Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios (Continuing Church of God)

Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios (Continuing Church of God)

Contended seriamente por la fe que fue dada una vez a los santos (Judas 3, NKJV). Dejemos que el amor fraternal (Philadelphia) continúe (Hebreos 13:1)… perseverando profundamente en la enseñanza de los apóstoles (Hechos 2:42 YLT).

El propósito de este documento BORRADOR es hacer la lista de varias creencias de aquellos que son parte del remanente de la Iglesia de Dios de Filadelfia y más específicamente de la Continuing Church of God (todavía no ha terminado). Y puesto que los Filadelfinos están esparcidos entre varias organizaciones/localizaciones, algunos Filadelfinos podrían no sostener todas las creencias [que hay] en este artículo, pero estarían de acuerdo con el grueso de ellas (aquí hay un vínculo a Artículos sobre varios grupos COG). Sin embargo los que están en la Continuing Church of God las sostienen todas.

La Continuing Church of Godfue declarada y presentada en 12/28/12, básicamente porque para esa época estaba claro que ninguna otra COG tenía el mismo compromiso con las enseñanzas de la era de Filadelfia ni suficiente “amor por la verdad”.

Enseñanzas y Doctrinas de las eras de Éfeso y Esmirna

El libro de Apocalipsis es un libro profético, “La Revelación de Jesucristo, que Dios le dio para mostrar a Sus siervos -cosas que deben tener lugar pronto” (Apocalipsis 1:1). Por lo tanto, las cartas a las Iglesias del Apocalipsis 2 & 3 requieren ser entendidas en un contexto profético. También, algunos elementos de aquellas cartas TENÍAN qué ser para el futuro y no sólo para el tiempo en que Juan escribió el mensaje.

Trazar la historia de la iglesia Cristiana a través de las siete iglesias de Apocalipsis 2 / 3 da fuertes indicaciones de quiénes son los descendientes de la verdadera iglesia hoy (para más detalles, por favor vea el artículo Las iglesias de Apocalipsis 2 & 3). Este rastreo suministra información que demuestra que la verdadera Iglesia de Dios (COG) no es ni Protestante ni Ortodoxa Oriental ni Católica romana, sino que es verdaderamente la iglesia que mantiene las mismas creencias que los apóstoles originales. Y mientras la mayoría de quienes se profesan de la fe cristiana claman tener la fe de jesús y Sus apóstoles originales, muchos no conocen que es lo que los apóstoles originales o sus fieles sucesores realmente creían. La Biblia claramente muestra que Jesús caminó en medio de estas siete iglesias (Apocalipsis 1:9-13), mostrando que de algún modo ellas representan Su iglesia a través de las eras de la iglesia. El hecho de que se dirija a siete iglesias y el número siete sugiere completitud, combinado con el hecho de que las iglesias son listadas en el mismo orden en que ellas recibían el correo en los tiempos de Roma, es también consistente con la visión de que estas iglesias habrían de representar la verdadera iglesia a través de las edades en un tipo de orden secuencial de predominio.

Las primers dos “eras” de la Iglesia de Dios (y las primeras que se muestran en el Libro de Apocalipsis) fueron las de Éfeso y Esmirna y duraron desde el día de Pentecostés en Hechos 2(c. 31) hasta casi la mitad del primer siglo (cuyos seguidores fueron a veces llamados Nazaneros por los extraños).

Note las siguientes enseñanzas de la primera Cristiandad, que, como muestran documentos históricos, fueron mantenidas durante los tiempos de la era de Efeso y/o Esmirna –todas los cuales son aceptadas por la Continuing Church of God y sólo un relativamente poco de ellas es practicado/enseñado/aceptado todavía por los Católicos romanos, Ortodoxos, o Protestantes, si bien los primeros líderes, considerados como “santos” por los Católicos, también las mantuvieron:

El Bautismo de los Cristianos era por inmersión y no incluía infantes.

La Biblia completa con los propios Antiguo Testamento y Nuevo Testamento fue confiada por la Iglesia en Asia Menor.

Una visión Binitaria, que reconocía el Espíritu Santo, fue mantenida por los líderes apostólicos y post-apostólicos.

Los Cumpleaños no eran celebrados por los primeros cristianos.

Nacido de nuevo significa ser nacido en la resurrección, no al tiempo de la conversión.

El Celibato de Obispos/Presbíteros/Ancianos no era un requerimiento.

El Gobierno de la Iglesia era jerárquico.

La Navidad no era observada por ningún Cristiano profeso antes de la tercera centuria, o nunca por aquellos que mantuvieron las primeras enseñanzas.

La Circuncisión, si bien no era requerida, fue largamente practicada por los Cristianos nazarenos originales.

La Confesión de los pecados no se hacía ante los sacerdotes y no requería penitencia.

La Deidificación de los cristianos (que comienza después de la primera resurrección) fue enseñada por los primeros líderes de la Iglesia.

Los Deberes de los Ancianos/Pastores eran pastorales y teológicos, no predominantemente sacramentales -ni ellos se vestían como muchos hacen ahora.

La Semana Santa per se no era observada por la iglesia apostólica.

Los Días Santos de Otoño (y Primavera) eran observados por los verdaderos primeros cristianos.

El Padre era considerado Dios por todos los primeros Cristianos profesos.

El Verdadero Evangelio incluía el reino de Dios y la obediencia a la ley de Dios y era así entendido por los fieles.

El Cielo no fue enseñado como recompensa por los Cristianos.

El Espíritu Santo no era considerado como un Dios o una persona por ninguno de los primeros verdaderos cristianos.

Los Himnos eran principalmente salmos, no alabanzas a Cristo.

Se enseñaba en contra de los Ídolos, incluyendo la adoración de la cruz.

La Inmortalidad del alma o de los humanos no era enseñada.

Jesús era considerado como Dios por los verdaderos Cristianos.

El Reino de Dios era predicado.

El Pan con Levadura era removido de las casas de los primeros Cristianos cuando los Judíos hacían lo mismo.

La  Cuaresma no era observada por la iglesia primitiva.

El Limbo no era enseñado por la iglesia original.

El Servicio Militar no le estaba permitido a los primeros verdaderos cristianos.

El Mileniarismo (mil años literales de reino de Cristo sobre la Tierra, a menudo llamado el milenio) fue enseñado por los primeros Cristianos.

Del Monasticismo no se escuchó nada en la primera iglesia Cristiana.

La Pascua era guardada en el 14 de Nisan por los cristianos apostólicos y los de la segunda centuria en el Asia Menor.

Pentecostés se guardaba en Domingo por ciertos Judíos y era observado entonces por los Cristianos profesos.

El Purgatorio no era enseñado por la iglesia apostólica original.

La Resurrección de los muertos fue enseñada por todos los primeros Cristianos.

El Sabbath era observado el sábado por la iglesia apostólica y post-apostólica.

La Salvación se creía que era ofrecida a los escogidos ahora por la primera Iglesia, siendo otros llamados más tarde, si bien no todos los que enseñaban esto (u otras doctrinas) practicaban “la fe que una vez fue dada a los santos” (Judas 3).

El Plan de Seis Mil Años de Dios para que la humanidad se gobernara a sí misma era creído por los primeros que profesaban a Cristo.

El Domingo no era observado por los apostólicos y por los Cristianos post-apostólicos originales.

Los Diez Mandamientos eran observados por los Cristinados apostólicos y por los verdaderos post-apostólicos –y en el orden que la Iglesia de Dios reclama que ellos son.

Se daban Diezmos y Ofrendas para sostener el ministerio, las iglesias, los necesitados, y los viajes evangélicos y la proclamación.

La Tradición tuvo algún impacto en los Cristianos de la segunda centuria, pero nunca se supuso que pudiera prevalecer sobre la Biblia.

La Trinidad no era una palabra usada para describir la Divinidad por los apostólicos o los Cristianos de la segunda centuria, si bien se reconocía cierto trío o grupo de tres.

Las Carnes Inmundas eran comidas por los primeros alegoristas, pero no por los verdaderos Cristianos.

La Concepción de la Virgen era reconocida por todos los Cristianos ante-Nicenos.

La Continuing Church of God continúa la enseñanza de todo lo anterior como fue mantenido por los apóstoles originales de Jesús y por sus primeros seguidores verdaderamente fieles.

La Continuing Church of God también rastrea específicamente su historia desde los apóstoles originales como Pedro, Pablo, y Juan a través de sus fieles descendientes como Policarpo, Polícrates, y ciertos otros conocidos primeros líderes/obispos en Asia Menor hasta principios de la tercera centuria, ciertos conocidos líderes/obispos hasta alrededor de 135 D.C. en Jerusalén, y  hasta alrededor de 211 D.C. por líderes/obispos en Antioquía como Serapión.

¿Cuáles son las enseñanzas de la era de Filadelfia?

Mientras la Iglesia de Dios siempre ha mantenido ciertas creencias, con el tiempo, algunas verdades se perdieron y la era de Sardis de la COG perdió muchas (cf. Apocalipsis 3:1-3).

Las siguientes son algunas verdades restauradas para la era de Filadelfia de la COG que Sardis perdió al menos parcialmente:

1. El Verdadero Evangelio  (Un artículo de interés relacionado puede incluir: El Evangelio del Reino de Dios fue el énfasis de Jesús en la Primera Iglesia.)

2. El Propósito de Dios (Un artículo de interés relacionado puede incluir Deidificación: Enseñó la Primera Iglesia que los Cristianos se convertirían en Dioses?)

3. El Plan de Dios a través de sus Días Santos (Algunos artículos de posible interés relacionado pueden incluir ¿Hay un “Calendario de Adoración Anual” en la Biblia? y La Pascua y la Primera Iglesia, y Observaron los Primeros Cristianos los Días Santos del Otoño?)

4. El Gobierno Apropiado de la Iglesia (Dos artículos de posible interés relacionado pueden incluir La Biblia, Policarpo, Herbert W. Armstrong, y Roderick C. Meredith sobre el Gobierno de la Iglesia y Carta de Policarpo a los Filipenses.)

5. ¿Quién y Qué es Dios? (Un artículo de interés relacionado puede incluir Un Dios, Dos Seres antes del Comienzo.)

6. ¿Qué y Por qué es el Hombre? (Dos artículos de posible interés relacionado pueden incluir ¿Cuál es el significado de la Vida? y ¿Enseñaron los Primeros Cristianos que los Humanos poseen la Inmortalidad?)

7. El Espíritu en el Hombre (Un artículo de posible interés relacionado puede incluir ¿Enseñaron los Primeros Cristianos que los Humanos poseen la Inmortalidad?)

8. Los Primeros Frutos en esta Era (Un artículo de interés relacionado puede incluir ¿Es Pentecostés más que Hechos 2?)

9. El Conocimiento de lo que el Milenio verdaderamente es (Un artículo de interés relacionado puede incluir (¿Enseñó la Primera Iglesia el Mileniarismo y un Plan de 6000 años?)

10. La Verdad acerca del Espíritu Santo (Un artículo de interés relacionado puede incluir ¿Pensaban los Primeros Cristianos que el Espíritu Santo era una Persona Separada en una Trinidad?)

11. Los Cristianos son concebidos ahora (Un artículo de interés relacionado puede incluir Nacido de Nuevo: ¿Una cuestión de semántica?)

12. Nacer de nuevo en la Resurrección (Un artículo de interés relacionado puede incluir Nacido de nuevo: ¿Una cuestión de semántica?)

13. Identidad del Israel físico (Un artículo de interés relacionado puede incluir Anglo-América en Profecía  & Las Diez Tribus Perdidas de Israel.)

14. ¿Cómo la Identidad de Israel abre el entendimiento a la Profecía de la Biblia? (Un artículo de interés relacionado puede incluir Anglo-America en Profecía & Las Diez Tribus Perdidas de Israel.)

15. El Segundo y el Tercer Diezmo (Un artículo de interés relacionado puede incluir ¿Es válido hoy en día el Tercer Diezmo?)

16. La Identidad de Babilonia y de sus Hijas (Tres artículos de posible interés relacionado puede incluir Europa, la Bestia, y el Apocalipsis, ¿Quién es Fiel: La Iglesia Católica Romana o la Genuina Iglesia de Dios? y Esperanza de Salvación: ¿Cómo la Genuina Iglesia de Dios difiere de la mayoría de los Protestantes.)

17. Satanás ha engañado al Mundo Entero (Un artículo de posible interés relacionado puede ser El día del Ayuno –Su significado cristiano.)

18. ¿Hemos de estar separados? (Dos artículos de interés relacionado pueden incluir ¿Por qué estar preocupado acerca de líderes falsos y heréticos? y Visión general: ¿Cómo la Iglesia de Dios está de acuerdo y en desacuerdo con otras fes que profesan a Cristo?)

Sin entrar en más detalles aquí, los escritos de la segunda centuria de Teófilo de Antioquía, por ejemplo, demuestran que los Cristianos creían que ellos iban a nacer de nuevo en la resurrección (Teófilo de Antioquía. A Autólico, Libro 2, Capítulo XV) y otros primeros escritos demuestran que había aquellos que profesaban a Cristo después de la muerte de los apóstoles originales que parecían mantener aquellas “verdades restauradas”. Los judíos-cristianos de los primeros siglos después de Cristo parecían entender al menos algo de la identidad física de israel y trataron de llevar allí el evangelio (p. ej. Santiago 1:1).

Básicamente, los Filadelfinos, como opuestos a otros que claman tener lazos con la COG, verdaderamente ponen su prioridad en el amor de Filadelfia apoyando el cumplimiento de Mateo 24:14 y las escrituras de la proclamación relacionadas, mientras reconocen que Dios obra a través de líderes ordenados y que ha tendido a tener un líder de la categoría de evangelista o superior como líder de la era de Filadelfia, y todavía lo hace si bien sólo un remanente de esa queda hoy en día.

Algunas doctrinas en detalle

La Continuing Church of God, que intenta representar al remanente más fiel de la porción de Filadelfia de la Iglesia de Dios, basa sus creencias en la Sagrada Biblia. Después de la muerte y resurrección de Jesús, nuestras doctrinas, prácticas, políticas y tradiciones tienen sus raíces en la iglesia original de Jerusalén (Hechos 2, c. 31 D.C.), así como también a través de los fieles en Antioquía y en Asia Menor en la primera centuria (tales como los apóstoles Pedro, Pablo, y Juan) y en la segunda centuria (líderes como Policarpo, Thaseas, Serapión, y Polícrates). Muchos de cuyos seguidores fueron por todo el mundo estableciendo congregaciones a través de las edades.

Jesús enseñó que la verdadera iglesia sería una “manada pequeña” (Lucas 12:32), odiada por el mundo (Mateo 10:22), y perseguida (Mateo 10:23). Él también enseñó que sólo unos pocos encontrarían el camino a la vida eterna en esta época (Mateo 7:14; 20:16). El apóstol Judas indica que el número de santos era relativamente pequeño (Judas 14), en tanto que el apóstol Pablo llamaba al pequeño grupo un “remanente” (Romanos 11:5).

La Biblia muestra además que la verdadera iglesia no permanecería centralizada en una sola ciudad continuando a través de las centurias de su historia (Hebreos 13:14; cf. Mateo 10:23).  Entender por lo tanto la verdad acerca de las iglesias de Apocalipsis 2 y 3 y cómo la misma Iglesia de Dios ha continuado ayuda a identificar la verdadera Iglesia de Dios en sus varias localizaciones.

En el siglo 20, fue levantada la era de Filadelfia de la Iglesia de Dios (Apocalipsis 3:7-13). Esta “era” estuvo representada al comienzo por la antigua Radio Iglesia de Dios que fue renombrada como la Iglesia de Dios Universal bajo el liderazgo del finado Herbert W. Armstrong. Mientras esta “era” aparentemente terminó después de su muerte, existe un remanente fiel de Filadelfia que ahora porta el manto, y existirá hasta el fin de la era de la iglesia (cf. Apocalipsis 3:10-11, 12: 14-17a). La Continuing Church of God, con su sede global en la región de Five Cities de California (específicamente ahora, la ciudad de Arroyo Grande), trata de alimentar al rebaño alrededor del mundo en el siglo 21.

La Santa Biblia

La Santa Biblia es la palabra inspirada de Dios. Como se ha dividido comúnmente, es una colección de 66 libros, con 39 de las escrituras Hebreas (el canon del Antiguo Testamento) y 27 de las escrituras griegas (el canon del Nuevo Testamento). La escritura es inspirada en el pensamiento y la palabra y contiene el conocimiento que es necesario para la salvación (2 Timoteo 3:15-17; Mateo 4:4; 2 Pedro 1:20-21). La Escritura es verdad (Juan 17:17) y es infalible y sin errores en sus manuscritos originales (Juan 10:34).

Dios es espíritu, Dios es amor

“Dios es espíritu, y aquellos que lo adoran han de adorarlo en espíritu y en verdad” (Juan 4:24, NKJV usada siempre en este artículo). Los caminos de Dios son superiores a los de la humanidad (Isaias 55:9).

“Dios es amor” (1 Juan 4:8, 18) (Los Diez Mandamientos reflejan amor, quebrantarlos es malo). El Espíritu Santo es inherente al Padre y al Hijo, y emana de ellos por todas partas al universo entero (1 Reyes 8:27; Salmo 139:7; Jeremías 23:24).

La Divinidad

El Padre y el Hijo componen la Divinidad (Romanos 1:20; Colosenses 2:9) y obran a través del Espíritu Santo. La Escritura muestra que Dios es una Familia divina eterna que consta de dos, Dios el Padre y el Verbo, en este momento (Génesis 1:26; Efesios 2:19; 3:14-15; Juan 1:1,14), con hijos fieles que serán añadidos (Hebreos 2:10-11; 1 Juan 3:1-2; Efesios 3:14-15) para llegar a ser como Jesucristo (Romanos 8:29), quien es Dios (Juan 1:1-3, 14, 20:28-29; Colosenses 2:9). El Espíritu Santo no es un ser separado en el sentido teológico y se le da a aquellos que se han arrepentido realmente y han sido bautizados (Hechos 2:38-39). Los primeros cristianos originales tenían lo que ha sido llamado una concepción “binitaria” de la Divinidad.

El gobierno bíblico

Jesús enseñó, “Mi Padre es mayor que yo” (Juan 14:28) en tanto que el apóstol Pablo enseñó que “la cabeza de Cristo es Dios” (1 Corintios 111:3), por lo tanto la principal autoridad en el universo es Dios, el Padre. Ahora “Cristo es la cabeza de la iglesia” (Efesios 5:23) y “el Verbo” (Juan 1:14), de esta forma ningún líder religioso humano está autorizado para contradecir directamente la palabra de Dios (cf. Marcos 12:13-27; Hechos 5:29).

Una forma jerárquica de gobierno se enseña en el Nuevo Testamento (1 Corintios 12:28) y se muestra como la mejor para la Iglesia (Efesios 4:11-16).

Desde el tiempo de Pentecostés (Hechos 2:1-4), los ministros han sido elegidos por la imposición de manos de aquellos que tenían el Espíritu Santo, comenzando con los apóstoles (Hechos 9:17; 2 Timoteo 1:6) y luego a través de otros que impusieron sus manos sobre ellos para que ser parte del ministerio. En tanto los cristianos deberían normalmente obedecer a sus líderes espirituales en el Señor (Hebreos 13:7, 17), estos líderes necesitan mantener los standars bíblicos (1 Timoteo 3:1-12, Hebreos 13:17) y gobernar como lo haría el tipo de siervo de Cristo (Mateo 20:25-28).

Los cristianos han de conducirse en Su amor

Amor es todo lo que son Dios (Juan 3:16, 1 Juan 4:8,18), Sus mandamientos (Mateo 22:37-40), y Su camino de vida (Santiago 2:8-11; 1 Juan 5:3). Los cristianos guardan Sus mandamientos y se toleran en Su amor (Juan 15:9-10; 1 Juan 2:3-6). “Ahora por esto sabemos que lo conocemos a Él, si guardamos Sus mandamientos. El que dice “Yo lo conozco” y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero aquel que guarda Su palabra, verdaderamente el amor de Dios es perfecto en Él. Por esto conocemos que estamos en Él. El que dice que se conduce en Él debe también él mismo caminar como él caminó” (1 Juan 2:3-6). Los cristianos han de “imitar a Cristo” (1 Corintios 11:1). Y en adición guardar las leyes de Dios y practicar la forma de amor del dar. Los cristianos deben también orar regularmente (1 Tesalonicenses 5:17), estudiar la Biblia (Hechos 17:11; 2 Timoteo 2:14), comprometerse en la meditación bíblica (Filipenses 4:8), y aquellos que son capaces fisicamente, ayunar de vez en cuando (Mateo 6:16-17).

La realidad es que la Biblia y su mensaje es verdaderamente uno acerca del amor –amor hacia Dios y amor hacia los demás (Marcos 12:30-31). A pesar de las imperfecciones que todos los humanos tienen recordar siempre que el amor es verdaderamente lo que es importante (1 Corintios 13:13, ver también Los Diez Mandamientos reflejan amor, quebrantarlos es malo y ¿Cuál es el significado de la vida?).

El pecado y la ley de Dios

La Biblia enseña, “pecado es la transgresisón de la ley” (1 Juan 3:4, KJV). Jesús guardó y enseñó los Diez Mandamientos ( Éxodo 20:1-17; Deuteronomio 4:13; 10:4). En el Nuevo Testamento a través de varias enseñanzas (p. ej. Mateo 5:17-48, 12:12), Jesús cumplió la profecía de que Él “magnificaría la ley y la engrandecería” (Isaías 42:21). En los tiempos del Nuevo Testamento y a través de la historia, los verdaderos cristianos se han esforzado por obedecer la Ley de Dios, incluyendo el guardar los Diez Mandamientos. Y está profetizado que esto ha de continuar en el futuro, como fue inspirado a escribir el apóstol Juan, “los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.” (Apocalipsis 14:12).

Fe, arrepentimiento, aceptación de Jesús, justificación, reconciliación, y bautismo

Aparte de ser sacado/llamado por Dios (Juan 6:44; Mateo 22:14), el primer paso claro para convertirse en un cristiano es escuchar (lo que puede incluir leer como opuesto a escuchar literalmente) pues “la fe viene por el oir y el oir por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Luego uno debe creer en Jesús con todo su corazón “el Camino” que acerca de Él se enseña en la palabra de Dios (Hechos 8:36; 24:14). De esta forma, sólo aquellos que son capaces de desarrollar fe para comprender la palabra de Dios pueden propiamente ser considerados para ser bautizados como verdaderos cristianos (aunque los hijos menores con al menos un padre cristiano, sin embargo, son designados como “santos” por 1 Corintios 7:14).

Aceptar el mensaje de Jesús lleva al “arrepentimiento de obras muertas, de la fe hacia Dios” (Hebreos 6:1), el bautismo “en el nombre de Jesucristo para el perdón de los pecados” (Hechos 2:38), y la “imposición de las manos” (Hebreos 6:2; cf. Hechos 8:14-17) de modo que “reciban el don del Espíritu Santo” (Hechos 2:38).

Los cristianos son “justificados por Su sangre” (Romanos 5:9) y “reconciliados con Dios por la muerte de Su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvados por Su vida” (Romanos 5:10).

El bautismo es con agua (cf. Juan 3:23). La palabra griega bapto literalmente significa “cubrir completamente con fluido.” La completa inmersión en el bautismo representa nuestra total sumisión a Dios (Romanos 6:3-13). El Nuevo Testamento muestra que el Espíritu Santo fue ddo a aquellos que fueron bautizados a través de la imposición de las manos de los ministros de Cristo, tales como los apóstoles o los ancianos (Hechos 8:17; 9:17; 19:6; 2 Timoteo 1:6).

La Divinidad y los verdaderos cristianos

Los cristianos creen en el Padre, en el HIjo y en el Espíritu Santo. El Padre y el HIjo componen la “Divinidad” (Romanos 1:20; Colosenses 2:9). Hay un Dios (Marcos 12:29; Jun 17:11; Corintios 8:4) con las escrituras revelando que la Divinidad es una Familia divina eterna consistente de dos, Dios el Padre y el Verbo, (Génesis 1:26; Efesios 2:19; Juan 1:1,14), con hijos fieles para ser añadidos a través de la concepción por el Espíritu Santo (Juan 17:10-11; Hebreos 2:10-11, 1 Juan 3:1-2; Efesios 3:14-15). Jesús (el Verbo y el Hijo de Dios) y el Padre son ambos Dios. El Espíritu Santo emana de Dios (1 Reyes 8:27; Salmo 139:7; Jeremías 23:24) y es dado a todos los que se arrepienten de sus pecados y son bautizados (Hechos 2:38-39). Si bien no es una persona separada, el Espíritu Santo es el poder (Hechos 1:8; 2 Timoteo :6-7) que ayuda a los creyentes a sobreponerse al mal (Romanos 12:21; Apocalipsis 2:26-27) y los llevará a alcanzar la vida eterna (Filipenses 3:12; Romanos 6:23). Tener el “Espíritu de Dios” “Espíritu de Cristo” diferencia a los cristianos de los no cristianos (Romanos 8:9). Muchos que piensan que ellos son cristianos, pero practican el desorden, no son de Cristo y no se mantienen en Su amor (Mateo 721-23; Lucas 13:24-27; Juan 15:9-10; 1 Juan 2:6).

El evangelio del reino de Cristo

El Evangelio del Reino fue el mensaje que Jesus (Marcos 1:14; Lucas 4:43; Mateo 9:35) y Sus discípulos predicaron (p. ej. Hechos 19:8; 20:25; 28:23; 28:30-31; 2 Pedro 1:10-11). Estas “buenas noticias” incluyen la enseñanza del arrepentimiento, el perdón de pecados a través del sacrificio/crucifixión de Cristo, amor en la forma de dar de Dis, y el reino y gobierno de Dios que pronto vendrán (Marcos 1:14-15; Hechos 2:38-39; 1 Corintios 1:23; 2:2). El evangelio de Cristo del reino de Dios debe ser predicado ahora y revela los medios por los cuales los cristianos han de ser miembros gobernantes de Su Reino (Mateo 24:14; Hechos 8:12; 17:7; 28:30-31; Apocalipsis 2:26-27). “Su venida. Luego viene el fin, cuando Él entrega el reino a Dios el Padre, cuando Él pone fin a todo gobierno y toda autoridad y poder” (Corintios 15:23-24).

Esta “buena noticia” incluye la verdad de que Dios finalmente ofrecerá la salvacion a todos (Lucas 3:6; Juan 3:16-17; 12:32, 47; Isaias 6:9-11) (¿Qué es el Evangelio?, El Evangelio del Reino de Dios era el énfasis de Jesús y de la Primera Iglesia, y Oferta Universal de Salvación: Hay cientos de versículos en la Biblia que soportan la doctrina de la verdadera Apocatastasis).

Nosotros en la Continuing Church of God esperamos conducir la fase final de la iglesia de Dios que dura hasta que Jesús retorne.

La salvación es por el nombre de Jesús por gracia a través de la fe y Él retornará

“Jesucristo de Nazareth… pues no hay otro nombre bajo el cielo dado entre los hombres por el que podamos ser salvos” (Hechos 4:10,12). “Jesús les dijo, “Yo soy el camino, la verdad, y la vida. Ninguno viene al Padre excepto a través de mí” (Juan 14:6). “Por gracia sois salvados a través de la fe, y esto no por ustedes mismos; es un don de Dios, no de las obras, no sea que nadie se ufane” (Efesios 2:8-9). Esto es un regalo de Dios por gracia a través de la fe en Jesucristo (Tito 3:5; 2 Corintios 2:15; Romanos 5:10).

Dios es misericordioso (Éxodo 34:6; Lucas 6:36) y quiere que todos se salven (1 Timoteo 2:4), sin embargo a causa de varias dificultades, pocos hallarán la salvación en esta era (Mateo 7:14; Lucas 13:23-24; Romanos 11:6-7; 2 Corintios 4:4). Por el arrepentimiento y el bautismo, Dios justifica al cristiano arrepentido de sus pecados pasados. Los cristianos comenzamos entonces un continuo proceso de “ser salvados” en cuanto crecemos en gracia y en conocimiento de Cristo (2 Pedro 3:18) y teniendo a Cristo viviendo en nosotros (Gálatas 2:20). La salvación para los cristianos en esta era se completará en la resurrección (1 Corintios 15:50-54); “Cristo fue ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos. A aquellos que impacientemente lo aguardan por Él se aparecerá una segunda vez, aparte del pecado, para salvación” (Hebreos 9:28). (Oferta Universal de Salvación: Hay cientos de versículos en la Biblia que soportan la doctrina de la verdadera Apocatastasis y Esperanza de Salvación: Cómo difiere la genuina Iglesia de Dios del Protestantismo).

Amor y salvación para todas las razas y pueblos

La Biblia ordena a toda la humanidad amar a su prójimo como a sí mismos (Levítico 19:18; Mateo 22:39; Hechos 17:24-29). Jesús vino para traer gozo a todos los pueblos (Lucas 2:10). La Biblia muestra que la salvación se ofrece libremente ahora tanto a Judíos como a Gentiles (Hechos 10:34-35; Romanos 10:12-13; cf. Joel 2:32) y que Dios pretende salvar gente “de todas las naciones, tribus, pueblos, y lenguas” (Apocalipsis 13:10; Lucas 10:30-37). “Nuestro Dios es el Dios de salvación” (Salmo 68:20) “Y toda carne verá la salvación de Dios” (Lucas 3:6).

Nombre bíblico de la iglesia

El nombre bíblico predominante de la Iglesia en el Nuevo Testamento es “Iglesia de Dios”. Variantes de esta expresión son puestos claramente en forma plural en doce diferentes lugares en el Nuevo Testamento (Hechos 20:28; 1 Corintios 1:2; 10:32; 11:16-22; 15:9; 2 Corintios 1:1; Gálatas 1:13; 1 Tesalonicenses 2:14; 2 Tesalonicenses 1:4; 1 Timoteo 3:5,15). A través de la historia cristiana, la verdadera iglesia ha usado normalmente un versión de la expresión “Iglesia de Dios” (o Iglesia de Cristo, cf. Romanos 16:16) si bien a menudo con otro término, como una región geográfica (cf. 1 Corintios 1:2) u otra palabra, con ella (1 Timoteo 3:15). Jesús dijo que los cristianos serían guardados en el nombre de Su Padre (Juan 17:12), que más a menudo es simplemente “Dios” en el Nuevo Testamento, de aquí “Iglesia de Dios”. La más fiel Iglesia de Dios en los tiempos del fin en el libro de Apocalipsis es la de Filadelfia, pero puesto que sólo es dejado un remanente, el término remanente filadelfino de la Iglesia de Dios es una descripción apropiada de la porción de la Iglesia de Dios que conserva fielmente las enseñanzas de Filadelfia. Puesto que la verdadera Iglesia de Dios ha continuado desde el tiempo de los apóstoles originales, el nombre de Continuing Church of God (Continuación de la Iglesia de Dios) ayuda a llevar esto.

Historia de la Iglesia

Jesús enseñó que Sus seguidores en la Era de la Iglesia serían una “manada pequeña” (Lucas 12:32), o un remanente de acuerdo al apóstol Pablo (Romanos 11:5). La Continuing Church of God traza su historia desde la Iglesia Apostólica en el Libro de los Hechos (la era de Éfeso) hasta el presente a través de muchas localidades. De manera interesante, la Biblia muestra que la verdadera iglesia no permanecería asentada en una sola ciudad continuando a través de los siglos de su historia (Hebreos 13:14; cf. Mateo 10:23), por lo que entender la verdad acerca de las iglesias de Apocalipsis 2 y 3 ayuda a identificar la verdadera Iglesia de Dios en sus varias localidades. Es la verdadera Iglesia de Dios, no una ciudad, la que continúa hasta que Jesús retorne (Mateo 10:23; 16:17-18). Para más detalles, consulte la página La Historia de la Primera Cristiandad.

El Sabbath y los Días Santos

El Sabbat es el séptimo día (Génesis 2:2-3; Éxodo 20:8-11; Hebreos 4:4,9). La Biblia muestra que Jesuristo (Lucas 4:16; 6:6; 13;10; Marcos 6:2), los apóstoles originales (Hechos 17:2; 18:4), y aquellos que trataban de ser fieles en la primera Iglesia (Hechos 17:2-4) observaban el mandamiento de Dios para el Sabbath (Éxodo 20:8-11; Hebreos 4:9). Jesús declaró que Él era el “Señor del Sábado” (Marcos 2:28); entonces en este sentido, el real “día del Señor” es el Sabbath que cae en el séptimo día de la semana. El Sabbath fue largo tiempo una señal entre Dios y Su pueblo (Éxodo 31:13). Hablando del séptimo día (Hebreo 4:4), el Nuevo Testamento enseña que queda “un día de reposo para el pueblo de Dios” (Hebreos 4:9, NIV). El Sabbath también ayuda a representar el reinado milenial de Jesús (Hebreos 4:1-4; 2 Pedro 3:8; Apocalipsis 20:4-6). El Sabbath es observado semanalmente desde la caída del sol en el día comúnmente llamado viernes hasta la puesta del sol en el día comúnmente llamado sábado.

Si bien al menos una parte de la forma cómo ellos lo observaban cambió, los primeros Cristianos observaban los festivales y las fiestas santas mencionadas en las escrituras hebreas en Levítico 23, pero con una perspectiva propia del Nuevo Testamento.

La Pascua ayuda a representar el sacrificio de Jesucristo a quien la escritura muestra que vino a ser el “Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!” (Juan 1:29). Jesús observaba la Pascua (Mateo 26:18; Marcos 14:14; Lucas 2:41-42; 22:15), murió en la Pascua (Lucas 22:15), y fue crucificado por nosotros pues “en efecto Cristo, nuestra Pascua, fue sacrificado por nosotros” (1 Corintios 5:7). Jesús hizo cambios a la Pascua incluyendo la adición de los símbolos del pan y el vino (Mateo 26:26-28; 1 Corintios 11:23-26) así como la práctica del lavamiento de los pies (Juan 13:1-17).

Los Días de los Panes sin Levadura, que vienen inmediatamente después de la Pascua, representan ser limpiados por el pecado por la aceptación del sacrificio de Jesús (cf. 2 Pedro 1:9-11). Ellos también representan que la levadura de la hipocresía, malicia, y perversión necesita ser quitada (Lucas 12:1; 1 Corintios 5:6-13). El apóstol Pablo fue inspirado a escribir, “Por lo tanto guardemos la fiesta, no con vieja levadura, ni con la levadura de la malicia y de la maldad, sino con el pan sin levadura de sinceridad y de verdad” (1 Corintios 5:8).

Pentecostés, descrita en las escrituras hebreas como “la Fiesta de la Cosecha, los primeros frutos” (Éxodo 23:16), representa el comienzo de la Iglesia del Nuevo Testamento (Hechos 2:1-4). Pentecostés también ayuda a representar que los Cristianos son un tipo de los primeros frutos de la cosecha de Dios (Romanos 8:23; 11:16; 1 Corintios 15:20-23; Santiago 1:18), si bien “los obreros son pocos” (Mateo 9:37-38). “Estos son aquellos que siguen al Cordero adonde quiera que él vaya. Estos son los redimidos de entre los hombres, los que son los primeros frutos para Dios y para el Cordero” (Apocalipsis 14:4-5).

La Fiesta de las Trompetas ayuda a representar el sonido de las siete trompetas en el Libro de Apocalipsis (Apocalipsis 8, 9, 11:15-18), incluyendo “la última trompeta. Pues sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y serán cambiados” (1 Corintios 15:52) “Pues el mismo Señor descenderá del cielo con un grito, con la voz de un arcángel, y con la trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo se levantarán primero” (1 Tesalonicenses 4:16).

El Día de Ayuno, llamado “la Fiesta” en el Nuevo Testamento (Hechos 27:9), ayuda a representar que Satanás tiene un papel en los pecados de la humanidad y que él será encadenado por mil años (Apocalipsis 20:1-3; cf. Levítico 16:20-26; Isaías 14:12-16).

La Fiesta de los Tabernáculos ayuda a representar el reinado milenial (Apocalipsis 20:4-5) de Jesucristo y de Sus santos sobre la tierra ( Zacarías 14, Mateo 9:37-38; 13:1-30; Lucas 12:32; Juan 7:6-14; Hechos 17:31; Apocalipsis 5:10, 12:9). Este futuro paraíso, que sigue a la casi total destrucción de la humanidad que ella misma se habrá atraído por sus propias obras y la Gran Tribulación y el Día del Señor (Mateo 24:21-31), ayudarán a mostrarle a la humanidad las ventajas de la forma de vida de Dios

El Último Gran Día ayuda a representar que todos los que alguna vez vivieron tendrán una oportunidad de salvación –una oportunidad que la mayoría aceptará (Juan 7:37-39; Romanos 11:25-26; Ezequiel 37:11-14; Hebreos 9:27-28). El nombre del Nuevo Testamento viene del apóstol Juan quien escribio, “En el último día, el gran día de la Fiesta, Jesús se paró y gritó, diciendo, “Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba. 38 El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su corazón surgirán ríos de agua viva.” (Juan 7:37-38).

La Historia suministra referencias de que los primeros seguidores de Cristo, tales como Policarpo, observaban el Sabbath en el séptimo día y los demás días santos y festivales bíbilicos.

Al observar los días que la Biblia ordena, los Cristianos llegan a entender más profundamente el plan de salvación de Dios, y algunos de los pasos tomados hacia la salvación. Los festivales bíblicos muestran que Cristo fue verdaderamente sacrificado (1 Corintios 5:7) y que los Cristianos han de vivir sin la levadura de la hipocrecía, la malicia y la maldad (Lucas 12:1; 1 Corintios 5:6-13). Los festivales bíblicos también ayudan a mostrar que mientras algunos son predestinados a ser llamados en esta Era de la Iglesia (Efesios 1:4-12; Hechos 2:1-47), hay una era por venir (Hechos 3:21; Mateo 12:32), y el destino de todos los otros es recibir una oportunidad de salvación en el Último Gran Día (Juan 7:37-38; 12:47-48; Romanos 10:11-21).

Diezmos y Ofrendas

La Biblia enseña que “Y todo el diezmo de la tierra… es del Señor” (Levítico 27:30). Los más fieles cristianos siguieron la admonición de Jesús sobre el diezmo (Mateo 23:23) y del apóstol Pablo para dar ofrendas (1 Corintios 9:1-14). Mientras que en el tiempo del Antiguo Testamento, los diezmos se le daban al sacerdocio Levítico, en la Era de la Iglesia, esto ha cambiado para [dárselos] a aquellos que representan el ministerio de Cristo (cf. Hebreos 7:1-12). A través de los diezmos y las ofrendas, los cristianos sirven a Dios apoyando la predicación del Evangelio (1 Corintios 9:9), apoyando al ministerio (1 Timoteo 5:17-18),  a la Iglesia (2 Corintios 9:6-14), atendiendo a Sus festivales (Deuteronomio 14:22-26; Hechos 18:21), a las necesidades administrativas de la Iglesia (1 Corintios 12:28; 2 Corintios 9:6-14), y al cuidado de los necesitados (Deuteronomio 26:12-15; 2 Corintios 9:6-14; Gálatas 2:10).

La muerte

“Y ha sido establecido que los hombres mueran una vez ” (Hebreos 9:27) “pues todos han pecado… y la paga del pecado es la muerte” (Romanos 3:23, 6:23).

Tres resurrecciones

“Pues como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su debido orden: Cristo, las primicias; luego los que son de Cristo, en su venida.” (1 Corintios 15:22-23).

La Biblia realmente enseña que hay tres resurrecciones. La primera para los santos ( Apocalipsis 20:5-6; Juan 5:28), la tercera para los malos (Apocalipsis 20:13b-14; Juan 5:29), y la segunda básicamente para todos los demás (Apocalipsis 20:5a, 11-12; cf. Mateo 11:23-24).

El destino de la Humanidad

La Biblia muestra que Jesús se hizo humano (Filipenses 2:7) para que los humanos pudieran hacerse Sus hijos en la familia de Dios (Romanos 8:29; Efesios 3:14-19). Jesús mismo oró, “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado” (Juan 17:22-23). Un artículo de interés relacionado puede ser Deidificación: ¿Enseñó la Primera Iglesia que los Cristianos se convertirían en Dioses?

Pero para los cristianos llamados que perduren hasta el final de esta era, ellos serán recompensados con importantes puestos en el Reino de Dios (Juan 14:1-3, Apocalipsis 3:21; 20:4-6), el cual estará afirmado sobre esta tierra (Mateo 5:5; Apocalipsis 2:26-27; 5:10; Daniel 2:44).

La Gran Tribulación y la protección

Jesús enseñó, “habrá gran tribulación, tal como no ha habido desde el comienzo del mundo hasta este tiempo, ni después. 22 Y a menos que estos días fuesen acortados, ninguna carne se salvaría; pero por el amor de los elegidos aquellos días serán acortados” (Mateo 24:21-22). La Biblia muestra que Dios promete proteger a los Filadelfinos fieles de esta “hora de prueba” (Apocalipsis 3:10).

El Anticristo no es la Bestia del Mar

La Biblia muestra que el Anticristo final es un líder religioso como opuesto a uno primariamente político de acuerdo a los únicos versos en la escritura que usan la expresión “Anticristo” (2 Juan 7, 1 Juan 2:18, 1 Juan 2:22, y 1 Juan 4:3). La Biblia específicamente enseña que “falsos profetas han entrado en el mundo… este es el espíritu del Anticristo” (1 Juan 4:1,3) y que él sugerirá que él tiene la verdadera fe cristiana (cf. 1 Juan 2:18-22).

El final Anticristo es la Bestia de dos cuernos de Apocalipsis 13:11-17 quien es llamado “el falso profeta” en Apocalipsis 16:13; 19:20; 20:10. La otra Bestia en Apocalipsis 13, la “bestia del mar” de Apocalipsis 13:1-10 es el final Rey del Norte de Daniel 11, y si bien él se opondrá a Cristo, él es “el” Anticristo sobre el que el apóstol Juan advirtió (si bien Juan advierte contra él en múltiples escrituras).

No de este mundo

Jesús enseñó, “Mi reino no es de este mundo” (Juan 18:36). Juan el Bautista enseñó “No hagan violencia a nadie” (Lucas 3:14, KJV). Históricamente, aquellos en la Iglesia de Dios han considerado el servicio militar como erróneo para sus miembros. Desde los tiempos de la Guerra de la Revolución a la Guerra Civil y hasta el presente, países como los Estados Unidos han intentado hacer provisiones para eximir a los miembros de la Iglesia de Dios y a los que se congregan de la participación militar a causa de sus objeciones de conciencia. Los primeros cristianos no participaban en la actividad militar ni observaban deportes violentos.

El apóstol Pablo enseñó que “somos embajadores de Cristo” (2 Corintios 5:20; Efesios 6:20). El apóstol Pedro enseñó que el pueblo de Dios era “una nación santa, Su especial pueblo, para que ustedes puedan proclamar las ponderaciones del que los ha llamado” (1 Pedro 2:9). La Biblia también enseña que este mundo ha sido engañado por Satanás el diablo (Apocalipsis 12:9) y que el pueblo de Dios necesita estar separado del mundo (Juan 15:19; 2 Corintios 6:14-17; Apocalipsis 18:4). Así, históricamente, la Iglesia de Dios ha enseñado que sus miembros no participan en jurados seculares ni en política. No obstante, se espera que los cristianos escuchen a (y oren por, 1 Timoteo 2:1-3) las autoridades gubernamentales (1 Pedro 2:13-17) y paguen sus impuestos (Mateo 22:17-21), aunque si hay un conflicto entre las leyes de los hombres y las leyes de Dios, “debemos obedecer a Dios antes que a cualquier autoridad humana” (Hechos 5:29, NLT).

La apostasía

Puesto que los no cristianos no son parte de la fe, ellos no se “apartan” en el sentido en que el apóstol Pablo escribió en 2 Tesalonicenses 2:3, 1 Timoteo 4:1 (“apartarse de la fe”), y otros lugares de la escritura. Un artículo de interés relacionado puede incluir La Apostasía: Enseñanzas de la Biblia y de la WCG.

Matrimonio bíblico

La Biblia enseña que el matrimonio bíblico es entre un hombre y una mujer (Marcos 10:6-9) y que se pretende que sea de por vida (Mateo 19:3-9; 2 Corintios 7:39). El Nuevo Testamento muestra que el matrimonio ayuda a representar la relación entre Cristo y la Iglesia (Efesios 5:22-32). Dios odia el divorcio (Malaquías 2:16) y en el Nuevo Testamento, el divorcio sólo está permitido en circunstancias muy limitadas (Mateo 5:31-32, 19:3-9; 1 Corintios 7).

La Biblia también enseña, “No os unáis en yugo desigual con los infieles. Pues qué comunidad tiene la rectitud con el desorden? Y qué comunión tiene la luz con la oscuridad? Y qué acuerdo tiene Cristo con Belial? O qué parte tiene un creyento con un no creyente?” (2 Corintios 6:14-16; cf. 7:39), así la Iglesia normalmente se opone a los matrimonios entre cristianos y no creyentes.

La misión

La misión de la Iglesia es proclamar y promover el Evangelio de Cristo del Reino de Dios (Mateo 24:14) y todo lo que ello implica

Aquí están siete específicas partes de la misión de la Continuing Church of God:

1. Predicar el Evangelio del Reino (Mateo 24:14) y la salvación a través de Jesucristo (Mateo 28:19-20; Hechos 4:10,12; Romanos 1:13).

2. Predicar las advertencias proféticas bíblicas del tiempo del fin, incluyendo lo relativo a la venida de la Gran Tribulación, para los descendientes de Jacob y los demás en esta era (p. ej. Ezequiel 3 y 33; Mateo 24:4-51).

3.Predicar el amor Filadelfino (Apocalipsis 3:7-12; Santiago 2:8; Juan 13:35; Hebreos 13:1), alimentar el rebaño (Mateo 28:19-20), y alentar a todos para construir carácter a través del crecimiento en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo (2 Pedro 3:18).

4. Ser ejemplos (Mateo 5:14-16; 1 Tesalonicenses 1:7) y testigos (Mateo 24:14) para el mundo en general, así como para los demás cristianos.

5. Aprender y practicar las palabras y ordenanzas de Jesús en todos nuestros tratos con los demás (Juan 13:35; 15:14).

6. Restaurar el conocimiento de más de las verdades de la Cristiandad original (Judas 3).

7. Enseñar que los cristianos deberían ser conducidos por el Espíritu Santo y perseguir el amor, la clemencia, el juicio la fe, y los otros dones del Espíritu (1 Corintios 13:1-14; Gálatas 5:2-25).

Enseñar la verdad y el amor de la palabra de Dios al mundo en general y a aquellos llamados en esta era en particular (Mateo 28:19-20) es la misión de la Continuing Church of God.

Dirección y otra información de contacto

Continuing Church of God

1036 W. Grand Avenue

Grover Beach, CA 93433 USA (Los Estados Unidos)

(805) 574-1818

Official website: http//www.ccog.org

Publicado en: Español