¿Cuán vieja es la Tierra? ¿Cuán largos fueron los Días de la Creación? ¿Teoría de la brecha?

¿Cuán vieja es la Tierra? ¿Cuán largos fueron los Días de la Creación? ¿Teoría de la brecha?

Por COGwriter

En general la comunidad científica sostiene que el universo tiene entre 14-16 billones de años y que la tierra tiene 4-5 billones de años. Algunos equivocados “creacionistas” insisten en que ella no puede tener más de 6,000 años.

¿Permite la Biblia la creación del Universo y de la Tierra hace billones de años? ¿Por qué algunos creen que ellos no son más viejos que 6,000 años? ¿Qué es la teoría de la brecha? ¿Fueron los días de la creación en Génesis 1: 3 hasta 2: 3 de 24 horas de duración? ¿Dónde comienza la Biblia realmente en secuencia cronológica?

Este artículo intentará responder a esas y otras preguntas.

Génesis 1: 1 Creación

La Biblia enseña:

1. En el comienzo Dios creó los cielos y la tierra. (Génesis 1: 1,NKJV siempre, a menos que se indique otra cosa)

Pero la Biblia no dice cuándo ocurrió eso, fuera de que ello ocurrió “en el comienzo”. Muchos (incluyendo este autor) han sumado las edades de varias figuras bíblicas cuando ellos se convirtieron en padres, combinadas con los reinados de los reyes bíblicos y otras escrituras, y concluido que desde el tiempo de Adán y Eva dejaron el Jardín del Edén hasta el presente, ha habido un poco menos de 6,000 años (para detalles por favor vea el artículo).

Pero algunos (no este autor) han concluido luego que Génesis 1: 1 tuvo lugar hace 6,000 años. Esa, sin embargo, es una asunción incorrecta.

La evidencia fósil, el fechado con el carbono, los patrones de luz, y otros sistemas de fechado sugieren que la Tierra es probablemente mucho más vieja que 6,000 años y probablemente tiene millones de años.

Algunos encuentran esto confuso puesto que cierta evidencia científica apunta a que la propia Tierra sea mucho más vieja que 6,000 años. Pero esto es explicable desde la Biblia.

Génesis 1: 2 muestra que hubo una brecha de tiempo. ¿Qué es la teoría de la brecha de la Creación?

En cuanto transcurre, hubo una brecha de tiempo entre Génesis 1: 1 y Génesis 1: 2.

Note lo que sostiene la traducción KJV de Génesis 1: 2:

2 Y la tierra estaba sin forma, y vacía; y la oscuridad estaba sobre la faz del abismo. Y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. (Génesis 1: 2, KJV)

A causa de que la NKJV también mantuvo casi la misma traducción, muchos han estado confundidos acerca de lo que realmente enseña Génesis 1: 2.

Lo siguiente es el hebreo transliterado en caracteres que los lectores no hebreos pueden reconocer:

2 weh’ares haytah tohû wabohû wehošek ‘al-penê tehôm werûha elohîm merapet ‘al-penê hammayim. (Genesis 1:2 from Biblia Hebraica Stuttgartensia, edited by Karl Ellinger and Wilhelm Rudolph. Fifth Revised Edition, edited by Adrian Schenker. © 1977 and 1997 Deutsche Bibelgesellschaft Stuttgart. Used by permission. With certain letters in modern form by COGwriter as html would not display minimized certain characters properly).

Aquí está una traducción de alguna manera literal de eso:

2 la tierra ha existido estropeada y vacía, y la oscuridad [está] sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios revolotea sobre la faz de las aguas (Génesis 1: 2, Traducción Literal de Young).

Aquí está una traducción más entendible de ello:

2 La tierra se volvió estropeada y vacía, y con oscuridad sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas (Génesis 1: 2, traducción literal clarificada).

Antes de seguir adelante, note algo más:

18 Pues así dice el Señor, que creó los cielos, quien es Dios, quien formó la tierra y la hizo, quien la estableció, quien no la creó en vano, quien la formó para ser habitada: “Yo soy el Señor, y no hay otro” (Isaías 45: 18)

Note que la tierra NO FUE creada en vano. La palabra traducida como ‘vano’ arriba es la misma palabra hebrea traducida como ‘sin forma’ en Génesis 1: 2. Obviamente, entonces, de acuerdo a la Biblia, algo sucedió entre Génesis 1: 1 y Génesis 1: 2.

Aquí está una explicación de Génesis 1: 2 por Craig White:

Génesis 1: 1. “En el comienzo Dios”. Dios era antes de todo. La siguiente palabra es “creó”. “Dios creó”. Él creó los cielos y la tierra. Pero el siguiente versículo dice esto: “La tierra estaba sin forma y vacía”. Las palabras hebreas para “sin forma y vacía” son tohu y bohu. Traducidas al inglés ellas significan caótico, en confusión, estropeada, y vacía. Cuando Dios creó los cielos y la tierra, ¿Creó Él esta tierra originalmente en un estado de confusión? ¿La creó Él toda enrevesada y caótica?

El mundo NO fue creado en caos

Nosotros leemos en 1 Corintios 13: 33 que Dios NO es el autor de confusión. Dios es el autor de la paz. Dios es el autor de la ley y el orden. Note Job 38: 4-9. Dios dice que los ángeles gritaron de gozo cuando Él creó la tierra. Ella entonces debe haber sido una creación perfecta, no una creación que estaba en confusión y caos! ¿Por qué la crearía Él en desorden y luego tener que organizarla? Eso no tiene sentido!

El Dr. Bullinger, la autoridad hebrea, dice que la palabra hebrea para “creó”, usada en Génesis 1: 1, implica que la creación era una obra perfecta. Esa propia palabra “creó” implica un sistema y orden perfecto y bello, no caos o confusión! Entonces ¿Cómo se hizo ella caótica? En Génesis 19: 26, está la misma palabra hebrea es usada que es traducida “fue” en Génesis 1: 2. Y allí ella es traducida como la palabra “se convirtió”. En los primeros tres capítulos de la Biblia, y en muchos otros lugares usted encuentra la palabra “estaba”, en casi todos los casos denotando una condición que era diferente de una primera condición. En otras palabras, ella “SE CONVIRTIÓ” o “fue hecha” en esa forma. Ella no había sido siempre en esa forma.

La tierra SE CONVIRTIÓ en caótica

Claramente la palabra “estaba” tiene el significado de “se convirtió”. La traducción Rotherham de Gén. 1: 2 de la lengua hebrea original, es esta: “Ahora la tierra SE HABÍA CONVERTIDO en desordenada y vacía”. Ella no había estado siempre en esa forma. En Jeremías 4: 23, en Isaías 24: 10, en Isaías 34: 11, y en otros lugares de la Biblia, usted encuentra las mismas palabras, toha y boha, queriendo significar caótico y en confusión. En todos los casos esa condición es un resultado del pecado.

Ningún caos originalmente

Note Isaías 45: 18. “Así dice el Eterno que creó los cielos, Dios mismo el que formó la tierra y la hizo, Él que la ha establecido, Él que no la creó en vano”. “En vano” es una traducción incorrecta. En su Biblia, si usted tiene las referencias marginales, usted encontrará en el margen la traducción apropiada “vacía”. La palabra hebrea original allí es TOHU. Esta palabra hebrea es la palabra idéntica usada en Gén. 1: 2, significando confusión, o vacuedad, o estropeada –un resultado del desorden, un resultado de la violación de la ley.

En Isaías 45: 18 nosotros tenemos la declaración llana de que Dios creó la tierra no “toho”, esto es, no en confusión, no en desorden. Pero en Génesis 1: 2, la tierra estaba, o la tierra SE CONVIRTIÓ como debería traducirse –en caótica y en confusión! Entonces ella se convirtió en esa forma después de que ella fue creada.

Ahora, ¿Que podría haber causado esa confusión? –ese desorden? ¿Qué pecado podría haber estropeado a la tierra y llevarla a la condición en que ella fue encontrada en Gén. 1: 2?

¿Vida antes de Adán?

Ahora, ¿Cuál fue el pecado entonces que causó esta destrucción física a la tierra? No fue un pecado causado por la humanidad, porque no había habido ningún hombre sobre la tierra hasta el sexto día de esa re-creación o re-construcción. Así que no fue un pecado de Adán. Adán fue el primer hombre. Nosotros encontramos en 1 Corintios 15: 45 que Adán es llamado el primer hombre sobre esta tierra. En Génesis Eva es llamada la madre de todos los seres vivientes. No hubo ninguna otra raza antes de Adán y Eva. Así el pecado que trajo el caos no fue causado por el hombre. Y ciertamente la vida debe haber poblado la tierra porque un pecado había ocurrido sobre la tierra que la llevó a esa condición de caos y confusión por quebrantar las leyes de Dios. ¿Qué clase de vida podía haber sido? No era vida humana.

¿Qué era lo que poblaba esta tierra antes del segundo versículo de Génesis, el primer capítulo? En Génesis 1: 28, hablando del hombre a quien Él había creado, Dios dijo esto: “Fructificad y multiplicáos y henchid la tierra”. ¿Que significa esa palabra henchid? Henchir significa poblar. Volver a henchir significa volver a poblar –poblar una vez más. Estas propias palabras implican que la tierra había estado poblada antes! Inmediatamente después del diluvio en Génesis 9: 1, Dios habló a Noé. Él bendijo a Noé y a sus hijos y les dijo a ellos: “Sed fructíferos y multiplicáos y henchid la tierra”. Idénticamente las mismas palabras que Él habló a Adan! (White C. http://www.originofnations.org/HRP_Papers/Flood_Pre-Adamic.pdf)

La realidad es que la Biblia apoya la idea de una “re-creación”. Y eso es aparentemente lo que sucedió.

Nota: Algunos critican la teoría de la brecha porque algunas especies fueron las mismas durante miles o millones de años que no hubo ninguna re-creación. Por supuesto, Dos podía haber reintroducido formalmente especies extinguidas. Ahora a causa de que muchos de los científicos del mundo aceptan la evolución, ellos no tenderían a admitir que podría haber habido total extinción de la vida antes de la re-creación –pero esto es lo que la escritura parece sugerir que Dios hizo.

Yo también señalaría que no fue sino hasta Génesis 1: 14 que Dios hizo que fueran ciertas luces para el propósito de marcar tiempos como los días santos:

14 Entonces Dios dijo: “Haya luces en el cielo para separar el día de la noche. Ellas serán señales y marcarán los festivales religiosos, los días, y los años. (Génesis 1: 14, Traducción de la Palabra de Dios).

(Nota: Aunque muchas Biblias tradujeron los “festivales religiosos” como “estaciones”, la palabra hebrea aquí originalmente fue mowed’, que significa festival.)

Puede muy bien ser que antes de Génesis 1: 3 se contara de distinta manera que después.

¿Qué hay acerca de los ángeles?

¿Apoya alguna escritura acerca de los ángeles la opinión de que hubo una brecha? Quizás. Note lo que muestra el Nuevo Testamento:

6 Y los ángeles que no guardaron su primer estado, sino que abandonaron su propia morada…

3 Y otra señal apareció en el cielo: He aquí, un gran, fiero dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y siete diademas sobre sus cabezas. 4 Su cola sacó a una tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó a la tierra. (Revelación 12: 3-4).

Lo anterior indica que los ángeles vinieron antes del tiempo de Adán y Eva.

Después de que yo escribí lo anterior, me encontré con algo que el finado Herbert Armstrong escribió acerca de esto:

La mayoría de nuestros lectores seguramente ignoraban que los ángeles fueron creados antes de la tierra y del universo físico. Job 38:1-7 muestra que los ángeles exclamaron de alegría cuando Dios hizo la tierra. En Génesis 1 y 2 se afirma que la tierra fue creada al mismo tiempo que el resto del universo físico…

Esto nos trae a lo revelado en Génesis 1:1: “En el principio [del universo físico] creó Dios los cielos y la tierra”. Estas son cosas materiales y físicas.

La palabra cielos está en plural en el hebreo original, por lo cual se refiere no sólo a nuestra tierra sino a todo el UNIVERSO material.

Se indica, pues, que en ese momento, después de creados los ángeles, todo el universo llegó a existir simultáneamente con la creación de nuestro planeta. Encuentro fuertes indicios de este hecho en otras partes de la Biblia, y así se afirma claramente en Génesis 2:4.

Una creación perfecta

Las palabras originales escritas por Moisés dan a entender una creación perfecta. Dios se revela como el Creador de la perfección, la luz y la belleza. Todas las referencias en la

Biblia describen el estado de cada fase terminada en la creación de Dios como “bueno” o “bueno en gran manera”, es decir, perfecto.

Este primer versículo de la Biblia se refiere a la creación FÍSICA original en su totalidad, o sea el universo, incluso la tierra (algo que sucedió hace quizá millones de años), como una obra hermosa y perfecta en la medida en que era una obra terminada y acabada. ¡Dios es perfeccionista!

En Job 38:4, 7 Dios habla específicamente de la creación de la tierra. Dijo que todos los ángeles (“hijos de Dios” por creación) se regocijaron al ver la tierra. Esto muestra que los ángeles existieron antes de la creación de la tierra y probablemente antes del universo material. Los soles, planetas y astros son sustancia material. Los ángeles son seres espirituales creados individualmente y compuestos en su totalidad de espíritu.

Muchos se sorprenderán al saber que antes de la creación del hombre, nuestra tierra estaba habitada por ángeles. El pasaje de Job citado arriba así lo da a entender.

Los ángeles en la tierra pecaron

Otros pasajes de la Biblia sitúan a los ángeles en la tierra antes del hombre.

Nótese II Pedro 2:4-6. Los primeros que se mencionan cronológicamente son “los ángeles que pecaron”; después, también cronológicamente, el mundo antiguo a partir de Adán y hasta los tiempos de Noé. Luego siguen Sodoma y Gomorra…

Los ángeles habitaron la tierra antes de la creación del hombre.

La Biblia revela en Isaías 14 y Ezequiel 28 que Dios colocó al arcángel Lucero sobre un trono en la tierra. Lo puso allí como gobernante de todo el planeta. Dios quería que este querubín rigiera la tierra administrando el gobierno divino. Y efectivamente, ese gobierno de Dios se administró en la tierra hasta la rebelión de los ángeles pecadores.

No se revela cuánto tiempo moraron los ángeles en la tierra antes del hombre. Pudieron haber sido millones de años o quizá miles de millones. Sobre esto volveremos más tarde. En todo caso, los ángeles pecaron. El pecado es la infracción de la ley de Dios (I Juan 3:4). Y la ley de Dios es la base del gobierno divino. Sabemos, pues, que estos ángeles (aparentemente la tercera parte del total: Apocalipsis 12:4) pecaron, rebelándose contra el gobierno de Dios. El pecado acarrea penas. La pena por el pecado de los ángeles no es la muerte, como lo es para el hombre. Los ángeles son seres espirituales inmortales; no pueden morir. Estos seres espirituales habían recibido dominio sobre la tierra física como su posesión y morada.

El pecado mundial y universal de los ángeles ocasionó la destrucción física de la faz del planeta.

Con este pecado angelical, Lucero se convirtió en Satanás el diablo y sus ángeles se convirtieron en demonios.

Dios es Creador, Preservador y Gobernante.

¡Satanás es destructor!

Por eso leemos en Judas 6-7: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno”.

Ahora volvamos a Génesis 1:1-2. Como dijimos antes, el versículo 1 implica una creación perfecta. Dios es autor de la vida, la belleza, la perfección. Satanás sólo ha traído fealdad, tinieblas, imperfección y violencia. El versículo 1 muestra la creación de una tierra perfecta aunque no terminada, una tierra gloriosa y bella. El versículo 2 revela la consecuencia del pecado de los ángeles.

Y la tierra estaba [se volvió] desordenada y vacía”. Las palabras desordenada y vacía se han traducido del hebreo tohu y bohu, que significan “desolada y vacía” o “caótica, confusa, en estado de descomposición”. En otros pasajes del Génesis, la palabra estaba se traduce como se volvió, por ejemplo en Génesis 19:26. En otras palabras, la tierra, que en un principio fue creada perfecta y hermosa, se volvió caótica, desolada y vacía como nuestra luna, y su corteza quedó cubierta de agua.

David reveló por inspiración cómo Dios renovó la faz de la tierra: “Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra” (Salmos 104:30).

Un hecho asombroso

Ahora, otra sorpresa para muchos lectores. Este es otro hecho que la religión, la ciencia y la educación superior han pasado por alto, aunque está revelado en la Biblia.

El capítulo 1 del Génesis, a partir del versículo 2, no describe la creación original de la tierra sino una renovación de la faz del planeta después de su asolamiento y destrucción a raíz del pecado de los ángeles. Lo que se describe es algo que ocurrió hace aproximadamente 6.000 años, según la misma Biblia. La creación original de la tierra descrita en el versículo 1 ¡pudo haber ocurrido millones, o millones de millones, de años antes!

¿Por qué pecaron los ángeles?

¿Qué motivó a los ángeles en la tierra a pecar, a seguir la maldad? Ciertamente no fue que algún ángel común y corriente persuadió al gran querubín y lo volvió traidor. No, la maldad se encontró en él. ¿Después de cuánto tiempo? No lo sabemos; Dios no lo revela. Pudo haber sido menos de un año … o millones de millones de años. Aun cuando Lucero mismo tomó la decisión de rebelarse e invadir el cielo para arrebatar el trono del universo, la Biblia no revela cuánto tiempo tomó para convencer a todos los ángeles bajo su mando de que lo siguieran en su traición.

Conozco bien el método que Lucero utilizó. Sigue empleando el mismo método hoy para conducir a los hombres engañados hacia la deslealtad, la rebeldía y la oposición egocéntrica contra el gobierno de Dios. Primero despierta envidia y resentimiento en uno o dos por alguna injusticia imaginaria, y de allí pasan a la deslealtad. Luego se vale de éstos, como manzanas podridas en un cesto, para despertar resentimiento, autoconmiseración, deslealtad y rebeldía en otros que los rodean. Así como cada manzana podrida daña las que están cerca hasta que todo el cesto se pierde, así procede Satanás.

En el gobierno de Dios en la tierra hoy, si no se sacan pronto las “manzanas podridas”, éstas destruirían todo el gobierno. Pero una vez fuera del cesto no pueden causar daño a las demás.

¡Imagínese cuánto tiempo debió tomarle al amargado Lucero la tarea de influir en millones de ángeles santos hasta traerlos al resentimiento, la amargura, la deslealtad y, por último, a una franca y feroz rebeldía! Pudieron ser centenares, miles o millones de años.

Todo esto ocurrió antes de la creación del primer ser humano, pero posterior a la creación original de la tierra citada en Génesis 1:1. El versículo 2 de este capítulo, llamado el capítulo de la creación, describe una condición que surgió como resultado de ese pecado de los ángeles. Los hechos narrados en el versículo 2 pudieron ocurrir millones de años después de la creación original de nuestro planeta. Es posible, entonces, que la tierra haya sido creada hace millones de años.

Ahora prosigamos con este pasaje de Ezequiel 28: “A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector. Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra..(versículos 16-17). (Armstrong HW. El Misterio de los Ángeles y de los Malos Espíritus, parte del Capítulo 2 de El Misterio de los Siglos, 1985).

Las escrituras acerca de los ángeles suministran apoyo adicional a la posición de una ‘brecha’.

La Re-Creación de Génesis 1:3 – 2:3 tomó seis días literales, más el Sabbath

¿Cuán largos fueron los días de la creación, o de la re-creación en este caso?

La Biblia claramente enseña que ellos fueron días normales de 24 horas:

3 Entonces dijo Dios: “Sea la luz,” y fue la luz. 4 Dios vio que la luz era buena, y separó Dios la luz de las tinieblas. 5 Dios llamó a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y fue la mañana del primer día. 6 Entonces dijo Dios: “Haya una bóveda en medio de las aguas, para que separe las aguas de las aguas.” 7 E hizo Dios la bóveda, y separó las aguas que están debajo de la bóveda, de las aguas que están sobre la bóveda. Y fue así. 8 Dios llamó a la bóveda Cielos. Y fue la tarde y fue la mañana del segundo día. 9 Entonces dijo Dios: “Reúnanse las aguas que están debajo del cielo en un solo lugar, de modo que aparezca la parte seca.” Y fue así. 10 Llamó Dios a la parte seca Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares; y vio Dios que esto era bueno. 11 Después dijo Dios: “Produzca la tierra hierba, plantas que den semilla y árboles frutales que den fruto, según su especie, cuya semilla esté en él, sobre la tierra.” Y fue así. 12 La tierra produjo hierba, plantas que dan semilla según su especie, árboles frutales cuya semilla está en su fruto, según su especie. Y vio Dios que esto era bueno. 13 Y fue la tarde y fue la mañana del tercer día. 14 Entonces dijo Dios: “Haya lumbreras en la bóveda del cielo para distinguir el día de la noche, para servir de señales, para las estaciones y para los días y los años. 15 Así sirvan de lumbreras para que alumbren la tierra desde la bóveda del cielo.” Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para dominar en el día, y la lumbrera menor para dominar en la noche. Hizo también las estrellas. 17 Dios las puso en la bóveda del cielo para alumbrar sobre la tierra, 18 para dominar en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que esto era bueno. 19 Y fue la tarde y fue la mañana del cuarto día. 20 Entonces dijo Dios: “Produzcan las aguas innumerables seres vivientes, y haya aves que vuelen sobre la tierra, en la bóveda del cielo.” 21 Y creó Dios los grandes animales acuáticos, todos los seres vivientes que se desplazan y que las aguas produjeron, según su especie, y toda ave alada según su especie. Vio Dios que esto era bueno, 22 y los bendijo Dios diciendo: “Sed fecundos y multiplicaos. Llenad las aguas de los mares; y multiplíquense las aves en la tierra.” 23 Y fue la tarde y fue la mañana del quinto día. 24 Entonces dijo Dios: “Produzca la tierra seres vivientes según su especie: ganado, reptiles y animales de la tierra, según su especie.” Y fue así. 25 Hizo Dios los animales de la tierra según su especie, el ganado según su especie y los reptiles de la tierra según su especie. Y vio Dios que esto era bueno. 26 Entonces dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y tenga dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo, el ganado, y en toda la tierra, y sobre todo animal que se desplaza sobre la tierra.” 27 Creó, pues, Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó; hombre y mujer los creó. 28 Dios los bendijo y les dijo: “Sed fecundos y multiplicaos. Llenad la tierra; sojuzgadla y tened dominio sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se desplazan sobre la tierra.” 29 Dios dijo además: “He aquí que os he dado toda planta que da semilla que está sobre la superficie de toda la tierra, y todo árbol cuyo fruto lleva semilla; ellos os servirán de alimento. 30 Y a todo animal de la tierra, a toda ave del cielo, y a todo animal que se desplaza sobre la tierra, en que hay vida, toda planta les servirá de alimento.” Y fue así. 31 Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era muy bueno. Y fue la tarde y fue la mañana del sexto día. (Génesis 1: 3-31)

1 Así fueron terminados los cielos y la tierra y todos sus ocupantes. 2 El séptimo día Dios había terminado la obra que hizo, y reposó en el séptimo día de toda la obra que había hecho. 3 Por eso Dios bendijo y santificó el séptimo día, porque en él reposó de toda su obra de creación que Dios había hecho. (Génesis 2: 1-3

¿Cuánto tomó todo eso? Una semana. Note también, de acuerdo a la Biblia, que la re-creación física tomó seis días literales, seguida por el Sabbath:

8 “Acuérdate del día del sábado para santificarlo. 9 Seis días trabajarás y harás toda tu obra, 10 pero el séptimo día será sábado para Jehovah tu Dios. No harás en él obra alguna, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el forastero que está dentro de tus puertas. 11 Porque en seis días Jehovah hizo los cielos, la tierra y el mar, y todo lo que hay en ellos, y reposó en el séptimo día. Por eso Jehovah bendijo el día del sábado y lo santificó. (Éxodo 20: 8-11)

16 “Los hijos de Israel guardarán el sábado, celebrándolo como pacto perpetuo a través de sus generaciones. 17 Será señal para siempre entre yo y los hijos de Israel. Porque en seis días Jehovah hizo los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó.” (Éxodo 31: 16-17)

Así, la Biblia es clara en que la re-creación tomó seis días literales, y luego Dios descansó en el séptimo día, y Él espera que aquellos que lo sigan a Él trabajen seis días y descansen en el séptimo día.

¿Dónde en secuencia cronológica comienza realmente la Biblia?

Puesto que este artículo ha tenido mucha discusión acerca del tiempo, otra cuestión con la cual hay que tratar es, ¿Dónde en secuencia cronológica comienza realmente la Biblia?

Quizás podría ser apropiado mirar a como alguien más respondió a esa pregunta:

Si alguien preguntara dónde en la Biblia en realidad se encuentran los verdaderos acontecimientos iniciales, la mayoría de aquellos que poseen por lo menos un conocimiento superficial del libro de más éxito de venta en todo el mundo contestarían:

«Pues, en el primer capítulo del Génesis, por supuesto».

No es así.

El verdadero principio, en el orden de sucesión del tiempo, se encuentra en el Nuevo Testamento — en el primer versículo del capítulo uno del Evangelio de Juan. Los acontecimientos que se relatan en el Génesis ocurrieron más tarde — probablemente hasta millones de años más tarde.

Pero el suceso registrado en Juan 1:1 revela una existencia de quizás muchos años antes de que Dios creara la Tierra y el universo físico.

Nótelo: «En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios». Continúa, «Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho».

El término «todas las cosas» pudiera ser traducido como «el universo». Todo el universo fue creado por Él.

El decimocuarto versículo del primer capítulo de Juan dice: «Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad».

El Personaje llamado el Verbo fue el que finalmente — hace más de 1900 años — nació y fue nombrado Jesucristo.

El término «el Verbo» es traducido del texto original griego, y literalmente significa «el Portavoz». Sin embargo, «en el principio» Él aún no era el Hijo de Dios. No obstante, las Escrituras revelan que El siempre ha existido y existirá —«desde la eternidad hasta la eternidad». «Sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida …» (Hebreos 7:3).

Así que piense en esto.

Originalmente, sólo existían estos dos Personajes espirituales — ellos eran la vida misma.

Tenían poderes creativos — contaban con supremas mentes perfectas — poseían carácter perfecto, santo y justo.

Pero, no existía nadie más — nada en lo absoluto. Aún no existía la materia — todavía no había un universo físico. No existía ningún otro ser viviente o cosa alguna.

Únicamente estos dos, iguales en mente y poder, excepto que Dios era supremo en autoridad, y el Verbo estaba en perfecta armonía bajo esa autoridad. Eran de una misma mente — de un mismo sentir — y estaban en completo acuerdo.

Pero todas las cosas — el universo y todo lo que en él existe fueron hechas por el Personaje llamado el Verbo. Como leemos en Colosenses 1 :16: «… todo fue creado por medio de él [Jesucristo] y para él». Y antes de convertirse en Jesucristo, Él era el Verbo. Durante su existencia humana, Jesús también dijo que Él hablaba aquellas cosas que el Padre le mandaba decir.

¡Sí, piense en ello!

En la eternidad aun antes de la «prehistoria» existían estos dos Seres Supremos. Solos. En la vacuidad del espacio. Ninguna otra forma de vida — ningunos otros seres vivientes. Nada más.

La creación perfecta

Las palabras hebreas (las que originalmente fueron escritas por Moisés) implican una creación perfecta.

Dios se revela a sí mismo como Creador de perfección, luz y belleza. Cada referencia en la Biblia describe el estado de cualquier fase terminada de la creación de Dios como buena «en gran manera» — perfecta.

Este primer versículo de la Biblia en realidad habla de la creación física original: la creación del universo, que incluye a la Tierra, hace quizás millones de años. Y ésta fue una creación espectacular, hermosísima y perfectísima. ¡Dios es un perfeccionista!

En Job 38:4, 7, nos encontramos con que Dios habla específicamente de la creación de esta Tierra. Nos cuenta que los ángeles (creados con la dignidad de «hijos de Dios») exultaron de alegría cuando la Tierra fue creada, lo que nos está poniendo de manifiesto que ellos fueron creados antes que la Tierra, probablemente antes que el universo material. Los soles, los planetas y los cuerpos celestes son de sustancia material. Los ángeles son seres espirituales individualmente creados, compuestos exclusivamente de espíritu.

A muchos les sorprenderá que yo les diga que los ángeles poblaban la Tierra antes de la creación del hombre, pero el pasaje a que me referí, del libro de Job, así lo implica.

Los ángeles, pobladores de la Tierra, pecaron

Otros pasajes bíblicos señalan que los ángeles habitaban la Tierra antes que el hombre.

Vamos a fijarnos en la secuencia del tiempo que nos señala la segunda Epístola de Pedro 2:4-6: Primero, los ángeles que pecaron; luego, el mundo antediluviano que se inicia con Adán y que se extiende hasta la época del diluvio universal; después de eso, Sodoma y Gomorra.

La Biblia — el Libro de los libros, que encierra el conocimiento revelado por Dios Creador — nos dice que Dios creó a los ángeles como seres compuestos únicamente de espíritu. ¿Puede usted imaginarse a unos ángeles que se convirtieron luego en pecadores? Los ángeles fueron creados con las facultades de raciocinio, decisión y elección. Sin éstas, no hubieran tenido individualidad ni carácter. Ahora bien, el pecado es la infracción de la ley de Dios (1 Juan 3:4). Por consiguiente, los ángeles pecaron rebelándose contra esa ley, que es base del gobierno de Dios.

Note atentamente lo que se nos revela en la Segunda Epístola de Pedro: «Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos» (2:4-5).

Estos versículos demuestran que el pecado universal trae consigo destrucción, también universal, de la Tierra física. El pecado antediluviano, que culminó con la llegada del diluvio, fue un pecado mundial, universal.

Veamos lo que nos dice el Génesis: … y estaba la tierra llena de violencia . . . porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra . . . porque la tierra está llena de violencia» (6:11-13). «Pero Noé halló gracia ante los ojos del Eterno… Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé» (versículos 8-9). Toda la carne, excepto Noé, había pecado, y ello sobre toda la Tierra. Así pues, el diluvio destruyó la Tierra entera.

El pecado de homosexualidad y otras ofensas se extendieron por los territorios de las ciudades de Sodoma y Gomorra. Y toda la región quedó desolada físicamente. El pecado de los ángeles fue mundial; por consiguiente, la destrucción de la Tierra física fue mundial también.

Los versículos arriba señalados ubican el pecado de los ángeles antes que los pecados antediluvianos que se iniciaron con Adán. El pecado de los ángeles fue anterior a la creación del hombre. Y ésta debería ser una de las sorpresas reveladoras — una fase de la dimensión que le falta al conocimiento humano. Los ángeles habitaron la Tierra antes de la creación del hombre.

Y el gobierno de Dios fue ejercido sobre la Tierra hasta que la rebelión angélica se produjo.

¿Cuánto tiempo estuvieron los ángeles poblando la Tierra? Este dato no nos ha sido revelado. Puede haber sido por un período de millones de años (sobre esto, volveremos luego). Pero esos ángeles pecaron, y el pecado es una infracción de la ley de Dios (1 Juan 3:4). Y la ley divina es la base del gobierno divino. Sabemos, pues, que una gran multitud de ángeles (aparentemente una tercera parte de los que había; Apocalipsis 12:4) pecaron, rebelándose contra el gobierno de Dios. Los pecados traen un castigo como consecuencia. El castigo para el pecado cometido por los ángeles no es la muerte, como sí lo es para el pecado humano. Los ángeles son espíritus inmortales, y se les había dado dominio sobre la Tierra física, para que la usaran como posesión y morada.

El pecado universal de los ángeles trajo como consecuencia la destrucción física de la faz de la Tierra.

Dios es Creador y también Gobernante sobre su creación. Él preserva lo que ha creado por medio de su gobierno. Lo que Dios creó, lo hizo con un propósito — para ser usado, preservado y afirmado. Y este uso es reglamentado por el gobierno de Dios. Cuando los ángeles se rebelaron contra el gobierno de Dios, la preservación de la Tierra física y toda su belleza y gloria original cesaron — y la destrucción física de la superficie fue el resultado.

Dios es Creador, Preservador y Soberano.

Satanás es Destructor.

Ahora leemos en Judas 6-7:

«Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno».

Pero retornemos al primer capítulo de Génesis. El versículo 1, como ya se explicó, implica una creación perfecta. Dios es el Autor de la vida, la belleza y la perfección. Satanás sólo ha causado tinieblas, fealdad, imperfecciones y violencia. El primer versículo del Génesis se refiere a la creación de una Tierra perfecta, gloriosa y hermosísima. El versículo 2 revela el resultado del pecado de los ángeles.

«Y la tierra estaba [se volvió] desordenada y vacía». Las palabras «desordenada y vacía» son traducción de las voces hebreas tohu y bohu. «Desolada y vacía», o «caótica y en confusión» serían traducciones más atinadas. La forma verbal «estaba» es expresada, en otros pasajes del Génesis (por ejemplo, 19:26), como «se convirtió». En otras palabras, la Tierra originalmente creada era perfecta y hermosa, y fue luego que se convirtió en un planeta caótico, desolado y vacío, como la Luna, con la única excepción de que su superficie se encontraba cubierta por las aguas.

David recibió inspiración divina para revelar en qué forma renovó Dios la faz de la Tierra: «Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la Tierra» (Salmos 104:30).

Ahora nos aguarda algo que constituirá otra sorpresa para una mayoría de los lectores. Se trata de otra fase o sector más de esa dimensión perdida del conocimiento, y es una fase que también está revelada en la Biblia, aunque la religión, la ciencia y la educación superior no han acertado a descubrirla.

A partir del versículo 2 del capítulo 1, el Génesis no está describiendo la creación original de la Tierra.

Está describiendo, sí, una renovación de la faz de nuestro planeta, renovación que tuvo lugar después de que la Tierra quedó desolada y en caos como consecuencia del pecado angélico.

Lo que se describe a partir del versículo 2 del Génesis, en todo el resto del primer capítulo bíblico (al que suele llamársele «capítulo de la creación»), efectivamente ocurrió y, según la propia Biblia, debe haber ocurrido hace aproximadamente unos 6000 años, pero todo ello puede haber sucedido millones, billones o trillones de años después de la verdadera creación de la Tierra, que es la referida en el versículo primero.

Más tarde haré algunos comentarios acerca de qué período de tiempo pudo haber transcurrido antes de que los ángeles que poblaron la Tierra se rebelaran.

La Tierra existía, pero se había convertido en algo desolado y caótico. Dios no la había creado en ese estado de confusión. Dios no es el autor de la confusión (1 Corintios 14:33). La misma palabra hebrea — tohu — que significa desolación y vacío, fue inspirada a Isaías (45:18), y es traducida, en el aludido pasaje, como «en vano»: «Porque así dijo el Eterno, que creó los cielos; él es Dios, el que formó la tierra, el que la hizo y la compuso; no la creó en vano [tohu], para que fuese habitada la creó… »

Continuemos ahora con el resto del versículo 2 del primer capítulo del Génesis. La Tierra se había convertido en algo caótico, desolado y vacío: «… y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo [el océano o superficie acuosa de la Tierra], y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz, y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas» (versículos 2-4).

Satanás es el autor de las tinieblas. La rebelión de los ángeles había causado la aparición de la oscuridad. Dios, en cambio, es el autor de la luz y la verdad. La luz despliega y enaltece a la belleza, y también expone el mal. La oscuridad, por el contrario, oculta ambas cosas.

Los siguientes versículos de ese primer capítulo del Génesis describen la renovación de la faz de la Tierra, con la producción de hermosas y fructíferas plantas de todo tipo, con la aparición de los peces, las aves y los animales terrestres, y, por último, con la aparición del hombre. (Armstrong HW. El Increíble Potencial Humano, 1978)

Así, el comienzo cronológico fue en Juan 1: 1.

Comentarios de conclusión

Es verdad que la humanidad como nosotros la conocemos ha existido sólo por cerca de 6,000 años (para detalles bíblicos, por favor vea el artículo ¿Tiene Dios un plan de 6,000 años? ¿En qué año terminan los 6,000 años?). Pero ¿Qué hay acerca del planeta?

Aunque los métodos de fechado están sujetos a críticas, es probable que la tierra sea mucho más vieja que 6,000 años. No obstante, esto no está en contradicción con la escritura, si bien algunos no entienden eso.

También, cuando Dios re-creó la tierra, esto tomó seis días literales, y fue seguido por un séptimo día de descanso. Esto sólo tomó una semana literal.

Thiel B. How old is the earth? How long were the days of creation? Gap theory? www.cogwriter.com/gap-theory-old-earth-long-days.htm 2012/2013/2014 0829

Publicado en: Enseñanzas