“Por qué algunos cristianos están comiendo de manera bíblicamente limpia”

 

“Por qué algunos cristianos están comiendo de manera bíblicamente limpia”

COGwriter

Breaking Israel News tuvo un enlace titulado ¿Por qué algunos cristianos están comiendo de manera bíblicamente limpia? Aquí hay algo de lo que decía ese artículo:

19 de diciembre de 2018

Y los cerdos, aunque tienen verdaderos cascos, con los cascos hendidos, no mastican el bolo: Son impuros para vosotros. Levítico 11: 7

Pero cualquier cosa en los mares o en los arroyos que no tiene aletas ni escamas, entre todos los enjambres del agua y entre todas las otras criaturas vivientes que están en el agua, son una abominación para vosotros. Levítico 11:10

Debido a la clara directriz bíblica sobre cómo evitar la carne de cerdo y los mariscos, algunos no judíos bíblicamente fieles observan dietas que llaman bíblicamente limpias o bíblicamente kosher. …

Tom Washburn vive con su familia en la zona rural de Tennessee. Criado en “un buen hogar cristiano”, le dijo a Breaking Israel News que, hace 25 años, después de un período de estudio bíblico profundo, él y su esposa Annie cambiaron la forma en que comían y comenzaron a observar una serie de otras leyes y fiestas bíblicas.

Creemos que debemos observar y obedecer los mandamientos que encontramos en las Escrituras. Probablemente debería aclarar que no seguimos las leyes kasher judías. Aunque no comemos carne de cerdo de ninguna forma, nuestra casa no se consideraría kosher. Por ejemplo, comeré carne y queso juntos, porque no encuentro la prohibición en las Escrituras “, explicó. …

Lisa Girouard de Cedar Park, Texas, también consulta la Biblia exclusivamente para obtener orientación sobre sus opciones de comida. “Mi comprensión de la Biblia me ha hecho comer de acuerdo con Levítico 11: 1-23 y Deuteronomio 14: 3-21. No como cerdo o mariscos ni ninguna de las otras cosas enumeradas en esos capítulos. Creo que esta instrucción de Dios nos dice que lo que Él hizo es alimento para que el hombre coma, y ​​lo que no es para comer”.

Para la Dra. Patricia Duke de Tampa, FL, el consumo bíblicamente limpio comenzó a fines de la década de 1990, coincidiendo con su comprensión de que “realmente marcó una diferencia el día que guardé como el sábado. Había leído todas las leyes sobre dietas en el Pacto Original, pero pensé que solo eran aplicables al pueblo judío. ¡Poco sabía que pronto descubriría lo equivocada que estaba!

Inspirada por un libro que describía los hábitos inmundos de los camarones y los cerdos, comencé a analizar más a fondo “las leyes dietéticas en Levítico, Éxodo y Deuteronomio”. Desde allí empecé a investigar intensamente la función de cada animal inmundo para descubrir por qué Dios diría que no se los comiera.

Al final de mi viaje de investigación, estaba convencida de que Dios tenía un propósito específico en la creación de cada especie de animal. Descubrí que la clave de qué comer o qué no comer está en lo que Él considera que es comida, no en lo que los humanos consideramos como comida. Me di cuenta de que desde que Dios hizo mi cuerpo, Él ciertamente sabía cuál era la mejor comida para mí.

Llegué a la conclusión de que las leyes dietéticas siguen siendo válidas hoy porque Él es el mismo ayer, hoy y mañana, por lo que eliminé el consumo de alimentos impuros de mi dieta. Cuando crecí comiendo [alimentos prohibidos por la Biblia] fue justo lo que hicimos. Me gustaba el sabor de estos “alimentos prohibidos”. Ahora, solo la idea de comerlos es repulsivo para mí “.

Greg Cornelius de Ellijay, Georgia, ha convertido su compromiso personal con una dieta bíblica en algo más. Cornelius tiene un perfil de Facebook con el nombre de Torá Chef, donde comparte “recetas e ideas limpias, y con suerte se abre a un mayor diálogo y estudio”.

Cornelio explicó: “Sigo las instrucciones de las Escrituras lo mejor que puedo para leerlas y comprenderlas. Principalmente verduras, pescado limpio, aves de corral, rumiantes, aves de caza, frutas, granos, semillas, etc. Me abstengo de comer cerdo, mariscos y las otras “criaturas” descritas en su mayoría en Levítico y Deuteronomio. Tiendo a preocuparme menos por las certificaciones y las comprensiones adicionales, a menos que pueda apuntar a la Escritura “. Https://www.breakingisraelnews.com/118961/biblical-diet-nations/

Por lo tanto, las dos razones enumeradas básicamente para no comer animales bíblicamente impuros en el artículo anterior se deben a que la Biblia dice que no, y parece que hay hábitos de animales impuros que sugieren que los humanos no deben comerlos. En este último punto, hay varias enfermedades que los humanos han contraído al comer animales impuros (como el ébola y la triquinosis).

Permítanme mencionar también una escritura del Nuevo Testamento:

3 … contiende seriamente por la fe que una vez fue entregada a los santos. (Judas 3)

Una de las formas en las que luchas seriamente por la fe de una vez por todas entregadas a los santos es siguiendo su ejemplo de no comer carne bíblica inmunda.

El apóstol Pablo escribió:

1 Imitadme a mí, así como yo imito a Cristo. (1 Corintios 11: 1)

Jesús no comió carne bíblica e impura (cf. Lucas 11: 11-13; Juan 15:10).

El apóstol Pablo no comió carne bíblica e inmunda (cf. Hechos 28:17).

Todos deben darse cuenta de que el apóstol Pablo no quería que los cristianos gentiles participaran en la inmundicia y eso es algo de lo que deberían arrepentirse. Pablo también escribió:

Por esto sabes que ningún fornicador, persona inmunda, ni hombre codicioso, que es un idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios. Que nadie os engañe con palabras vacías, porque a causa de estas cosas, la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. Por lo tanto, no seáis participantes con ellos (Efesios 5: 5-7).

¿Comer alimentos prohibidos por la Biblia o no comerlos es un signo de desobediencia? ¿No es consumir lo que la Biblia prohíbe codiciar?

Aunque algunos creen que los cristianos pueden comer carnes impuras, Pablo escribió:

7 Porque Dios no nos llamó a la inmundicia, sino a la santidad (1 Tesalonicenses 4: 7).

El apóstol Pedro añadió:

9 … el Señor sabe cómo … 10 reservar a los injustos bajo castigo para el día del juicio, y especialmente a aquellos que caminan de acuerdo con la carne en los deseos de inmundicia y desprecian la autoridad (II Pedro 2: 9-10).

Algunos, tristemente, desprecian la autoridad bíblica para comer todo lo que deseen.

La mayoría de los que profesan el cristianismo, sin embargo, afirmarán creer que Jesús declaró que todos los animales estaban limpios para comer, aunque no lo hizo.

También agregaría que incluso los eruditos católicos romanos se dan cuenta de que no fue sino hasta un siglo y medio después de que Jesús resucitara que su iglesia aceptó el consumo de animales inmundos.

De acuerdo con el Liber Pontificalis, la aceptación de carne inmunda se produjo aproximadamente 150 años DESPUÉS de que Jesús resucitó y fue impulsada por el obispo romano Eleuterio:

También decretó que ningún tipo de alimento de uso común debería ser rechazado especialmente por los fieles cristianos, en la medida en que Dios lo creó; siempre que fuera una comida racional y apta para la humanidad (Book of the Pontiffs (Liber Pontificalis), 2ª edición. Traducción de Raymond Davis. Liverpool University Press – Textos traducidos para historiadores, Liverpool, 2001, p.17).

La Enciclopedia Católica declara:

El “Liber Pontificalis” le atribuye al Papa Eleuterio un decreto de que los cristianos no deben despreciar ningún tipo de alimento (Et hoc iterum firmavit ut nulla esca a Christians Repudiaretur, maxime fidelibus, quod Deus creavit, quæ tamen rationalis et humana est).

Cabe señalar que los obispos romanos no fueron llamados Papas tan pronto (eso no sucedió hasta finales del siglo IV). De todos modos, según el libro de Lopes, Los Papas, Eleuterio fue obispo de Roma desde 175-189 dC. Este libro (que compré en el Vaticano mismo) dice esto acerca de Eleutherius:

Renunció a las obligaciones de los cristianos de respetar las leyes dietéticas de origen judaico (página 5).

El libro anterior debería haber dicho a las obligaciones de origen bíblico, ya que las restricciones dietéticas comenzaron con Dios y no con los judíos (la distinción entre animales limpios e inmundos se conocía al menos en el tiempo de Noé, ya que Dios así lo declaró en Génesis 7: 2-3). Tal vez sea necesario indicar que nunca se ha demostrado que nadie llamado por Dios en el Antiguo Testamento haya consumido carne inmunda. Por lo tanto, los Católicos (y los Protestantes que siguen este decreto) confían en un posible pronunciamiento de un obispo de Roma para justificar que comen carnes impuras más de lo que creen. Y este supuesto decreto no sucedió hasta aproximadamente 150 años después de que Jesús resucitó.

Ahora, debo agregar que el Liber Pontificalis fue compuesto en los siglos quinto/sexto y tiene una reputación, incluso entre los eruditos católicos romanos, por asignar arbitrariamente eventos con ciertos “papas” (algo de esto está documentado en el artículo ¿Qué enseña Roma en realidad sobre la historia de la iglesia primitiva? http://www.cogwriter.com/roman.htm). Parecería, sin embargo, que esto no podría haber sido asignado antes de 175 A.D. debido a los escritos de Irenaeus. Por lo tanto, está claro que hasta bien entrado el segundo siglo, se consideró que las leyes relativas a las carnes limpias e inmundas estaban vigentes para los cristianos en general (excepciones, incluidos los apóstatas en Alejandría y el apóstata Justino). Y que se debe a una tradición católica posterior de que los animales impuros se convirtieron en alimento para los partidarios romanos.

Considere que en el siglo III, un anciano llamado Pionio de Esmirna, quien afirmó ser parte de la “iglesia católica”, se negó a comer carne inmunda:

3. Era sábado y después de que oraron y tomaron el pan sagrado con agua, Polemon, el verger del templo, entró con ellos junto a sus hombres para buscar a los cristianos y arrastrarlos para ofrecer sacrificios y probar las carnes prohibidas. “Seguramente usted es consciente”, dijo el verger, “del edicto del emperador que nos ordena sacrificarnos a los dioses”. “Somos conscientes”, dijo Pionio, “de los mandamientos de Dios que nos ordenan que lo adoremos a Él solo”.

Polemon dijo: “Vengan, pues, al mercado; Allí cambiarán de opinión.

Sabina y Asclepiades dijeron: “Obedecemos al Dios viviente”. Él se los llevó, sin moderación, y mientras caminaban, todos vieron que llevaban sus cadenas, y una multitud tan apresurada se apresuró como para una vista extraña. que se empujaban el uno al otro. Cuando entraron al foro, junto al Stoa oriental y la puerta doble, todo el foro y los pisos superiores de los porches estaban llenos de griegos, judíos y mujeres. Estaban de vacaciones porque era un gran sábado. Se acercaron, mirando hacia los escalones del tribunal y las urnas de votación.

6. Había un abogado llamado Alexander, un hombre malvado que habló: “Escúchanos, Pionio”.

“Debes preocuparte”, dijo Pionio, “de escucharme. Lo que sabes, yo lo sé; pero de lo que sé, es usted un ignorante.” A Alexander le importaba hacer deporte con él, porque le dijo irónicamente: “¿Por qué llevas estas cadenas?” “En primer lugar”, dijo Pionio,”de modo que aunque estamos pasando por tu ciudad, no podemos ser sospechosos de haber venido a comer alimentos prohibidos …

9. Luego lo interrogó por el bien del expediente, mientras que un notario lo eliminó todo. “¿Cómo te llamas?”, Le preguntó.

“Pionio”, fue la respuesta. “¿Eres cristiano?” Preguntó Polemon.

“Sí”, dijo Pionio.

Polemon el verger dijo: “¿A qué iglesia perteneces?”

“A la Iglesia Católica”, fue la respuesta; “Con Cristo no hay otra” (El martirio de Pionio y sus compañeros, capítulos 3,6 y 9. Texto de H. Musurillo, Los hechos de los mártires cristianos (Oxford, 1972), 137-167. Http://archive.is/abf7S accedido el 25/07/15)

Mientras que algunos asociados con los grecorromanos, como Justino, aparentemente comían carne impura, Pionio (que parece haber tenido una conexión con Policarpo de Esmirna) no lo hizo. (En lo que respecta a la “Iglesia Católica”, las dos primeras veces que aparece en la literatura es una referencia a la Iglesia de Dios en Esmirna. No fue hasta finales del siglo IV que la Iglesia de Roma y su confederación ortodoxa oriental lo tuvieron para su uso legal exclusivo debido a un decreto del Emperador Teodosio relacionado con el Concilio de Constantinopla que convocó en 381. Pionio obviamente NO era parte de la Iglesia Católica Romana ya que no comería carne inmunda décadas después de que el Obispo Eleuterio supuestamente lo autorizara. Además, también guardó los Días Santos bíblicos, etc.) También debo agregar que la Iglesia de Roma considera que el presbítero Pionio fue un santo, de ahí que el hecho de que él ni siquiera deseara que lo acusaran o de comer eso a mediados del siglo tercero debería mostrar que aquellos que se consideraban cristianos fieles NO comían carnes bíblicamente impuras en el tercer siglo.

La Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org/ ha producido un sermón en video que se encuentra en su canal ContinuingCOG.

1:16:37

Los Cristianos y las carnes inmundas

¿Enseña la Biblia que los cristianos deben comer la carne de animales que el Antiguo Testamento llama impuros? ¿Purificó Jesús a todos los animales? ¿Jesús enseñó que había animales que no eran buenos para ser comidos? ¿Muestra la Biblia que alguien llamado de Dios comió animales bíblicamente impuros? La aceptación de comer carnes sucias fue respaldada por la falsa epístola de Barnabus (no la escribió) y, supuestamente, a fines del siglo II, por el obispo romano Eleuterio. ¿Es la impureza un concepto del Nuevo Testamento? ¿Son los productos de cerdo peligrosos? ¿Qué deben hacer los cristianos fieles?

La Continuación de la Iglesia de Dios Continua también produjo un video más corto que está disponible en su canal Bible New Prophecy de YouTube:

20:16

¿Declaró Jesús alimento a la carne de todo animal?

Muchos han afirmado que Jesús declaró toda carne animal como alimento en Marcos 7. El pastor Jack Wellman de los Los hermanos Mulvane citó este versículo como prueba parcial de que Jesús declaró que todos los animales estaban limpios para los cristianos. ¿Es esto lo que Jesús realmente dijo? ¿Qué creían los primeros cristianos sobre esto? ¿Los cristianos fieles seguían evitando las carnes inmundas después de que Jesús resucitó? ¿Qué hizo el apóstol Pedro? ¿Qué hizo el mártir del siglo III, Pionio? ¿Cuándo afirmó la Iglesia de Roma que cambió para permitir la promoción de animales bíblicamente impuros? ¿Se mencionó algún animal inmundo en el Nuevo Testamento después de Marcos 7?

Un artículo escrito de interés relacionado se titula: Los argumentos sobre carnes inmundas pasan por alto los hechos bíblicos e históricos http://www.cogwriter.com/news/doctrine/unclean-arguments-overlook-facts/.

En al menos tres libros de la Biblia, está prohibido comer carne de cerdo (un animal inmundo), y un par de referencias en el Libro de Isaías son negativas y proféticas, lo que significa que las carnes inmundas aún son inmundas.

Por lo tanto, aquellos que confían en la Biblia se dan cuenta de que las prohibiciones contra el cerdo NO se clavaron en la cruz ni se eliminaron (ver también ¿Qué leyes fueron suprimidas? ¿Cuáles quedan?). La muerte de Jesús NO cambió la carne de cerdo ni redujo su capacidad de transmitir problemas de salud (más detalles se encuentran en el artículo La Iglesia del Nuevo Testamento, Historia y Carnes inmundas http://www.cogwriter.com/unclnt.htm.

También puede ser interesante notar que en el Nuevo Testamento, Jesús también hace comentarios negativos hacia los cerdos/puercos. Dése cuenta:

6 “No les des a los perros lo que es santo; ni lances tus perlas a los cerdos, no sea que las pisoteen bajo sus pies, y se revuelvan y te hagan en pedazos. (Mateo 7: 6)

La Biblia también enseña:

2… Escúchame con atención y come lo que es bueno (Isaías 55: 2).

Dios no pretendía que el cerdo, o la carne de otros animales inmundos, fuera alimento para los seres humanos.

Incluso la Iglesia de Roma admite que los primeros cristianos no consumían carne de cerdo (algunos detalles se encuentran en el artículo La Iglesia del Nuevo Testamento, Historia y las carnes inmundas).

Los primeros cristianos no consumían carne de cerdo.

Nosotros, en la Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org, no consumimos carne de cerdo, y la Biblia apoya esta posición.

Publicado en: Uncategorized