Día D, Servicio Militar, y la Resurrección

Día D, Servicio Militar, y la Resurrección

 

COGwriter

Mañana es el 77 aniversario de una invasión llamada Día D: Miles de personas murieron:

Fue la invasión anfibia más grande en la historia de la guerra. El 6 de junio de 1944, más de 150.000 valientes jóvenes soldados de los Estados Unidos, el Reino Unido y Canadá irrumpieron en las playas de Normandía, Francia, en una audaz estrategia para expulsar a los nazis de Europa occidental y cambiar el rumbo de la guerra para siempre. . …

John Long, director de educación de la National D-Day Memorial Foundation, dice que cuando el monumento se planeó por primera vez a fines de la década de 1990, había estimaciones tremendamente diferentes para las muertes del Día D de los aliados que iban de 5.000 a 12.000. Mientras tanto, las bajas alemanas en el Día D se estimaron en entre 4.000 y 9.000 muertos, heridos o desaparecidos. 06/03/19 https://www.history.com/news/d-day-casualties-deaths-allies

Miles de muertos en una batalla. Millones murieron en la Segunda Guerra Mundial. Miles de millones han muerto a lo largo de la historia, ya que está designado que los humanos mueran (Hebreos 9:27).

¿Qué sucede después de su muerte?

¿Tiene usted un alma inmortal? ¿Enseñaron los que profesaron a Cristo en el período poco después de que se completó la Biblia que los seres humanos poseían la inmortalidad? ¿O enseñaron que esto era algo que Dios daría más tarde? ¿Qué sucede realmente después de la muerte?

Note algo de lo que el apóstol Pablo fue inspirado a escribir:

29 Porque el que come y bebe indignamente, come y bebe juicio para sí mismo, sin discernir el cuerpo del Señor. 30 Por eso hay muchos enfermos y débiles entre vosotros, y muchos duermen. (1 Corintios 11: 29-30)

12 Ahora bien, si se predica a Cristo que ha resucitado de los muertos, ¿Cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? 13 Pero si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. 14 Y si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación es vacía y su fe también está vacía. 15 Sí, y somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos testificado de Dios que resucitó a Cristo, a quien no resucitó, si es que los muertos no resucitan. 16 Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. 17 Y si Cristo no ha resucitado, vuestra fe es vana; ¡Todavía están en sus pecados! 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. 19 Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de lástima de todos los hombres. 20 Pero ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, y se ha convertido en las primicias de los que durmieron. 21 Porque puesto que la muerte vino por el hombre, también por el hombre vino la resurrección de los muertos. 22 Porque así como en Adán todos mueren, así también en Cristo todos serán vivificados. 23 Pero cada uno en su orden: Cristo, las primicias, después los que son de Cristo, en su venida. (1 Corintios 15: 12-23)

51 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la última trompeta. Porque sonará la trompeta, y los muertos resucitarán incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque esto corruptible debe vestirse de incorrupción, y esto mortal debe vestirse de inmortalidad. 54 Por tanto, cuando esto corruptible se haya revestido de incorrupción, y esto mortal se haya revestido de inmortalidad, entonces se cumplirá el dicho que está escrito: “La muerte es devorada por la victoria”. (1 Corintios 15: 51-54).

14 Por eso dice: “Despierten, los que duermen, levántense de entre los muertos, y Cristo les alumbrará”. (Efesios 5:14)

14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también Dios traerá consigo a los que durmieron en Jesús.

15 Porque esto os decimos por palabra del Señor: Que nosotros, los que estemos vivos, y que estemos hasta la venida del Señor, de ninguna manera precederemos a los que duermen. 16 Porque el Señor mismo descenderá del cielo con aclamación, con voz de arcángel y con trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Entonces nosotros, los que estemos vivos, y los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por tanto, consolaos los unos a los otros con estas palabras . (1 Tesalonicenses 4: 14-18)

Es apropiado que los cristianos enseñen y crean que la muerte es como dormir. Los cristianos deben ser consolados por el plan de Dios, que incluye que los muertos duerman hasta que resuciten (un artículo de interés relacionado sería ¿Qué sucede después de la muerte? http://www.cogwriter.com/what-happens-after-death.htm).

¿Cómo entendieron los primeros cristianos estos pasajes de la Biblia?

Los registros históricos nos dan muchas pistas.

Después de la muerte de los apóstoles (siendo Juan el último alrededor del año 100 d.C.), hubo escritores de la iglesia primitiva que continuaron enseñando al menos parte de lo que enseñaron los apóstoles, que es lo que está en el Antiguo y Nuevo Testamento.

Aquí hay algo de lo que se cree que es “el sermón cristiano completo más antiguo que ha sobrevivido” (Holmes MW Ancient Christian Sermon. Los Padres Apostólicos: Textos Griegos y Traducciones al Inglés, 2ª ed. Baker Books, Grand Rapids, 2004). Este antiguo sermón cristiano http://www.cogwriter.com/ancientsermon.htm contiene estas declaraciones al respecto:

Ahora bien, no creo que haya dado ningún consejo mezquino sobre la continencia, y quienquiera que lo cumpla no se arrepentirá, sino que nos salvará a sí mismo y a mí, su consejero. Porque no es una recompensa insignificante convertir un alma atónita y que perece, para que sea salva (15: 1).

Porque si hemos recibido mandato de que debemos ocuparnos de este asunto, arrancar a los hombres de los ídolos e instruirlos, ¡Cuánto más mal que perezca un alma que ya conoce a Dios! (17: 1).

Se entendía que dado que las almas pueden perecer, no pueden ser inmortales.

Note algo de la Carta a los Corintios , a menudo llamada 1 Clemente:

Por esto heredará muchos, y repartirá los despojos de los fuertes; porque su alma fue entregada a la muerte, y fue contado entre los transgresores (capítulo 16).

Note esto de la carta de Ignacio a los Efesios :

Con este fin, el Señor permitió que se derramara ungüento sobre Su cabeza, a fin de infundir inmortalidad en Su Iglesia (Capítulo 17).

Especialmente [haré esto] si el Señor me da a conocer que os unís hombre por hombre en común mediante la gracia, individualmente, en una sola fe, y en Jesucristo, que era de la simiente de David según la carne, siendo tanto el Hijo del Hombre como el Hijo de Dios, para que obedezcan al obispo y al presbiterio con una mente indivisa, partiendo un mismo pan, que es la medicina de la inmortalidad y el antídoto para evitar que muramos, pero [ que hace] que vivamos para siempre en Jesucristo (Capítulo 20).

Ignacio está enseñando esencialmente que Cristo sufrió para dar inmortalidad a la Iglesia y nosotros en la Iglesia, cuando participamos adecuadamente de la Pascua, podemos vivir para siempre en Cristo; de lo contrario, moriríamos.

Sé sobrio como un atleta de Dios: El premio que tienes ante ti es la inmortalidad y la vida eterna, de la que también estás persuadido (Ignacio. Carta a Policarpo, capítulo 2).

Policarpo de Esmirna http://www.cogwriter.com/polycarp.htm (mediados del siglo II) enseñó que el cuerpo y el alma debían resucitar, por lo que enseñó en contra de la doctrina de la inmortalidad del alma:

Te bendigo porque me has considerado digno de este día y hora, para que reciba un lugar entre el número de mártires en la copa de tu Cristo, para la resurrección a vida eterna, tanto del alma como del cuerpo, en el incorruptibilidad del Espíritu Santo (El martirio de Policarpo, 14: 2. En Holmes MW Los padres apostólicos, textos griegos y traducciones al inglés. Baker Books, Grand Rapids (MI), 2004, p.239).

Aunque la Iglesia Ortodoxa Griega de Antioquía ahora lo incluye en su lista de sucesión, alrededor del año 170 d.C. Teófilo de Antioquía http://www.cogwriter.com/theophilus.htm escribió una posición que parece diferir de la doctrina ortodoxa oriental actual sobre la inmortalidad:

Cuando te hayas despojado de lo mortal y te vistas de la incorrupción, entonces verás a Dios dignamente. Porque Dios resucitará tu carne con tu alma para que sea inmortal; y luego, habiéndote vuelto inmortal, verás al Inmortal, si ahora crees en Él; y entonces sabrás que has hablado injustamente contra Él (Theophilus of Antioch. To Autolycus, Book 1, Chapter VI. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Porque si lo hubiera hecho inmortal desde el principio, lo habría hecho Dios … de modo que si se inclinara a las cosas de la inmortalidad, guardando el mandamiento de Dios, recibiera como recompensa de Él la inmortalidad y llegara a ser Dios … Porque Dios nos ha dado una ley y santos mandamientos; y todo el que las guarde puede ser salvo y, obteniendo la resurrección, puede heredar la incorrupción (Teófilo de Antioquía. A Autolycus, Libro 2, Capítulo XXVII. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson, edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Pero Dios al menos, el Padre y Creador del universo no abandonó a la humanidad, sino que dio una ley y envió santos profetas para declarar y enseñar la raza de los hombres, para que cada uno de nosotros despertara y entendiera que hay un solo Dios. Y también nos enseñaron a abstenernos de la idolatría ilegal, el adulterio, el asesinato, la fornicación, el hurto, la avaricia, el juramento falso, la ira y toda incontinencia e inmundicia; y que todo lo que un hombre no quisiera que se le hiciera a sí mismo, no debería hacérselo a otro; y así el que actúa con rectitud escapará de los castigos eternos y será considerado digno de la vida eterna de parte de Dios (Teófilo de Antioquía. A Autólico, Libro 2, Capítulo XXXIV. 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson, edición americana, 1885.

Probablemente antes del 180 d.C., Melito de Sardis http://www.cogwriter.com/melito.htm, un famoso líder y escritor de la iglesia, escribió:

Mató la muerte que había dado muerte al hombre (Melito. Homilía sobre la Pascua, versículo 66. Traducción de Kerux: The Journal of Online Theology, http://www.kerux.com/documents/KeruxV4N1A1.asp 14/09/05 ). .

Y con esto, Melito está enseñando que Jesús podía proporcionar la inmortalidad, ya que los humanos no la poseían (obviamente no se refiere a la muerte física, ya que los cristianos han muerto a lo largo de la historia).

Aunque sostenía algunos puntos de vista heréticos, los católicos y protestantes consideran que Ireneo http://www.cogwriter.com/irenaeus.htm fue un importante teólogo temprano (alrededor del 180 d.C.) y escribió que:

Cristo Jesús, nuestro Señor, Dios, Salvador y Rey … pueda, en el ejercicio de su gracia, conferir inmortalidad a los justos y santos y a los que han guardado sus mandamientos (Ireneo. Adversus haereses, libro 1, pág . Capítulo 10, Versículo 1. Extraído de Padres Ante-Nicenos, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson, Edición Americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Así, Ireneo entendió la idea de que los humanos no poseen la inmortalidad y que es un don de Dios. Y este don solo se da a aquellos que han guardado sus mandamientos.

También entendió que la resurrección fue física:

Por lo tanto, nos hemos formado la creencia de que [nuestros] cuerpos también se elevan de nuevo. Porque aunque van a la corrupción, no perecen; porque la tierra, recibiendo los restos, los conserva, incluso como semilla fértil mezclada con tierra más fértil. Nuevamente, como se siembra un grano desnudo, y germinando por mandato de Dios su Creador, resucita nuevamente, vestido y glorioso, pero no antes de que muera y sufra descomposición y se mezcle con la tierra (Ireneo. Fragmentos de Ireneo , Fragmento VII. Traducido por Alexander Roberts y James Donaldson. Extraído del Volumen I de The Ante-Nicene Fathers (Alexander Roberts y James Donaldson, editores); Copyright de la edición americana © 1885. Copyright de la versión electrónica © 1997 de New Advent, Inc.) .

Y aunque no era parte de la verdadera Iglesia de Dios, Justino http://www.cogwriter.com/justin.htm escribió:

Pues deja incluso la nigromancia, y las adivinaciones que practicas por niños inmaculados, y la evocación de las almas humanas difuntas, y aquellos que son llamados entre los magos, remitentes de sueños y espíritus asistentes (Familiares), y todo lo que hacen aquellos que son hábiles en tales asuntos; que estos los persuadirán de que, incluso después de la muerte, las almas se encuentran en un estado de sensaciones; y aquellos que son apresados y arrojados por los espíritus de los muertos, a quienes todos llaman demoníacos o locos (Justino. Primera Apología, Capítulo 18).

Tatiano, un apologista del siglo II, asociado de Justino, escribió:

El alma no es en sí misma inmortal, oh griegos, sino mortal. Sin embargo, es posible que no muera. Si, de hecho, no conoce la verdad, muere y se disuelve con el cuerpo, pero resucita finalmente al fin del mundo con el cuerpo, recibiendo la muerte por castigo en la inmortalidad (Tatiano. Traducido por JE Ryland. Tatian’s Discurso a los griegos, Capítulo XIII. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Polícrates de Éfeso a finales del siglo II escribió y le dijo al obispo romano Víctor:

¿Por qué necesito mencionar al obispo y mártir Sagaris que se durmió en Laodicea, o al bendito Papirio, o Melito, el eunuco que vivió completamente en el Espíritu Santo, y que yace en Sardis, esperando el episcopado del cielo, cuando se levantará de ¿los muertos? (Eusebio. Historia de la Iglesia, Libro V, Capítulo 24, Versículo 5. Traducido por Arthur Cushman McGiffert. Extraído de Padres Nicenos y Post-Nicenos, Serie Dos, Volumen 1. Editado por Philip Schaff y Henry Wace. Edición Americana, 1890. En línea. Edición Copyright © 2004 por K. Knight).

Por tanto, la inmortalidad era algo que había que obtener, no algo inherente. Y la idea del destino del hombre para convertirse en Dios se conoció en el siglo II.

Tertuliano fue un líder religioso del siglo II fuera de la Iglesia de Dios. Y aunque sostuvo doctrinas que nosotros en la COG encontraríamos heréticas, los católicos romanos lo consideran un importante teólogo temprano . Tertuliano escribió:

La resurrección es primero, y luego el reino. Decimos, por tanto, que la carne resucita, pero que cuando se cambia obtiene el reino. “Porque los muertos resucitarán incorruptibles”, incluso los que habían sido corruptibles cuando sus cuerpos cayeron en descomposición; “Y seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Porque este corruptible”–y mientras hablaba, el apóstol aparentemente señaló a su propia carne– “debe vestirse de incorrupción, y este mortal debe vestirse de inmortalidad”. A fin, en verdad, de que pueda convertirse en una sustancia adecuada para el reino de Dios. “Porque seremos como los ángeles”. Este será el cambio perfecto de nuestra carne, solo después de su resurrección. Ahora bien, si, por el contrario, no ha de haber carne, ¿Cómo entonces se vestirá de incorrupción e inmortalidad? Habiéndose convertido entonces en otra cosa por su cambio, obtendrá el reino de Dios, no más la (vieja) carne y sangre, sino el cuerpo que Dios le habrá dado. Entonces, correctamente, el apóstol declara: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”; porque este (honor) atribuye al cambio de condición que sobreviene en la resurrección (Tertuliano. Contra Marción, Libro V, Capítulo 10. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 3. Editado por Philip Schaff, DD, LL.D. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight). Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 3. Editado por Philip Schaff, DD, LL.D. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight). Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 3. Editado por Philip Schaff, DD, LL.D. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Por lo tanto, está enseñando correctamente que ahora no somos inmortales y que ahora no somos aptos para el reino de Dios; esto ocurre después de la resurrección.

Hipólito fue un líder religioso del siglo III fuera de la Iglesia de Dios. Y aunque sostuvo doctrinas que nosotros en la COG encontraríamos heréticas, es considerado uno de los primeros teólogos más grandes por los católicos romanos.

Hipólito escribió:

Creamos, pues, queridos hermanos, según la tradición de los apóstoles, que el Verbo de Dios descendió del cielo (y entró) en la santa Virgen María, para que, tomando la carne de ella, y asumiendo también un ser humano , con lo que me refiero a un alma racional, y convirtiéndose así en todo lo que el hombre es con la excepción del pecado, podría salvar al hombre caído y conferir inmortalidad a los hombres que creen en su nombre (Hipólito. Contra Noetus, Capítulo 17. Extraído de Ante -Nicene Fathers, Volumen 5. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson, Edición Americana, 1886. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Note que Hipólito enseñó que Jesús necesitaba venir para conferir inmortalidad a los hombres . No tendría que hacer eso si los humanos fueran inmortales.

Hipólito también escribió:

Porque con respecto a la resurrección general y el reino de los santos, Daniel dice: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y desprecio eterno”. E Isaías dice: “Los muertos se levantarán, los que están en los sepulcros se despertarán, y los que están en la tierra se alegrarán”. Y nuestro Señor dice: “Muchos en aquel día oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oyen vivirán” (Hipólito. Sobre el fin del mundo, Capítulo XXXVI. Extraído de Padres ante-nicenos, Volumen 5. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson, edición americana, 1886. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Note que Hipólito está mostrando que la muerte es como el sueño y que los muertos deben resucitar.

Victorino (hacia finales del siglo III) escribió:

“Al que venciere, le daré el maná escondido, y le daré una piedra blanca”. El maná escondido es la inmortalidad; la gema blanca es la adopción para ser el hijo de Dios; el nuevo nombre escrito en la piedra es “cristiano”. (Victorinus. Comentario sobre el Apocalipsis. Traducido por Robert Ernest Wallis. De Ante-Nicene Fathers, Vol. 7. Editado por Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1886 .) Revisado y editado para New Advent por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/0712.htm> visto el 27/12/08)

No habría razón para otorgar la inmortalidad si se poseyera al nacer.

Con respecto a las personas en el siglo III, Eusebio escribió sobre lo que algunos pensaron en Arabia:

Dijeron que durante el tiempo presente el alma humana muere y perece con el cuerpo, pero que en el momento de la resurrección serán renovados juntos (Eusebio. Historia de la Iglesia, Libro VI, Capítulo 37).

Un documento espurio aparentemente del siglo segundo o principios del tercer siglo puede haber sido usado para introducir la herejía de la inmortalidad en los ortodoxos alejandrinos:

Ahora bien, la prueba de que el alma es inmortal quedará fuera de toda duda, no por lo que digo ni por lo que oigo, sino por lo que veo: Porque al verlo con mis ojos, siempre tendré la más segura convicción de su inmortalidad; y ninguna falacia de palabras o incertidumbre de oído podrá jamás perturbar la persuasión producida por la vista. (Los reconocimientos de Clemente, 1.5. En los padres ante-nicenos, Rev. Alexander Roberts y James Donaldson, editores, Vol. VIII. Grand Rapids, Michigan: Wm. B Eerdmans Publishing Company, reimpreso en 1995. Nota: Este texto se considera haber sido espurio y probablemente no escrito por Clemente de Alejandría. Parece ser un documento del siglo II y podría haber impactado las opiniones de Gregorio el Taumaturgo y otros.)

Dado que se cree que Orígenes se refirió a esta obra c. 231, habría estado familiarizado con él, aunque algunos creen que se le pueden haber agregado pasajes en los siglos IV o incluso posteriores (Smith T.Introductory Notice to The Recognitions of Clement. ANTE-NICENE PATHERS VOLUME 8. The Twelve Patriarchs, Extractos y epístolas, La Clementina, Apócrifos, Decretales, Memorias de Edesa y documentos siríacos, Restos de las primeras edades Editado por ALEXANDER ROBERTS, DD, y JAMES DONALDSON, LL.D. Revisado y arreglado cronológicamente, con breves prefacios y notas ocasionales por A. CLEVELAND COXE, DD T&T CLARK EDIMBURGO, págs.73-74).

Pero debe tenerse en cuenta que a mediados del siglo III, un místico al que ahora se hace referencia como Gregorio el Taumaturgo, que estudió con Orígenes en Alejandría, Egipto, pudo haber sido el primero de los obispos grecorromanos en enseñar que el alma era inmortal:

Probamos, entonces, que el alma es simple … que lo simple es inmortal … Si, por tanto, el alma no se corrompe por el mal que le es propio, y el mal del alma es la cobardía, la intemperancia, la envidia, etc. y todas estas cosas no la despojan de sus poderes de vida y acción, se sigue que es inmortal. (Gregory Thaumaturgus. Sobre el alma, Capítulos 5, 6. Traducido por SDF Salmond. De Ante-Nicene Fathers, Vol. 6. Editado por Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co ., 1886. Revisado y editado para New Advent por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/0608.htm> consultado el 05/06/11)

Y aunque esto no fue aceptado comúnmente por un tiempo, su cambio sí fue aceptado (aunque en un grado significativo debido a otros, pero también probablemente a algunos a los que al menos afectó indirectamente). Pero nunca debió haber sido aceptado. En Ezequiel 18: 4, la Biblia de Douay-Rheims (una conocida versión católica romana de las escrituras al idioma inglés) enseña “el alma que pecare, esa morirá” y “el alma que pecare, esa morirá” en Ezequiel 18:20.

Sin embargo, la mayoría de los que profesan a Cristo en el siglo XXI no están de acuerdo, ya que la mayoría cree que los humanos son inmortales. Pero la Biblia enseña lo contrario.

Dicho esto, ¿Hay esperanza?

Sí, hay esperanza después de la segunda resurrección.

La Biblia habla de un tiempo llamado el juicio del gran trono blanco, que ocurre después de la segunda resurrección:

11 Entonces vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo. Y no fue hallado un lugar para ellos. 12 Y vi a los muertos, pequeños y grandes, de pie delante de Dios, y los libros fueron abiertos. Y se abrió otro libro, que es el Libro de la Vida. Y los muertos fueron juzgados según sus obras, por las cosas que estaban escritas en los libros. (Apocalipsis 20: 11-12)

Entonces, la Biblia habla de juicio para aquellos no juzgados por Dios en esta vida. Y que los libros se abrirían. Sí, la gente será declarada culpable de pecado (véase Romanos 3:23), pero recuerde que la vida eterna será otorgada a los pecadores arrepentidos que acepten a Jesús (Romanos 6:23).

Ahora, según David Jeremiah, un ministro evangélico muy conocido, todos los que se presentan ante el juicio del trono blanco están esencialmente condenados. Esto es algo de lo que escribió:

Apocalipsis 20. El Juicio del Gran Trono Blanco es un evento en el que aquellos que no conocieron a Jesús como su Salvador durante su vida vendrán ante el Señor y serán juzgados por Cristo. …

Vemos budistas, musulmanes, hindúes, protestantes, católicos, bautistas y presbiterianos. … ¿Qué les pasará a estas personas religiosas cuando se presenten ante Dios? … Que el Señor Jesús responda esa pregunta. “Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre, echamos fuera demonios en tu nombre, e hicimos muchas maravillas en tu nombre?’ Y luego les declararé: ‘Nunca los conocí; apartaos de mí, los que practican la iniquidad! ‘ (Mateo 7: 21-23) …

Si llegamos al final de nuestra vida y no lo hemos aceptado, la Biblia dice que nuestro nombre es borrado del Libro de la Vida …

(Jeremiah D. ¿Qué es el juicio del Gran Trono Blanco en Apocalipsis? https://davidjeremiah.blog/what-is-the-great-white-throne-judgment-in-revelation/ accessed 06/26/19)

A pesar de la última afirmación de David Jeremiah, la Biblia NO dice que aquellos que no fueron llamados en esta época son automáticamente “borrados” del Libro de la Vida. Ahora bien, es cierto que muchas personas religiosas practican la anarquía. Para obtener más información al respecto, David Jeremiah (y otros) deberían leer nuestro libro en línea gratuito: Los Diez Mandamientos: El Decálogo, el cristianismo y la bestia https://www.cogwriter.com/TenCommandments.pdf.

Lamentablemente, a muchos se les han dado enseñanzas erróneas sobre el Juicio del Gran Trono Blanco. Su propósito no es condenar permanentemente a aquellos que no habían conocido al verdadero Cristo.

La Biblia enseña:

2 … Eres un Dios misericordioso y misericordioso (Jonás 4: 2)

Y esa misericordia “triunfa sobre el juicio” (Santiago 2:13).

Ahora notemos algo en contraste con la visión de David Jeremiah de la antigua Radio Iglesia de Dios:

Apocalipsis 20: 11-12 dice acerca de esta RESURRECCIÓN: “. . . y vi un gran trono blanco. . y vi a los muertos , pequeños y grandes, de pie ante Dios. . . ” estas personas están EN PIE-UNA RESURRECCIÓN– ”. . . y los muertos fueron juzgados por las cosas que estaban escritas en los libros “. ¡JUICIO! Incluso el PEOR de los pecadores que nunca tuvo una oportunidad estará en este¡RESURRECCIÓN, porque incluso los habitantes de SODOM estarán allí! “Cuando tus hijas, Sodoma y sus hijas, regresen a su estado anterior, y Samaria y sus hijas regresen a su estado anterior. . . entonces tú (Jerusalén) volverás a tu estado anterior “. (Ezequiel 16:55.) Isaías 65:20 indica que TODOS vivirán hasta los cien años en esta era en este momento. (¿Cuándo resucitarán los NO CONVERTIDOS? La pura verdad, febrero-marzo de 1954)

Nosotros en la CCOG coincidimos en que los pecadores tendrán su oportunidad durante el tiempo del juicio del gran trono blanco.

Y eso incluye a las personas que murieron durante el Día D o que murieron en cualquier momento de la historia (consulte también el libro en línea gratuito: OFERTA Universal de Salvación, Apokatastasis: ¿Puede Dios salvar a los perdidos en una era venidera? Cientos de escrituras revelan el plan de salvación de Dios https://www.cogwriter.com/universal-offer-of-salvation-apokatastasis.pdf).

Posted in Uncategorized
Acerca de la CCOG
La Continuación de la Iglesia de Dios, que intenta representar al remanente más fiel de la porción de Filadelfia (Apocalipsis 3: 7) de la Iglesia de Dios, basa sus creencias en la Sagrada Biblia. Lea la Declaración de Creencias de la CCOG para más información Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios.