¿Los primeros cristianos afirmaron creer en la inmortalidad del alma?

hoec

¿Los primeros cristianos afirmaron creer en la inmortalidad del alma?

COGwriter

La gran mayoría de las religiones greco-romanas del catolicismo romano http://www.cogwriter.com/catholic.htm, el ortodoxismo oriental http://www.cogwriter.com/orthodox.htm y el protestantismo http://www.cogwriter.com/salvation.htm creen que los humanos tienen un alma inmortal. Sin embargo, la Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org/ no lo hace.

¿Lo hacian los primeros cristianos?

¿Qué enseña la Biblia? ¿Cuál era la enseñanza de los primeros líderes de la iglesia a menudo venerados como santos por los grecorromanos sobre esto?

Esto fue abordado en un sermón titulado ¿Los humanos son inmortales? http://www.youtube.com/watch?v=JZvl7NfdmEM

Los términos inmortal e inmortalidad no se encuentran en el Antiguo Testamento (NKJV).

Curiosamente, Ezequiel registró:

He aquí, todas las almas son mías; el alma del padre así como el alma del hijo es mía; el alma que pecare morirá (Ezequiel 18: 4).

Note que Ezequiel dice que las almas que pecan morirán. Pero dado que está establecido que los hombres mueran una sola vez (Hebreos 9:27), ¿Está hablando de la primera o de la segunda muerte (Apocalipsis 2: 11; 20: 6,14; 21: 8)?

Bueno, fíjese en los siguientes versículos de Ezequiel:

Pero si un hombre es justo y hace lo que es legal y correcto; si no ha comido en las montañas, ni alzó los ojos a los ídolos de la casa de Israel, ni profanó a la mujer de su prójimo, ni se acercó a una mujer durante su impureza; si él no ha oprimido a nadie, sino que ha devuelto al deudor su promesa; no ha robado a nadie con violencia, sino que ha dado su pan al hambriento y cubierto al desnudo con la ropa; si él no ha exigido usura ni ha aumentado, sino que ha retirado su mano de la iniquidad y ha ejecutado el verdadero juicio entre el hombre y el hombre; si él anduvo en Mis estatutos Y guardó Mis juicios fielmente, Él es justo; ¡Seguramente vivirá! “, Dice el Señor DIOS (Ezequiel 18: 5-9).

Ezequiel obviamente está hablando de la primera muerte.

¿Por qué?

Note que el hombre justo vivirá. Esto está en contraste con el que practica el pecado, quien morirá. Y, piense en este punto, el hombre justo ya estaba vivo, por lo tanto, el hecho de que vivirá sugiere que Dios lo resucitará para que pueda vivir para siempre.

Ezequiel básicamente continúa y nuevamente advierte:

El alma que pecare morirá (Ezequiel 18:20).

Estas escrituras en el Antiguo Testamento parecen preparar el escenario para las escrituras en el Nuevo Testamento.

El nuevo Testamento

El Nuevo Testamento enseña las mismas doctrinas básicas que el Antiguo Testamento, pero tiende a expandirse en ellas.

Jesús confirmó que las almas pueden y serán destruidas cuando enseñó:

Y no temáis a los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma. Más bien, temed a Aquel que puede destruir el alma y el cuerpo (Mateo 10:28).

Si las almas fueran verdaderamente inmortales, entonces no podrían ser destruidas. Jesús enseñó que la muerte era como dormir:

11 Estas cosas dijo, y después de eso les dijo: “Nuestro amigo Lázaro duerme, pero voy para que lo despierte”. 12 Entonces sus discípulos dijeron: “Señor, si duerme, se pondrá bien”. 13 Sin embargo, Jesús hablaba de su muerte, pero ellos pensaban que estaba hablando de descansar en sueños. 14 Entonces Jesús les dijo claramente: “Lázaro está muerto” (Juan 11: 11-14).

Observe también que Jesús enseñó que la vida eterna se daría en un momento posterior, en la edad venidera:

29 De cierto os digo que no hay nadie que haya dejado casa, ni padres, ni hermanos, ni mujer, ni niños, por causa del reino de Dios, 30 que no recibirán muchas veces más en este tiempo presente, y en el tiempo presenten, y en la era por venir la vida eterna (Lucas 18: 29-30).

Por lo tanto, los humanos no poseen esa vida eterna ahora. Los muertos están dormidos ahora:

14 Por lo tanto, Él dice: “Despierta, tú que duermes, Levántate de entre los muertos, y Cristo te iluminará “(Efesios 5:14).

Tal vez el pasaje más famoso en el Nuevo Testamento es Juan 3:16. Afirma:

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.

Observe el contraste anterior. Los humanos perecerían (y esto significa eternamente, ya que todos morirían físicamente) si Dios no hubiera amado al mundo lo suficiente como para enviar a Jesús para que los creyentes pudieran tener vida eterna.

Pablo entendió claramente este concepto ya que aquí está algo de lo que escribió sobre la inmortalidad:

1 Corintios 15: 51-54 51 He aquí, os digo un misterio: no todos dormiremos, pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta. Porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y que esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Así que cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: “La muerte ha sido devorada en victoria.” NKJV (1 Corintios 15: 51-54).

Note que Pablo está diciendo que debemos ser cambiados para poseer la inmortalidad, y que los muertos durmientes serán resucitados. Y que esto ocurre en la resurrección. Ningún humano tiene inmortalidad ahora.

Tampoco Pablo puesto que él enseñó:

He sufrido la pérdida de todas las cosas, y las he contado como basura, para ganar a Cristo y ser hallado en él, no teniendo mi propia justicia, que es de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que es de Dios por fe; para que pueda conocerlo a Él y el poder de Su resurrección, y el compañerismo de Sus sufrimientos, siendo conformado a Su muerte, si, de alguna manera, puedo alcanzar la resurrección de entre los muertos. No es que ya lo haya logrado, o ya esté perfeccionado; pero sigo adelante, para poder aferrarme a aquello por lo que Cristo Jesús también se ha apoderado de mí. Hermanos, no cuento que haya sido aprehendido (Filipenses 3: 8-13).

Por lo tanto, la inmortalidad lograda en la resurrección no es algo que los cristianos tienen hoy.

Además, todos los humanos no pueden poseer la inmortalidad ahora. Mira lo que enseñó el apóstol Juan:

… ustedes saben que ningún asesino tiene vida eterna permaneciendo en él (1 Juan 3:15).

Dado que muchas personas son o han sido asesinos, esto prueba que no todos los humanos poseen la inmortalidad.

Actualmente, mira quién solo tiene inmortalidad:

Aquel que es el bendito y único Potentado, el Rey de reyes y el Señor de señores, el único que tiene inmortalidad (1 Timoteo 6: 15-16).

Por lo tanto, Jesús es el único que nació humano, el único que actualmente posee la inmortalidad.

Además de las citas anteriores, las siguientes son todas las veces que la NKJV usa los términos inmortal o inmortalidad:

… que “pagará a cada uno según sus obras”: la vida eterna para aquellos que, persistiendo pacientemente en el bien, buscan la gloria, el honor y la inmortalidad (Romanos 2: 6-7).

… nuestro Salvador Jesucristo, quien ha abolido la muerte y traído la vida y la inmortalidad a la luz a través del evangelio (2 Timoteo 1:10).

Sin embargo, por esta razón obtuve misericordia, que en mí primero Jesucristo podría mostrar toda la paciencia, como un patrón para aquellos que van a creer en Él para la vida eterna. Ahora al Rey eterno, inmortal (1 Timoteo 1: 16-17).

Tenga en cuenta que cada pasaje en la Biblia que usa los términos inmortal o inmortalidad dice que Jesús tiene inmortalidad, que los humanos no la tienen, que Jesús vino para que los humanos puedan tenerla, y que vino a abolir la muerte.

¿Por qué sería esto un problema si los humanos ya fueran inmortales?

Además, aunque algunos han usado el término “sueño del alma” de manera negativa para aquellos de nosotros que creemos que la muerte es como el sueño, fíjense en lo que el apóstol Pablo se inspiró para escribir:

16 Porque si los muertos no resucitan, entonces Cristo no ha resucitado. 17 Y si Cristo no ha resucitado, tu fe es inútil; ¡todavía estás en tus pecados! 18 Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron. (1 Corintios 15: 16-18)

Es correcto que los cristianos enseñen y crean que la muerte es como dormir. Los que condenan el “sueño del alma” también están condenando a Jesús y al apóstol Pablo.

Escrituras de la iglesia del segundo siglo

Pero, ¿Qué hay de la Iglesia primitiva? Después de la muerte de los apóstoles (siendo Juan el último alrededor del año 100 d. C.), hubo escritores de la iglesia primitiva que continuaron enseñando lo que los apóstoles enseñaban, que es lo que está en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Muchos de los escritos del siglo II son de verdaderos santos de la Iglesia de Dios, y la mayoría de estos escritos son aceptados como provenientes de “santos” según las iglesias greco-romanas.

Aquí hay algo de lo que se cree que es “el sermón cristiano completo más antiguo que ha sobrevivido” (Holmes M.W. Ancient Christian Sermon. The Apostolic Fathers: Greek Texts and English Translations, 2nd ed. Baker Books, Grand Rapids, 2004). Este Antiguo Sermón Cristiano http://www.cogwriter.com/ancientsermon.htm contiene estas declaraciones al respecto:

Ahora bien, no creo que haya dado ningún consejo malo respecto de la continencia, y quienquiera que lo realice no se arrepentirá, sino que nos salvará a él y a mí como su consejero. Porque no es una mala recompensa convertir a un alma que se extravía y que se extravía, para que se salve (15: 1).

Porque si hemos recibido mandamientos, que debemos hacer de esto nuestro negocio, para arrancar a los hombres de los ídolos y para instruirlos, ¡cuánto más está mal que un alma que conoce a Dios ya perezca! (17: 1)

Las almas que pueden perecer no pueden ser inmortales.

Note esto de la Carta de Ignacio a los Efesios:

Para este fin, el Señor sufrió el derramamiento del óleo sobre su cabeza, para poder inspirar la inmortalidad en su Iglesia (capítulo 17).

Especialmente [haré esto] si el Señor me hace saber que se juntan hombre por hombre en común por la gracia, individualmente, en una sola fe, y en Jesucristo, que era de la simiente de David según la carne, siendo tanto el Hijo del hombre como el Hijo de Dios, para que obedezcas al obispo y al presbiterio con una mente indivisa, partiendo el mismo pan, que es la medicina de la inmortalidad, y el antídoto para evitar que muera, pero [ que causa] que debemos vivir para siempre en Jesucristo (Capítulo 20).

Ignacio esencialmente enseña que Cristo sufrió para dar inmortalidad a la Iglesia y nosotros en la Iglesia cuando participamos de la Pascua podemos vivir para siempre en Cristo; de lo contrario, moriríamos.

Sé sobrio como un atleta de Dios: el premio que se te presenta es la inmortalidad y la vida eterna, de la que también estás persuadido (Carta a Policarpo, Ignacio, Capítulo 2).

Policarpo de Esmirna http://www.cogwriter.com/polycarp.htm (mediados del siglo II) enseñó que el cuerpo y el alma debían ser resucitados, por lo tanto, enseñó contra la inmortalidad de la doctrina del alma:

Te bendigo porque me has considerado digno de este día y hora, para que pueda recibir un lugar entre el número de mártires en la copa de tu Cristo, a la resurrección a la vida eterna, tanto del alma como del cuerpo, en el incorruptibilidad del Espíritu Santo (El Martirio de Policarpo, 14: 2. En Holmes MW Los Padres Apostólicos, Textos Griegos y Traducciones de Inglés. Baker Books, Grand Rapids (MI), 2004, p.239).

Aunque la Iglesia Ortodoxa Griega de Antioquía ahora lo incluye en su lista de sucesión, alrededor de 170 d. C. Teófilo de Antioquía http://www.cogwriter.com/theophilus.htm escribió una posición que parece diferir de la doctrina ortodoxa oriental actual sobre la inmortalidad:

Cuando hayas dejado al mortal y te vistas la incorrupción, entonces verás a Dios dignamente. Porque Dios levantará tu carne inmortal con tu alma; y luego, habiéndose convertido en inmortal, verás al Inmortal, si ahora crees en Él; y entonces sabrán que han hablado injustamente contra Él (Teófilo de Antioquía. A Autólico, Libro 1, Capítulo VI. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Porque si Él lo hubiera hecho inmortal desde el principio, lo hubiera hecho Dios … para que si se inclinaba hacia las cosas de la inmortalidad, guardando el mandamiento de Dios, debería recibir como recompensa de Él la inmortalidad, y debería volverse Dios … Porque Dios nos ha dado una ley y santos mandamientos; y todos los que guardan estos pueden ser salvados, y, obteniendo la resurrección, pueden heredar la incorrupción (Teófilo de Antioquía. A Autólicus, Libro 2, Capítulo XXVII. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Pero al menos Dios, el Padre y Creador del universo no abandonó a la humanidad, sino que dio una ley, y envió santos profetas para declarar y enseñar a la raza de los hombres, para que cada uno de nosotros despierte y comprenda que hay un solo Dios. Y también nos enseñaron a abstenernos de la idolatría ilegal, el adulterio y el asesinato, la fornicación, el robo, la avaricia, el falso juramento, la ira y toda incontinencia e inmundicia; y que cualquier cosa que un hombre no quisiera que se hiciera a sí mismo, no debería hacerle a otro; y así el que actúa con justicia escapará de los castigos eternos, y será considerado digno de la vida eterna de Dios (Teófilo de Antioquía. A Autólicus, Libro 2, Capítulo XXXIV. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Probablemente antes del 180 d. C., Melito de Sardis http://www.cogwriter.com/melito.htm, un famoso líder y escritor de la iglesia, escribió:

Mató a la muerte que había matado al hombre (Melito. Homilía sobre la Pascua, versículo 66. Traducción de Kerux: The Journal of Online Theology, http://www.kerux.com/documents/KeruxV4N1A1.asp 14/09/05 ) .

Y por esto, Melito enseña que Jesús podría proporcionar la inmortalidad, ya que los humanos no la poseen (obviamente no se está refiriendo a la muerte física, ya que los cristianos han muerto a lo largo de la historia).

A pesar de que tuvo algunas opiniones heréticas, se considera que Ireneo http://www.cogwriter.com/irenaeus.htm fue un importante teólogo temprano por católicos y protestantes (alrededor de 180 d. C.), y escribió, que:

Cristo Jesús, nuestro Señor, y Dios, y Salvador, y Rey … puede, en el ejercicio de Su gracia, otorgar la inmortalidad a los justos y santos, y aquellos que han guardado Sus mandamientos (Ireneo. Adversus hareses, Libro 1, Capítulo 10, versículo 1. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Así, Ireneo entendió la idea de que los humanos no poseen la inmortalidad y que es un regalo de Dios. Y este regalo solo se le da a aquellos que han guardado Sus mandamientos.

También entendió que la resurrección era física:

Por lo tanto, hemos formado la creencia de que [nuestros] cuerpos también resucitan. Porque aunque van a la corrupción, sin embargo, no perecen; pues la tierra, recibe los restos, los conserva, incluso como la semilla fértil mezclada con tierra más fértil. De nuevo, como se siembra un grano desnudo, y germinando por el mandato de Dios su Creador, se eleva de nuevo, vestido y glorioso, pero no antes de que haya muerto y sufrido la descomposición, y se haya mezclado con la tierra (Ireneo Fragmentos de Ireneo Fragmento VII Traducido por Alexander Roberts y James Donaldson Extraído del Volumen I de The Ante-Nicene Fathers (Alexander Roberts y James Donaldson, editores), American Edition copyright © 1885. Versión electrónica copyright © 1997 de New Advent, Inc.) .

Y a pesar de que no fue parte de la verdadera Iglesia de Dios, Justino http://www.cogwriter.com/justin.htm escribió:

Justino también dijo, “Porque elijo no seguir las doctrinas de los hombres o de los hombres, sino a Dios y las doctrinas [entregadas] por Él. Pues si han caído con algunos que son llamados cristianos, pero que no admiten esta [verdad], y se aventuran a blasfemar del Dios de Abraham, y del Dios de Isaac, y del Dios de Jacob; que dicen que no hay resurrección de los muertos, y que sus almas, cuando mueren, son llevadas al cielo; no imaginen que ellos son cristianos “(Diálogo, Capítulo 80).

Aunque aquellos de nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios http://www.ccog.org/ estaríamos de acuerdo en que las almas morirán (Ezequiel 18: 4) y no serán llevadas al cielo al morir (Job: 14: 14; Juan 3:13), los que están en la Iglesia Católica, Ortodoxa, y Las iglesias protestantes parecen estar en desacuerdo con Justino aquí.

El apologista del siglo segundo Tatian y asociado de Justino escribió:

El alma no es en sí misma inmortal, oh griegos, sino mortal. Sin embargo, es posible que no muera. Si, de hecho, no conoce la verdad, muere, y se disuelve con el cuerpo, pero finalmente se eleva al final del mundo con el cuerpo, recibiendo la muerte por castigo en inmortalidad (Tatian. Traducido por JE Ryland. Discurso a los griegos, Capítulo XIII. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Polícrates de Éfeso http://www.cogwriter.com/polycrates.htm a fines del siglo II escribió y le dijo al obispo romano Víctor:

¿Por qué debo mencionar al obispo y mártir Sagaris que se durmió en Laodicea, o al bendito Papirio, o Melito, el eunuco que vivió totalmente en el Espíritu Santo, y que yace en Sardis, esperando el episcopado del cielo, cuando él resucitará de entre los muertos? (Eusebio, Historia de la Iglesia, Libro V, Capítulo 24, Versículo 5. Traducido por Arthur Cushman McGiffert. Extraído de Nicene y Post-Nicene Fathers, Serie Dos, Volumen 1. Editado por Philip Schaff y Henry Wace. Edición estadounidense, 1890. En línea Edición Copyright © 2004 por K. Knight).

Por lo tanto, la inmortalidad era algo que debía obtenerse, no algo inherente. Y la idea del destino del hombre para convertirse en Dios era conocida en el siglo II.

Tertuliano fue un líder religioso del siglo II fuera de la Iglesia de Dios. Y aunque sostuvo doctrinas que nosotros en los COG encontraríamos ser heréticas, los católicos romanos lo consideran un teólogo temprano importante. Tertuliano escribió:

La resurrección es primero, y luego el reino. Decimos, por lo tanto, que la carne se levanta de nuevo, pero que cuando cambia obtiene el reino. “Porque los muertos serán resucitados incorruptibles”, incluso aquellos que habían sido corruptibles cuando sus cuerpos cayeron en decadencia; “Y seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Porque esto corruptible “-y mientras hablaba, el apóstol aparentemente señaló a su propia carne-” debe vestirse de incorrupción, y esto mortal debe vestirse de inmortalidad”. En orden, de hecho, para que se convierta en una sustancia apta para el reino de Dios. “Porque seremos como los ángeles”. Este será el cambio perfecto de nuestra carne, solo después de su resurrección. Ahora bien, si, por el contrario, no debe haber carne, ¿Cómo se vestirá entonces de incorrupción e inmortalidad? Habiéndose convertido en otra cosa por su cambio, obtendrá el reino de Dios, ya no será la (vieja) carne y sangre, sino el cuerpo que Dios le habrá dado. Correctamente entonces el apóstol declara: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”, por este (honor) se atribuye a la condición cambiada que sigue a la resurrección (Tertuliano. Contra Marción, Libro V, Capítulo 10. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 3. Editado por Philip Schaff, DD, LL.D. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Por lo tanto, él está enseñando correctamente que no somos ahora inmortales y que, como ahora, no somos aptos para el reino de Dios; esta “aptitud” ocurre después de la resurrección.

Tercer siglo

El obispo católico Hipólito fue un líder religioso del tercer siglo fuera de la Iglesia de Dios. Y aunque sostuvo doctrinas que nosotros en los COG encontraríamos ser heréticas, se considera que fue uno de los primeros teólogos más importantes de los católicos romanos.

Hipólito escribió:

Creemos entonces, queridos hermanos, según la tradición de los apóstoles, que Dios el Verbo descendió del cielo, (y entró) en la santa Virgen María, para que, tomando la carne de ella, y asumiendo también como un ser humano , con lo que me refiero a un alma racional, y convirtiéndose así en todo lo que el hombre es a excepción del pecado, Él podría salvar al hombre caído y conferir inmortalidad a los hombres que creen en Su nombre (Hipólito. Contra Noetus, Capítulo 17. Extraído de Ante -Nicene Fathers, Volumen 5. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1886. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Observe que Hipólito enseñó que Jesús tenía que venir para conferir inmortalidad a los hombres. No tendría que hacer eso si los humanos fueran inmortales.

Hipólito también escribió:

Por lo que respecta a la resurrección general y el reino de los santos, Daniel dice: “Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua”. E Isaías dice: “Los muertos resucitarán, y aquellos en los sepulcros se despertarán, y los que están en la tierra se regocijarán.” Y nuestro Señor dice: ” Muchos en aquel día oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán” ( Hipólito. En el fin del mundo, Capítulo XXXVI Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 5. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1886. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

Observe que Hipólito muestra que la muerte es como el sueño y que los muertos deben levantarse.

El obispo católico Victorinus (hacia el final del tercer siglo) escribió:

“Al que venza, le daré el maná escondido, y le daré una piedra blanca”. El maná escondido es la inmortalidad; la gema blanca es la adopción para ser el hijo de Dios; el nuevo nombre escrito en la piedra es “cristiano”. (Victorinus. Comentario sobre el Apocalipsis. Traducido por Robert Ernest Wallis. De Ante-Nicene Fathers, Vol. 7. Editado por Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1886.) Revisado y editado para New Advent por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/0712.htm> visto el 27/12/08)

No habría ninguna razón para dar la inmortalidad si se poseía al nacer.

Perteneciente a pueblos del siglo III, Eusebio escribió acerca de algunos en Arabia:

Dijeron que durante el tiempo presente el alma humana muere y perece con el cuerpo, pero que en el momento de la resurrección se renovarán juntos (Eusebio, Historia de la Iglesia, Libro VI, Capítulo 37).

La inmortalidad de la doctrina del alma pareció entrar en las iglesias greco-romanas de los compromisos con el paganismo y probablemente se originó en Egipto. Un documento espurio, aparentemente desde el siglo segundo o principios del siglo III, puede haber sido utilizado para introducir la herejía de la inmortalidad en el ortodoxo alejandrino:

Ahora, la prueba de que el alma es inmortal será puesta sin duda, no por lo que se dice, o por lo que escucho, sino por lo que veo: para verlo con mis ojos, siempre tendré la convicción más segura de su inmortalidad; y ninguna falacia de palabras o incertidumbre de la audición podrá jamás perturbar la persuasión producida por la vista. (The Recognitions of Clement, 1.5. En Ante-Nicene Fathers, Rev. Alexander Roberts y James Donaldson, editores, Vol. VIII. Grand Rapids, Michigan: Wm. B Eerdmans Publishing Company, reimpreso en 1995. Nota: Este texto se considera haber sido espurio y probablemente no escrito por Clemente de Alejandría. Parece ser un documento del siglo II y podría haber impactado las opiniones de Gregory el Obrero Maravilla y otros).

Tenga en cuenta que el reclamo de inmortalidad anterior NO está basado en la Biblia, sino en lo que el autor dice ver. La Biblia enseña que debemos “caminar por fe, no por vista” (2 Corintios 5: 7); sin embargo, quizás la primera escritura greco-romana “pro-inmortalidad” no apela a las Escrituras, a diferencia de la inmoralidad futura que los escritores en general.

Dado que se cree que Orígenes se refirió a este trabajo de Reconocimiento c. 231, él habría estado familiarizado con el mismo, aunque algunos creen que se le agregaron pasajes en el cuarto o incluso siglos posteriores (Smith T. Aviso introductorio a Los reconocimientos de Clemente. ANTE-NICENE PADRES VOLUMEN 8. Los Doce Patriarcas, Extractos y epístolas, La Clementina, Apócrifa, Decretales, Memorias de Edessa y Documentos siríacos, Restos de las primeras edades Editado por ALEXANDER ROBERTS, DD, y JAMES DONALDSON, LL.D. Revisado y organizado cronológicamente, con breves prefacios y notas ocasionales de A. CLEVELAND COXE, DD T & T CLARK EDINBURGH, pp. 73-74).

Pero debe tenerse en cuenta que a mediados y fines del siglo III, un místico al que ahora se hace referencia como Gregorio el Taumaturgo estudió con Orígenes en Alejandría, Egipto. Gregorio fue el primero en reclamar ver a “María”, ayudó a introducir doctrinas heréticas, y pudo haber sido el primero de los obispos grecorromanos en enseñar que el alma era inmortal:

Demostramos, entonces, que el alma es simple … que lo simple es inmortal … Si, por lo tanto, el alma no es corrompida por el mal propio de ella, y el mal del alma es la cobardía, la intemperancia, la envidia y cosas por el estilo y todas estas cosas no lo despojan de sus poderes de vida y acción, se deduce que es inmortal. (Gregory Thaumaturgus. Sobre el alma, capítulos 5 y 6. Traducido por SDF Salmond. De Ante-Nicene Fathers, Vol. 6. Editado por Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. Buffalo, Nueva York: Christian Literature Publishing Co ., 1886. Revisado y editado para New Advent por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/0608.htm> visto el 06/05/11)

La arena, para otro ejemplo, es simple, pero eso no la convierte en inmortal. Sin embargo, el argumento de la simplicidad es supuestamente una prueba de la falsa doctrina. Absurdo.

Y aunque esta doctrina no fue comúnmente aceptada por un tiempo, su cambio fue aceptado (aunque en un grado significativo debido a otros, pero también es probable que al menos indirectamente se viera afectado). Pero nunca debería haber sido aceptado.En Ezequiel 18: 4, la Biblia de Douay-Reims (una conocida interpretación de la escritura católica en el idioma inglés) enseña “el alma que peca, la misma morirá” y “el alma que peca, esa morirá” en Ezequiel 18:20.

Cuarto siglo

Atanasio fue un líder religioso del siglo cuarto fuera de la Iglesia de Dios. Y aunque sostuvo doctrinas que nosotros en los COG encontraríamos ser heréticas (incluso algunas sostenidas por Gregory Thaumagutus), los católicos romanos y ortodoxos orientales lo consideran un santo importante y una figura histórica.

Pero incluso él entendió el concepto de que después de la resurrección, los cristianos se convertirían en Dios y que tendrían que heredar la inmortalidad, ya que el hombre, por lo demás, es mortal. Observe lo que escribió:

… que por la muerte la inmortalidad ha llegado a todos, que al convertirse la Palabra en hombre, la Providencia universal ha sido conocida, y su Dador y Artífice la misma Palabra de Dios. 3. Porque fue hecho hombre para que nosotros fuésemos hechos Dios; y Él se manifestó por medio de un cuerpo para que pudiéramos recibir la idea del Padre invisible; y soportó la insolencia de los hombres para que podamos heredar la inmortalidad (Atanasio. En la Encarnación de la Palabra, Capítulo 54, Versículos 2-3. Extraído de los Padres de Nicea y Post-Nicea, Segunda Serie, Volumen 4. Editado por Philip Schaff y Henry Wace. Edición estadounidense, 1892. Edición en línea Copyright © 2005 de K. Knight).

… por nosotros, para que nosotros, que somos mortales y temporales, el Señor, hecho hombre, pudiera hacernos inmortales, y llevarnos a la eternidad en el reino eterno del cielo? (Atanasio. Discurso I contra los arrianos, Capítulo 48, Versículo 1. Extraído de los Padres de Nicea y Pos-Nicea, Segunda serie, Volumen 4. Editado por Philip Schaff y Henry Wace. Edición estadounidense, 1892. Edición en línea Copyright © 2005 por K . Caballero).

‘El Verbo se hizo carne’, para que Él pudiera hacer al hombre capaz de Divinidad … Él nos creó, la Economía de nuestra salvación; que aunque por el engaño de la serpiente nos caímos de él, no pudiéramos permanecer absolutamente muertos, sino teniendo en el Verbo la redención y la salvación que antes estaba preparada para nosotros, para que pudiéramos resucitar y permanecer inmortales, en qué momento debería haber sido creado para “un comienzo de los caminos”, y el que fue el “primogénito de la creación” debe convertirse en el “primogénito” de los “hermanos”, y de nuevo debe surgir “las primicias de los muertos” (Atanasio. Discurso I contra los arrianos, capítulos 59, 75. Extraído de Nicene y Post-Nicene Fathers, segunda serie, volumen 4. Editado por Philip Schaff y Henry Wace. Edición estadounidense, 1892. Edición en línea Copyright © 2005 por K. Knight).

El apologista y maestro católico del siglo IV, Lactancio, escribió:

Puesto que el hombre consiste en dos partes, cuerpo y alma, de las cuales una es terrenal, el otro celestial, dos vidas han sido asignadas al hombre: la temporal, que es designada para el cuerpo; la otra eterna, que pertenece al alma. Recibimos lo primero en nuestro nacimiento, lo logramos esforzándonos, que la inmortalidad puede no existir para el hombre sin ninguna dificultad. Ese ser terrenal es como el cuerpo, y por lo tanto tiene un fin; pero este celestial es como el alma, y ​​por lo tanto no tiene límite. Recibimos el primero cuando lo ignoramos, este segundo a sabiendas; porque se le da a la virtud, no a la naturaleza, porque Dios deseaba que adquiriéramos vida para nosotros en la vida.

Por esta razón Él nos ha dado esta vida presente, para que o bien podamos perder esa vida verdadera y eterna por nuestros vicios, o ganarla en virtud … Porque otros animales se inclinan hacia la tierra, porque son terrenales, y son incapaces de inmortalidad, que es del cielo; pero el hombre es recto y mira hacia el cielo, porque se le propone la inmortalidad; que, sin embargo, no viene, a menos que Dios lo haya dado al hombre. Porque de lo contrario no habría diferencia entre los justos y los injustos, ya que cada hombre que nace se volvería inmortal. La inmortalidad, entonces, no es la consecuencia de la naturaleza, sino la recompensa y la remuneración de la virtud … Dios busca ser adorado, y ser honrado por el hombre como un Padre, para que tenga virtud y sabiduría, que solo produce la inmortalidad. Porque debido a que ningún otro sino Él mismo puede conferir esa inmortalidad, ya que solo Él la posee, Él otorgará a la piedad del hombre, con la cual ha honrado a Dios, esta recompensa, para que sea bendecido por toda la eternidad, y sea para siempre en la presencia de Dios y en la sociedad de Dios (Lactantius. Institutos divinos, Libro VII, De una vida feliz, Capítulo 5).

El obispo del siglo cuarto, Ambrosio de Milán escribió:

La tercera muerte es aquella de la que se dice: “Deja que los muertos entierren a sus propios muertos”. En esa muerte, no solo la carne sino también el alma muere, porque “el alma que peca, morirá”. Porque muere. al Señor, a través de la debilidad no de la naturaleza, sino de la culpa. Pero esta muerte no es la descarga de esta vida, sino una caída por error … Los paganos se consuelan con el pensamiento, ya sea de la miseria común, o de la ley de la naturaleza, o de la inmortalidad del alma. ¡Y que sus declaraciones fueran constantes, y que no transmitieran al miserable alma a una cantidad de absurdas monstruosidades y figuras!

Pero, ¿qué debemos hacer, cuya recompensa es la resurrección, aunque muchos, al no poder negar la grandeza de este don, se nieguen a creer en él? Y por esta razón lo mantendremos, no por un solo argumento casual, sino por todos los que podamos … El florecimiento de la resurrección es la inmortalidad, el florecimiento de la resurrección es la incorrupción (Ambrosio de Milán. Libro II. Creencia en la Resurrección, versículos 37, 50, 54).

Por lo tanto, incluso en el siglo IV, la inmortalidad de los humanos no se enseñaba como ahora es aceptada por católicos y protestantes. Pero esto pareció cambiar ya que muchos de los que profesaban el catolicismo terminaron viniendo de un trasfondo en el mitraísmo (como el emperador Constantino).

Mitraismo enseñó la inmortalidad del alma

En el siglo IV, hubo una especie de fusión entre las iglesias greco-romanas y muchos que habían sido seguidores del dios del sol Mitra. Y aunque los grecorromanos no adoptaron todo lo relacionado con el mitraísmo, sí adoptaron algunas prácticas y creencias que tenían los que siguieron a Mitra.

Si bien muchos emperadores romanos habían sido seguidores de Mitra, tendían a despreciar las formas del cristianismo. Sin embargo esto cambió con el Emperador Constantino.

La Enciclopedia Católica informa:

… era especialmente en la parte occidental del imperio donde predominaba la veneración de Mitra. ¿No sería posible reunir a todas las diferentes nacionalidades alrededor de sus altares? ¿No podría el Sol Deus Invictus, a quien incluso Constantino dedicó sus monedas durante mucho tiempo, o Sol Mithras Deus Invictus, venerado por Diocleciano y Galerio, convertirse en el dios supremo del imperio? Constantino pudo haber reflexionado sobre esto. Tampoco había rechazado absolutamente el pensamiento incluso después de que un evento milagroso lo hubiera influenciado fuertemente a favor del Dios de los Cristianos … Como pontifex maximus vigiló la adoración pagana y protegió sus derechos … Es verdad que los creyentes en Mitra también observaron el domingo así como Navidad. En consecuencia, Constantino no habla del día del Señor, sino del día eterno del sol.

(Herbermann, Charles y Georg Grupp. “Constantino el Grande.” The Catholic Encyclopedia. Vol. 4. Nueva York: Robert Appleton Company, 1908. 1 de septiembre de 2008 <http://www.newadvent.org/cathen/04295c .htm>)

Cabe mencionar que las monedas dedicadas a Mitra todavía se produjeron durante años después de la supuesta aceptación de Constantino de “cristianismo”.

El mitraísmo enseñó la inmortalidad del alma. Y aunque esa no fue la posición original de las iglesias greco-romanas, los estudiosos reconocen que tanto el mitraísmo como el cristianismo dominante terminaron con una enseñanza similar sobre este tema:

Las semejanzas entre el Mitraísmo y el cristianismo pueden resumirse rápidamente, –la creencia en la inmortalidad del alma (Aiken CF, Mitraismo y Cristianismo). El boletín de la Universidad Católica, Volumen 19, 1913. Original de la Universidad de Michigan, digitalizado el 19 de diciembre de 2008. , p. 380)

Ambos admitían la existencia de un Cielo habitado por beatificados, situados en las regiones superiores … ambos, finalmente, creían en la inmortalidad del alma (Cumont, Franz. Traducido de la segunda edición francesa revisada por Thomas J. McCormack. Mysteries of Mithra. Chicago, O The Catholic University bulletin Autor Catholic University of America Editor Catholic University of America., 1913 Notas del ítem v. 19 Original de la Universidad de Michigan, Digitalizado el 19 de diciembre de 2008, Tribunal abierto [1903] página 193).

Debido a la fuerte influencia del emperador Constantino (quizás también combinada con los escritos de Gregorio el Obrero Maravilla), no debería sorprender que los grecorromanos comenzaran a cambiar para aceptar una enseñanza contra la que originalmente habían enseñado. Pero durante un tiempo, la visión de la “inmortalidad del alma” fue minoría.

Otros también notaron algo de esto. Aquí está algo de lo que escribió el difunto Martin Luther King, Jr. en un documento fechado el 23 de noviembre de 1949:

En Avesta, Mitra era el genio de la luz celestial … La doctrina de la inmortalidad del alma fue otra visión que era muy prominente en el mitraísmo … De todos los cultos de misterio, el mitraísmo era el mayor competidor del cristianismo … Que los cristianos copiaron y tomaron prestado del mitraísmo no se puede negar (King ML. Los documentos de Martin Luther King, Jr., Volumen 4. Clayborne Carson, Ralph Luker, Penny A. Russell editores / cumplidores. University of California Press, 1992, pp. 213-214, 217, 222 , 224).

Entonces, la inmortalidad del alma era una visión prominente dentro del mitraísmo y los greco-romanos lo adoptaron por su forma de “cristianismo”. (Para obtener más información sobre Mitraismo, consulte ¿Practica usted el Mithraismo? http://www.cogwriter.com/christianity-mithraism.htm)

Aquí hay un enlace a un video de ContinuingCOG http://www.youtube.com/continuingcog YouTube titulado: ¿Los humanos son inmortales? http://www.youtube.com/watch?v=JZvl7NfdmEM

Publicado en: Uncategorized