Valor Cristiano vs Cobardía

Por COGwriter

 

¿Se considera usted valiente? ¿Vive con valentía?

¡Si no, entonces usted probablemente no es un verdadero Cristiano!

¿Realmente entiende usted lo que el valor y la cobardía son desde la perspectiva de Dios?

¿Puede usted vencer la cobardía? ¿Qué pasa con el temor de Dios?

Este artículo se dirige a todos aquellos. Y para ello, esto comienza con la información procedente de un antiguo artículo de la revista  Las Buenas Noticias del mundo de Mañana por el fallecido evangelista Dibar Apartian (Apartian D. ¡Se Necesita Valentía para Ser un Verdadero Cristiano! Buenas Nuevas del Mundo de Mañana, enero 1981). También tiene más escrituras y más información para ayudarle a vivir valientemente como Dios quiere que usted haga. Además he añadido una sección sobre la cobardía. Un sermón relacionado con el primer tercio de este artículo que está disponible y se titula  Valentía y Cobardía.

Valor

¿Es usted valiente? Lo mas probable es que usted va a responder. “No siempre. Al menos, no tan valiente como quiero ser.”

Pero, ¿sabe usted lo que realmente es el valor? ¿Se le ha ocurrido a usted que ser profundamente y completamente convertido usted tiene que ser profundamente y completamente valiente?

De hecho, no sólo se necesita valor para ser convertido, pero se necesita aún más para permanecer convertido.

En medio de la corrupción moral y la confusión—en un mundo de rebelión y miseria—algunas personas piensan que rebelarse es mostrar valentía. En realidad, la verdad es lo contrario. La Biblia enseña:

  1. 23.    Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto         tú desechastes la palabra del Eterno…  (1 Samuel 15:23,  VRV 1960 en todo salvo que se indique lo contrario

Debido a la influencia de Satanás, es mucho más fácil rebelarse que obedecer la palabra de Dios—es más fácil seguir a la sociedad, con sus costumbres y tradiciones, que mantenerse firmes por lo que es recto ante los ojos de Dios. En lenguaje sencillo, se necesita valor para ser un verdadero Cristiano.

El valor es lo contrario del miedo—que está actuando en contra del miedo.

Pero, ¿cómo puede dejar de ser temeroso? ¿Cómo puede deshacerse de sus temores, a menos que los reemplace con algo positivo, que vale la pena y más poderoso? Una persona valerosa hace lo que Dios quiere que haga—sin importar las consecuencias.

¡En nuestras familias, necesitamos más valor. Y como Iglesia, necesitamos mas valor! La fuente de poder que Dios ha elegido “los tontos” y “los débiles” las cosas del mundo para confundir a aquellos que son poderosos ante sus propios ojos:

  1. 27.     Sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió  Dios, para avergonzar a lo fuerte; (1 Corintios 1:27).

¡Pero Dios no ha llamado a los cobardes del mundo para confusión y confundir al poderoso!

Note lo siguiente del Antiguo Testamento:

  1. 1.       El rey Nabucodonosor hizo una estatua de oro cuya altura era de sesenta codos, y su anchura de seis    codos; la levantó en el campo de Dura, en la provincia de Babilonia. 2. Y envió el rey Nabucodonosor a que se reuniesen los sátrapas, los magistrados y capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces, y todos los gobernadores de las provincias, para que viniesen a la dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor había levantado. 3.  Fueron, pues, reunidos los sátrapas, magistrados, capitanes, oidores, tesoreros, consejeros, jueces, y todos los gobernadores de las provincias, a la dedicación de la estatua que el rey Nabucodonosor había levantado; y estaban en pie delante de la estatua que había levantado el rey Nabucodonosor. 4.  Y el pregonero anunciaba en alta voz: “Mándase a vosotros, oh pueblos, naciones y lenguas, 5. que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua de oro que el rey Nabucodonosor ha levantado; 6.  y cualquiera que no se postre y adore, inmediatamente será echado dentro de un horno de fuego ardiendo”.
  1. 7.       Por lo cual, al oír todos los pueblos el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio,     de la zampoña y de todo instrumento de música, todos los pueblos, naciones y lenguas se postraron y adoraron la estatua de oro que el rey Nabucodonosor había levantado.
  1. 8.       Por esto en aquel tiempo algunos varones caldeos vinieron y acusaron maliciosamente a los judíos. 9. Hablaron y dijeron al rey Nabucodonosor: “Rey, para siempre vive. 10.  Tú, oh rey, has dado una ley que todo hombre, al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, se postre y adore la estatua de oro; 11.  y el que no se postre y adore, sea echado dentro de un horno de fuego ardiendo. 12.  Hay unos varones judíos, los cuales pusiste sobre los negocios de la provincia de Babilonia: Sadrac, Mesac y Abed-nego; estos varones, oh rey, no te han respetado; no adoran tus dioses, ni adoran la estatua de oro que has levantado”.
  1. 13.    Entonces Nabucodonosor dijo con ira y con enojo que trajesen a Sadrac, Mesac y Abed-nego. Al instante fueron traídos estos varones delante del rey. 14. Habló Nabucodonosor y les dijo: “¿Es verdad, Sadrac, Mesac y Abed-nego, que vosotros no honráis a mi dios, ni adoráis la estatua de oro que he levantado? 15. Ahora, pues, ¿estáis dispuestos para que al oír el son de la bocina, de la flauta, del tamboril, del arpa, del salterio, de la zampoña y de todo instrumento de música, os postréis y adoréis la estatua que he hecho? Porque si no la adorareis, en la misma hora seréis echados en medio de un horno de fuego ardiendo; ¿y qué dios será aquel que os libre de mis manos?”
  1. 16.    Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. 17. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. 18. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado.
  1. 19.    Entonces Nabucodonosor se llenó de ira, y se demudó el aspecto de su rostro contra Sadrac, Mesac y Abed-nego, y ordenó que el horno se calentase siete veces más de lo acostumbrado. 20. Y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que atasen a Sadrac, Mesac y Abed-nego, para echarlos en el horno de fuego ardiendo. 21.  Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus turbantes y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo. 22. Y como la orden del rey era apremiante, y lo habían calentado mucho, la llama del fuego mató a aquellos que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego. 23. Y estos tres varones, Sadrac, Mesac y Abed-nego, cayeron atados dentro del horno de fuego ardiendo.
  1. 24.    Entonces el rey Nabucodonosor se espantó, y se levantó apresuradamente y dijo a los de su consejo: “¿No echaron a tres varones atados dentro del fuego?”

Ellos respondieron al rey: “Es verdad, oh rey”.

  1. 25.    Y él dijo: “He aquí yo veo cuatro varones sueltos, que se pasean en medio del fuego sin sufrir ningún daño; y el aspecto del cuarto es semejante a hijo de los dioses”.
  1. 26.    Entonces Nabucodonosor se acercó a la puerta del horno de fuego ardiendo, y dijo: “Sadrac, Mesac y Abed-nego, siervos del Dios Altísimo, salid y venid”. Entonces Sadrac, Mesac y Abed-nego salieron de en medio del fuego. 27. Y se juntaron los sátrapas, los gobernadores, los capitanes y los consejeros del rey, para mirar a estos varones, cómo el fuego no había tenido poder alguno sobre sus cuerpos, ni aun el cabello de sus cabezas se había quemado; sus ropas estaban intactas, y ni siquiera olor de fuego tenían.
  1. 28.     Entonces Nabucodonosor dijo: “Bendito sea el Dios de ellos, de Sadrac, Mesac y Abed-nego, que envió su ángel y libró a sus siervos que confiaron en él, y que no cumplieron el edicto del rey, y entregaron sus cuerpos antes que servir y adorar a otro dios que su Dios. 29. Por lo tanto, decreto que todo pueblo, nación o lengua que dijere blasfemia contra el Dios de Sadrac, Mesac y Abed-nego, sea descuartizado, y su casa convertida en muladar; por cuanto no hay dios que pueda librar como éste”.
  1. 30.    Entonces el rey engrandeció a Sadrac, Mesac y Abed-nego en la provincia de Babilonia. (Daniel 3:1-30)

Por supuesto, Sadrac, Mesac y Abed-nego no querían ser quemados. No es cómodo ser quemado vivo, pero ellos creyeron en Dios más que al temido Rey Nabuconodosor. Curiosamente, aquellos quienes arrojaron al fuego aparentemente temían a Nabuconodosor más que a Dios,  y ellos fueron quemados. Muchos falsamente creen que ellos están mejor haciendo el mal. Ellos mismos se dan excusas, pero eso es cobardía.

Ahora, Sadrac, Mesac y Abed-Nego no eran beligerantes. Ellos eran mansos y humildes.

Las personas a menudo confunden la mansedumbre con la debilidad. Pero Sadrac, Mesac y Abed-Nego no eran débiles ellos eran valientes.

Considere lo siguiente:

  1. 6.       Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; 7. echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros.
  1. 7.       Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; 9. al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. (1 Pedro 5:6-9)

Los leones rugientes son espantosos. Pero debemos resistir los halones de Satanás a ser cobardes. Debemos resistir a Satanás.

  1. 7.       Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. 8.  Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9.  Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza.

Por su propia cuenta no puede hacer mucho, en todo caso. Usted no tiene poder o sabiduría. Pero con la ayuda de Dios y el poder de Su Espíritu, usted puede hacer todas las cosas:

  1. 13.     Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)

Hace años, un hombre le escribió a un ministro en la antigua Iglesia de Dios Universal y expresó algunos de sus miedos como el siguiente informe muestra:

“He sido un miembro de la Iglesia de Dios durante nueve años, y en ese tiempo más problemas han venido a mi camino de lo que yo pensé posible. Los últimos 2 años han sido especialmente ásperos. Si algo ha podido ir mal, lo ha sido.”

“Después de graduarme de la escuela de ingeniería… Yo estaba aprendiendo la verdad de Dios y que Dios tenía un colegio — un colegio donde podríamos aprender más acerca de Su camino y la verdad. Esto era más importante que la escuela de postgrado.”

“El día más importante de mi vida fue el día en que fui bautizado. La segunda fue cuando me aceptaron asistir al Colegio Embajador. El colegio me llamó, diciendo que yo iba a estar en la primera clase a partir de ese otoño, y que iba a ser un activo para la obra y podría ayudar en otros programas de la iglesia.”

“Al siguiente día, después de la llamada teléfonica. He rechazado esta oportunidad por causa del miedo.” Varios años después, este joven llegó a Pasadena y habló con el administrador del colegio acerca de volver a aplicar para el Colegio Embajador.”

“Una vez más, yo estaba temeroso y hablé a [un ministro]sobre este miedo. Él me pidió quedarme y asistir al Colegio, el ministro local me pidió quedarme y otro de los ministros de Dios me pidió quedarme. Pero volvi a mi hogar. Entonces todo se resolvió.”

“El día antes de Trompetas, llamé al ministro local quería renunciar. Él dijo que permitiera que Dios controlara mi vida a Su manera y que dejara de correr en mi vida.”

“ Pocos días después de arrepentirme, los mismos hermanos me pidieron regresar a Pasadena para intentarlo de nuevo en el Colegio Embajador.”

“Pero todavía soy temeroso.” (como informa Faulkner DH. Sólo una cosa más: Los frutos del miedo. Noticias del Mundo de Mañana, 4 de noviembre de 1985).

Aquel hombre carecía de fe y amor, como “el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Juan 4:18). Muchos, incluso aquellos quienes realmente asistieron y se graduaron en lugares como el Colegio Embajador, simplemente temen al mundo y a demasiadas cosas para tener el valor como un Cristiano cuando muchos de sus compañeros aceptaron la apostasía.

Lamentablemente, algunas personas, incluso en la Iglesia de Dios, son engañados por emociones que Satanás influye. Algunos confían en que sus temores y deseos son fe. Muchos de ellos carecen de fe, porque piensan que la tienen cuando no la tienen. Pero la verdadera tragedia se produce cuando estas personas encuentran juicios que exigen una verdadera fe, y en lugar de la verdadera fe, no encuentran sino un pobre sustituto. El sustituto se desmorona rápidamente bajo presión y no les queda nada. Esa persona que encuentra su fe falsa desmoronándose debajo de él rápidamente aprende acerca de su falta de fe de la manera más dura—por experiencia.

El poder de vencer proviene de Dios. Es el Espíritu Santo de Dios que nos capacita para servir a Dios, y por su poder, podemos superar el miedo y la debilidad. Uno debe tener una fe de creer y actuar sobre ella. Que requiere valor.

Para estar entre los “tontos” y “débiles” del mundo no es excusa para que usted viva con miedo:

7.  Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. (2 Timoteo 1:7)

La palabra traducida como “temor” significa “timidez, cobardía.” Note otras dos traducciones:

7.  Porque Dios no nos ha dado un espíritu de timidez, sino de poder, amor y dominio propio. (1 Timoteo 1:7, Estudio Bíblico Berea)

7.  Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de auto-control. (1 Timoteo 1:7, Biblia Literal Berea )

¡Piense!

Si usted esta verdaderamente convertido, el Espíritu de Dios debería dar frutos en usted. El Espíritu debe espresarse, a través de usted, amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza (Gálatas 5:22-23).

La Biblia llama a estas virtudes “los frutos del Espíritu.”

Pero, ¿se da cuenta de que el valor está en la raíz de cada uno de ellos?

Se necesita valor para amar a alguien que le odia. Se necesita valor para expresar alegría en momentos de tristeza y tener paz mental en medio del desconcierto. Se necesita valor para ser paciente o mostrar amabilidad, bondad y fidelidad y practicar el dominio propio. Si sientes que tu crecimiento espiritual ha sido lento, usted probablemente no está mostrando tanto valor como debería en su vida diaria cristiana.

Un verdadero Cristiano es un tipo de soldado—un buen soldado (ver también Soldados Cristianos).

  1. 1.       Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. 2.  Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros. 3. Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. 4.  Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado. 5.  Y también el que lucha como atleta, no es coronado si no lucha legítimamente. 6.  El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero. 7.  Considera lo que digo, y el Señor te dé entendimiento en todo. (2 Timoteo 2:1-7)

Pero, ¿Alguna vez ha visto un buen soldado que carece de valor? No, usted ha oído hablar de los desertores y traidores que carecían de valor, pero no de cualquier buen soldado.

Usted mostró una cierta cantidad de valor la primera vez que respondió al llamado de Dios , pero eso fue sólo el punto de partida .

Usted fue llamado para cambiar sus hábitos, su manera de pensar y de vivir. Eso requiere valor. Usted fue llamado para apartarse del pecado. Eso requiere mucho valor.

No hay fe sin valor.

Cristo vino con un mensaje de fe y de valor.

Se necesita valor para defender la verdad, sabiendo que puede ser ridiculizado por ello. Se necesita valor para diezmar cuando se es pobre. Se necesita valor para ayunar cuando tiene hambre. Hay que tener valor para levantarse cada día y tratar de vivir como cristiano si está en el dolor o tener que lidiar con los problemas de salud. Se necesita valor para no ser violento en una sociedad violenta.

Diciendo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio.” (Marcos 1:15 RV)

Cuando Dios le llamó al arrepentimiento, él le preguntó, a través de Su Palabra, primero sentarse y contar el costo, al igual que el constructor de la torre, para ver si tenía lo “suficiente para terminarla.” (Lucas 14:28).

Note— Él no dijo si usted tuviera lo suficiente para comenzar el trabajo, pero si para terminarlo.

A lo largo de todo el camino, se le dijo, que usted tendría que afrontar pruebas y problemas.

Tanto arrepintiéndose de sus pecados y creyendo en el Evangelio requiere valor.

Cualquier cambio en su vida—especialmente la conversión—requiere valor.

¡Es por eso que se necesita el poder del Espíritu Santo de Dios para vivir como un Cristiano. Si usted está convencido, y usted debería estarlo, que Cristo vendrá pronto para cambiar a este mundo y a gobernar sobre todas las naciones, entonces usted debe ser entusiasta—lleno de celo—a pesar de sus dificultades! Irónicamente, muchas personas de este mundo que se llaman así mismos Cristianos no creen en el regreso de Cristo. No es de extrañar que carecen de valor. Esto es parte de la razón por la que muchos apoyan el movimiento ecuménico—ellos no creen que el Reino de Dios es lo que la gente necesita, pero con cooperación de humanos. Pero usted no debe seguir su ejemplo.

Usted debe ser como Cristo, quién con valor ante las persecuciones y condenas, siendo totalmente inocente de cualquier pecado.

Esteban, el primer mártir Cristiano, también fue un hombre de valor. Enfrentando la muerte, él no dudo en proclamar el mensaje de Dios y decirle al pueblo de sus pecados, bajo la inspiración de Dios:

  1. 51.    ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. 52.  ¿A cuálde los profetas no persiguieron vuestros padres? y mataron a los que anunciaron de antemano la venida del Justo, de quien vosotros ahora habéis sido entregadores y matadores; 53.  vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. (Hechos 7:51-53, Versión Reina Valera).

¿Tendría usted este tipo de valor para afrontar a sus perseguidores, mirar a sus ojos y proclamar la verdad aun cuando esto pueda costarle su vida?

Esteban lo hizo. Él murió por la verdad—por el Evangelio—por el mensaje de Cristo.

Para creer en el Reino de Dios en un mundo que rechaza a Dios requiere fe.

Pero la fe sin valor no es fe. Necesitamos tomar los pasos que Dios quiere que hagamos. Considere a Abraham:

16.  Por tanto, es por fe, para que sea por gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda su descendencia; no solamente para la que es de la ley, sino también para la que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. 17. (como está escrito: “Te he puesto por padre de muchas gentes”) delante de Dios, a quien creyó, el cual da vida a los muertos, y llama las cosas que no son, como si fuesen. 18.  El creyó en esperanza contra esperanza, para llegar a ser padre de muchas gentes, conforme a lo que se le había dicho: Así será tu descendencia. 19.  Y no se debilitó en la fe al considerar su cuerpo, que estaba ya como muerto (siendo de casi cien años, o la esterilidad de la matriz de Sara. 20. Tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, 21. plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido; 22. por lo cual también su fe le fue contada por justicia.

23.  Y no solamente con respecto a él se escribió que le fue contada, 24. sino también con respecto a nosotros a quienes ha de ser contada, esto es, a los que creemos en el que levantó de los muertos a Jesús, Señor nuestro, 25. el cual fue entregado por nuestras transgresiones, y resucitado para nuestra justificación. (Romanos 4:16-25)

Al igual que Abraham, debe estar plenamente convencido de que Dios es capaz de hacer lo que Él ha prometido, y debe actuar en consecuencia. Entonces su fe le será contada por justicia.

¿Qué hace usted cuándo tiene un problema serio?

¿Solamente se queja usted?

¿O solamente ora y espera la respuesta? La oración por sí sola no siempre es suficiente.

Usted debe hacer su parte.

Como dice el refrán, después de orar por una buena cosecha, se trabaja en los cultivos y seguir esperando. Confiando en Dios estar esperando activamente, no pasivamente. ¡Y eso requiere valor!

La obediencia a Dios le pone aparte del mundo; esto le protege. Esto hace su vida más feliz y más abundante. Esto le hace valeroso y le acerca más a Él

¡Dios ama a la gente valerosa!

Él ha prometido que nunca le abandonará :

5.  Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré; 6.  de manera que podemos decir confiadamente:

“El Señor es mi ayudador; no temeré

Lo que me pueda hacer el hombre.” (Hebreos 13:5-6)

¡Los valientes creen a Dios y no se rinden!

  1. 12.    y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. 13. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. (Mateo 24:12-13)

Los fieles tienen confianza en Dios.

Usted podría sentir que usted ha pecado demasiado para Dios apoyarle, pero Su misericordia dura para siempre. Considere también el Salmo 118:

1.  Alabad al Eterno, porque él es bueno;

Porque para siempre es Su misericordia.

2.  Diga ahora Israel,

“Que para siempre es Su misericordia.”

3.  Diga ahora la casa de Aarón,

“Que para siempre es Su misericordia.”

4.  Digan ahora los que temen al Eterno,

“Que para siempre es Su misericordia.”

5.  Desde la angustia invoqué a JAH,

Y me respondió JAH, poniéndome en lugar espacioso.

6.  El Eterno está conmigo; no temeré

Lo que me pueda hacer el hombre.

Ahora relacionado con el versiculo 6 , me acuerdo de encontrar por casualidad esto hace unos días porque pensé que yo sería puesto en la cárcel por guardar el Día de Expiación. Yo estaba en el servicio militar en aquel tiempo y apesar que he intentado evitar un conflicto de itinerario, esto sucedió. Me dijeron que, de acuerdo a la oficina legal y la oficina de capellán en esa instalación militar, yo no tenía base legal para ese asunto. En aquel momento, oré silenciosamente.

Note las palabras de Jesús:

  1. 11.    “Cuando os trajeren a las sinagogas, y ante los magistrados y las autoridades, no os preocupéis por cómo o qué habréis de responder, o qué habréis de decir; 12.  porque el Espíritu Santo os enseñará en la misma hora lo que debáis decir.” (Lucas 12:11-12)

De todas maneras, yo había sido llevado ante una autoridad. Esto aún no era un tribunal. De todas formas, en respuesta a mi oración, se me ocurrió decir algo.

¿Que fue?

“Daría mi vida por mi país, pero no mataría por ella”

Esta figura de autoridad no quería que yo fuera a la cárcel (Yo había recibido un premio por de los primeros en términos de las personas enlistadas en la instalación militar un par de meses antes de esto, así que yo no fui considerado como un problemático), así que cuando dije eso, su tono cambió y Él se dió cuenta que allí había un ‘tecnicismo,’ si usted tiene voluntad, para sacarme de los deberes de guardia que ellos me habían puesto. Yo nunca tuve los deberes de guardia antes como principalmente hice el trabajo de oficina en el ejército. (Los militares habían decidido promulgar un nuevo programa después de que yo había estado durante 3 ½  años para asegurar que el personal de oficina podría respaldar a aquellos quienes usan armas en sus trabajos.)  Y el ejército de los EE.UU. no podría tener a alguien con un rifle quien declaró que él no estaría dispuesto a disparar a alguien para defender lo que estaba vigilando (a pesar del hecho de que nunca hubo una instancia donde cualquier guardia en esta instalación militar nunca había necesitado tanto para dispararle a alguien. Así, Yo guardé el Dia de Expiación como debería haberlo hecho. Desde mi reclutamiento iba a ser en unos seis meses, nadie me procesó, y dejé al ejército cuando mi reclutamiento terminó.

Sí, habría ido a la cárcel, pero no tuve que ir. Y no, no tenía idea de lo que habría pasado hasta que lo hice.

Mi esposa también terminó con un asunto relacionado a un Día Santo en un trabajo que ella tuvo. Nos reunimos con el empleador, pero el empleador concluyó que ellos lo hicieron legalmente—así ella perdió su trabajo. A veces tenemos que tener el valor para hacer eso.

Tener valor y creer a Dios por encima de los hombres.

  1. 27.    Cuando los trajeron, los presentaron en el concilio, y el sumo sacerdote les preguntó, 28.  diciendo:    “¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.”

29.  Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.

30.  El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero. 31.  A éste, Dios ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados. 32.  Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen.” (Hechos 5:27-32)

De todos modos, volviendo atrás al Salmo 118, esto continúa con:

  7.  El Eterno está conmigo entre los que me ayudan;

Por tanto, yo veré mi deseo en los que me aborrecen.

  8.  Mejor es confiar en el Eterno

Que confiar en el hombre.

  9.  Mejor es confiar en el Eterno

Que confiar en príncipes.

10.  Todas las naciones me rodearon;

Mas en el nombre del Eterno yo las destruiré.

11.   Me rodearon y me asediaron;

Mas en el nombre del Eterno yo las destruiré.

12.  Me rodearon como abejas; se enardecieron como fuego de espinos;

Mas en el nombre del Eterno yo las destruiré.

13.   Me empujaste con violencia para que cayese,

Pero me ayudó el Eterno.

14.   Mi fortaleza y mi cántico es JAH,

Y él me ha sido por salvación. (Salmos 118:7-14)

¡La Salvación—la vida eterna—proviene de Dios! ¡Los seres humanos no pueden otorgarla ni quitarsela!

Tenemos confianza en Dios. Y Dios cumplirá Sus promesas:

5.  El Eterno en medio de ella es justo, no hará iniquidad. (Sofonías 3:5)

3.  Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, 4. siempre en todas mis oraciones rogando     con gozo por todos vosotros, 5. por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6. estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; (Filipenses 1:3-6)

Dios no va a renunciar a usted. Por lo tanto, debe ser valiente.

Gente de valor.

Cuando Dios le dijo a Josué para comenzar la batalla para entrar en la tierra prometida, Él mandó, “Esfuérzate y sé valiente” (Josué 1:6)  Por supuesto, Dios aparentemente se lo dijo para tranquilizar a Josué y motivarlo a seguir adelante. Gran parte de la Biblia está ahí para hacer lo mismo por nosotros. (cf.1 Corintios 10:11)

Los apóstoles también fueron hombres de valor, particularmente después de haber recibido el Espíritu Santo de Dios. No fue fácil para ellos el predicar el Evangelio en medio de continuas amenazas y persecuciones. Ellos tuvieron que elegir entre obedecer a Dios u obedecer al hombre—entre entrar por la puerta grande o una estrecha. Se les dijo por las autoridades, ¿No os mandamos estrictamente que no enseñaseis en ese nombre? Y ahora habéis llenado a Jerusalén de vuestra doctrina, y queréis echar sobre nosotros la sangre de ese hombre.” (Hechos 5:28)

La respuesta de Pedro y los demás Apóstoles fue una de fe y valentía: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” (Versículo 29)

¿Se da cuenta de que algún día puede que tenga que dar la misma respuesta a los que os persiguen?

Hebreos 11 es generalmente conocido como el capítulo de la fe. Y habla sobre lo que la fe hace. Todas las personas mencionadas allí vivieron por fe, al menos una parte de sus vidas, pero eso requiere mucho valor. Ellos simplemente no oraron a Dios por ayuda; ellos actuaron y lucharon como deberían los verdaderos Cristianos.

1. Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. 2. Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.

23. Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.

24. Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón, 25. escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado, 26. teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.

27. Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible. 28. Por la fe celebró la pascua y la aspersión de la sangre, para que el que destruía a los primogénitos no los tocase a ellos.

29. Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.

30. Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días. 31. Por la fe Rahab la ramera no pereció juntamente con los desobedientes, habiendo recibido a los espías en paz.

32. ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; 33. que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, 34. apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros. 35. Las mujeres recibieron sus muertos mediante resurrección.

36. Otros experimentaron vituperios y azotes, y a más de esto prisiones y cárceles. 37. Fueron apedreados, aserrados, puestos a prueba, muertos a filo de espada; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados; 38. de los cuales el mundo no era digno; errando por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.

39. Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido; 40. proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros. (Hebreos 11:23-40)

Moisés y otros tuvieron el valor de vivir por su fe.

¿Qué hay del rey David? ¿Cuál es la primera cosa que viene a la mente cuando se piensa en él? ¿Sus pecados, ¿tal vez? ¿O los salmos que escribió? ¿Las esposas que tuvo? ¿Alguna vez ha pensado en él como un hombre de valor?

Veamos la actitud de él cuando los otros israelitas estaban asustados ante la prescencia del gigante Goliat. 32. Y dijo David a Saúl: “No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo.” (1 Samuel 17:32)

¿Dónde David obtuvo su seguridad? No era más que un hombre joven. Él no tenía la fuerza o la armadura de Goliat. Pero él tuvo valor.

34. David respondió a Saúl: “Tu siervo era pastor de las ovejas de su padre; y cuando venía un león, o un oso, y tomaba algún cordero de la manada, 35. salía yo tras él, y lo hería, y lo libraba de su boca; y si se levantaba contra mí, yo le echaba mano de la quijada, y lo hería y lo mataba.” (Versículos 34-35)

Y David añadió, “Fuese león, fuese oso, tu siervo lo mataba; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha provocado al ejército del Dios viviente.” (Versículo 36)

¡Piense en ello! ‘David, sin otra arma que una honda, fue capaz de enfrentarse al gigante, que estaba fuertemente armado con una espada, una lanza y un escudo’. ¿De dónde obtuvo su fuerza? De Dios. Él también obtuvo su valor de Dios.

Entonces dijo David al filisteo: “Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre del Eterno de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado 46. El Eterno te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel”. (Versículo 45-46)

¡Hay un Goliat en la vida de todos!

El suyo podría ser en forma de enfermedad o la pobreza o varias otras pruebas y sufrimientos.

En realidad no importa.

La lucha es siempre de Dios, siempre que su valor y actitud sean similares a los de David.

Cuando sus ojos y su mente están puestos en Dios—cuando usted pone su confianza en Él—usted puede tener todo el valor que usted necesita, independemente sean sus problemas. Él luchará por usted.

Como en los días de Noé.

Noé fue un hombre íntegro, justo delante de Dios. Él vivió en un mundo de corrupción y pecado, tal como lo es hoy. Y él indudablemente fue un hombre de valor. ¿Piensa usted que fue fácil para él tener que levantarse contra la multitud y hacer lo que Dios le dijo que hiciera? Tardó muchos años para construir el arca, mientras la gente alrededor se burlaban de él. Ellos no dejaron de ridiculizarlo. Ellos pensaron que era completamente absurdo esperar una inundación cuando no había ni siquiera una señal de nada a la vista. Esto tomó el valor para Noé cumplir con su trabajo y esperar pacientemente el cumplimiento de la promesa de Dios.

¿Se ha preguntado alguna vez por qué Cristo comparó el tiempo de Noé al nuestro, indicando que el mundo actual tendría un destino similar?

Él les dijo a sus discípulos:

36. Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. 37. Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca,

39. y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. (Mateo 24:36-39)

Hoy estamos viviendo en un mundo tan corrupto como fue el de Noé.

La gente niega a Dios, quebrantan Sus leyes, desafian Su autoridad, comen lo que no deberían, y contraen matrimonios que son ilegales delante de Él. Dios puso a prueba la paciencia de Noé, así como Él está poniendo a prueba la nuestra hoy. ¡Cuán trágico que, durante este período de prueba, algunos del pueblo de Dios están perdiendo su valor y abandonan el barco! Es mejor darse cuenta de que AHORA es el momento en que Dios está probando su fe , paciencia y valor—como un miembro de la Iglesia de Dios que está siendo juzgado ahora. (1 Pedro 4: 17)

En los días de Noé, él aparentemente fue el único ser humano justo sobre la tierra (digo aparentemente, ya que es posible que uno o más de los miembros de su familia lo fueron también). La Biblia dice:

5. Y vio el Eterno que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal. 6. Y se arrepintió el Eterno de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón. 7. Y dijo el Eterno: Raeré de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, desde el hombre hasta la bestia, y hasta el reptil y las aves del cielo; pues me arrepiento de haberlos hecho. 8. Pero Noé halló gracia ante los ojos del Eterno.

9. Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; con Dios caminó Noé. (Genesis 6:5-9)

De la misma manera, hoy, la Iglesia debe ser intachable, pura y justa delante de Dios. Debemos, también, andar con Dios. (Salmos 119:1-3; Colosenses 2:6)

Noé perseveró hasta el final. Él no se debilitó. Nosotros también debemos perseverar hasta el fin y no debilitarnos. Cualquiera que fuera el peligro, cualquiera que fuere la persecución, debemos servir a Dios, plenamente convencidos de que él siempre nos va librar.

Sin embargo, al igual que los tres Hebreos arrojados en el horno de fuego (Dan 3:17-18), también debemos demostrar que no vamos a servir a otros dioses o a “la imagen de oro” —incluso si Dios decide no librarnos. ¡Esto demuestra real valor!

La ofrenda de la viuda.

Considere lo siguiente:

1. Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. 2. Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. 3. Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos.  4. Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía. (Lucas 21:1-4)

Los ricos cumplieron con su deber. Pero la viuda tuvo el valor para demostrar su fe. Algunos no dan cuanto deberían, porque están más preocupados por sí mismos. Muchos no dejarán sus puestos de trabajo en el día Sábado o de los Días Santos.

Los valerosos le creen a Jesús cuando Él dijo:

31. No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? 32. Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. 33. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

34. Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. (Mateo 6:31-34)

Los cobardes no harán eso.

Los cobardes no van a dar el diezmo, guardar el Sábado, guardar los Días Santos, y / o abstenerse de prácticas paganas si temen la pérdida de puestos de trabajo, dinero, amigos, etc. Cuando tienen presiones o deseos, se niegan a vivir como Cristianos (para aprender más acerca de cómo debe vivir un Cristiano, consulte el artículo Viviendo como un Cristiano: ¿Cómo y Por qué).

El valor de Pablo y advertencias bíblicas.

La vida del apóstol Pablo fue una de valor, fe y perseverancia.

Tomó un tremendo valor para él dejar atrás lo que había creído previamente que estaba en lo correcto. El cambio, en su caso, fue muy difícil.

Cuando Dios le golpeó en el camino a Damasco, la primera pregunta que Pablo preguntó fue: “¿Qué quieres que yo haga? (Hechos 9: 6)

Este afán de conocer y seguir la voluntad de Dios llevó a Pablo a la conversión. Pablo no tuvo miedo de cambiar. Él no se preocupó de lo que sus amigos dirían de él si él se apartó de su religión anterior y comenzó adorar al Dios verdadero.

Algunos dirán: “Bueno, ¿y qué? Dios hizo un milagro, ¿qué otra cosa podría hacer Pablo?” Sin embargo, la realidad es que hay muchos milagros registrados en la Biblia y la mayoría de la gente NO cambió sus vidas o su camino a causa de ellos.

La gente decide alrededor de ello. La gente decide alrededor de la vida con valor como ellos están preocupados sobre la familia y lo que los otros pensarían. Jesús advirtió contra esto:

34. No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. 35. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; 36. y los enemigos del hombre serán los de su casa.  37. El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; 38. y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. 39. El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mí, la hallará. (Mateo 10:34-39)

Ese primer versículo debería mostrar todo el movimiento ecuménico  (ver ¿Por qué Deberían los Católicos Americanos Temer la Unidad con los ortodoxos y Cuidado: ¡Protestantes Yendo hacia la Destrucción Ecuménica!) y entre las religiones (Ver ¿Conducirá el Movimiento Interreligioso para la Paz o la Destrucción Repentina?) agendas que Jesús NO alentó.

Jesús se dirigió a tener el valor de seguirlo a Él, a pesar de la familia y otros obstáculos. Por supuesto, esto no quiere decir que hemos de buscar pelea con familiares, solo que no vamos a utilizar la presión de los familiares para hacernos tener miedo de hacer lo que es correcto.

Note lo que Jesús también dijo:

21. El que tiene Mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. (Juan 14:21)

Además volviendo a Pablo, cuando Dios le mostró el camino correcto, Pablo nunca se apartó de él. Él trabajó más que los otros discípulos, trabajando más duro y sufriendo más que cualquiera de ellos. Sus escritos constituyen una gran parte del Nuevo Testamento.

¿Sabe usted lo que los escritos de Pablo reflejan más?

¿Fe?

Sí, sin lugar a dudas.

¿Amor?

Eso es seguro

¿Obediencia? Por supuesto.

Pero sobre todas las cosas, ¡valor!

Pablo le dice que siempre alegres, y ser agradecidos en cualquier circunstancia:

16. Estad siempre gozosos. 17. Orad sin cesar. 18. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.

19. No apaguéis al Espíritu. 20. No menospreciéis las profecías. (1 Tesalonicenses 5:16-20)

Esto requiere valentía.

Pablo corrió la carrera de la vida y ganó:

6. Porque yo ya estoy para ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. 7. He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. 8. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida. (2 Timoteo 4:6-8)

Así también usted debe ganar y afrontar a lo que está por delante.

Pero recuerde: ¡Esto requiere valor para ganar!

¿Cuál fue el secreto de Pablo?

Él reveló esto a través de sus epístolas.

La Biblia nunca cita que un verdadero Cristiano vivirá su vida libre de problemas o dificultades.

Por el contrario, nos advierte nos demuestra que nosotros seremos probados.

Pero al igual que el apóstol Pablo, debemos soportar la aflicción en todos los sentidos sin ser aplastados:

8. que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desesperados; 9. perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos; 10. llevando en el cuerpo siempre por todas partes la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos. (2 Corintios 4:8-10)

¿Es este caso como extremo como a usted le preocupe?

¿Puede usted decir, como Pablo, que usted está “perplejo, pero no desesperado”?

¿Se siente desamparado cuando se enfrenta a la persecución? O puede usted decir, como él, que usted está “abatido, pero no destruido”? (versículo 9)

Si es así, nada puede hacerle temblar. ¡Pero se necesita valor para tener esta actitud—y estar totalmente convertido!

Pablo escribió además: “Como desconocidos, pero bien conocidos; como moribundos, mas he aquí vivimos; como castigados, mas no muertos; 10. como entristecidos, mas siempre gozosos; como pobres, mas enriqueciendo a muchos; como no teniendo nada, mas poseyéndolo todo.” (2 Corintios 6:8-10)

Si usted es un verdadero Cristiano, esta es la forma en que debe pensar y vivir. Nada podría separarlo de Dios—ninguna dificultad, ningún problema, ninguna persecución, ni nada ni nadie. Dios le ama y siempre lo protegerá. Él le cuidará. Él le conducirá a la victoria, si sólo se rinde a Él y confie en Él— con valentía.

Necesitamos tener nuestra confianza en Dios, y no en los seres humanos:

8. Mejor es confiar en el Eterno

Que confiar en el hombre.

9. Mejor es confiar en el Eterno

Que confiar en príncipes. (Salmos 118:8-9)

Necesitamos confiar en Dios por encima de nosotros mismos:

5. Fíate del Eterno de todo tu corazón,

Y no te apoyes en tu propia prudencia.

6. Reconócelo en todos tus caminos,

Y él enderezará tus veredas.

7. No seas sabio en tu propia opinión;

Teme al Eterno, y apártate del mal;

8. Porque será medicina a tu cuerpo,

Y refrigerio para tus huesos.

9. Honra al Eterno con tus bienes,

Y con las primicias de todos tus frutos;

10. Y serán llenos tus graneros con abundancia,

Y tus lagares rebosarán de mosto.

11. No menosprecies, hijo mío, el castigo del Eterno,

Ni te fatigues de su corrección;

12. Porque el Eterno al que ama castiga,

Como el padre al hijo a quien quiere.

Confiar en Dios y aceptar Su corrección.

Note algo que Jesús enseñó y prometió:

29. Vosotros, pues, no os preocupéis por lo que habéis de comer, ni por lo que habéis de beber, ni estéis en ansiosa inquietud. 30. Porque todas estas cosas buscan las gentes del mundo; pero vuestro Padre sabe que tenéis necesidad de estas cosas. 31. Mas buscad el reino de Dios, y todas estas cosas os serán añadidas.

32. No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. 33. Vended lo que poseéis, y dad limosna; haceos bolsas que no se envejezcan, tesoro en los cielos que no se agote, donde ladrón no llega, ni polilla destruye. 34. Porque donde está vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón. (Lucas 12:29-34)

¡Jesús dijo que Su pueblo no debía tener miedo! Ellos fueron a buscarlo a Él.

Note también lo siguiente:

5. Tengan más bien temor de Dios, pues él no sólo puede quitarles la vida, sino que también puede enviarlos al gehena. A él sí deben tenerle miedo. 6. Cinco pajaritos apenas valen unas cuantas monedas. Sin embargo, Dios se preocupa por cada uno de ellos. 7. Lo mismo pasa con ustedes: Dios sabe hasta cuántos cabellos tienen. Por eso, ¡no tengan miedo! Ustedes valen más que muchos pajaritos. (Lucas 12:5-7 Versión Traducción en Lenguage Actual)

(2 asarion es de aproximadamente 1 / 64 del salario de un jornalero.)

¡A los cristianos se les dice repetidamente que NO tengan miedo ya que somos valiosos para Dios!

Por otra parte, como escribió Pablo:

13. Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. 14. Todas vuestras cosas sean hechas con amor. (1 Corintios 16:13-14)

¡Qué tremenda advertencia y apoyo!

Cobardía

La Biblia no habla bien de los cobardes.

Pero la cobardía bíblica no es la misma que la del mundo.

Note lo que Jesús contrastó de los valientes y de los de los cobardes:

32. A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. 33. Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 10:32-33)

Esto no quiere decir que necesitamos ir por ahí molestando a la gente acerca de nuestra fe. Lo que significa es que los Cristianos deben vivir su fe y responder cuando se le pregunte acerca de como el apóstol Pedro escribió:

15. sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;

16. teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.

17. Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal. (1Pedro 3:15-17)

Los Cristianos deben estar dispuestos a hacer lo que deben, incluso si la gente habla mal de ellos. En los tiempos del Nuevo Testamento, el Cristianismo era considerado una secta y muchos la evitaron por eso. En el siglo XXI, los que practican el verdadero Cristianismo están etiquetados como parte de un culto (vea es ¿La Verdadera Iglesia de Dios un culto?), y esto los ha hecho temer ser parte de ella. Muchos son cobardes que tienen más miedo de la sociedad Satánica influenciada que de Dios.

De manera similar, muchos tienen miedo de renunciar a fiestas tradicionales y doctrinas como quieren la gloria de los seres humanos más que a Dios (véase también). Incluso el nacimiento de Jesús, Tristemente los líderes religiosos, “aman la gloria de los hombres más que a la gloria de Dios.” (Juan 12:43)

Muchos aman al mundo más que Dios. Como el apóstol Juan escribió:

15. No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. 17. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. (1Juan 2:15-17)

Los cobardes se engañan a sí mismos por pensar que el hacer las cosas a su manera en lugar de Dios es mejor. Pero su mundo se acabará, ya que sólo aquellos que estén dispuestos a tener el valor de hacer la voluntad de Dios permanecerán para siempre.

Muchos piensan que simplemente ocupándose de sus asuntos está muy bien. Pero Jesús espera que su pueblo haga más que eso:

14. Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes. 15. A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16. Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17. Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18. Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 19. Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos.

20. Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos.  21. Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 22. Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos.  23. Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.

24. Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25. por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo.

26. Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27. Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses. 28. Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

29. Porque al que tiene, le será dado, y tendrá más; y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado. 30. Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. (Mateo 25:14-30)

Note que la persona anterior fue temeroso de hacer lo que debería haber hecho. Jesús lo condenó a él y lo llamó perverso.

Elbert Hubbard dijo una vez: “El mayor error que usted puede hacer es estar continuamente temiendo de lo que usted hará.”

Considere también el siguiente Proverbio:

5. Mejor es reprensión manifiesta Que amor oculto. (Proverbios 27:5)

Algunos realmente tienen miedo de la verdad. El miedo a la verdad es cobardía. Entonces el miedo es de actuar sobre la verdad. Tengalo en cuenta:

10. Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida. (Proverbios 24:10)

10. Si fallas bajo presión, tu fuerza es limitada. (Proverbios 24:10, Nueva Traducción de Vida)

10. Si en el día de la aflicción te desanimas, muy limitada es tu fortaleza. (Proverbios 24:10, Nueva Versión Internacional)

Si está demasiado asustado, no tiene la fe como debería. (más sobre fe está en el folleto gratuito de la Fe para aquellos que Dios ha llamado y escogido.)

Ahora, algunos temen que no pueden ser un verdadero Cristiano, ya que sienten que han pecado tan terriblemente Dios no puede perdonarlos. Pero eso no es cierto:

9. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. (1Juan 1:9)

Satanás es el que trajo culpa al mundo:

9. Mas el Eterno Dios llamó al hombre, y le dijo: ¿Dónde estás tú?

10. Y él respondió: Oí tu voz en el huerto, y tuve miedo, porque estaba desnudo; y me escondí.

11. Y Dios le dijo: ¿Quién te enseñó que estabas desnudo? ¿Has comido del árbol de que yo te mandé no comieses?

  1. 12.    Y el hombre respondió: “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí.”

13. Entonces el Eterno Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho?  Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí. (Genesis 3:9-13)

Satanás logró que Adán y Eva pecaran, entonces Adán y Eva se convirtieron en cobardes . Adam NO tuvo el valor de decirle a su esposa que no hiciera eso y Eva no tuvo el valor de creer lo que Dios dijo. En vez de eso, ellos dejaron que Satanás influyera en ellos, y entonces  se convirtieron en cobardes.

Satanás está feliz por usted por no tomar medidas adecuadas a causa de su culpabilidad.

Pero entienda que aquellos que realmente quieren servir a Dios NO han cometido el pecado imperdonable (véase también ¿Cuál es el pecado imperdonable?)

Algunos no se moverán de su grupo IDD, ya que estan cómodos, a pesar de darse cuenta de que su grupo enseña errores significativos. Jesús no aprueba esa actitud, como no sólo la parábola de los talentos indican, sino por lo que le Él le dijo a los Laodicenos en Apocalipsis 3: 14-19.

Esto no es una cobardía para temer.

Esto es la cobardía para no actuar como Dios quiere que usted actúe.

Jesús le dijo vuérvele también la otra mejilla (Mateo 5:39). Algunos en el mundo podrían considerar eso cobardía, pero que no es la perspectiva de Dios.

Note quienes no harán esto en el Reino de Dios:

8. Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21:8)

Note también lo siguiente:

 14. Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y para entrar por las puertas en la ciudad. 15. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. (Apolipsis 22:14-15)

El pueblo de Dios no debe simplemente creer Sus mandamientos, sino guardarlos—obedecerlos, ponerlos en práctica—incluso cuando no es conveniente.

Los Cobardes, por otra parte, creen una mentira. Ellos creen que ellos están mejor en no hacer lo que ellos deberían hacer. A no ser que ellos se arrepientan ellos experimentarán la segunda muerte.

Huyendo de la persecución no es cobardía. Jesús enseñó:

22. Y seréis aborrecidos de todos por causa de mi nombre; mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo.

23. Cuando os persigan en esta ciudad, huid a la otra; porque de cierto os digo, que no acabaréis de recorrer todas las ciudades de Israel, antes que venga el Hijo del Hombre. (Mateo 10:22-23)

El mundo puede comparar escapando con la cobardía, pero Jesús endosó huir cuando sea apropiado.

Note también lo que Jesús dijo:

16. He aquí, yo os envío como a ovejas en medio de lobos; sed, pues, prudentes como serpientes, y sencillos como palomas. 17. Y guardaos de los hombres, porque os entregarán a los concilios, y en sus sinagogas os azotarán; 18. y aun ante gobernadores y reyes seréis llevados por causa de mí, para testimonio a ellos y a los gentiles. (Mateo 10:16-18)

Cuidarse de los hombres no es cobardía Cristiana. En el mundo, muchos que son dañinos son considerados valientes, aún Jesús enseñó que el valiente debía esforzarse de ser físicamente inofensivo.

Satanás puede ser burlado. Note:

12. ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14. sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. 15. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

16. Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán, diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; 17. que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel? (Isaías 14:12-17)

La gente no creerá que tontamente siguieron a tal individuo. Ya que ese es el caso, obviamente debe tener el valor de no obedecerle y aceptar su influencia ahora.

Note el contraste entre los impíos y los justos:

1. Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león. (Proverbios 28:1)

¿Actúa usted como el impío o como el justo? ¿No siendo un insensato o un descarado, pero teniendo la confianza que Dios espera que usted tenga?

Cobardía de Cristiano

¿Hay Cristianos que han tenido cobardía?

Ciertamente.

Jesús condenó varias iglesias Cristianas.

Note lo que Él le dijo a Pérgamo:

12.  Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo:

El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: 13. Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. 14. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. 15. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. 16. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. (Apocalipsis 2:12-16)

En Pérgamo tenían demasiado miedo denunciar las falsas doctrinas y toleraron a quienes promovieron la falsedad. Puede encontrar más sobre Pérgamo en el artículo: La Era de la Iglesia de Pérgamo.

Jesús le dijo a Tiatira:

18.  Y escribe al ángel de la iglesia en Tiatira:

19. Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. 20. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. 21. Y le he dado tiempo para que se arrepienta, pero no quiere arrepentirse de su fornicación. 22. He aquí, yo la arrojo en cama, y en gran tribulación a los que con ella adulteran, si no se arrepienten de las obras de ella. 23. Y a sus hijos heriré de muerte, y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriña la mente y el corazón; y os daré a cada uno según vuestras obras.

24. Pero a vosotros y a los demás que están en Tiatira, a cuantos no tienen esa doctrina, y no han conocido lo que ellos llaman las profundidades de Satanás, yo os digo: No os impondré otra carga; 25. pero lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga. 26. Al que venciere y guardare mis obras hasta el fin, yo le daré autoridad sobre las naciones,

27. y las regirá con vara de hierro: y serán quebradas como vaso de alfarero; como yo también la he recibido de mi Padre; 28. y le daré la estrella de la mañana.

29. “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. (Apocalipsis 2:18-29)

La antigua Iglesia de Dios de la Radio señaló:

Tiatira… hubo muchos falsos maestros y falsos hermanos entre el pueblo de Dios que enseñaron que estaba bien que los Católicos bautizan a sus hijos o asistieran a la misa idolátrica de vez en cuando. Otros cometieron fornicación espiritual al entrometerse en la política con la esperanza de evitar la persecución. (H. Hoeh La increíble historia de 2,000 años de la iglesia de Dios. Buenas noticias, julio de 1953)

Note lo que Jesús le advirtió a los que no querían ser fieles, que estarían sujetos a la gran tribulación. (véase también la Era de la Iglesia de Tiatira.)

Note lo que Jesús le dijo a Sardis:

1.  Escribe al ángel de la Iglesia en Sardis;

El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto. 2. Sé vigilante, y afirma las otras cosas que están para morir; porque no he hallado tus obras perfectas delante de Dios. 3. Acuérdate, pues, de lo que has recibido y oído; y guárdalo, y arrepiéntete. Pues si no velas, vendré sobre ti como ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti. 4. Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas. 5. El que venciere será vestido de vestiduras blancas; y no borraré su nombre del libro de la vida, y confesaré su nombre delante de mi Padre, y delante de sus ángeles. (Apocalipsis 3:1-5)

Por lo tanto, algunos en Sardis tienen el valor de levantarse, pero muchos no tienen el valor de defender la verdad y van a tener problemas. He hablado con varios líderes en una iglesia de Sardis y realmente han perdido mucho. (véase también la Era de de la Iglesia de Sardis)

Hay otro grupo que Jesús básicamente le advirtió sobre esto también:

14.  Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea:

He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: 15. Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 16. Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. 17. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. 18. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. 19. Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete. 20. He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. (Apocalipsis 3:14-20)

La mayoría de los verdaderos Cristianos en el siglo XXI son parte de Laodicea. Ellos son demasiado cobardes para arrepentirse y les falta valor para ser parte de la verdadera obra del tiempo del fin. Habiéndonos reunido y hablado con muchos, muchos líderes de las Iglesias de Laodicea, su falta de estar comprometidos con la verdad de la Biblia ha sido muy decepcionante para mí, como es obviamente a Jesús (véase también La Era de la Iglesia de Laodicea).

Ahora ¿Cuál era el problema que enfrentaban todas esas iglesias?

Cuando esto llegó hasta ello, ellos estuvieron satisfechos con el pecado y el error y no tuvieron el valor para hacer lo que tenían que haber hecho.

Aunque ellos no estaban totalmente corrompidos, los últimos tres grupos terminarán en la gran tribulación, a menos que tengan el valor de arrepentirse y hacer lo que es correcto.

¿Significa esto que los cristianos nunca tienen todo ese miedo?

No.

Pero los Cristianos no están siendo cobardes, pero necesitan tomar medidas que deben tomarse. Note:

43. José de Arimatea, miembro noble del concilio, que también esperaba el reino de Dios, vino y entró osadamente a Pilato, y pidió el cuerpo de Jesús. (Marcos 15:43)

Recordemos que Pedro negó incluso a admitir que estaba con Jesús en ese momento (Marcos 14: 66-72), sin embargo, José de Arimatea fue lo suficientemente valiente para ir directamente a Pilato. Eso podría haberle costado la vida, pero hizo lo que él estaba convencido de que era la obra que Dios quería que se hiciera.

Usted debería también.

¿Qué acerca del temor a Dios?

Pero, que acerca del “temor de Dios”, ¿puede usted pedirlo? Sí, la Biblia habla de eso.

A diferencia de la cobardía, el temor de Dios motiva a los Cristianos a hacer lo que es correcto.

Aquí están algunas cosas a considerar del último evangelista Dr. Herman Hoeh (nota, publicada originalmente en 1955, y fue básicamente republicado en 1983):

¿Por qué Es Necesario el Temor de Dios?

Esta era ha perdido este sano respeto por Dios. Note este ejemplo: “Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase…” (Hebreos 11: 7). Noé temía al poder de Dios. Ese era un temor correcto—un temor espiritual apropiado. Pero Noé no dejó que su temor y preocupación lo frustrara. Noé actuó en su temor. ¡Él hizo algo al respecto!

La gran importancia del temor de Dios ha sido lamentablemente mal entendido. Vamos a entender su significado. “Y con el temor del Eterno los hombres se apartan del mal”. (Proverbios. 16: 6). ¡Este temor nos advierte que Dios nos castigará si nos hacemos daño a nosotros mismos haciendo el mal!

Cuando hacemos el mal, nos hacemos daño a nosotros mismos.

Para enseñarnos a no hacer el mal, Dios a veces tiene que castigarnos. Así es como el temor de Dios nos conduce lejos del peligro del mal—tanto del peligro físico y del espiritual. “El temor del Eterno es enseñanza de sabiduría”. (Proverbios 15:33)

Cuando tememos a Dios, respetamos lo que él dice.

Lo que él dice ha sido registrado en su Palabra, la Biblia.

En la Biblia está la sabiduría de Dios. Su instrucción nos dice lo bueno y lo malo. Se define para nosotros las trampas del pecado. Se nos advierte de los peligros del mal que nos roban la felicidad y la prosperidad y la vida eterna. “El temor del Eterno es para vida, y con él vivirá lleno de reposo el hombre; No será visitado de mal.” (Proverbios 19:23)

La primitiva Iglesia de Dios tuvo paz cuando “andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo”. (Hechos 9:31)

¿Cómo actuar en el temor de Dios?

¿Cómo será la reacción adecuada al temor de Dios que nos libra de todo sufrimiento mental innecesario que nos imponemos a nosotros mismos? ¿Cómo será el temor de Dios que nos enseña a manejar y dirigir nuestra mente hasta que dominemos toda nerviosidad y temor?

El apóstol Juan escribió: “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.” (Juan 4:18)

Las preocupaciones y tormentos mentales originados por el temor se producen cuando el amor no se ha perfeccionado. Amar es hacer lo que Dios manda. “Pues este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.” (I Juan 5: 3)

Los mandamientos de Dios definen bien y el mal.

Ellos nos dicen de los peligros del pecado.

El pecado es “transgreción de la ley.” (1 Juan 3:4)

Al obedecer a Dios evitamos los peligros del mal y llenamos nuestra mente y las emociones de amor. El Amor elimina las preocupaciones y sufrimientos. Esta es la forma en que actuamos sobre el temor de Dios. (Hoegh. H. ¡USTED PUEDE VENCER SUS MIEDOS! Revista La Pura Verdad, junio de 1983)

Esforzándose por vivir el camino de Dios conduce hacia el desarrollo de un carácter santo y perfecto amor.

Adquiriendo el Perfecto Amor y Venciendo el miedo.

Pero la Biblia no dice que el perfecto amor no teme? Sí, note lo que escribió el apóstol Juan:

17. En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como Él es, así somos nosotros en este mundo. 18. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. 19. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.

20. Si alguno dice: “Yo amo a Dios,” y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21. Y nosotros tenemos este mandamiento de Él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. (1 Juan 17-21)

Tenga en cuenta que incluso en el tiempo de Juan algunos decían que amaban a Dios, pero ya que ellos realmente no aman a su vecino, esto no era cierto. Tenemos este problema hoy en día.

Muchos realmente sólo tienen interés para ellos y no para otros. Eso no es amor perfecto.

En el mismo artículo se muestra en la sección anterior, el Dr. Herman Hoeh continuó con la forma en que cree que se debe trabajar para adquirir el amor perfecto:

Ahora vamos a aprender cómo adquirir el amor perfecto. Aquí está lo que Pedro dice: “Añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; 6. al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; 7. a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, [amor].” (II Pedro 1: 5-7) (La palabra arcaica caridad, que se encuentra en la Versión Autorizada, debería representar amor.)

Cuando la mente no está debidamente manejada, el miedo natural de autoprotección se convierte en temor antinatural para la protección de uno mismo. En primer lugar, note que comience con la fe. ¿Qué es la fe? “Pero sin fe es imposible agradar a [Dios]: porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” (Hebreos 11: 6)

No se puede temer a Dios sin tener fe en que él existe y que él nos recompensa por lo que hacemos, ya sea bueno o malo. La fe no es algo que se intenta hacer usted mismo piense que tiene cuando no lo tiene. La fe es el reconocimiento de que Dios existe y que es absurdo para usted que pueda desafiar a su propósito en su vida, negándose a alejarse de sus pecados! Esta fe se adquiere. Se aprende por la experiencia. No se puede hipnotizar a sí mismo en recibir la fe. …

Vamos a seguir la instrucción de Pedro lo largo de su plan séptuple a vencer el miedo, añadiendo a la fe, la mente y el carácter de Dios.

El Plan Séptuple

En primer lugar, añadir la virtud de su fe en el poder de Dios. Virtuoso significa decente, casto, modesto, de buenos modales. Es lo opuesto a ser grosero y vulgar.

¡El primer paso es eliminar la causa de auto-condenación, los pecados secretos que a menudo son cometidos bajo el pretexto de la mojigatería extrema! Debemos dejar que la Biblia defina la decencia, la castidad y buenos modales para nosotros. Estudie las vidas de hombres y mujeres registradas dentro de sus cubiertas. Reconozca sus errores. No cometa los mismos errores. Recuerde, también, que el temor de Dios nos enseña a no decidirnos en nuestras mentes como deseamos creer, pero creer y actuar sobre lo que Dios dice que es la virtud. No es ni la justicia propia ni tosquedad. Es el comportamiento apropiado.

En segundo lugar, al conocimiento añadir virtud. ¡El Conocimiento se refiere al aprendizaje de las ideas y principios de conducta. Hay que aumentar continuamente en el conocimiento hasta que limpie nuestro carácter!

En tercer lugar, añadir dominio propio al conocimiento. Cuando aprendemos que Dios nos permite usar cosas que creíamos estaban prohibidas, debemos ejercer el equilibrio apropiado en el manejo de cualquier nueva libertad. Debemos tener dominio propio. Dominio propio no significa prohibición. La prohibición es abstención. Dominio propio es un uso moderado. Pablo dijo, “Todo aquel que lucha, de todo se abstiene;”(I Cor. 9:25). Dominio propio significa autocontrol. Este es uno de los pasos más importantes en el control de la mente y calmar los temores. Necesita ejercer autodisciplina entre mente y cuerpo para superar temores.

En cuarto lugar, añadir paciencia para el dominio propio. La paciencia es amplitud de mente por el cuál espere el resultado que deba conseguirse. La paciencia es lo contrario de la preocupación. Uno que es paciente no se siente frustrado porque los problemas no siempre se solucionan inmediatamente. La paciencia viene de ejercer el autocontrol bajo la prueba. “La tribulación produce paciencia”, escribió Pablo (Rom. 5: 3). Usted no puede hacerse paciente usted mismo. ¡Usted debe trabajar en ello, bajo juicio y prueba!

En quinto lugar, añada piedad a la paciencia. La piedad significa ser como Dios en carácter. Dios define su carácter a través de la Biblia. Muchas personas “religiosas” pretenden tener piedad, pero ellos “niegan la eficacia de ella”. (II Tim. 3: 5) Dios tiene un carácter poderoso, no uno débil. Piedad significa fuerza de carácter—que resume la virtud, conocimiento, paciencia, el dominio propio. Es demasiado tratar de imaginar cómo es Dios, aparte de la lectura de la Escritura. ¡No es de extrañar que nieguen su poder

En sexto lugar, añadir a la piedad afecto fraternal. ¡A menudo es más fácil actuar justo siendo amable con un hermano! Santiago dice de la lengua humana, “Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios” (Santiago 3: 9). Dios es perfecto. Necesitamos ser perfectos.

Pero nuestros hermanos tienen defectos de la carne. A veces es difícil ser amable, ser útil, ser generoso, ser severo sólo cuando sea necesario para los seres humanos. En un celo equivocado muchos imponen su “amabilidad” en otros. Tenemos que aprender a ejercer buen juicio en ser amable. Por otro lado, muchos descuidan la amabilidad que nunca pueden compensar. Esto alimenta la tristeza y la preocupación.

En séptimo lugar, añadir el amor como un clímax a la perfección. Jesús dijo: “Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen” (Mat. 05:44, RV). Cuando amas a tus enemigos es mucho, no tengan temor por lo que puedan hacerle. ¡El Amor, cuando se perfecciona, echa fuera todo temor!

Jesús también dijo: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. (Juan 15:13)

¡El amor perfecto elimina el miedo más terrible de todos—el miedo a la muerte!

¿Qué es el Amor?

El amor es la perfección de la ley de Dios de acuerdo a su espíritu o intención. “El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es amor” (Romanos 13:10.). No se puede amar a nadie sin cumplir la ley. ¡Y no se puede cumplir con la ley por completo sin amar a su prójimo y a su enemigo! El amor resume el espíritu y la intención de la ley de Dios. Y es la suma de todo lo que es bueno y correcto.

El temor de Dios nos lleva al amor divino. (Hoeh H. ¡USTED PUEDE CONQUISTAR SUS MIEDOS! Revista La Pura Verdad, junio de 1983)

Aquellos quienes desean ser Cristianos de Filadelfia en el siglo XXI tienen que darse cuenta de que Filadelfia significa “amor de hermanos” y la obra del remanente de Filadelfia en estos tiempos finales que va a través de puertas abiertas (Apocalipsis 3: 7-8) para anunciar el Evangelio del reino al mundo como testimonio (Mateo 24:14) y para enseñar todas las cosas que Jesús mandó (Mateo 28: 19-20) es algo que aquellos que realmente están trabajando en el perfeccionamiento del amor estarían en realidad el apoyando.

 

Aquellos quienes no lo están haciendo se engañan a sí mismos acerca de su posible Cristianismo y muestran su cobardía.

No Teman, Sean Valientes.

¿Significa que ser un verdadero Cristiano que todo le saldrá bien?

No.

La Biblia es clara en que los Cristianos se enfrentarán a pruebas y tribulaciones, y no deberían tener miedo de estas:

2. Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3. sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. (Santiago 1:2-4)

Los Cristianos deben esperar tener dificultades:

12. Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 13. sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de Su gloria os gocéis con gran alegría. 14. Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, Él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 15. Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 16. pero si alguno padece como Cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.

17. Porque es tiempo de que el juicio comience por la casa de Dios; y si primero comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de aquellos que no obedecen al evangelio de Dios? 18.  Ahora

“Y Si el justo con dificultad se salva,

¿En dónde aparecerá el impío y el pecador?”

19. De modo que los que padecen según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador, y hagan el bien. (1 Pedro 4:12-19)

Los Cristianos tienen que tener el valor de sufrir.

Jesús también enseñó a Sus seguidores que tendrían problemas junto con una promesa:

33. …En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. (Juan 16:33)

18. “Oíd, pues, vosotros la parábola del sembrador: 19. Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino. 20. Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo; 21. pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza. 22. El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa. 23. Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.” (Mateo 13:18-23)

Eso es parte del por qué Él enseñó acerca del sembrador:

14. “Porque muchos son llamados, y pocos escogidos.” (Mateo 22:14)

Aquellos quienes son bíblicamente cobardes sucumben a las presiones y temores del mundo. Se engañan a sí mismos y hacen esto.

Los cobardes se enfocan en sus deseos y no lo suficiente en lo que Dios quiere que se enfoquen, en el Reino de Dios.

¿Valentía o cobardía? Bueno, esa es su elección.

Un verdadero Cristiano hace lo que Dios quiere que él o ella haga, independientemente de las circunstancias.

Considere también lo que dijo Josué:

14. “Ahora, pues, temed al Eterno, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid al Eterno. 15. Y si mal os parece servir al Eterno, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos al Eterno.” (Josué 24:14-15)

Sigan a Dios, y haga lo que es correcto:

32. No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino. (Lucas 12:32)

Un sermón relacionado al el primero de tres de este artículo está disponible y está titulado Valor y Cobardía.

Thiel B. Valor Cristiano vs. Cobardía. COGwriter(c) 2016

 

Publicado en: Español