ZH: Precios globales de los alimentos alcanzan subida histórica en octubre; WCG: Inflación: Un resultado del pecado

ZH: Precios globales de los alimentos alcanzan subida histórica en octubre; WCG: Inflación: Un resultado del pecado

COGwriter

Nosotros hemos visto otro mes de incremento en los precios de los alimentos:

Precios globales de los alimentos alcanzan subida histórica en octubre

Noviembre 5, 2021

En octubre, los precios globales de los alimentos continuaron subiendo más alto por tercer mes consecutivo, alcanzando la mayor subida en toda una década, liderados por los aceites vegetales y los cereales. Los precios más altos de los alimentos contribuyen a más presiones inflacionarias para los pobres trabajadores, los bancos centrales, y los gobiernos.

El índice de precios de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), que rastrea una canasta de materias primas alimenticias, promedió 133.2 en octubre, 3.9 puntos por encima (3%) de septiembre y 31.8 puntos (31.3%) desde octubre 2020. El índice ha subido tres meses consecutivos y está ahora en una nueva subida en la década (podría registrar alzas récord en 2022).

Los precios mundiales del aceite vegetal y los cereales fueron los dos mayores que se movieron en el índice. Los aceites comestibles saltaron 9.6% en el mes para establecer un alza récord. Los precios de los cereales subieron 3.2%, dentro de la canasta, el trigo saltó 5%.

Una combinación de mal clima en las Américas, costos más altos del transporte por barco, y escasez de trabajadores han perturbado las cadenas de suministro globales de alimentos. La última alza crucial de la energía ha enviado los precios de los fertilizantes a estar por las nubes e incrementarán los precios de los alimentos en 2022. https://www.zerohedge.com/commodities/global-food-prices-hit-fresh-decade-high-october

Déjeme agregar que algunos problemas de fertilizantes como también varias políticas/reacciones vinculadas al COVID, incluyendo imprimir dinero son importantes contribuyentes para el alza de los precios de los alimentos.

Jesús predijo hambrunas (Mateo 24: 7) y el Nuevo Testamento predijo además inflación de precios (Apocalipsis 6: 5-6).

Note lo siguiente:

(Proverbios 22: 3)

Nosotros estamos viendo inflación.

Aquellos que creen en la Biblia deberían considerar escrituras relacionadas con los alimentos, escasez, e inflación.

Note las siguientes escrituras:

6 Vé a la hormiga, oh perezoso; observa sus caminos y sé sabio. 7 Ella no tiene jefe, ni comisario, ni gobernador; 8 pero prepara su comida en el verano, y guarda su sustento en el tiempo de la siega. 9 Perezoso: ¿Hasta cuándo has de estar acostado? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un poco de dormir, un poco de dormitar y un poco de cruzar las manos para reposar. 11 Así vendrá tu pobreza como un vagabundo, y tu escasez como un hombre armado. (Proverbios 6: 6-11, NKJV siempre a menos que se indique otra cosa).

15 La pereza hace caer en sueño profundo, y la persona negligente padecerá de hambre. (Proverbios 19: 15).

Pero, ¿No proveerá Dios?

Sí, Él lo hará, pero mire el siguiente versículo:

4 La mano negligente empobrece, pero la mano de los diligentes enriquece. 5 El que recoge en el verano es un hijo sensato; pero el que duerme en el tiempo de la siega es un hijo que avergüenza. (Proverbios 10: 4-5)

Así, la Biblia habla bien de aquellos que juntan en las estaciones en las que ellos pueden hacerlo.

Los creyentes de la Biblia deberían tomar los pasos apropiados.

Note también algo del Nuevo Testamento:

10 Aún estando con vosotros os amonestábamos así: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. 11 Porque hemos oído que algunos andan desordenadamente entre vosotros, sin trabajar en nada, sino entrometiéndose en lo ajeno. 12 A los tales les ordenamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo que trabajando sosegadamente coman su propio pan. (2 Tesalonicenses 3: 10-12).

Usted no ha de sentarse solamente y esperar que otros tengan cuidado de usted. Para más sobre preparación física (y algunos de sus límites), chequee el artículo Escrituras de preparación física para los cristianos http://www.cogwriter.com/ynow.htm.

En cuanto hace a la inflación, la antigua Radio Iglesia de Dios publicó lo siguiente:

Inflación: Un resultado del pecado

La inflación es un mal resultado del fracaso del gobierno humano para restringir su propia codicia y ambición. Hay dos formas en las que esto sucede.

A veces, para estimular la economía, el gobierno (a través de una complicada serie de transacciones bancarias) hará que más dinero entre en circulación. Conseguir crédito se hace más fácil. Los negocios se expanden y contratan más personas. Los salarios suben y la gente puede comprar más.

Pero aunque hay más dinero flotando alrededor, no hay tantas cosas para comprar con ese dinero. Los vendedores encuentran que ellos tienen qué (y ellos lo desean de cualquier manera, por supuesto) elevar sus precios sólo para asegurarse que ellos no se queden sin productos.

Y, casi siempre al mismo tiempo, el gobierno mismo gasta más dinero del que él recibe. Sus trabajadores reciben alzas de salarios, más personas están en la nómina del gobierno, y más programas son comenzados. Los ingresos fiscales no cubren todo.

El gobierno tiene que a) elevar los impuestos, b) recortar gastos o c) en efecto, imprimir dinero para cubrir su déficit.

Siendo como es la naturaleza humana, c) es la alternativa menos dolorosa a corto plazo, y así el gobierno la escoge. El dinero extra circula a través de la economía, pero de nuevo, no hay tantas cosas extras para comprar con ese dinero. Así que suben los precios.

Visto en esta forma, la inflación es una especie de impuesto oculto que el gobierno impone a sus ciudadanos. El famoso economista británico de los años 1930s, John Maynard Keynes, un hombre quien, irónicamente, promovió la clase de políticas de gobierno que llevaron a nuestros actuales problemas inflacionarios, admitió:

“Por un proceso continuo de inflación los gobiernos pueden confiscar, secretamente y sin ser observados, una parte importante de la riqueza de sus ciudadanos … El proceso compromete todas las fuerzas ocultas de la ley económica del lado de la destrucción”.

Así, en un sentido, la inflación es el resultado de quebrantar una ley divina. Primero, “tú no robarás” y “tú no codiciarás”, lo que aplica a los gobiernos como también a los ciudadanos privados.

Más explicitamente, puesto que la inflación es el resultado de la manipulación del gobierno del valor de su dinero para sus propios fines, el claro mandamiento de Deuteronomio 25: 14-15 es violado:

“Tú no tendrán en tu casa diversas medidas, una grande y una pequeña. Pero tú tendrás una perfecta y justa pesa [en los tiempos bíblicos antes de la cautividad de Babilonia, el valor del dinero era determinado por el peso], una perfecta y justa medida tú tendrás.”

Otro mandamiento que prohíbe al gobierno de Israel enriquecerse a sí mismo injustamente a expensas de sus propios ciudadanos: “Ni él [el rey o el soberano] multiplicará enormemente para él mismo plata y oro”. (Deut. 17: 17).

Nosotros también deberíamos recordar que fueron los reyes malvados de Israel y de Judá, Meahem (II Reyes 15: 18) y Jehoiakim (II Reyes 23: 37) quienes impusieron impuestos especiales sobre las personas. (Aunque ellos no hicieron eso para inflación, el principio todavía aplica). Finalmente, quizás la más abierta condenación del pecado inflacionario se encuentra en Amós:

“4 Oíd esto, los que pisoteáis a los necesitados y arruináis a los pobres de la tierra, 5 diciendo: “¿Cuándo pasará la luna nueva, para que vendamos el trigo; y el sábado, para que abramos los almacenes del trigo; para que reduzcamos el peso y aumentemos el precio, falsificando fraudulentamente las balanzas;” (Amós 8: 4-5)

Cuando nosotros consideramos que la gente pobre – especialmente aquellos con ingresos fijos – son particularmente incapaces de hacerle frente a la inflación, esta escritura recibe un poder adicional. (Calkins J. Las Buenas Noticias, octubre-noviembre 1979).

Sí, muchos gobiernos, incluyendo al de los EE.UU., hyan concluído que imprimir dinero es a menudo la actitud preferida para muchas cosas – eso es, en esencia, una forma de robar y un falso testimonio. Y contribuye a la inflación de alimentos.

Miremos en Apocalipsis 6:

6 Y yo escuché una voz de entre los cuatro seres vivientes decir, “Una hogaza de pan de trigo o tres hogazas de cebada costarán el pago de un día. Y no malgasten su dinero en aceite de oliva y vino.” (Apocalipsis 6: 6, NLT)

Apocalipsis 6: 6 se está ocupando de la inflación de precios de los alimentos.

El mes pasado, nosotros subimos el siguiente video relacionado:

12: 03

Inflación de Alimentos & el 3° jinete del Apocalipsis

The Wall Street Journal, Reuters, la FAO de la ONU, y otros están reportando inflación de precios de alimentos como también a menudo seleccionada escasez de algunos productos alimenticios. ¿Podría ello ser peor? ¿Profetizó Jesús hambrunas? Un analista afirmó: “NOSOTROS no hemos todavía nada” en consideración al alza de los precios de los alimentos. ¿Deberían los cristianos prepararse? ¿Qué hay acerca de ayudar a otros? ¿Apunta la salida del tercer jinete del Apocalipsis (Apocalipsis 6: 5-6) a un próximo tiempo de severa inflación de alimentos? ¿Está próxima más inflación de precios de alimentos? El Dr. Thiel se ocupa de estos temas y más en este video.

Aquí está un enlace al video: Inflación de Alimentos & el 3° jinete del Apocalipsis https://www.youtube.com/watch?v=KhRIqIucYA0.

ZH: Precios globales de los alimentos alcanzan subida histórica en octubre; WCG: Inflación: Un resultado del pecado

COGwriter

Nosotros hemos visto otro mes de incremento en los precios de los alimentos:

Precios globales de los alimentos alcanzan subida histórica en octubre

Noviembre 5, 2021

En octubre, los precios globales de los alimentos continuaron subiendo más alto por tercer mes consecutivo, alcanzando la mayor subida en toda una década, liderados por los aceites vegetales y los cereales. Los precios más altos de los alimentos contribuyen a más presiones inflacionarias para los pobres trabajadores, los bancos centrales, y los gobiernos.

El índice de precios de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de las Naciones Unidas (FAO), que rastrea una canasta de materias primas alimenticias, promedió 133.2 en octubre, 3.9 puntos por encima (3%) de septiembre y 31.8 puntos (31.3%) desde octubre 2020. El índice ha subido tres meses consecutivos y está ahora en una nueva subida en la década (podría registrar alzas récord en 2022).

Los precios mundiales del aceite vegetal y los cereales fueron los dos mayores que se movieron en el índice. Los aceites comestibles saltaron 9.6% en el mes para establecer un alza récord. Los precios de los cereales subieron 3.2%, dentro de la canasta, el trigo saltó 5%.

Una combinación de mal clima en las Américas, costos más altos del transporte por baraco, y escasez de trabajadores han perturbado las cadenas de suministro globales de alimentos. La última alza crucial de la energía ha enviado los precios de los fertilizantes a estar por las nubes e incrementarán los precios de los alimentos en 2022. https://www.zerohedge.com/commodities/global-food-prices-hit-fresh-decade-high-october

Déjeme agregar que algunos problemas de fertilizantes como también varias políticas/reacciones vinculadas al COVID, incluyendo imprimir dinero son importantes contribuyentes para el alza de los precios de los alimentos.

Jesús predijo hambrunas (Mateo 24: 7) y el Nuevo Testamento predijo además inflación de precios (Apocalipsis 6: 5-6).

Note lo siguiente:

xx (Proverbios 22: 3)

Nosotros estamos viendo inflación.

Aquellos que creen en la Biblia deberían considerar escrituras relacionadas con los alimentos, escasez, e inflación.

Note las siguientes escrituras:

6 Vé a la hormiga, oh perezoso; observa sus caminos y sé sabio. 7 Ella no tiene jefe, ni comisario, ni gobernador; 8 pero prepara su comida en el verano, y guarda su sustento en el tiempo de la siega. 9 Perezoso: ¿Hasta cuándo has de estar acostado? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un poco de dormir, un poco de dormitar y un poco de cruzar las manos para reposar. 11 Así vendrá tu pobreza como un vagabundo, y tu escasez como un hombre armado. (Proverbios 6: 6-11, NKJV siempre a menos que se indique otra cosa).

15 La pereza hace caer en sueño profundo, y la persona negligente padecerá de hambre. (Proverbios 19: 15).

Pero, ¿No proveerá Dios?

Sí, Él lo hará, pero mire el siguiente versículo:

4 La mano negligente empobrece, pero la mano de los diligentes enriquece. 5 El que recoge en el verano es un hijo sensato; pero el que duerme en el tiempo de la siega es un hijo que avergüenza. (Proverbios 10: 4-5)

Así, la Biblia habla bien de aquellos que juntan en las estaciones en las que ellos pueden hacerlo.

Los creyentes de la Biblia deberían tomar los pasos apropiados.

Note también algo del Nuevo Testamento:

10 Aún estando con vosotros os amonestábamos así: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. 11 Porque hemos oído que algunos andan desordenadamente entre vosotros, sin trabajar en nada, sino entrometiéndose en lo ajeno. 12 A los tales les ordenamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo que trabajando sosegadamente coman su propio pan. (2 Tesalonicenses 3: 10-12).

Usted no ha de sentarse solamente y esperar que otros tengan cuidado de usted. Para más sobre preparación física (y algunos de sus límites), chequee el artículo Escrituras de preparación física para los cristianos http://www.cogwriter.com/ynow.htm.

En cuanto hace a la inflación, la antigua Radio Iglesia de Dios publicó lo siguiente:

Inflación: Un resultado del pecado

La inflación es un mal resultado del fracaso del gobierno humano para restringir su propia codicia y ambición. Hay dos formas en las que esto sucede.

A veces, para estimular la economía, el gobierno (a través de una complicada serie de transacciones bancarias) hará que más dinero entre en circulación. Conseguir crédito se hace más fácil. Los negocios se expanden y contratan más personas. Los salarios suben y la gente puede comprar más.

Pero aunque hay más dinero flotando alrededor, no hay tantas cosas para comprar con ese dinero. Los vendedores encuentran que ellos tienen qué (y ellos lo desean de cualquier manera, por supuesto) elevar sus precios sólo para asegurarse que ellos no se queden sin productos.

Y, casi siempre al mismo tiempo, el gobierno mismo gasta más dinero del que él recibe. Sus trabajadores reciben alzas de salarios, más personas están en la nómina del gobierno, y más programas son comenzados. Los ingresos fiscales no cubren todo.

El gobierno tiene que a) elevar los impuestos, b) recortar gastos o c) en efecto, imprimir dinero para cubrir su déficit.

Siendo como es la naturaleza humana, c) es la alternativa menos dolorosa a corto plazo, y así el gobierno la escoge. El dinero extra circula a través de la economía, pero de nuevo, no hay tantas cosas extras para comprar con ese dinero. Así que suben los precios.

Visto en esta forma, la inflación es una especie de impuesto oculto que el gobierno impone a sus ciudadanos. El famoso economista británico de los años 1930s, John Maynard Keynes, un hombre quien, irónicamente, promovió la clase de políticas de gobierno que llevaron a nuestros actuales problemas inflacionarios, admitió:

“Por un proceso continuo de inflación los gobiernos pueden confiscar, secretamente y sin ser observados, una parte importante de la riqueza de sus ciudadanos … El proceso compromete todas las fuerzas ocultas de la ley económica del lado de la destrucción”.

Así, en un sentido, la inflación es el resultado de quebrantar una ley divina. Primero, “tú no robarás” y “tú no codiciarás”, lo que aplica a los gobiernos como también a los ciudadanos privados.

Más explicitamente, puesto que la inflación es el resultado de la manipulación del gobierno del valor de su dinero para sus propios fines, el claro mandamiento de Deuteronomio 25: 14-15 es violado:

“Tú no tendrán en tu casa diversas medidas, una grande y una pequeña. Pero tú tendrás una perfecta y justa pesa [en los tiempos bíblicos antes de la cautividad de Babilonia, el valor del dinero era determinado por el peso], una perfecta y justa medida tú tendrás.”

Otro mandamiento que prohíbe al gobierno de Israel enriquecerse a sí mismo injustamente a expensas de sus propios ciudadanos: “Ni él [el rey o el soberano] multiplicará enormemente para él mismo plata y oro”. (Deut. 17: 17).

Nosotros también deberíamos recordar que fueron los reyes malvados de Israel y de Judá, Meahem (II Reyes 15: 18) y Jehoiakim (II Reyes 23: 37) quienes impusieron impuestos especiales sobre las personas. (Aunque ellos no hicieron eso para inflación, el principio todavía aplica). Finalmente, quizás la más abierta condenación del pecado inflacionario se encuentra en Amós:

“4 Oíd esto, los que pisoteáis a los necesitados y arruináis a los pobres de la tierra, 5 diciendo: “¿Cuándo pasará la luna nueva, para que vendamos el trigo; y el sábado, para que abramos los almacenes del trigo; para que reduzcamos el peso y aumentemos el precio, falsificando fraudulentamente las balanzas;” (Amós 8: 4-5)

Cuando nosotros consideramos que la gente pobre – especialmente aquellos con ingresos fijos – son particularmente incapaces de hacerle frente a la inflación, esta escritura recibe un poder adicional. (Calkins J. Las Buenas Noticias, octubre-noviembre 1979).

Sí, muchos gobiernos, incluyendo al de los EE.UU., hyan concluído que imprimir dinero es a menudo la actitud preferida para muchas cosas – eso es, en esencia, una forma de robar y un falso testimonio. Y contribuye a la inflación de alimentos.

Miremos en Apocalipsis 6:

6 Y yo escuché una voz de entre los cuatro seres vivientes decir, “Una hogaza de pan de trigo o tres hogazas de cebada costarán el pago de un día. Y no malgasten su dinero en aceite de oliva y vino.” (Apocalipsis 6: 6, NLT)

Apocalipsis 6: 6 se está ocupando de la inflación de precios de los alimentos.

El mes pasado, nosotros subimos el siguiente video relacionado:

12: 03

Inflación de Alimentos & el 3° jinete del Apocalipsis

The Wall Street Journal, Reuters, la FAO de la ONU, y otros están reportando inflación de precios de alimentos como también a menudo seleccionada escasez de algunos productos alimenticios. ¿Podría ello ser peor? ¿Profetizó Jesús hambrunas? Un analista afirmó: “NOSOTROS no hemos todavía nada” en consideración al alza de los precios de los alimentos. ¿Deberían los cristianos prepararse? ¿Qué hay acerca de ayudar a otros? ¿Apunta la salida del tercer jinete del Apocalipsis (Apocalipsis 6: 5-6) a un próximo tiempo de severa inflación de alimentos? ¿Está próxima más inflación de precios de alimentos? El Dr. Thiel se ocupa de estos temas y más en este video.

Aquí está un enlace al video: Inflación de Alimentos & el 3° jinete del Apocalipsis https://www.youtube.com/watch?v=KhRIqIucYA0.

 

 

Posted in Uncategorized