Herbert Armstrong murió hoy hace 29 años

Herbert Armstrong murió hoy hace 29 años

herbertwarmstronginjapan

COGwriter

Herbert W. Armstrong murió el 16 de enero, 1986, a la edad de 93 años y medi. Muchos nunca escucharon de él, pero múltiples millones sí. Su muerte pareció marcar el fin del predominio de la Era de Filadelfia de la Iglesia de Dios y el predominio de la era de Laodicea en su lugar y muchos grupos Laodicenos se formaron desde su muerte.

El sucesor de Herbert Armstrong en la antigua Iglesia de Dios Universal no permaneció fiel a las enseñanzas que muchos de nosotros creemos que Dios le inspiró a él a restaurar a la iglesia. Aquí están Algunas citas de Herbert W. Armstrong sobre Laodicea y aferrarse firme a la Doctrina.

Lo siguiente es del libro de Herbert Armstrong El Misterio de los Siglos:

La verdadera religión –la verdad de Dios llena de poder con el amor de Dios impartido por el Espíritu Santo… GOZO INDESCRIPTIBLE de conocer a Dios y a Jesucristo –de conocer la VERDAD–y la calidez del divino AMOR de Dios!

“Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, (y nosotros contemplamos su gloria, la gloria del unigénito del Padre), lleno de gracia y verdad”. …¿Y cuál era la apariencia de Jesús? Era la de un humano, pues él también era el Hijo del hombre…

Más importante de todo sin embargo es lo que es la naturaleza de Dios –su CARÁCTER–¿Cómo? Uno no puede conocer lo que es Dios a menos que sepa lo que es su CARÁCTER!

El CARÁCTER tanto de Dios el Padre como de Cristo el Hijo es de santidad espiritual, justicia y absoluta perfección.

Ese carácter podría ser resumido en una sola palabra, AMOR, definido como un interés amoroso, que fluye hacia afuera. Es el camino del dar, de servir, de ayudar, de compartir, no el camino del “CONSEGUIR”…

Esta enseñanza básica incluye, por lo tanto, todos los “frutos del Espíritu Santo” –amor, gozo, paz, paciencia, bondad, amabilidad, fe, humildad, temperancia, etc.

Las enseñanzas de la verdadera Iglesia de Dios son simplemente las de “vivir por cada palabra” de la Santa Biblia.

Los hombres deben tornarse del camino del “conseguir” al camino del “dar” –el camino de amor de Dios.

Una NUEVA CIVILIZACIÓN asirá ahora con fuerza la tierra!

La NUEVA CIVILIZACIÓN es el Reino de Dios. Proclamar que la nueva civilización está próxima y que estará basada en el amor es gran parte de todo lo que se trata el evangelio de Cristo del Reino.

Miremos lo siguiente del folleto de Herbert Armstrong ¿Qué es el verdadero evangelio?

¿Qué evangelio predicó Jesús?

Note, Jesús dijo, “Creed EL EVANGELIO!”

¿CUÁL Evangelio? El que Él estaba proclamando –“el Evangelio del Reino de Dios”.

Pero, uno puede preguntar, ¿No necesitamos nosotros creer en Jesús? Por supuesto. Otras escrituras enseñan eso pero en este particular tiempo Jesús dijo que nosotros debeos creerle a Él –creer lo que Él dijo– creer el Evangeli del Reino de Dios!

Algunos creían en Jesús, pero no creían a Jesús –no creían lo que Él DECÍA (Juan 7: 31; 8: 30, 31, 46).

¿Qué hay acerca del Evangelio de Jesucristo?

Pero si el único y VERDADERO Evangelio es el Evangelio del Reino de Dios, ¿Qué hay acerca del Evangelio de Jesucristo? ¿Es ese un falso evangelio?

No en absoluto. El Evangelio de Jesucristo es el Evangelio que Él trajo como Mensajero de Dios –el Evangelio que Él proclamó es el Evangelio del Reino de Dios.

El Evangelio de Jesucristo NO ES el evangelio del hombre ACERCA DE LA PERSONA de Cristo. Es el Evangelio DE CRISTO –el Evangelio que Jesús PREDICÓ– el Evangelio que DIOS ENVIÓ por medio de Él, y por lo tanto él es también llamado, en la Escritura, el Evangelio de Dios. El Evangelio de Dios es El EVANGELIO de Dios –Su Mensaje– Sus Buenas Noticias que Él envió por medio de Jesús.

También el Evangelio de Jesucristo es el Evangelio de Cristo –El Evangelio que Cristo trajo de Dios– el Evangelio que Él proclamó.

Nosotros escuchamos mucho hoy en día del evangelio de los HOMBRES acerca de la PERSONA de Jesucristo –confinando el mensaje únicamente a las cosas ACERCA de Jesús. Como resultado, millones creen en Cristo, quienes no CREEN A CRISTO! Pero el Evangelio de Jesús ES SU MENSAJE!

Condiciones para entrar

Ahora, ¿CÓMO entramos nosotros en ese glorioso REINO? Jesús vino predicando el Evangelio del Reino de Dios, y diciendo, “ARREPENTÍOS” y “CREED EL EVANGELIO”.

Sólo DOS cosas hacemos nosotros –ARREPENTIRNOS, y CREER. Nosotros debemos CREER el Evangelio, y eso significa también creer en JESUCRISTO, el REY del Reino de Dios, y próximo REY de reyes sobre todas las familias de la tierra. Eso significa creer en Él como SALVADOR personal, como SUMO SACERDOTE ahora, y como próximo REY.

Pero arrepentirse es CAMBIAR LA MENTE completamente, con respecto al PECADO, y “pecado es la transgresión de la LEY” (1 Juan 3: 4) –la ley de Dios por la cual Dios GOBIERNA el Reino.

Eso significa un total, completo CAMBIO DE MENTE Y DE VIDA. Eso significa que nosotros nos ARREPENTIMOS de transgredir la regla, la voluntad, las leyes, de DIOS. ¿Qué dijo Jesús al hombre joven que le preguntó a Él CÓMO heredar la vida eterna? Él dijo: “SI quieres entrar en la vida, GUARDA LOS MANDAMIENTOS” (Mateo 19: 17) (Armstrong HW. ¿Qué es el Verdadero Evangelio? WCG folleto, 1972, p. 6).

El reino de Dios es lo que Herbert Armstrong también enseñó como el maravilloso mundo de mañana (y realmente él escribió un libro titulado “El Maravilloso Mundo de Mañana: ¿Qué y cómo será?).

Aquí está algo de lo que él aprendió acerca del evangelio como está escrito en La Autobiografía de Herbert W. Armstrong:

Mi sorprendente descubrimiento, que me causó disgusto, y me abrió los ojos, por mirar en la Biblia por mí mismo, me había revelado con ruda franqueza que las enseñanzas del cristianismo tradicional eran, en la mayoría de los puntos básicos, completamente opuestas a las enseñanzas de Cristo, de Pablo, y de la verdadera Iglesia original!

¿Podía la original y única Iglesia verdadera haberse desintegrado y desaparecido? ¿Podría ella haber dejado de existir? No, pues yo leía en donde Jesús dijo que las puertas de la tumba nunca prevalecerían contra ella. Él también dijo a Sus discípulos que formaron Su Iglesia, “He aquí, yo estoy con vosotros siempre”.

Entonces yo vi que el verdadero PROPÓSITO de la Iglesia era predicar el EVANGELIO de Cristo! Ella es SU CUERO –Su instrumento por el cual ÉL lleva a cabo la OBRA DE DIOS!

Yo miré cuidadosamente en ese Evangelio como Cristo mismo lo predicó, y enseño a Sus primeros ministros. Está registrado en los cuatro libros de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. En casi cada punto de enseñanza que Jesús enunció, las enseñanzas de los cuerpos cristianos tradicionales hoy son completamente lo opuesto.

ELLOS NO ESTABAN PREDICANDO EL MISMO EVANGELIO EN ABSOLUTO, SINO UN MENSAJE TOTALMENTE OPUESTO! Esto fue impactante — increíble! No obstante yo estaba obligado a ver que eso era verdad!

Jesús comenzó la obra de predicar el verdadero Evangelio que DIOS el Padre había enviado a la humanidad a través de Él. Él comisionó a Sus discípulos — Su Iglesia — a llevar este mismo Evangelio a todo el mundo. Y Él había dicho que Él nunca dejaría caer la Obra que Él había comenzado! Pero ¿EN DÓNDE estaba ocurriendo hoy?

Yo sabía ahora que cuando yo encontrara la única y sola verdadera Iglesia, yo encontraría una Iglesia obediente a Dios — que guardaba Sus mandamientos — que tendría el testimonio de Jesucristo, que es la VERDAD de las Escrituras.

Yo había estado muy impresionado por una descripción de la verdadera Iglesia, como ha de ser encontrada en nuestro tiempo –justo antes de la segunda venida de Cristo. Se encuentra en Revelación 12…

Mi estudio intensivo había revelado una cosa claramente: “Los mandamientos de Dios” significan “guardar el Sabbath” para la mayoría de las denominaciones tradicionales. Ellas dicen, “Los mandamientos se terminaron!” Ellas rechazan “los mandamientos de Dios”.

Eso automáticamente descartaba a todas las iglesias que observan el domingo. hasta donde yo pude aprender, eso redujo la búsqueda a tres pequeños grupos –los Adventistas del Séptimo Día, los Bautistas del Séptimo Día, y una pequeña iglesia, de la cual casi no se había escuchado, llamada la Iglesia de Dios, que mantenía una pequeña sede central y lugar de publicación en Stanberry, Missouri.

Parece necesario agregar aquí que yo nunca he sido un miembro de la denominación de los Adventistas del Séptimo Día… Siguiendo, yo miré dentro de las enseñanzas de los Bautistas del Séptimo Día. Yo encontré que eran virtualmente idénticas, excepto por observar un día diferente de la semana, con otras denominaciones Protestantes –especialmente los Bautistas.

Pero de estas tres iglesias a las cuales se había reducido la búsqueda, sólo una tenía el NOMBRE correcto para la verdadera Iglesia. Esta era la pequeña Iglesia de Dios, poco escuchada cuya sede central estaba en Stanberry, Missouri.

Dos artículos de interés relacionado pueden incluir El Evangelio del Reino de Dios era el énfasis de Jesús y de la Primera Iglesia y ¿Debería la Iglesia tratar todavía de colocar su principal prioridad en proclamar el Evangelio o cambió Herbert Armstrong esa prioridad para la Obra?

Parte del legado de Herbert W. Armstrong es que él tomó la Biblia para ser la palabra de Dios y enseñó:

…la Biblia nos dice a nosotros PROBAR todas las cosas (Armstrong HW. La RESURRECCIÓN NO ocurrió un domingo. 1952).

Lo que por supuesto, se hace puesto que el apóstol Pablo escribió:

Probad todas las cosas; retened firme lo que es bueno (1 Tesalonicenses 5: 21, KJV).

Tristemente muchos han calumniado falsamente a Herbert W. Armstrong (por favor vea el artículo 15 acusaciones y respuestas verdaderas acerca de Herbert W. Armstrong), mientras otros lo han exaltado a él más allá de lo que es apropiado (por favor vea el artículo Las herejías de Elías). Desde su muerte, sólo relativamente pocos parecieron realmente entender su obra y lo que él sentía que Cristo esperaba de la Iglesia.

Aquellos verdaderamente interesados en aprender más acerca de Herbert W. Armstrong, deberían leer el artículo ¿Quién fue Herbert W. Armstrong? ¿Cómo es visto él hoy?

Y todos deberían tratar de vivir por la siguiente enseñanza de Herbert W. Armstrong:

No me crean a mí –CREAN A SU BIBLIA — CREAN A DIOS!: Yo siempre digo… examinen! Escuchen sin prejuicio con mente abierta, luego examinen –vayan a su BIBLIA y CREAN lo que ustedes lean allí”. (Herbert W. Armstrong. Revista La Pura Verdad. Sept. 1963, Personal, pg. 1)

Publicado en: Enseñanzas