Examínese a sí mismo ants de la Pascua

Examínese a sí mismo antes de la Pascua

Por COGwriter

La Pascua es un memorial de la muerte de Jesucristo que es el Salvador del mundo. El hecho de participar de los símbolos de Su cuerpo quebrantado y su sangre derramada significa que USTEDES han sido seleccionados para conocer y comprender el propósito de Dios. Ser elegido como uno de los ELEGIDOS para conocer la verdad de Dios conlleva serias responsabilidades. No podemos abordar este evento a la ligera. (Un sermón relacionado se titula Examen de Pascua https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY.)

La Pascua es el primer evento que comienza nuevamente la temporada anual de Días Santos de Dios. Sus Días Santos revelan el plan de salvación de Dios para todo el mundo (ver también el folleto gratuito en línea ¿Debería usted observar los días santos de Dios o las fiestas demoníaca http://www.cogwriter.com/GodsHolyDays.pdfal, ayuda a revelar por qué USTED no puede tomar este evento a la ligera. Ese plan revela que USTEDES han sido llamados a conocer y entender el propósito de Dios, ADELANTE de la mayoría de la humanidad.

DEBEMOS EXAMINARNOS MISMOS antes de la Pascua, como escribió el apóstol Pablo:

23 Porque del Señor recibí lo que también os he entregado; que el Señor Jesús, en la misma noche en que fue entregado, tomó pan; 24 Y cuando hubo dado gracias, lo partió y dijo: “Tomen y coman, este es mi cuerpo que se ha roto para ustedes; hagan esto en memoria de mí”. 25 De la misma manera también tomó la copa después de la cena, diciendo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre. Haced esto, cuantas veces bebas, en memoria de mí”.

26 Porque cada vez que comas este pan y bebas esta copa, proclamarás la muerte del Señor hasta que venga.

27 Por tanto, cualquiera que coma este pan o beba esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y la sangre del Señor. 28 Pero que el hombre se examine a sí mismo, y que coman del pan y beban del cáliz. 29 Porque el que come y bebe indignamente, come y bebe juicio para sí mismo, sin discernir el cuerpo del Señor. 30 Por esta razón, muchos son débiles y enfermos entre ustedes, y muchos duermen. 31 Porque si nos juzgáramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. 32 Pero cuando somos juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. (1 Corintios 11: 23-32; NKJV a menos que se indique lo contrario)

Entonces, fíjese que estamos hablando de la Pascua anual. Curiosamente, muchos piensan que la declaración “siempre que la bebas” significa que pueden tomarla diariamente (aunque la Iglesia de Roma normalmente no permite que sus miembros laicos beban) o semanalmente.

Sin embargo, también note que la única forma de asegurarse de que no está comiendo el pan ni bebiendo la copa es haber pasado primero por un examen personal. La mayoría de las personas que piensan que están haciendo esto semanalmente (o diariamente) no están haciendo eso.

Aquellos que toman la Pascua sin examen no disciernen adecuadamente que sus pecados contribuyeron con el sufrimiento de Jesús por nosotros.

De todos modos, ¿qué significa ser digno?

¿Cuál es su actitud? ¿Es como la de todos sus vecinos?

El apóstol Juan escribió:

1 Hijitos Míos, estas cosas os escribo, para que no pequéis. Y si alguno peca, tenemos un Abogado con el Padre, Jesucristo el justo. 2 Y él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por el mundo entero.

3 Ahora, con esto, sabemos que lo conocemos, si guardamos Sus mandamientos. 4 El que dice: “Yo lo conozco”, y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. 5 Pero el que guarda su palabra, verdaderamente el amor de Dios se perfecciona en él. Por esto, sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. (1 Juan 2: 1-6)

El apóstol Juan también escribió:

15 No amo el mundo o las cosas en el mundo. Si alguien ama el mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida, no es del Padre sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y el deseo de ello; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1 Juan 2: 15-17)

Mientras vivamos en esta sociedad maligna gobernada por Satanás, habrá pruebas y tentaciones para quebrantar la ley de Dios.

Somos tentados por nuestras propias concupiscencias (Santiago 1:14) a hacer trampas, mentir, hacer negocios, jurar, cotillear, posiblemente cometer adulterio (Mateo 5:28) y poner otras cosas delante de Dios. Y nosotros como cristianos, sí, como cristianos verdaderamente llamados y redimidos, caeremos ocasionalmente y pecaremos. Pero, mientras estemos arrepentidos, esforzándonos por vencer el pecado, Dios nos acepta, aplicando el sacrificio de Jesús (1 Juan 1: 9). Dios continúa guiándonos. Vivimos bajo la gracia (Efesios 2: 8).

Nadie es digno del sacrificio de Cristo, pero no tomar la Pascua es también negar a Cristo.

Para tomar la Pascua de una manera digna, debemos arrepentirnos de nuestros malos deseos y maneras, llegar a odiar el pecado que Jesús tuvo que sufrir y morir por él y trabajar para establecer nuestra voluntad de no comprometer la ley de Dios.

Jesús dijo que nuestra meta es llegar a ser perfectos, y no operar como lo hace el mundo:

43 “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. 44 Pero yo os digo que améis a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os odian, y orad por los que os usan malvadamente y os persiguen, 45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos; Él hace salir su sol sobre malos y buenos, y hace llover sobre justos e injustos. 46 Porque si amáis a los que os aman, ¿Qué recompensa tenéis? ¿Ni siquiera los recaudadores de impuestos hacen lo mismo? 47 Y si saludáis solamente a vuestros hermanos, ¿Qué hacéis más que los demás? ¿Ni siquiera los recaudadores de impuestos lo hacen? 48 Por lo tanto, sed perfectos, así como vuestro Padre en los cielos es perfecto. (Mateo 5: 43-48)

Tiene que ir más allá de cualquier cortesía cultural en su sociedad particular.

Guardar la Pascua y comprender todas las imágenes, así como esforzarse por cumplir todas las otras leyes de Dios, es vital para alcanzar esa perfección de la que habló Jesús. Note algo que el apóstol Pablo escribió:

6 Vuestro glorificarse no es bueno. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? 7 Por lo tanto, purgad la levadura vieja, para que seáis una nueva masa, ya que verdaderamente estáis sin levadura. Porque ciertamente Cristo, nuestra Pascua, fue sacrificado por nosotros. 8 Guardemos, pues, la fiesta, no con la levadura vieja, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con el pan sin levadura de sinceridad y de verdad. (1 Corintios 5: 6-8)

Note que debemos purgar la vieja levadura. La levadura es un símbolo de pecado e hipocresía y debemos eliminarla. Físicamente, debemos eliminar la levadura de nuestras casas antes del comienzo del primer día de pan sin levadura, como enseña la Biblia (Éxodo 12:19).

No piense que es tan espiritual que no tiene ningún problema que superar. No piense que es tan espiritual que no elimina la levadura física de sus hogares y vehículos cada año.

El apóstol Pablo también escribió:

5 Examínense si están en la fe. Pruébense ustedes mismos. ¿No sabéis que Jesucristo está en vosotros? – a menos que en verdad estéis descalificados. (2 Corintios 13: 5)

Ahora es el momento, justo antes de la Pascua, de examinarnos a nosotros mismos para ver si realmente estamos en lo correcto con Dios y en armonía con Él y Su plan.

¿Se da cuenta de que en esta Pascua que viene podría comer y beber CONDENACIÓN? ¿Se da cuenta de qué tan alto es lo que está en juego?

Para evitar la condena, se nos dice que nos examinemos en esta época del año.

¡Algunos están siendo llamados ahora y deben superarse!

Solo algunos están siendo llamados y se les ha dado un conocimiento espiritual apropiado ahora:

10 Vinieron los discípulos y le dijeron: ¿Por qué les hablas en parábolas?

11 Respondió él y les dijo: Porque se os ha sido dado conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se ha dado. 12 Porque a quien tiene, se le dará más, y lo hará tener abundancia, pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 13 Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. 14 Y en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice:

‘Oyendo, oirás y no entenderás,

Y al ver que verás y no percibirás;

15 Porque los corazones de esta gente se han vuelto aburridos.

Sus oídos son difíciles de oír,

Y sus ojos han sido cerrados,

Para que no vean con sus ojos y oigan con sus oídos,

Para que no puedan entender con sus corazones y a su vez,

Para que yo los cure “. (Mateo 13: 10-15)

¡El mundo no está siendo llamado ahora!

Solo los Elegidos están siendo llamados ahora (ver también Predestinación: ¿Lo llamó Dios realmente? ¿Por qué? http://www.cogwriter.com/predestination-call.htm).

Los Días Santos de Dios, que giran en torno a las temporadas de cosecha en Palestina, muestran que NOSOTROS somos parte de la cosecha temprana, representando a los Elegidos. El resto del mundo no tendrá oportunidad hasta después de que regrese Jesús, la cosecha tardía o de otoño (ver Levítico 23).

La verdad aleccionadora es que hemos sido llamados en una vocación especial o en un momento para calificar por delante del mundo, para que Dios y Cristo nos puedan usar para ayudar a llevar el conocimiento y la salvación al resto de la humanidad. Dios se preocupa de manera vital con nosotros cuando nos acercamos a esta Pascua, debido a nuestra parte importante en su plan. Él está profundamente preocupado con nuestra actitud. Él quiere SABER si estamos totalmente entregados a Él. Dios

Hermanos, esta advertencia del apóstol Pablo para examinarnos a nosotros mismos no estaría en la Palabra de Dios si no hubiera peligro mortal para USTEDES. Esta Pascua que viene es un momento vital, ya sea que usted haya tomado la Pascua muchas veces o si esta es su PRIMERA vez.

Si esta no es su primera Pascua, ¿Ha vencido algo desde la última?

¿Lo ha intentado?

¿Se pregunta qué significa discernir el cuerpo del Señor?

¿Cómo podemos comer y beber indignamente?

¿Cómo podemos comer y beber la condena para nosotros mismos?

Considere que Dios quiere que aíslemos una perspectiva muy básica y elemental cada año en la Pascua. Él quiere que nos centremos en ese concepto elemental cuando comencemos de nuevo a revivir Su plan de salvación para la humanidad. Ese concepto elemental ES SU amorosa salvación. De eso se trata su plan, ya sea que se relacione con nosotros o con el mundo. Por lo tanto, hermanos, la Pascua es un tiempo para que podamos volver a los preceptos elementales de nuestra PROPIA salvación, nuestra PROPIA relación con Dios Y SU Obra.

Es un tiempo para examinarnos a MISMOS. Un tiempo para mirarnos. Podemos estar tan absortos en nuestro trabajo o en varias de las distracciones de la vida, que podemos olvidar que NOSOTROS TENEMOS QUE ENTREMONTRARNOS y mantenernos en paz con Dios. No es el momento de concentrarse en los pecados de los demás, aunque es posible que tenga que lidiar con ellos, es el momento de examinarse usted mismo y para sí MISMO.

De eso se trata la preparación de Pascua. Nunca hay un momento en el que podamos permitirnos estar tan ocupados o tan importantes a nuestros propios ojos que ya no necesitamos volvernos muy serios sobre los conceptos elementales de la salvación que están tan íntimamente asociados con la Pascua.

Esta puede ser la razón por la cual Satanás parece despertar varias pruebas y dificultades antes de la Pascua, para tratar de distraernos de hacer lo que deberíamos hacer al examinarnos a nosotros mismos.

La vida cristiana no debe ser estática.

Los cristianos son los que deben vencer:

5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? (1 Juan 5: 5)

Vencer requiere esfuerzo. Pero note que aquellos que superan eso son cristianos que serán recompensados:

7 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida que está en medio del paraíso de Dios” (Apocalipsis 2). : 7)

11 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias: el que venciere, no será herido por la segunda muerte”» (Apocalipsis 2:11).

17 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré algo del maná escondido para comer. Y le daré una piedra blanca, y sobre la piedra un nombre nuevo. escrito que nadie conoce excepto el que lo recibe” (Apocalipsis 2:17)

26 Y el que venciere, y guardare mis obras hasta el fin, a él yo le daré poder sobre las naciones,

27 Los gobernará con vara de hierro;

Serán hechos trizas como los vasos del alfarero ‘-

como también he recibido de Mi Padre; 28 y le daré la estrella de la mañana. (Apocalipsis 2: 26-28)

5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del Libro de la Vida; pero confesaré su nombre delante de Mi Padre y ante Sus ángeles. (Apocalipsis 3: 5)

12 El que venciere, lo pondré por señal en el templo de mi Dios, y no saldrá más. Escribiré sobre él el nombre de Mi Dios y el nombre de la ciudad de Mi Dios, la Nueva Jerusalén, que baja del cielo, de parte de Mi Dios. Y escribiré sobre él Mi nuevo nombre. (Apocalipsis 3:12)

21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21)

Examínese para poder superarlo.

Básicamente, necesita vencer a Satanás, su sociedad y sus propios deseos. Observe la recompensa por hacerlo y el contraste por no hacerlo:

7 El que venza heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes, los incrédulos, los abominables, los asesinos, los inmorales, los hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la segunda muerte. (Apocalipsis 21: 7-8)

Los incrédulos son aquellos que no actuarán apropiadamente en su fe. La Biblia enseña que Satanás es el dios de este siglo (2 Corintios 4: 4) que engaña al mundo (Apocalipsis 12: 9). Como cristianos, realmente debemos amar la verdad y no caer en los engaños de Satanás. Jesús enseñó:

16 Ellos no son del mundo, así como yo no soy del mundo. 17 Santifícalos por tu verdad. Tu palabra es verdad 18 Como Tú me enviaste al mundo, yo también los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados por la verdad. (Juan 17: 16-19)

¿De verdad amas la verdad?

Si es así, ¿Está realmente haciendo lo que dijo Jesús?

33 Pero buscad primero el reino de Dios y su justicia. (Mateo 6:33)

¿Realmente busca primero el reino de Dios? (Vea también nuestro folleto gratuito en línea El Evangelio del Reino de Dios http://www.cogwriter.com/GospeloftheKingdomofGod.pdf.)

No importa cuánto tiempo hayamos estado en la Iglesia de Dios o cuán espirituales nos hayamos convertido, todavía somos seres humanos con naturaleza carnal. Ninguno de nosotros llegará a un lugar en esta vida en que podamos permitirnos olvidar lo que somos. Justo antes de la Pascua debemos mirarnos de nuevo: ¡Una buena y larga mirada!

Y esta es la época del año para recordar especialmente el hecho de que Dios nos hizo humanos mortales, sujetos a la vanidad:

20 Porque la creación fue sometida a inutilidad, no voluntariamente, sino por causa de Aquel que la sujetó con esperanza; (Romanos 8:20, NKJV)

20 Porque la creación fue hecha a vanidad, no voluntariamente, sino por razón de aquel que la sometió a la esperanza,

21 Porque la creación misma también será librada de la esclavitud de la corrupción en la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime y sufre dolores juntos hasta ahora.

23 Y no solo ellos, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, incluso nosotros mismos gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, es decir, la redención de nuestro cuerpo.

24 Porque somos salvos por la esperanza; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que el hombre ve, ¿para qué espera?

25 Pero si esperamos lo que no vemos, entonces con paciencia lo esperamos.

26 De la misma manera el Espíritu también ayuda a nuestras flaquezas; porque no sabemos lo que debemos orar como debemos; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no se pueden pronunciar. (Romanos 8: 20-26, KJV)

Necesitamos reconocer que siendo hechos carne, estamos sujetos a futilidad, vanidad. Satanás sucumbió a su vanidad y se engañó a sí mismo, pero no debemos sucumbir a nuestra propia vanidad y tendencia al autoengaño. Tomarse el tiempo para examinarnos a nosotros mismos ayuda.

Y para el cambio, tenemos esperanza. Y esa esperanza incluye que el Espíritu de Dios trabaje con nosotros para ayudarnos a perfeccionarnos. No debemos rendirnos y decir que no podemos avanzar o seguir adelante. Recuerde que el apóstol Pablo escribió:

13 Puedo hacer todas las cosas a través de Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)

¿Cree que es solo para el apóstol Pablo?

No, lo incluye a usted como dijo Jesús sobre cosas que parecen imposibles:

27 “Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque para Dios todo es posible”. (Marcos 10:27)

Considere también lo que escribió el apóstol Pablo:

6 El que comenzó una buena obra en ti la completará hasta el día de Jesucristo; (Filipenses 1: 6)

Pero debe hacer su parte.

Observe lo que escribió el apóstol Juan:

1 ¡Mirad qué tipo de amor nos ha dado el Padre para que seamos llamados hijos de Dios! Por lo tanto, el mundo no nos conoce, porque no lo conoció. 2 Amados, ahora somos hijos de Dios; y aún no se ha revelado lo que seremos, pero sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal como es. 3 Y todo aquel que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, así como Él es puro. (1 Juan 3: 1-3)

Somos llamados hijos de Dios y debemos ser puros.

Considere también lo que James se inspiró para escribir:

1:21 Por lo tanto, desecha toda inmundicia y abundancia de iniquidad, y recibe con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar tus almas.

22 Mas sed hacedores de la palabra, y no oidores solamente, engañándose a sí mismos. 23 Porque si alguno es oidor de la palabra y no un hacedor, es como un hombre que observa su rostro natural en un espejo; 24 porque se observa a sí mismo, se va, e inmediatamente se olvida qué clase de hombre era. 25 Pero el que mira en la perfecta ley de la libertad y continúa en ella, y no es un oidor olvidadizo sino un hacedor de la obra, este será bendecido en lo que hace.

26 Si alguno de ustedes piensa que es religioso, y no refrena su lengua, sino que engaña a su propio corazón, la religión de este es inútil. 27 La religión pura e inmaculada ante Dios y el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y viudas en su aflicción, y mantenerse sin mancha del mundo.

2: 1 Hermanos, no tengáis la fe de nuestro Señor Jesucristo, el Señor de la gloria, con parcialidad. 2 Porque si viniese a vuestra congregación un hombre con anillos de oro y ropas finas, y un hombre pobre con ropas inmundas, 3 y prestáis atención al que lleva ropas finas y le decís: ” Te sientas aquí en un buen lugar “, y le decís al pobre hombre:”Permanece ahí parado” o: ” Siéntate aquí junto a mi escabel”, 4 ¿No habéis mostrado parcialidad entre vosotros y os habéis convertido en jueces con malos pensamientos?

5 Oíd, mis amados hermanos: ¿No ha escogido Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos del reino que prometió a los que le aman? 6 Pero habéis deshonrado al pobre hombre. ¿Los ricos no os oprimen y os arrastran a los tribunales? 7 ¿No blasfeman ellos el noble nombre con que se os llama?

8 Si realmente cumples con la ley real según la Escritura, “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, harás bien; 9 pero si muestras parcialidad, cometes pecado y eres condenado por la ley como transgresor. 10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, y aun tropieza en un punto, es culpado de todos. 11 Porque el que dijo: “No cometas adulterio”, también dijo: “No mates”. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, te has convertido en un transgresor de la ley. 12 Así habla, y haz tú también, como los que serán juzgados por la ley de la libertad. 13 Porque el juicio es sin misericordia para el que no ha tenido misericordia. La misericordia triunfa sobre el juicio.

14 ¿De qué sirve, mis hermanos, si alguien dice que tiene fe pero que no tiene obras? ¿Puede la fe salvarlo? 15 Si un hermano o hermana está desnudo y desprovisto de comida diaria, 16 y uno de ustedes les dice: “Id en paz, calentaos y hartaos”, pero no les das las cosas necesarias para el cuerpo, ¿Te beneficia? 17 Así también la fe en sí misma, si no tiene obras, está muerta.

18 Pero alguien dirá: “Tienes fe, y yo tengo obras”. Muéstrame tu fe sin tus obras, y te mostraré mi fe por mis obras. 19 Ustedes creen que hay un Dios. Lo hacen bien. Incluso los demonios creen, ¡y tiemblan! 20 Pero ¿Quieres saber, hombre necio, que la fe sin obras está muerta? 21 ¿No fue justificado Abraham nuestro padre por obras cuando ofreció a su hijo Isaac sobre el altar? 22 ¿Ves que la fe obraba juntamente con sus obras, y que por las obras la fe se hizo perfecta? 23 Y se cumplió la Escritura que dice: “Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia”. Y él fue llamado el amigo de Dios. 24 Verás que el hombre es justificado por las obras, y no solo por la fe.

25 De la misma manera, ¿acaso Rahab, la ramera, no fue justificada por las obras cuando recibió a los mensajeros y los envió de otra manera?

26 Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Santiago 1: 21-2: 26)

No se engañe a sí mismo. Practique la misericordia, guarde la ley real de Dios y recuerde que la fe sin obras está muerta.

Este es también un momento para ensayar y reafirmar lo que ha hecho con el conocimiento de que tiene ese tipo de naturaleza que está sujeta a la vanidad.

La mayoría de los humanos no tienen la menor conciencia de los peligros de la vanidad y el autoengaño.

Lucifer, que se convirtió en el adversario de Satanás, cayó en la vanidad y el autoengaño (véase Ezequiel 28: 12-13; 17).

La humanidad, incluso la mayoría de quienes reclaman el cristianismo, no saben que este mundo aún no es el mundo de DIOS. Dios le está permitiendo a Satanás gobernar este mundo por un tiempo. Está permitiendo que Satanás seduzca a los humanos a través de sus propios deseos para empaparse de todas las cosas malvadas de este mundo.

Satanás es el gobernante de este mundo en este momento y está cegando las mentes humanas a la verdad de que se te ha dado el privilegio de entender.

3 Pero aun si nuestro evangelio está encubierto, está velado a los que se pierden, 4 cuyas mentes ha cegado el dios de este siglo, que no creen, no sea que la luz del evangelio de la gloria de Cristo, quien es la imagen de Dios, debería brillar sobre ellos. (2 Corintios 4: 3-4)

Entonces, en nuestro examen, veamos qué clase de naturaleza tenemos y en qué edad vivimos.

Pero, hermanos, para nosotros que somos los Elegidos, la luz y el entendimiento han venido por el llamado del Espíritu Santo de Dios. ¡A través de la infinita misericordia de Dios USTEDES fueron llamados como uno de Sus Elegidos para verse a ustedes mismos y a su entorno como ELLOS SON REALMENTE! Se dio cuenta de que era un pecador y no puede salvarse a sí mismo. ¡Esto fue un milagro en su vida!

¿Todavía se da cuenta? Dios envió su Espíritu Santo para abrir su mente al conocimiento real. ¡Lo primero que Dios abrió su mente para ver fue a USTED MISMO! Le condujeron a ver cómo era la naturaleza humana, cómo era USTED. ¡No le gustó todo lo que vio! Usted quería ser diferente. Entonces llegó al arrepentimiento, a un cambio en sí mismo, porque eso es el arrepentimiento.

Si usted es un verdadero cristiano, llegó al arrepentimiento y fue bautizado. Pasó por un SÍMBOLO externo de la muerte. El bautismo es una imagen de la muerte, el entierro y la resurrección. Usted estuvo inmerso en una tumba acuosa y fue levantado en un tipo de resurrección. Luego recibió el don del Espíritu Santo de Dios (Hechos 2:38).

Por supuesto, no debe continuar en pecado porque recibe la gracia de Dios:

1 ¿Qué diremos entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? 2 ¡Ciertamente no! ¿Cómo podremos nosotros, los que morimos al pecado, vivir más en él? 3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? 4 Por lo tanto, fuimos sepultados con Él por el bautismo en la muerte, para que así como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en la novedad de la vida. (Romanos 6: 1-4)

Sin embargo, usted no era perfecto.

No es el fin

¡Pero ese no es el final de la historia! Ahora comenzó quizás la parte más difícil de todas. Habiendo crucificado, en cierto sentido, la “vieja naturaleza”, pronto descubrimos que la vieja naturaleza no estaba muerta.

Entonces, cuando cometió errores, las palabras del apóstol Pablo deberían haberse convertido en sus palabras:

15 Porque lo que hago, no lo entiendo, pues no practico lo que quiero; al contrario, lo que aborrezco, eso hago. 16 Y ya que hago lo que no quiero, concuerdo con que la ley es buena. 17 De manera que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que mora en mí. 18 Yo sé que en mí, a saber, en mi carne, no mora el bien. Porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. 19 Porque no hago el bien que quiero; sino al contrario, el mal que no quiero, eso practico. 20 Y si hago lo que yo no quiero, ya no lo llevo a cabo yo, sino el pecado que mora en mí. 21 Por lo tanto, hallo esta ley: Aunque quiero hacer el bien, el mal está presente en mí. 22 Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios; 23 pero veo en mis miembros una ley diferente que combate contra la ley de mi mente y me encadena con la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? 25 ¡Doy gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor! Así que yo mismo con la mente sirvo a la ley de Dios; pero con la carne, a la ley del pecado. (Romanos 7: 15-25)

Aunque deseábamos que se destruyera, descubrimos que el pecado todavía tenía vida y vigor. Y ESO ES SOLO EL PUNTO! Dios quiere que comprendamos la REAL PROFUNDIDAD DEL MAL, MALDAD Y ENGAÑO que está en nosotros.

Entonces, ¿Qué se supone que debemos hacer al respecto?

Observe lo que escribió el apóstol Juan:

8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. 10 Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos un mentiroso, y su palabra no está en nosotros. (1 Juan 1: 8-10)

Hemos pecado, pero no hemos estado en desacuerdo con él. No es nuestra intención pecar, pero nos equivocamos. Nos olvidamos, o quizás nos descuidamos. Tal vez no hemos continuado en oración tantas veces como deberíamos. Tal vez nos equivocamos un poco. Tal vez ha pecado desde que se convirtió. Pero si confesamos esos pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados.

Debemos examinarnos a nosotros mismos, ver qué pecados tenemos, confesarlos a Dios y pedirle que nos perdone. No piense que Dios no lo perdonará si realmente confiesa sus pecados y se arrepiente (vea también ¿Qué es el pecado imperdonable? http://www.cogwriter.com/unpardonable-sin.htm).

Tristemente, por muchos de nuestros pecados, realmente no nos hemos arrepentido lo suficiente y tenemos que hacerlo una y otra vez.

Entonces, a medida que nos acercamos a la Pascua, hemos tenido un año más para vivir con nosotros mismos. Dios ahora nos está pidiendo una vez más que participemos del cuerpo quebrantado y derramemos la sangre de Cristo. ¿Este año pasado se ha convencido de que ha venido al lugar en el que ya no necesita el sacrificio de Cristo? O más bien, ¿Se ha convencido de que lo necesita AÚN MÁS PROFUNDAMENTE que nunca? ESTO ES PARTE DE LO QUE SIGNIFICA DISCERNIR EL CUERPO DEL SEÑOR.

Con suerte, usted ha crecido en la superación personal del pecado. Esperamos que haya crecido en comprensión bíblica y conocimiento espiritual; los sermones y la literatura que estudia junto con la Biblia deberían ayudar. ¿Pero ha crecido personalmente sabiendo que USTED necesita a Jesucristo más que nunca?

¿Verse a sí mismo más profundamente?

Cuando nos bautizamos por primera vez, nos llamamos “niños” en Cristo (1 Corintios 3: 1). A pesar de que hemos llegado al conocimiento milagroso y profundo en el bautismo, todavía estamos comenzando una vida de superación. Necesitamos crecer y madurar en comprensión y perspectiva:

1 Habiendo pues dejado toda maldad, todo engaño, hipocresía, envidia y toda maledicencia, 2 desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación; 3 puesto que habéis probado que el Señor es bondadoso. 4 Acercándoos a él, la Piedra Viva—que fue ciertamente rechazada por los hombres, pero delante de Dios es elegida y preciosa—, 5 también vosotros sed edificados como piedras vivas en casa espiritual para ser un sacerdocio santo, a fin de ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por esto contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la Piedra del ángulo, escogida y preciosa. Y el que cree en él jamás será avergonzado. (1 Pedro 2: 1-6)

¿Está avergonzado de Jesús o de su iglesia? ¿Ha echado “a un lado toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia y toda palabra malévola”? ¿Se da cuenta de que usted es “piedra viva” construida como una casa espiritual? ¿Es más “piedra” (espiritual) que el año pasado?

Además, note algo más que escribió el apóstol Pedro:

14 Por lo tanto, amados, esperando estas cosas, sean diligentes en ser hallados por él en paz, sin mancha e irreprensibles; 15 y consideramos que la paciencia de nuestro Señor es la salvación, como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que se le ha dado, les ha escrito a ustedes, 16 como también en todas sus epístolas, hablando en ellos de estas cosas, en las cuales están algunas cosas difíciles de entender, que las personas no instruidas e inestables tuercen para su propia destrucción, como también lo hacen con el resto de las Escrituras.

17 Por lo tanto, amados, ya que saben esto de antemano, tengan cuidado, no sea que también caigan de su propia perseverancia, siendo llevados por el error de los impíos; 18 pero crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

A Él sea la gloria ahora y para siempre. Amén. (2 Pedro 3: 14-18)

¿Lo entiende mejor?

Muchos en la Iglesia de Dios se desvanecieron en los años ochenta y noventa, cuando se dejaron influenciar por personas que tergiversaron los escritos del apóstol Pablo, así como otras escrituras (ver también La Apostasía: La Biblia y las Enseñanzas de la IDU http://www.cogwriter.com/falling-away.htm).

Sin embargo, más allá de eso, a medida que crecemos en un conocimiento más profundo y más hondo de las cosas espirituales, nuestra capacidad de vernos a nosotros mismos se vuelve más aguda. Vemos cosas sobre nosotros mismos y nuestras naturalezas que nunca vimos en el bautismo.

¡Esto es correcto!

¡Es progreso!

Es lo que Dios quiso.

Cuando Pablo recibió el Espíritu Santo de Dios y comenzó a crecer, descubrió que su conocimiento más profundo de la ley espiritual de Dios hacía que el pecado pareciera excesivamente pecaminoso (Romanos 7:13).

Y así es con nosotros.

Cuanto más vivamos con nosotros mismos en esta carne, más nuestro conocimiento de la ley espiritual perfecta de Dios, que tenemos el privilegio de comprender, nos convence de la excesiva pecaminosidad de la naturaleza humana carnal.

Cada año, Dios nos ordena que vivamos de nuevo Sus Días Santos que representan su plan de salvación para el mundo. Cada año comenzamos nuevamente con el comienzo primario, la Pascua, la aceptación del sacrificio de Jesucristo.

Cada año deberíamos observar los Días Santos de Dios con un mayor deseo de cumplir Su plan porque deberíamos haberlo sentido más profundamente que nunca antes, para nosotros y para el mundo.

Al comenzar los Días Santos otra vez, debería ser con un entusiasmo renovado. Debería ser con un deseo más ferviente de tomar esos preciosos símbolos porque conocemos mucho más profundamente su significado para nosotros y para el mundo.

No debería ser con un enfoque de rutina como tocando tambores que comenzamos cada año.

Si somos verdaderamente fieles, no deberíamos llegar a estos días con un enfoque apático poco entusiasta. Si lo hacemos, podemos comer y beber “indignamente”, comer y beber juicio para nosotros mismos.

Nadie es “digno”. Todos se quedan cortos (Romanos 3:23, 1 Juan 1:10).

¡Entender totalmente cuán indigno del gran sacrificio de Cristo somos, nos prepara para participar de la Pascua con pleno entendimiento! Dios quiere que su pueblo se acerque a la Pascua con el deseo más ferviente y sincero del perdón de Cristo, individualmente y en última instancia para el mundo. Ninguna otra actitud demuestra un verdadero cristiano que ha crecido como debería hacerlo durante todo el año. ¿ESTÁ LISTO PARA TOMAR LA PASCUA?

Comenzamos nuevamente, con la Pascua, imaginando el plan de salvación de Dios para el mundo. No es solo una salvación personal para usted solo. Hay muchas vidas humanas desvaneciéndose por las alcantarillas a nuestro alrededor. La completa desesperanza de una civilización moribunda envía sus gemidos a nuestra conciencia todos los días. Nosotros, a quienes se les ha dado el conocimiento de la ÚNICA salida para el mundo, debemos gemir dentro de nosotros mismos por el tiempo en que también ellos puedan ser liberados de la esclavitud de la corrupción de la cual nos han hecho tan plenamente conscientes.

Cada año nuevo de observancias del día santo debe ser desde un nivel más alto de conocimiento, con un mayor sentido de seriedad para su cumplimiento. Dios tiene una obra que está haciendo, ¿Realmente la está apoyando?

¿O tiene una actitud como la de algunos de los antiguos hijos de Israel?

2 “Así habla el Señor de los ejércitos, diciendo: ‘Este pueblo dice:’ No ha llegado el tiempo, el tiempo en que la casa del Señor se edifique ‘”.

3 Entonces vino la palabra de Jehová por Hageo profeta, diciendo: 4 ¿Ha llegado la hora de que habiten en sus casas de madera, y que este templo esté en ruinas? 5 Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: “¡Consideren sus caminos!

6 “Sembraron mucho, y trajeron poco;

Ustedes comen, pero no tiene suficiente;

Ustedes beben, pero no está llenos de bebida;

Ustedes se visten, pero nadie está cálido;

Y el que gana el salario,

Gana salarios para poner en una bolsa con agujeros “.

7 Así dice el Señor de los ejércitos: “¡Consideren tus caminos! 8 Suban a los montes, traigan leña y edifiquen el templo, para que disfruten de él y sean glorificados”, dice el Señor. 9 “Buscaban mucho, pero en realidad fue poco, y cuando lo trajeron a casa, lo destruí. ¿Por qué?” dice el Señor de los ejércitos. “Por causa de Mi casa que está en ruinas, mientras que cada uno de ustedes corre a su propia casa. 10 Por lo tanto, los cielos sobre ustedes detienen el rocío, y la tierra retiene su fruto. 11 Porque hice un llamamiento a la sequía en la tierra y el montañas, en el grano y el vino nuevo y el aceite, en cualquier terreno que produzca, en los hombres y el ganado, y en todo el trabajo de sus manos “. (Hageo 1: 2-11)

No pensaron que hacer la Obra de Dios debería ser una prioridad para ellos.

Sentían que tenían que cuidarse solos y que Dios entendería y haría su trabajo de otra manera. Y mientras que la Obra de Dios se hará ya sea que usted participe o no, Él espera que la haga y lo juzgará a usted por pensar que está bien como eres.

Observe la advertencia que Jesús dio a los cristianos del final de los tiempos que comúnmente llamamos Laodiceanos:

14 “Y al ángel de la iglesia de los laodicenses escriba,

“Estas cosas dicen el Amén, el testigo fiel y verdadero, el comienzo de la creación de Dios: 15 “Conozco tus obras, que no eres ni frío ni caliente. Podría desear que estuvieras frío o caliente. 16 Entonces, porque eres tibio, y ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 17 Porque dices: “Soy rico, me he enriquecido y no tengo necesidad de nada”, y no sé que eres miserable y miserable. pobre, ciego y desnudo: 18 Yo te aconsejo que me compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas, para que te vistas, y no se descubra la vergüenza de tu desnudez. unge tus ojos con colirio para que veas. 19 A todos los que amo, reprenderé y castigaré: sé celoso y arrepiéntete. 20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta Y entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. 21 Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, como también vencí y me senté. n con Mi Padre en Su trono.

22 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. “(Apocalipsis 3: 14-22)

¿Es usted asi? La mayoría de los cristianos en los últimos tiempos son Laodicenos que aparentemente no están dispuestos a examinarse adecuadamente antes de la Pascua, porque si lo hicieran, Jesús no tendría que condenarlos como lo hizo.

¡EXAMÍNESE A SÍ MISMO!

Hermanos, aún hay tiempo para examinarse y hacer de esta Pascua algo personal entre ustedes y Dios. Miren profundamente en su vida. ¿Acaba de deslizarse?

Tres preguntas

Mientras trabajaba en este artículo, me encontré con un artículo de la BBC que tiene algunos puntos que considerar:

Por Sydney Finkelstein

7 de abril de 2016

Soy un gran admirador de la simplicidad, ya sea sobre estrategia e innovación o productividad personal. En un mundo complejo, no tiene sentido hacer las cosas más difíciles de lo que deben ser.

Es tan fácil complicar las cosas, incluso yo soy culpable. Pero, en realidad, hay tres preguntas que he utilizado al consultar con ejecutivos que tienen una aplicabilidad mucho más amplia a todo tipo de problemas que las personas encuentran en los negocios y en la vida.

A riesgo de hipérbole grave, creo que estas tres preguntas pueden ayudar a resolver cualquier problema. …

¿Estás realmente dispuesto a cambiar lo que has estado haciendo?

No se hace nada hasta que diga “SÍ” a esta pregunta. De lo contrario, todo es solo hablar. …

¿Puedes pensar en una estrategia o idea mejor que el status quo?

Incluso si está dispuesto a cambiar, debe encontrar una solución a su problema. En algunos casos, es bastante fácil. Volverse más saludable al mejorar su dieta y hacer más ejercicio no es exactamente una solución secreta o revolucionaria.

Otras veces, sin embargo, es más difícil. …

¿Puedes ejecutar en tu solución elegida?

Aquí es donde la proverbial goma se encuentra con el camino. No importa cuán grande sea tu idea estratégica, si no puedes ejecutarla estás condenado. …

Todo es un trabajo duro. …

No quiero subestimar la dificultad de responder, con acciones, estas preguntas. Cada paso del camino es desafiante, desde tener el coraje de cambiar, hasta desarrollar creativamente una nueva forma de hacer las cosas, hasta hacerlo realidad. Pero estas tres preguntas siempre estarán en el corazón de cualquier solución. Llegar a un lugar mucho mejor como individuo, o para una empresa, realmente es posible. No es necesario que sea tan confuso y abrumador.

Cuando realmente lo piensas, tienes todo lo que necesitas para resolver tu problema. http://www.bbc.com/capital/story/20160406-why-these-three-questions-can-solve-any-problem

Carnalmente hablando, él está equivocado en ese último punto. Pero si usted es cristiano, tiene acceso a la ayuda de Dios, y sí, tiene lo que necesita para resolver el problema.

Recuerde que “podemos hacer todas las cosas por medio de Cristo que nos fortalece: a nosotros” (Filipenses 4:13).

El verdadero problema es que realmente no seguimos lo que la Biblia enseña.

5 Confía en el Señor con todo tu corazón,

Y no te apoyes en tu propio entendimiento;

6 Reconócelo en todos tus caminos,

Y Él dirigirá tus caminos.

7 No seas sabio en tus propios ojos;

Teme al Señor y apártate del mal.

8 Será salud para tu carne,

Y fuerza para tus huesos. (Proverbios 3: 5-8)

¿Pero no somos a menudo “sabios” en nuestros propios ojos? ¿Razonamos a menudo confiando plenamente en Dios?

La humildad no es el pretexto de la falta de vanidad.

La humildad es comprender que eres limitado, que no lo sabes todo, pero que Dios realmente lo hace.

¿Qué hay de la sangre de Cristo?

La Biblia enseña:

23 porque todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, (Romanos 3:23)

Pero, ¿qué hay de la sangre de Cristo?

24 siendo justificado gratuitamente por su gracia mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios presentó como propiciación por su sangre, por medio de la fe, para demostrar su justicia, porque en su paciencia Dios había pasado por alto los pecados que habían sido previamente cometidos , 26 para demostrar en este momento su justicia, para que él sea justo y el que justifica al que tiene fe en Jesús. (Romanos 3: 24-26)

Veamos otra traducción de esto:

24 y son justificados gratuitamente por su gracia a través de la redención que es en Cristo Jesús. 25 Dios lo presentó como un sacrificio expiatorio por medio de la fe en Su sangre, a fin de demostrar Su justicia, porque en Su paciencia Él había pasado por alto los pecados cometidos de antemano. 26 Él hizo esto para demostrar su justicia en el tiempo presente, para ser justo y justificar al que tiene fe en Jesús. (Romanos 3: 24-26, Berean Study Bible)

¿Solo la sangre de Cristo lo salvó? ¿Eso lo lleva al Reino de Dios? Ahora, los católicos y los protestantes creen que, si eres “salvo”, uted va al cielo cuando muere.

De lo contrario, los católicos, si no fueron lo suficientemente buenos para ser salvos, ya que cometieron lo que ellos llaman pecados veniales, creen que van al purgatorio; y después de eso, de su tiempo suficiente, supuestamente usted irá al cielo (ver ¿Enseñó la iglesia primitiva el purgatorio? http://www.cogwriter.com/purgatory.htm). Si usted cometió lo que llaman ‘pecados mortales’ desde su última confesión, creen que usted va directamente al fuego de la Gehenna o al Hades (a menos que, curiosamente, usen algo llamado “escapulario marrón”, vea María, la Madre de Jesús y las Apariciones http://www.cogwriter.com/Mary-Mother-of-Jesus.htm)

Los Protestantes creen que si usted no es salvo, va directamente a la Gehenna: un fuego que está ardiendo, ardiendo, ardiendo; y usted sigue ardiendo por los siglos de los siglos, pero nunca se quema. Los católicos creen lo mismo. Usted tendrá que pasar por esa tortura continuamente para siempre. Pero ellos creen que todo lo que usted tiene que hacer es aceptar a Jesucristo, y la sangre de Cristo lo salva.

Sin embargo, fíjese en lo que escribió el apóstol Pablo:

6 Porque cuando aún estábamos sin fuerzas, a su debido tiempo Cristo murió por los impíos. 7 Porque apenas un hombre justo morirá; sin embargo, quizás para un buen hombre alguien se atrevería a morir. 8 Pero Dios demuestra su propio amor hacia nosotros, en que mientras aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Mucho más entonces, habiendo sido justificados por Su sangre, seremos salvos de la ira por medio de él. 10 Porque si cuando éramos enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no solo eso, sino que también nos regocijamos en Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien ahora hemos recibido la reconciliación. (Romanos 5: 6-11)

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el fallecido Herbert W. Armstrong dijo:

¡Ahora, la sangre de Cristo no salva a nadie! Si leen eso en el quinto capítulo del libro de Romanos, no quiero tomarme el tiempo para analizarlo esta tarde. Pero encontrarán allí que seremos salvos por Cristo, pero no por su sangre derramada. Y no somos salvos por la muerte de Cristo. Estamos reconciliados con Dios el Padre por la muerte de Cristo. Pero debemos ser SALVOS por su resurrección, y por medio de nuestra propia resurrección, hecha posible por su resurrección.

Ahora, de nuevo, muchas personas piensan que si se bautizan, se salvan. Y me temo que muchos de nosotros en esta Iglesia hemos creído eso; y eso es algo que espero corregir ahora, hoy.

“O sí, soy un miembro bautizado”.

Bueno, si estás bautizado, eso significa que eres cristiano: ¿Estás en la Iglesia?

OH, NO, ESO NO LO HACE, HERMANOS.

No me importa cuántas veces lo hayan sumergido en agua (y no quiero ridiculizar la muy sagrada ordenanza del bautismo); pero para muchos eso es todo lo que es, solo un baño en el agua. Me gustaría leer solo unas pocas escrituras a lo largo de esa línea en este momento, antes de pasar. Marcos, el séptimo capítulo, versículos 6 al 9. Jesús dijo: Marcos 7: 6-9

Este pueblo me honra con sus labios, pero sus corazones están lejos de mí. (7) Pero en vano me adoran [No solo aceptan a Cristo, no solo CREEN en Cristo; pero lo ADORAN, y lo hacen en vano. “En vano me adoran …”], enseñando para doctrinas los mandamientos de los hombres. {1} [Veamos.] (8) Por dejar a un lado el mandamiento de Dios, ustedes se aferran a la tradición de los hombres … (9) Y les dijo: Bien, rechazan el mandamiento de Dios, para que guarden tu propia tradición Estaba pensando en otra escritura justo a lo largo de esa línea. DEBEMOS ARREPENTIRNOS:

Note Lucas 13 ahora. Lucas 13 y versículos 3 y 5, Jesús dijo: Lucas 13: 3 Les digo, No; pero, a menos que ustedes SE ARREPIENTEN, también todos ustedes perecerán. Ahora, Él lo repitió para enfatizar en el versículo 5. Lucas 13: 5 Te digo NO: pero, a menos que se ARREPIENTAN, también todos ustedes perecerán. Independientemente de cuántas veces usted haya sido bautizado, si no se ha ARREPENTIDO, también perecerá.

Estaba pensando, y me gustaría volver a eso por un momento, está en Juan. Veamos. En el capítulo ocho de John, simplemente volví a verlo. Juan 8: 30-31 Cuando [Jesús] dijo estas palabras, muchos creyeron en él. [Ahora aquí hay gente que creyó en Cristo.] (31) Entonces Jesús dijo a aquellos judíos que creyeron en él: Si continúan en mi palabra, entonces, ¿Sois mis discípulos? Y comenzaron a disputarlo de inmediato. Ellos no creyeron lo que Él dijo. Y luego, Jesús dijo: Juan 8: 43-45 ¿Por qué no entienden mi discurso? [Es decir, lo que estoy diciendo: “Mi discurso”.] Incluso porque no pueden escuchar mi palabra. (44) Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y la codicia de vuestro padre haréis. Él fue un asesino desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no había verdad en él. Cuando habla una mentira, habla de los suyos, porque es un mentiroso y el padre de ella. (45) Y porque les digo la verdad, ustedes no me creen.

Creyeron en Cristo, pero no CREYERON a Cristo. Ellos no creyeron lo que Él dijo. Así que solo aceptar a Cristo, solo creer en Cristo, no lo salva. Tiene que creer lo que dice, y TIENE QUE ARREPENTIRSE. Hay dos condiciones:

Una es el arrepentimiento y la otra es la fe. Ahora, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del Reino de Dios.

Note que esto es consistente con lo que Jesús y el Apóstol Pedro también predicaron:

15 Y diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio. (Marcos 1:15, KJV)

36 “Así que, toda la casa de Israel sepa con certeza que Dios ha hecho de este Jesús, a quien has crucificado, Señor y Cristo”.

37 Cuando oyeron esto, se enojaron y dijeron a Pedro y al resto de los apóstoles: “Varones hermanos, ¿qué haremos?”

38 Entonces Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. 39 Porque la promesa es para vosotros y para vosotros. tus hijos, y a todos los que están lejos, tantos como el Señor nuestro Dios llamará “. (Hechos 2: 36-39)

No solo necesita creer en Jesús, sino también creer en lo que enseñó, y esa enseñanza incluye el arrepentimiento.

Mucha gente no sabe completamente lo que eso significa. Dicen: “Oh, me he arrepentido. Sí, sé que he pecado”.

Pero, en realidad no se han arrepentido, porque a menudo no entendemos lo que queremos decir con la palabra ARREPENTIR. Muy pocos parecen entenderlo.

No eres de Cristo hasta que tengas el Espíritu Santo de Dios, y no puedas tener el Espíritu Santo de Dios hasta que te hayas arrepentido.

Quitando la levadura

Simbólicamente, la levadura representa la hipocresía y el pecado.

Ahora, una de las formas en que demostramos que nos hemos arrepentido en esta época del año está en el proceso de eliminación de la levadura. La Biblia dice que no habrá levadura en nuestras casas durante los siete días de pan sin levadura:

19 Durante siete días no se encontrará levadura en vuestras casas, ya que cualquiera que coma leudado, esa misma persona será cortada de la congregación de Israel, ya sea que sea un extraño o un nativo de la tierra. (Éxodo 12:19)

Los hijos de Israel no solo hicieron esto, sino que los primeros cristianos también observaron el mismo tiempo. Note algo que Polícrates de Éfeso escribió a fines del siglo segundo:

Y yo también, Polícrates, el menor de ustedes, lo hago de acuerdo con la tradición de mis parientes, a algunos de los cuales he seguido de cerca. Porque siete de mis parientes eran obispos; y yo soy el octavo Y mis parientes siempre observaban el día en que la gente guardaba la levadura. (Eusebio, La Historia de la Iglesia, Libro V, Capítulo XXIV. Traducido por A. Cushman McGiffert. Digireads.com Publishing, Stilwell (KS), 2005, p.144).

Una forma de examinarnos a nosotros mismos en esta época del año es detener y eliminar nuestros hogares y vehículos. Esto nos hace detenernos y considerar que al igual que la levadura está a nuestro alrededor, también lo es el pecado. Y al igual que la levadura necesita diligencia para eliminar, también lo hace el pecado. También nos muestra que debido a que podemos encontrar levadura en lugares que no pensamos que podrían tenerla, podemos tener pecados en lugares que creemos que no son posibles.

Un año, después de que mi esposa Joyce y yo habíamos quitado la levadura casi toda la casa, pensamos que habíamos hecho un buen trabajo. Entonces, inadvertidamente miré debajo de algo en la habitación de nuestro hijo de cuatro años. Y allí encontré un paquete con algún tipo de producto fermentado. Ahora, habíamos limpiado su habitación a fondo, y todavía no estamos seguros de cómo o dónde encontró eso que hallamos, pero estaba allí mismo. Entonces, nos deshicemos de eso.

No dijimos, bueno, no hay manera de que tengamos un problema en esa parte de la casa, una vez que lo vimos. Cuando lo vimos, tomamos medidas inmediatas para eliminarlo. Y eso es lo que deberíamos haber hecho.

Nota: No es aceptable eliminar la levadura de su propiedad si solo la devuelve una vez que los Días de Panes sin Levadura terminan. La lección es eliminar completamente la levadura de nuestras vidas, lo que representa lo que promueve la corrupción. No solo estamos para evitar temporalmente el pecado, sino que no debemos volver a él ni recuperarlo en nuestras vidas.

Veamos algo más que escribió el apóstol Pablo:

5 Porque los que viven según la carne, piensan en las cosas de la carne, pero los que viven según el Espíritu, las cosas del Espíritu. 6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del espíritu es vida y paz. 7 Porque la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no está sujeto a la ley de Dios, ni puede serlo. 8 Entonces, aquellos que están en la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8: 5-8)

¿Por qué mencionar eso aquí?

Bueno, algunas personas se concentran más en el retiro físico de la levadura que en examinarse a sí mismos y trabajar para arrepentirse de los pecados, conocidos y desconocidos.

Como cristianos, no debemos tener un enfoque equivocado:

9 Pero vosotros no estáis en la carne, sino en el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Ahora, si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, no es suyo. 10 Y si Cristo está en vostros, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu es vida a causa de la justicia. 11 Pero si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó a Cristo de los muertos también dará vida a vuestros cuerpos mortales por medio de su Espíritu que mora en vosotros. (Romanos 8: 9-11)

¿Significa esto que no deberíamos quitar la levadura de nuestras casas?

No, todavía deberíamos hacerlo.

Note esto:

23 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas !, porque pagáis diezmo de menta, de anís y de comino, y descuidáis los asuntos de peso de la ley: justicia, misericordia y fe. Estas cosas debieron haber sido hechos sin dejar de hacer las demás. 24 ¡Guías ciegos, que cuelan un mosquito y se tragan un camello!

25 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas !, porque limpian la parte exterior de la copa y el plato, pero por dentro están llenos de extorsión y autocomplacencia. 26 Fariseos ciegos, primero limpien el interior de la copa y el plato, que el exterior de ellos también puede estar limpio.

27 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas !, porque sois semejantes a sepulcros blanqueados que en verdad se muestran hermosos por fuera, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. 28 Así también, por fuera, parecéis justo a los hombres, pero dentro de vosotros estáis llenos de hipocresía y anarquía (Mateo 23: 23-28)

Debemos hacer lo físico, pero no descuidar el panorama general. Los fariseos hicieron lo físico, pero descuidaron el panorama general. Hicieron mucho por el espectáculo. No debemos imitarlos, debemos imitar a Cristo (ver 1 Corintios 11: 1) y hacer lo físico y espiritual como Él lo hizo.

Y aunque no pecó (Hebreos 4:15), nosotros lo hemos hecho (1 Juan 1: 9-10). Y tenemos que arrepentirnos, y esta época del año debería persuadirnos a pasar más tiempo haciéndolo. De ahí, las advertencias del apóstol Pablo para examinarnos a nosotros mismos.

Y eso significa cambiar cuando encontremos algo. De eso se trata el arrepentimiento.

NO es solo acerca de confesar una vez nuestros pecados, afirmando creer que Jesús es nuestro Señor, para que podamos ser bautizados y no arrepentirnos más.

¿Cuáles son los agentes de levadura?

La siguiente es una lista de agentes de fermentación

Levadura seca activa

Carbonato de amonio, también conocido como “Hartshorn”

Bicarbonato de amonio

Amoníaco de panadero

Levadura de panadería

Levadura en polvo

Bicarbonato de sodio

Polvos de hornear

Carbonato dipotásico

Bicarbonato de potasio

Carbonato de potasio

Bicarbonato de Sodio – también conocido como “Saleratus”

Levadura de partida de masa fermentada

Fosfatos de monocalcio (Ca (H2PO4) 2)

¿Cuáles no son agentes de levadura?

Los siguientes no son agentes de levadura

Levadura autolizada

Levadura de Brewer

Maicena [Almidón de maíz]

Claras de huevo

Polisorbato 60

Bitartrato de potasio (Crema de tártaro)

Monosterato de Sorbitán

Tartrato en polvo

Torula Yeast

Extracto de Yemas

Afortunadamente, esto ayudará a aquellos que tengan preguntas sobre qué artículos deben desaparecer antes del primer Día de Panes Sin Levadura cada año.

Nota: Históricamente, las bebidas como la cerveza y el vino NO fueron descartadas por los hijos de Israel. No son pan y no tienen habilidades de fermentación como se venden comúnmente. La eliminación es para los días de pan sin levadura, por lo que es una referencia principalmente a los productos leudados que contienen granos y los mismos agentes de fermentación.

El cambio debe ser el resultado del examen

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el difunto Herbert W. Armstrong también dijo:

Pase ahora a Hechos, el segundo capítulo. En el día de Pentecostés, después de que Cristo había ascendido al cielo, había sido crucificado. Él había vivido sin pecado. Él nunca pecó. Él no tuvo que arrepentirse porque nunca había pecado. Pero pagó el precio del pecado, aunque no lo pagó por sí mismo. Lo pagó por usted y por mí. Y Él tomó sus pecados y los míos sobre Sí Mismo, y pagó la pena por nosotros. Es como si Dios fuera un gran banquero, y usted le debe mucho dinero al banco. Y Cristo es el hijo del banquero. Y usted no puede pagar lo que le debes al banco. Pero su hijo, el hijo del banquero, se lo paga y dice: “Bueno, pagué eso por usted. Así que ya no tiene que preocuparse más. Todo está pagado”.

Es decir, no tienes que preocuparte por el pecado del pasado.

Pero más vale que se preocupe si peca más en el futuro, a partir de ahora; porque entonces, vuelve a aplicar la pena sobre usted mismo, SI sigue pecando. Bien, en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo vino sobre aquellos que Cristo había enseñado, y sobre un total de 120 personas (más que los Doce originales). Había alrededor de diez veces ese número, un total de 120. Y Pedro predicó el primer sermón inspirado por el Espíritu por un hombre en ese día. Y había miles allí que lo escucharon. Y después de que Pedro terminó su discurso, dice en el versículo 37 de Hechos el segundo capítulo:

Hechos 2:37 Cuando oyeron esto, se irritaron en su corazón. Tocó sus corazones, emociones. Fueron realmente golpeados. No era solo cualquier cosa ordinaria común. Fue algo que realmente los afectó emocionalmente. Fueron tocados en sus corazones. Hechos 2: 37-38 Y dijo a Pedro y a los demás apóstoles: Varones hermanos, ¿Qué haremos? [¿Qué vamos a hacer ahora, ahora que hemos escuchado lo que hicimos y escuchamos cómo Cristo había sido crucificado?] (38) Entonces Pedro les dijo: ARREPIENTANSE [Pero mucha gente no sabe a qué se refería cuando él dijo arrepentirse. “Arrepiéntanse …” y sean bautizados [Ahora, eso sigue al arrepentimiento.] Cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo, para la remisión de los pecados, y recibirán el don del Santo [Espíritu].

ALGUNOS NO HAN CAMBIADO LA DIRECCIÓN: Ahora, no hay ninguna promesa en la Biblia de que alguien reciba el Espíritu Santo hasta después de haberse arrepentido y haber sido bautizado. Y ser bautizado es solo una forma física externa (o ceremonia) tipificando, representando, significando su verdadero arrepentimiento y creencia. Usted baja al agua. Es una imagen de la muerte: La muerte del viejo yo y, como un tipo, de la muerte de Cristo. Volver del agua es una imagen de la resurrección de Cristo y de su vida nueva y diferente, un tipo de vida muy diferente, un estilo de vida diferente. Usted va a tomar una dirección diferente a partir de este momento. No va a ser como la misma persona por más tiempo.

Pero algunas personas no han experimentado ningún cambio. Ellos siguen siendo lo mismo. Acaban de aceptar algunas instrucciones adicionales, o enseñanzas o doctrinas que han escuchado. Y lo son, son realmente tan “buenos” que dijeron: “Bueno, ya sabes, quiero ser bueno. Quiero hacer lo correcto, y eso, veo que es verdad y eso es correcto. Estoy tan bien que lo voy a aceptar “.

¿CUANTOS DE USTEDES SON COMO ESO, HERMANOS? Acaban de escuchar la verdad. Y son tan “buenos” que dicen: “Sí, yo, en mi bondad, ciertamente voy a aceptar eso, porque soy tan bueno”. Quiero creer lo que es correcto. No deseo hacer lo que está mal “. ¡ESO NO LOS SALVARÁ Y NO OBTENDRÁN EL ESPÍRITU SANTO!

QUÉ SIGNIFICA “SENTIR ARREPENTIMIENTO”: No creo que muchos de nosotros lo hayamos entendido todavía, y tenemos que hacerlo antes de tomar la Pascua. A veces tengo que preguntarnos, y he tenido que pasar por todos estos años, si muchos de nosotros entendemos lo que realmente significa arrepentirse. Leí (hace unos cincuenta, cincuenta y cinco años atrás, más o menos en esa época, más o menos al tiempo de mi conversión. Pudo haber sido poco después) de la historia de un predicador metodista.

De hecho, él fue el obispo que visitó una iglesia. Él era un obispo, ¿Saben? y era toda una celebridad, viniendo a esta pequeña iglesia. Venía de una ciudad más grande y había visitado muchas iglesias. Y él estaba predicando sobre el arrepentimiento; pero, de alguna manera, la gente no podía entender. No fue capaz de hacerles entender a qué se refería. (Y creo que muchos de nosotros tal vez no comprendemos lo que queremos decir con arrepentimiento).

Entonces había un caballero negro en la parte trasera del edificio de la iglesia, y finalmente levantó la mano. “Si quiere, señor”, dijo, “creo que puedo explicar lo que todos ustedes quieren decir, si es posible”.

Bueno, el obispo dijo: “Ciertamente, ciertamente. Adelante, si puedes hacerlo más claro o claro para la gente”.

“Bueno, señor”, dijo, “Yo, esto es lo que creo que todos ustedes quieren decir”. Y comenzó a caminar por el pasillo, hacia la plataforma. … Y se puso justo delante de la plataforma, y ​​luego se dio la vuelta. Y él comenzó y caminó rápidamente hacia atrás, incluso un poco más rápido ahora. … Y cuando volvió allí; él dijo: “Creo que lo que todos ustedes quisieron decir, señor, es que debemos dar la vuelta e ir por el otro camino”.

Y algunos de ellos comenzaron a entenderlo. Significa que tienes que ADMITIR que has estado en la DIRECCIÓN EQUIVOCADA. Tienes que admitir que has estado equivocado. ¡HAS CREÍDO LO INCORRECTO! ¡HAS VIVIDO DE MANERA INCORRECTA! ¡HAS HECHO LO INCORRECTO! USTED ES INCORRECTO, UNA y OTRA VEZ. ¡Y muchos de ustedes NUNCA lo han admitido! ¡INCLUSO ALGUNOS EVANGELISTAS NO LO CONSIGUEN!

HE CONOCIDO incluso HOMBRES QUE SE HAN ELEGIDO EN ESTA IGLESIA hasta el rango de apóstol, bueno, no de apóstol sino de EVANGELISTA. Y [ellos] aparentemente NUNCA ADMITEN QUE HABÍAN ESTADO EQUIVOCADOS. ELLOS ESTÁN TAN BIEN, TAN BUENOS. ACEPTARON LA VERDAD, y lo han estado ACEPTANDO. ¡CREEN y ACEPTAN la DOCTRINA, en SU ​​PROPIA “bondad” y SU PROPIA “justicia” -SEGURA-JUSTICIA! Y no tienen más salvación que un gato, un perro o una vaca.

Mucha gente ha entrado en esta Iglesia, y muchos se han convertido en ministros y han pasado por Ambassador College. Ellos han sido enseñados. Pero nunca tuvieron el Espíritu de Dios, y NUNCA COMPRENDIERON REALMENTE LA VERDAD ESPIRITUAL. EL ESPÍRITU SANTO HABLA: Ahora, el Espíritu Santo no te enseña la verdad espiritual. (Se te debe enseñar). Pero el Espíritu Santo permite que tu mente lo entienda CUANDO TE ENSEÑEN. Y me temo que algunos aún no han recibido el Espíritu Santo. Bueno, será mejor que estén seguros, hermanos, antes de tomar la Pascua. Quiero hablar sobre ello esta tarde, porque no estaré aquí (lo siento) este año para la Pascua. Voy a tener que estar en Jerusalén. He estado allí antes en la Pascua. …

Ahora, se nos ordena que nos arrepintamos y creemos antes de ser bautizados porque el bautismo es solo la ceremonia externa que describe tu creencia y te hace ver el hecho de que te has arrepentido, de que la vida anterior se ha ido, has admitido lo equivocado que estás, y ahora estás comenzando un tipo de vida totalmente nuevo. INCLUSO SIMON MAGUS FUE BAUTIZADO: … Eso está en el octavo capítulo del libro de Hechos.

Entonces, veamos eso:

9 Pero había un hombre llamado Simón, que anteriormente practicaba hechicería en la ciudad y asombraba a la gente de Samaria, afirmando que era alguien grande, 10 a quien todos prestaban atención, desde el menor hasta el mayor, diciendo: “Este hombre es el gran poder de Dios “. 11 Y le obedecieron, porque los había maravillado con sus hechicerías durante mucho tiempo. 12 Pero cuando creyeron a Felipe cuando él predicó las cosas concernientes al reino de Dios y el nombre de Jesucristo, tanto hombres como mujeres fueron bautizados. 13 Entonces Simón mismo también creyó; y cuando fue bautizado, continuó con Felipe, y se sorprendió al ver los milagros y señales que se hicieron. (Hechos 8: 9-13)

Entonces, vemos que Simón creyó y fue bautizado. ¿Eso lo salvó? No.

¿Por qué?

Porque él realmente no se arrepintió.

Él fue bautizado, pero aún tenía una mente carnal. Dése cuenta:

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan, 15 los cuales, cuando descendieron, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo. 16 Porque aún no había bajado sobre ninguno de ellos. Solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

18 Y cuando Simón vio que por la imposición de las manos de los apóstoles se le había dado el Espíritu Santo, les ofreció dinero, 19 diciendo: “También me concedes este poder, para que cualquiera en quien ponga mis manos reciba el Espíritu Santo”.

20 Pero Pedro le dijo: “Tu dinero perezca contigo, porque pensaste que el don de Dios se podía comprar con dinero. 21 No tienes parte ni porción en este asunto, porque tu corazón no está bien a los ojos de Dios. 22 Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón. 23 Porque veo que estás envenenado por la amargura y atado por la iniquidad “.

24 Entonces Simón respondió y dijo: Ruega a Jehová por mí, para que ninguna de las cosas que has hablado pueda venir sobre mí. (Hechos 8: 14-24)

Aunque aparentemente uno o más de los apóstoles le impusieron las manos, Simón el Mago no recibió el Espíritu Santo de Dios, o si lo hizo, casi de inmediato lo rechazó.

Y de acuerdo con ciertos relatos históricos, Simon, en lugar de ser un verdadero cristiano, fue el líder de un grupo falso. Y con el tiempo, muchas de sus doctrinas no cristianas y practicadas fueron aceptadas por grupos que reclamaban a Cristo que no eran parte de la Iglesia de Dios. Y millones de personas aceptan muchas de las enseñanzas y prácticas antibíblicas de Simon hoy (para algunos detalles, revisen el artículo Simon Magus, ¿Qué enseñó? http://www.cogwriter.com/simonmagus.htm).

Pero el punto no es la historia de la iglesia, sino su propio destino.

Usted no puede simplemente creer y ser bautizado, debe arrepentirte de verdad.

Mientras que usted, a diferencia de Simon Magus, pudo haber hecho eso cuando se bautizó, puede pensar porque se arrepintió de algo antes de que ya no tenga necesidad de arrepentimiento.

Y el plan del Día Santo de Dios, que incluye la Pascua y los días de pan sin levadura, lo alienta a mirar más de cerca su vida para que pueda arrepentirse y seguir adelante.

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el difunto Herbert W. Armstrong también dijo:

¡Él NO SE HABÍA ARREPENTIDO! PERO ÉL HABÍA CREÍDO. ÉL HABÍA SIDO BAUTIZADO.

Hermanos, ¿qué tal USTEDES?

¿QUÉ HAY DE USTEDES?

¿SABEN QUÉ SIGNIFICA ARREPENTIMIENTO? Demasiados dicen: “Sí, sí, creo que era un pecador. Así que ahora voy a creer”.

Y, en su propia bondad, lo hacen. … No creo que eso sea arrepentimiento hermanos. Sé que no fue para mí. No lo entendí de esa manera. No recibí el Espíritu de Dios de esa manera. Tuve que pasar por algo que significó la MUERTE de este antiguo yo. Ya estaba muerto, y no lo sabía. Pero tuve que dejarlo MORIR, y dejar que Cristo pusiera la VIDA en mí a través de Su Espíritu Santo. …

Te arrepientes de tu antigua forma de vida y recurres al CAMINO DE VIDA DE DIOS. ¿Y cuál es la forma de vida de Dios? Es la forma en que Dios siempre ha vivido.

Pero el camino de Dios no siempre es fácil. Jesus dijo:

33 En el mundo tendrás tribulación; pero sean de buen ánimo, he vencido al mundo. (Juan 16:33)

Y como se mostró anteriormente en este artículo, deben superarlo.

El apóstol Pablo enseñó:

1 Imitadme, así como también yo imito a Cristo. (1 1 Corintios 11: 1)

Entonces, ¿qué le pasó a él?

Dios se lo permitió:

1 Entonces Saulo, que todavía respiraba amenazas y asesinatos contra los discípulos del Señor, fue al sumo sacerdote 2 y le pidió cartas a las sinagogas de Damasco, para que si encontraba alguno que fuera del Camino, hombres o mujeres, él podría traerlos atados a Jerusalén.

3 Mientras viajaba, se acercó a Damasco, y de repente una luz brilló alrededor de él desde el cielo. 4 Entonces cayó a tierra, y oyó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”

5 Y él dijo: “¿Quién eres Tú, Señor?”

Entonces el Señor dijo: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Es difícil para ti dar patadas contra los aguijones”.

6 Entonces él, temblando y asombrado, dijo: “Señor, ¿Qué quieres que haga?”

Entonces el Señor le dijo: “Levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

7 Y los hombres que viajaron con él se quedaron mudos, oyendo una voz pero sin ver a nadie. 8 Entonces Saulo se levantó del suelo, y cuando se le abrieron los ojos, no vio a nadie. Pero lo llevaron de la mano y lo llevaron a Damasco. 9 Y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10 Y había un discípulo en Damasco llamado Ananías; y a él el Señor dijo en una visión: “Ananías”.

Y él dijo: “Aquí estoy, Señor”.

11 Entonces el Señor le dijo: “Levántate y ve a la calle que se llama Derecha, y pregunta en la casa de Judas por uno llamado Saulo de Tarso, porque he aquí, él está orando. 12 Y en una visión ha visto a un hombre llamado Ananías entrando y poniendo su mano sobre él, para que pueda recibir su vista “.

13 Entonces Ananías respondió: “Señor, he escuchado de muchos acerca de este hombre, cuánto daño ha hecho a Tus santos en Jerusalén. 14 Y aquí él tiene la autoridad de los principales sacerdotes para atar a todos los que invocan Tu nombre”.

15 Pero el Señor le dijo: “Ve, porque es una vasija escogida mía para llevar mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel. 16 Porque le mostraré cuántas cosas debe padecer por amor de mi nombre. ” (Hechos 9: 1-16)

Pablo sufrió mucho:

23 ¿Son ministros de Cristo? – Hablo como un tonto – Soy más: en trabajos más abundantes, en franjas sobre medida, en prisiones con más frecuencia, en muertes a menudo. 24 De los judíos cinco veces recibí cuarenta rayas menos una. 25 Tres veces fui golpeado con varillas; una vez que fui apedreado; tres veces naufragué; una noche y un día he estado en lo profundo; 26 en viajes a menudo, en peligros de aguas, en peligros de ladrones, en peligros de mis propios compatriotas, en peligros de los gentiles, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos; 27 en fatiga y cansancio, en insomnio a menudo, en hambre y sed, en ayunos a menudo, en frío y en desnudez; 28 además de las otras cosas, lo que me sobreviene diariamente: mi profunda preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién es débil, y yo no soy débil? ¿Quién está hecho para tropezar, y yo no ardo con indignación? (2 Corintios 11: 23-29)

Ahora, probablemente usted no estuvo por ahí haciendo parte de matar cristianos y acorralarlos como Saulo, quien se convirtió en Pablo. Por lo tanto, es probable que Dios no le haya permitido naufragar, ser apedreado o la mayoría de las cosas que mencionó Pablo. Pero, ¿Se ha cansado?

Pablo dijo que era débil. Usted es débil.

Pero tenemos que cambiar.

Ahora, es bueno tener esta temporada de Pascua una vez al año. Y es bueno hacer esa REVISIÓN de vez en cuando, y recordar que cada vez que cometemos un error (tal vez fue irreflexión, tal vez fue deliberado incluso, pero usted ha venido a sí mismo y se da cuenta de ello), ARREPENTIRSE y arrepentirse rápido!

No diga: “No soy digno de arrepentirme”. Nunca se es demasiado indigno para ir a Dios y pedir perdón, y pedirle que lo vuelva a poner en la pista.

Quizás se ha salido de la pista un poco. Puede volver a subir. ¡Y vuelva rápido, y no se tarde! No espere para mañana. No deje que el sol se ponga hasta que esté nuevamente encendido. Examínese antes de la Pascua.

Al pueblo redimido de Dios se le ordena observar la Pascua cada año, en su simbolismo del Nuevo Testamento, como un memorial de la muerte de Jesús y para representar lo que Dios ha hecho en nuestras vidas (Mateo 26: 26-28, Marcos 14: 22-24, Lucas 22: 14-20, Juan 13: 2-5).

Y debemos hacerlo de una manera “digna”, como hemos visto en 1 Corintios 11: 26-27.

Uno pierde el examen de la Pascua al no hacerlo o al no hacer nada al respecto.

Entonces, examínese antes de la Pascua y esté dispuesto a cambiar.

Un sermón relacionado se titula “Examen de Pascua” https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY.

Thiel B. Examínese antes de la Pascua. COGwriter (c) 2016 http://www.cogwriter.com/passover-examination.htm 2016/2018 0205

Publicado en: Uncategorized