¿Sabe usted acerca de ‘seres angélicos’?

¿Sabe usted acerca de ‘seres angélicos’?

cherubim

Retrato artístico de un querubín

COGwriter

¿Sabe usted acerca de seres angélicos? Aquí está un artículo titulado Ángeles Los siervos de Dios por Hugh Mauck que fue publicado por la antigua WCG:

Cuando yo era un adolescente, a fines de la década de los treinta y principios de los años cuarenta, me preguntaba cómo se sentiría ser invisible. Recuerdo muy bien la película El Hombre Invisible, protagonizada por Claude Raines. Era la historia de un químico quien descubrió una fórmula que lo volvió invisible.

Aunque era invisible, de todas maneras podía ser palpado y, algunas veces, escuchado cuando él no lo deseaba. Sus huellas podían ser detectadas; una puerta que se abría lo delataba o bien tropezaba con objetos que no veía. Incapaz de descubrir el antídoto que lo volviese visible de nuevo, pronto se tornó en un ser muy infeliz; la novedad de ser invisible se convirtió en una tragedia.

El mundo invisible

Haciendo a un lado a Hollywood, hay un mundo muy real, pero invisible –otra dimensión, como algunos prefieren llamarlo– que existe junto al nuestro –pero absolutamente indiscernible para nuestros cinco sentidos. Es el mundo del espíritu de Dios y los ángeles.

Dios nos dice que Él es un espíritu (Juan 4: 24); que el espíritu es invisible (Juan 3: 8, Col. 1: 15); y que Él es el Padre de todos los seres espirituales (Heb. 12: 9).

Dios habla de Su hijo Jesucristo, diciendo, “Quien es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura: Pues por él todas las cosas fueron creadas, las que están en los cielos, y las que están en la tierra, visibles e invisibles, sean ellas [o tengan] tronos, o dominios, o [sea que ellas sean] principados [asientos de altos cargos en los cielos o sobre la tierra], o poderes: Todas las cosas fueron creadas por él, y para él. Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas consisten” (Col. 1: 15-17).

Los ángeles son llamados hijos de Dios (Job 1: 6; 38: 7) porque Dios los creó. Pero ellos no son hijos concebidos como lo es Cristo. Ellos existen en una jerarquía por debajo del plano de Dios –el nivel de Dios el Padre y Cristo (Heb. 1: 5-14).

Pablo habla claramente de los ángeles de Dios en los primeros dos capítulos de Hebreos. Él nos dice que nosotros somos creados un poco más bajos que los ángeles; pero que nosotros tenemos el increíble potencial de hacernos mucho más grandes. Nosotros somos llamados los hijos de Dios –no hijos por creación como lo son ellos, sino hijos concebidos con un futuro mucho más grande que el de ellos. Nosotros podemos nacer en la propia familia de Dios como coherederos con Cristo (Rom. 8: 17; Gál. 3: 26-29).

Los ángeles de Dios creados antes de Adán

Dios creó a los ángeles y arcángeles antes de que Él creara y pusiera a Adán sobre esta tierra. Ellos estuvieron aquí incluso antes de que fuera echada la fundación de la tierra. Ellos gritaron de gozo cuando ellos vieron por primera vez la tierra en toda su perfección (Job 38: 1-7).

Eso fue antes de la semana de la creación, que tuvo lugar algún tiempo después de la destrucción sobre la tierra causada por la rebelión de Lucifer (Isa. 14: 12-17). La tierra no fue creada vacía y en confusión, como nosotros la encontramos en Génesis 1: 2. Dios creó la tierra para ser habitada; Él no la creó en el estado arruinado en que ella se convirtió posteriormente (Isa. 45: 18).

Los ángeles son seres invisibles, inmortales, con un poder y conocimiento superiores (2 Pedro 2: 11). Ellos han visto todas las actividades del hombre sobre la tierra, y por lo tanto saben más acerca de la mente humana, psicología, sociología, ciencia y todas las artes que cualquier hombre viviente. Y Dios los ha puesto a ellos aquí con nosotros como espíritus ministradores, para servirnos! “¿No son todos ellos espíritus ministradores, enviados para ministrar a aquellos que serán herederos de salvación?” (Heb. 1: 14).

Ellos están puestos aquí para ayudarnos a lo largo del camino a la vida eterna, para salvarnos de muerte prematura, accidente, etc., y para ayudarnos a combatir nuestras batallas y protegernos del diablo y sus demonios. No en vano Eliseo no tuvo temor de sus enemigos físicos cuando Él vió uno de los ejércitos espirituales de Dios estando de pie sobre la montaña (2 Reyes 6: 15-17).

Dios ha tenido ángeles específicamente asignados para supervisar y proteger Su Iglesia a través de toda su historia (Apoc. 1: 4, 16, 20; 2: 1, 8, 12, 18; 3: 1, 7, 14). Él tiene ángeles que continuamente caminan a través de la tierra para observar y reportarle a Él las condiciones generales sobre la tierra (Apoc. 5: 6; Zac. 4: 10; 2 Crón. 16: 9).

Y Dios tiene ángeles específicamente asignados para mirar por Sus hijos humanos concebidos (Hechos 12: 15; Mat. 18: 10). Dios promete: “Pues él dará a sus ángeles encargo sobre tí, para que te guarden en todos tus caminos” (Salm. 91: 11).

Doce de los ángeles de Dios serán los que guarden las puertas en la nueva ciudad de Jerusalén (Apoc. 21: 12), uno por cada tribu de Israel. Estos mismos doce están probablemente ayudando al arcángel Miguel ahora.

Los ángeles fueron mensajeros para los patriarcas de la antigüedad. Ellos se aparecieron a Abraham, Lot, Agar, Moisés, Manoah, Gedeón, Elías y muchos de los profetas y apóstoles.

Los ángeles existen.

Muchos están fascinados por los seres angélicos, pero algunos impropiamente oran y hablan con “su ángel”. En la mayoría de los casos en donde se cree que ha habido una respuesta, si esto no es de su imaginación, ellos están realmente conectándose con el mundo de los demonios.

También hay varios tipos de ángeles y seres espirituales. El artículo parcialmente puesto arriba posteriormente incluye información sobre los querubines y los serafines (ver Ángeles, Querubines, y Serafines).

Posted in Vida cristiana
Acerca de la CCOG
La Continuación de la Iglesia de Dios, que intenta representar al remanente más fiel de la porción de Filadelfia (Apocalipsis 3: 7) de la Iglesia de Dios, basa sus creencias en la Sagrada Biblia. Lea la Declaración de Creencias de la CCOG para más información Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios.