Bonifacio Mártir y el Papa Bonifacio VIII

Bonifacio Mártir y el Papa Bonifacio VIII

132

El Papa Bonifacio VIII en el Vaticano (mayo 2004)

COGwriter

El santo católico Bonifacio (latín: Bonifacius; c. 680 – junio 5, 754), es conocido como el apóstol de los Germanos. Él nació en Winfrid, Wynfrith, o Wynfryth posiblemente en Crediton en el reino de Wessex (ahora en Devon, Inglaterra). Él es el sant patrón de Alemania y el primer arzobispo de Mainz.

Su “día de fiesta” se celebra en junio 5 en la Iglesia Católica Romana, la Iglesia Luterana, y la Comunión Anglicana pero en diciembre 19 en la Iglesia Ortodoxa Oriental.

Pero en “su día”, me gustaría enfocarme en uno de sus tocayos, el Papa Bonifacio VIII. Yo me hice primero familiar con este pontífice en un viaje al Vaticano en 2004. Mi esposa tomó una foto de su sarcófago, y eso me hizo buscar más sobre sus antecedentes.

Parcialmente a causa de problemas políticos en Europa con el Rey francés Felipe, el Papa Bonifacio VIII tomó un extraño y altamente inalcanzable paso. En 1302, él emitió lo que fue conocido como la bula Unam Sanctum que decía:

Nosotros estamos obligados por la fe a creer y a sostener –y nosotros lo creemos firmemente y lo confesamos sinceramente– que hay una sola Santa Católica y Apostólica Iglesia y que por fuera de esta Iglesia no hay ni salvación ni remisión de pecados

Por lo tanto, si los griegos u otros dicen que ellos no están sometidos a Pedro y sus sucesores, ellos necesariamente confiesan que ellos no son del rebaño de Cristo…

…en esta Iglesia y en su poder hay dos espadas… Ambas están en poder de la Iglesia, la espada espiritual y la material. Pero esta última ha de ser usada para la Iglesia, la primera por ella; la primera por el sacerdote, la última por el rey y capitanes pero a la voluntad del sacerdote…

Además, nosotros declaramos, estatuímos, definimos, y pronunciamos que es enteramente necesario para la salvación de toda criatura humana estar sujeta al Romano Pontífice. (Como está citado en Bettenson H, ed., Documents of the Christian Church. London: Oxford University Press, 1943, pp. 126-127).

Note que su posición era completamente definitiva. Yo la menciono porque yo creo que muchos dentro del Vaticano ahora tienen una opinión diferente y se comprometerán en muchas, muchas formas, para finalmente tentar a la mayoría de los Ortodoxos (llamados los griegos arriba) y a otros dentro de una revisada fe ecuménica que se llamará a sí misma “Católica”.

Puesto que su pronunciamiento fue hecho como un asunto de “fe” ¿Era el papa Bonifacio VIII infalible cuando él lo publicó? Si es así, entonces esto parece estar en desacuerdo con posiciones tomadas por algunos de los últimos papas, como también con la Biblia (cf. Hechos 4: 10,12).

Note lo que el escritor Católico E. Duffy escribió:

Bonifacio es un hombre misterioso, orgulloso, fieramente ambicioso… Fue Bonifacio quien declaró el primer Jubileo o Año Santo en 1300, cuando diez mil peregrinos convergieron sobre Roma para ganar indulgencias, añadiendo enormemente al prestigio del papado… (y en el proceso enriqueciendo las basílicas Romanas, en donde a los sacristanes se les dijo que tenían que sacar con rastrillo ofrendas de los peregrinos). Esta promesa de un ‘pleno y copioso perdón’ para todos los que visitaran la de Pedro y la Laterana después de confesar sus pecados fue el más espectacular ejercicio de poder de las llaves desde que Urbano II emitió la primera Indulgencia por las Cruzadas…

Bonifacio… desplegó algunos de los peores rasgos de arribismo clerical, enriqueciendo a sus parientes a expensas de la Iglesia, y emprendiendo una implacable guerra contra los rivales tradicionales de la familia. (Duffy, Eamon. Saints & Sinners: A History of the Popes. Yale University Press, New Haven (CT), 2002, p. 160)

Otros escritores también han mencionado su comportamiento menos que santo.

Un antiguo sacerdote católico escribió:

Pocos papas jamás enriquecieron a los suyos como Bonifacio hizo… Un libertino, él una vez tuvo a una mujer casada y a su hija como sus amantes. (De Rosa P. Vicars of Christ: The Dark Side of the Papacy. Poolberg Press, Dublin, 2000, p. 75)

Un actual erudito y sacerdote católico escribió:

Bonifacio VIII… Otros papas fueron más ineptos y más corruptos, pero ninguno hizo reclamos para el papado que estuvieran más distanciados del espíritu del apóstol Pedro, para no mencionar al propio Señor. (McBrien, Richard P. Lives of the Popes: The Pontiffs from St. Peter to Benedict XVI. Harper, San Francisco, 2005 updated ed., p. 232)

Bonifacio ciertamente suena como uno más llevado por sus propios deseos que uno que fuese un verdadero sucesor apostólico, pero de él se dice que es un “sucedor de Pedro” por casi una década (1293-1303). De manera interesante, Bonifacio VIII fue también confinado al tormento eterno por Dante en su Divina Comedia mientras él todavía estaba vivo.

Hubo otros de mala fama que también tomaron el nombre de Bonifacio, pero mi punto hoy es que uno de los llamados sucesores (quien ciertamene no lo siguió a él moralmente) de Pedro hizo un pronunciamiento que sonaba como que se supusiera que había una fe y una moral y que muchos dentro del Vaticano están actualmente tomando una posición diferente (por ejemplo, la posición que ellos tomaron con los Anglicanos violó una declaración hecha por el último papa del siglo 19 –ver Más líderes Anglicanos considerando desertar por Roma).

El compromiso ha ocurrido a menudo dentro del Vaticano, y yo estoy preocupado de que tanto la profecía bíblica e incluso la católica apuntan a un tiempo cuando más compromiso se hará por causa de la “unidad”.

Posted in Iglesia Catolica
Acerca de la CCOG
La Continuación de la Iglesia de Dios, que intenta representar al remanente más fiel de la porción de Filadelfia (Apocalipsis 3: 7) de la Iglesia de Dios, basa sus creencias en la Sagrada Biblia. Lea la Declaración de Creencias de la CCOG para más información Declaración de las Doctrinas de la Continuación de la Iglesia de Dios.