Amar a Dios y los primeros cuatro mandamientos

Amar a Dios y los primeros cuatro mandamientos

tencommandments

COGwriter

Algunos líderes Protestantes consideran que los Diez Mandamientos son una carga. Otros, al menos afirman que ellos deberían ser observados. El hecho es que los Diez Mandamientos muestran amor.

Y los primeros cuatro muestran amor a Dios (y así lo hacen los últimos seis, pero en otras formas).

Jesús claramente enseñó que los Diez Mandamientos mostraban amor:

“Jesús le dijo, Amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y más grande mandamiento. Y el segundo es semejante a él. Amarás a tu prójimo como a tí mismo’. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas” (Mateo 22: 37-40); en otras palabras la ley de Dios está involucrada en mostrar amor a Dios y a su prójimo!

Quizás por esto es que Jesús dijo, “Si me amas, guarda Mis mandamientos” (Juan 14: 15) y “El que tiene Mis mandamientos y los guarda, él es quien Me ama a mí. Y aquel que me ama a mí será amado por Mi Padre, y yo le amaré a él y me manifestaré Yo mismo a él…” (Juan 14: 21) y “Aquel que no Me ama no guarda Mis palabras” (Juan 14: 24) como también “Si guardáis Mis mandamientos permaneceréis en Mi amor, justo como yo he guardado los mandamientos de Mi Pare y moro en Su amor” (Juan 15: 10).

Para mayor prueba, Jesús dijo del futuro, “Y a causa de que la injusticia abundará, el amor de muchos se enfriará” (Mateo 24: 12). Quebrantar la ley (injusticia) está ligado a carecer de amor. Jesús magnificó la ley explicando su vínculo directo con el amor o el mal! El hecho de que Él iba a exaltar la ley estaba incluso profetizado! “Él exaltará la ley y la hará honorable” (Isaías 42: 21). Puesto que Jesús iba a “exaltar la ley y hacerla honorable”, ¿Deberían Sus seguidores violarla?

Jesús también enseñó:

Mandamiento 1: “Al Señor tu Dios adorarás,y a Él solo servirás” (Mat. 4: 10). “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento” (Mat. 22: 37-38). “Y amárás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento” (Mc. 12: 30). “Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Lc. 4: 8).

Mandamiento 2: “Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Mat. 4: 10). “Al Señor tu Dios adorarás, y a Él solo servirás” (Lc. 4: 8). “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren” (Jn. 4: 24). “Pero tengo unas pocas cosas contra tí: Que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam…comer de cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 14). “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: Que toleras que… enseñe e induzca a mis siervos a…comer cosas sacrificadas a los ídolos” (Apoc. 2: 20).

Mandamiento 3: “Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada” (Mat. 12: 31). “Porque del corazón salen los malos pensamientos…las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mat. 15: 19-20).

Mandamiento 4: “¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levante? Pues ¿Cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer el bien en los días de reposo” (Mat. 12: 11-12). “Orad, pues, que vuestra huida no sea en invierno ni en día de reposo” (Mat. 24: 20. “El día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo. Por lo tanto el Hijo del HOmbre es también Señor del día de reposo” (Mc. 2: 27); “Y llegado el día de reposo, comenzó a enseñar en la sinagoga” (Mc. 6: 2). “y en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer” (Lc. 4: 16). “Entonces él fue a Cafarnaúm, una ciudad de Galilea, y les enseñaba en los días de reposo” (Lc. 4: 31) “El Hijo del Hombre es Señor aun del día de reposo…¿Es lícito en día de reposo hacer bien, o hacer mal? ¿Salvar la vida, o quitarla?” (Lc. 6: 5, 9). “Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo…Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita…y a esta hija de Abraham…¿No se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo” (Lc. 13: 14-16). “¿Es lícito sanar en el día de reposo? …y no le podían replicar estas cosas” (Lc. 14: 3, 6). “¿Os enojáis conmigo porque en el día de reposo sané completamente a un hombre?” (Jn. 7: 23).

Para una discusión más completa de cada uno de estos mandamientos, por favor vea el video sermón de la Continuación de la Iglesia de Dios de YouTube titulado: Los Diez Mandamientos: Amando a Dios.

Publicado en: Enseñanzas