenido, no algo inherente. Y la idea de que el destino del hombre es convertise en Dios era conocida en el siglo segundo.

En cuanto hace a Ezequiel, aquí está algo que el santo católico Ireneo escribió en el siglo segundo:

Entonces, también, Isaías mismo ha dicho claramente que habrá gozo de esta naturaleza en la resurrección de los justos, cuando él dice: “Los muertos se levantarán de nuevo; aquellos, también, que estén en las tumbas se levantarán, y aquellos que estén en la tierra se regocijarán. Pues el rocío Tuyo es salud para ellos.” Y esto de nuevo Ezequiel también lo dice: “He aquí, yo abriré sus tumbas, y los sacaré de sus bóvedas; cuando yo saque a mi pueblo de los sepulcros, y ponga aliento en ustedes, y ustedes vivan; y yo los pondré a ustedes en su propia tierra, y ustedes sabrán que yo soy el SEÑOR.” Y de nuevo el mismo habla así: “Estas cosas dice el SEÑOR, yo reuniré a Israel de todas las naciones a las que hayan sido llevados, y yo seré santificado en ellos a la vista de los hijos de las naciones: Y ellos morarán en su propia tierra, que yo di a mi siervo Jacob. Y ellos morarán en ella en paz; y ellos construirán casas, y plantarán viñas, y morarán en esperanza, cuando yo haga que juicio caiga entre todos los que los han deshonrado a ellos, entre aquellos que los rodearon; y ellos sabrán que yo soy el SEÑOR su Dios, y el Dios de sus padres.” Ahora yo he mostrado hace un corto tiempo que la iglesia es la simiente de Abraham; y por esta razón, que nosotros podemos conocer que El que en el Nuevo Testamento “levanta de las piedras hijos a Abraham”, es Aquél que reunirá, de acuerdo al Antiguo Testamento, a aquellos que serán salvados de entre todas las naciones, dice Jeremías: “He aquí, vienen días, dice el SEÑOR, que ellos no dirán más, el SEÑOR vive, quien condujo a los hijos de Israel desde el norte, y desde toda región a la que ellos habían sido llevados; Él restaurá a ellos a su propia tierra que Él le dio a sus padres”. (Irenaeus. Adversus haereses, Book V, Chapter 34, Verse 1. Excerpted from Ante-Nicene Fathers, Volume 1. Edited by Alexander Roberts & James Donaldson. American Edition, 1885. Online Edition Copyright © 2004 by K. Knight).

Una de las escrituras que es comúnmente leída en la Iglesia de Dios en el Último Gran Día de la Fiesta (Juan 7: 37) es Ezequiel 37: 11-14,

11 Me dijo luego: Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. 12 Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel. 13 Y sabréis que yo soy Jehová, cuando abra vuestros sepulcros, y os saque de vuestras sepulturas, pueblo mío. 14 Y pondré mi Espíritu en vosotros, y viviréis, y os haré reposar sobre vuestra tierra; y sabréis que yo Jehová hablé, y lo hice, dice Jehová.

Esa profecía en Ezequiel no ha ocurrido todavía. Estas personas no han sido resucitadas!

Además, note lo que declaran los vvs. 23-25,

23 Ni se contaminarán ya más con sus ídolos, con sus abominaciones y con todas sus rebeliones; y los salvaré de todas sus rebeliones con las cuales pecaron, y los limpiaré; y me serán por pueblo, y yo a ellos por Dios. 24 Mi siervo David será rey sobre ellos, y todos ellos tendrán un solo pastor; y andarán en mis preceptos, y mis estatutos guardarán, y los pondrán por obra. 25 Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.

Ezequiel 37: 1-5 claramente muestra que Dios va a resucitar a gente que siente que su esperanza está perdida. Pero Jesús vino a salvar a los perdidos (Mateo 18: 11) y Él va a limpiarlos a ellos de sus pecados para que ellos puedan morar con Dios para siempre. Muchas de estas personas han sido incluso idólatras, ellas no son santos puesto que, “Por esto ustedes saben, que ningún…idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios” (Efesios 5: 5). Sin embargo, los idólatras que son perdonados pueden heredar el reino (1 Corintios 6: 9-11)! Sin una futura resurrección a juicio, que sigue para esta esperanza, entonces estos pasajes en Ezequiel serían incorrectos (o deberían ser interpretados completamente diferente de como yo pienso que ellos claramente dicen).

¿Enseñan públicamente las iglesias Católica o Protestante que David se convertirá en rey de Israel para siempre y que aquellos sin esperanza serán resucitados y limpiados del pecado? ¿Enseñan los Católicos o los Protestantes que aquellos que una vez fueron idólatras serán resucitados, esencialmente perdonados, y se les dará una oportunidad de observar las leyes y estatutos de Dios, estatutos que la mayoría oficialmente enseña que ya no están vigentes?

No, de acuerdo a todos los comentarios Católicos y Protestantes que yo he leído, ellos simplemente no quieren creer lo que la Biblia está enseñando claramente.

Tristemente, ni el Papa, ni su iglesia, ni las iglesias Protestantes captan la verdad acerca de la resurrección, incluyendo la visión de Ezequiel.

Note que Isaías enseñó que a aquellos actualmente considerados abandonados les será ofrecida salvación:

11 He aquí que Jehová hizo oír hasta lo último de la tierra: Decid a la hija de Sion: He aquí viene tu Salvador; he aquí su recompensa con él, y delante de él su obra. 12 Y les llamarán Pueblo Santo, Redimidos de Jehová; y a ti te llamarán Ciudad Deseada, no desamparada. (Isaías 62: 11-12).

Se requiere que sea entendido claramente que lo anterior no se está refiriendo simplemente a Jesús y los Gentiles que hayan sido llamados en esta era, puesto que el fin del mundo todavía no ha ocurrido. El mensaje es para aquellos considerados ahora como abandonados –aquellos que no conocen (y especialmente aquellos que no pudieron conocer) el plan de salvación de Dios –y ellos serán buscados para salvación!

En cuanto hace al plan de salvación, aquí hay tres sermones y un artículo que pueden ser de interés:

  • Universal Offer of Salvation I: God is love Sermon
  • Universal Offer of Salvation: The Age to Come and the ‘Little Flock’ Sermon
  • Universal Offer of Salvation: All Are to Know Jesus, But When? Sermon
  • Universal Offer of Salvation: There Are Hundreds of Verses in the Bible Supporting the Doctrine of True Apocatastasis.
Posted in Enseñanzas, Español