La Iglesia de Roma y la Biblia sobre la confesión

La Iglesia de Roma y la Biblia sobre la confesión

COGwriter

La Biblia dice confesar pecados, pero ¿cómo se ha entendido históricamente? ¿Cuál es la posición de la Biblia? ¿Cuándo desarrolló la Iglesia de Roma sus prácticas actuales? ¿Qué enseñó la vieja Iglesia Mundial de Dios?

Primero, comencemos por leer un pasaje de la Biblia de los Reyes de Dios (una versión católica, abreviada aquí como DRB):

16 Confesad, pues, vuestros pecados unos a otros: orad unos por otros, para que seáis salvos. Porque la oración continua de un hombre justo puede mucho. (Santiago 5:16, DRB)

Note que esto no era una orden de confesar pecados al clero.

Para aquellos que prefieren una versión más moderna, el siguiente es el mismo versículo de la Nueva Biblia de Jerusalén (una versión católica, abreviada en este documento como NJB):

16 Así que confesad vuestros pecados unos a otros, y orad unos por otros para ser curados; La oración sincera de alguien en posición vertical funciona muy poderosamente. (Santiago 5:16, NJB)

Ambas versiones enseñan la confesión de los pecados a los miembros laicos de la iglesia en oposición a la confesión auricular (esencialmente audible) a un sacerdote.

Aquí es la otra vez que la Biblia habla específicamente de confesar pecados:

7 Pero si andamos en la luz, como también él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda iniquidad. 10 Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso, y su palabra no está en nosotros. (1 Juan 1: 7-10, DRB)

Lo anterior dice que los cristianos deben confesar pecados, y Jesús les perdonará. No hay discusión de la penitencia aquí o en Santiago 5:16.

Según otras escrituras, a Dios/Jesús otra vez es a quien debemos confesar:

11 Porque está escrito: Vivo yo, dice Jehová, toda rodilla se doblará ante mí, y toda lengua confesará a Dios. 12 Por lo cual, cada uno de nosotros dará cuentas a Dios por sí mismo. (Romanos 14: 11-12, DRB)

1 Por lo cual, hermanos santos, participantes de la vocación celestial, considerad al apóstol y sumo sacerdote de nuestra confesión, Jesús (Hebreos 3: 1, DRB)

14 Teniendo, pues, un gran Sumo Sacerdote que ha entrado en los cielos, Jesús el Hijo de Dios: retengamos nuestra confesión. 15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda tener compasión de nuestras debilidades; mas uno que fuetentado en todo como nosotros, sin pecado. 16 Vamos, pues, con confianza al trono de la gracia, para que obtengamos misericordia y obtengamos gracia en saludable ayuda. (Hebreos 4: 14-16, DRB)

18 Y muchos de los que creían, vinieron confesando y declarando sus obras. 19 Y muchos de los que habían seguido artes curiosas, reunieron sus libros y los quemaron delante de todos; Y contando el precio de ellos, encontraron que el dinero era de cincuenta mil piezas de plata. (Hechos 19: 18-19, DRB)

Las personas supuestamente se arrepintieron de sus pecados y destruyeron ciertos libros perversos, pero esto no era penitencia en el sentido que la Iglesia de Roma ahora aboga.

Puesto que la Biblia tiene un punto de vista diferente, que ahora tiene Roma, ¿ha cambiado la posición de la Iglesia Católica Romana? Bueno, sí lo ha hecho.

Aunque la Iglesia de Roma a veces cita fuentes anteriores, es necesario entender que según el santo católico y el obispo Agustín, la confesión auricular a un sacerdote no era la práctica en el siglo IV/V, sino que aconsejó a la gente a orar a Dios por el perdón :

15. Perdón de los pecados. Tienes [este artículo] el Credo perfectamente en ti cuando recibes el Bautismo. Que nadie diga: Yo he hecho esto o aquello pecado: tal vez eso no me sea perdonado. ¿Qué has hecho? ¿Cuán grande pecado has hecho? Escribe cualquier cosa atroz que hayas cometido, pesada, horrible, a la que te estremeces hasta pensar: has hecho lo que quieres: ¿has matado a Cristo? No hay otra cosa peor, porque también de Cristo no hay nada mejor. ¡Qué terrible es matar a Cristo! Sin embargo, los judíos lo mataron, y muchos más creyeron en él y bebieron su sangre: se les perdonó el pecado que cometieron. Cuando hayáis sido bautizados, retened buena vida en los mandamientos de Dios, para que guardéis vuestro Bautismo hasta el fin. No te digo que vivirás aquí sin pecado; Pero son veniales, sin los cuales esta vida no es. Por el bien de todos los pecados fue dado el bautismo; Por el bien de los pecados ligeros, sin los cuales no podemos ser, fue dada la oración. ¿Qué tiene la oración? Perdona nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. De una vez por todas tenemos lavado en el Bautismo, cada día tenemos lavado en oración. Solamente, no cometas aquellas cosas por las cuales debes separarte del cuerpo de Cristo: ¡que está lejos de ti! Para los que han visto hacer penitencia, han cometido cosas atroces, ya sea adulterios o algunos enormes crímenes: para estos hacen penitencia. Porque si los suyos hubieran sido pecados leves, borrar estas oraciones diarias bastaría.

(Agustín, Sermón a los Catecúmenos sobre el Credo, Capítulo 15. En: Diecisiete tratados cortos de S. Agustín, Obispo de Hippo, Volumen 22 de la Biblioteca de los Padres de la Santa Iglesia Católica, JH Parker, 1847. Original de la Universidad de Harvard, Digitalizado 28 de septiembre de 2007, página 575)

Y los verdaderos cristianos oran a Dios por el perdón de los pecados.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que el “sacramento del perdón” fue cambiado en su iglesia:

1447 A lo largo de los siglos la forma concreta en que la Iglesia ha ejercido este poder recibido del Señor ha variado considerablemente. Durante los primeros siglos, la reconciliación de los cristianos que habían cometido pecados particularmente graves después de su bautismo (por ejemplo, la idolatría, el asesinato o el adulterio) estaba vinculada a una disciplina muy rigurosa, según la cual los penitentes tenían que hacer penitencia pública por sus pecados, Por años, antes de recibir la reconciliación. A este “orden de los penitentes” (que sólo concernía a ciertos pecados graves), uno sólo era rara vez admitido y en ciertas regiones sólo una vez en la vida. Durante el siglo VII, los misioneros irlandeses, inspirados por la tradición monástica oriental, llevaron a Europa continental la práctica “privada” de la penitencia, que no requiere la realización pública y prolongada de las obras penitenciales antes de la reconciliación con la Iglesia. Desde ese momento, el sacramento ha sido realizado en secreto entre el penitente y el sacerdote. Esta nueva práctica contemplaba la posibilidad de la repetición y así abría el camino a una frecuente celebración de este sacramento. Permitió que el perdón de los pecados graves y pecados veniales se integrara en una celebración sacramental. En sus líneas principales, esta es la forma de penitencia que la Iglesia ha practicado hasta nuestros días. (Catecismo de la Iglesia Católica, 1447. Imprimi Potest + Joseph Cardinal Ratzinger, Libros de imágenes de Doubleday, NY, 2003)

Por lo tanto, se tardó hasta el siglo 7 para la práctica moderna de desarrollar ampliamente.

Por supuesto, el arrepentimiento fue enseñado para convertirse en un cristiano, y el reconocimiento de nuestros pecados a Dios se enseña por permanecer uno:

8 Si decimos: “No tenemos pecado”, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no tiene lugar en nosotros; 9 Si reconocemos nuestros pecados, él es digno de confianza y recto, para que perdone nuestros pecados y nos limpie de todo mal. (1 Juan 1: 9, NJB)

Y mientras la Biblia aboga por el arrepentimiento, la penitencia es de fuera de las Sagradas Escrituras, así como las tradiciones más antiguas de la verdadera Iglesia de Dios.

Mientras algunos católicos creen que los pecados no pueden ser perdonados sin el “sacramento de la confesión”, este no es el caso. Y como el Catecismo admite (1447), el actual “sacramento de la confesión” no era una práctica apostólica original.

Mientras que algunas personas creen erróneamente que Dios no podría perdonarlas y que posiblemente han cometido el “pecado imperdonable”, los que se sienten de esa manera casi pueden estar seguros de que no lo han cometido-recordar que las Escrituras enseñan:

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo, para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda iniquidad. (1 Juan 1: 9, DRB)

Para más detalles sobre el “pecado imperdonable”, por favor vea el artículo ¿Qué es el pecado imperdonable?

La Enciclopedia Católica señala a Juan 20:23 como prueba de que la confesión auricular debe hacerse a los sacerdotes (La Enciclopedia Católica también señaló a Mateo 16:19, pero para más detalles al respecto, por favor vea el artículo Fue Pedro la roca que sólo recibió Las Llaves del Reino?).

Aquí hay dos traducciones católicas de ella y los dos versículos que la preceden:

21 Y les dijo, pues, nuevamente: Paz sea con vosotros. Como el Padre me envió, yo también os envío. 22 Y habiendo dicho esto, sopló sobre ellos; Y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. 23 De cuyos pecados tú perdonarás, se los perdonarán; Y cuyos pecados reteneréis, serán retenidos. (Juan 20: 21-23, DRB)

21 Y les dijo otra vez: La Paz sea con vosotros. ‘Como el Padre me envió, yo también os envío.’ 22 Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. 23 Si perdonáis los pecados de alguien, serán perdonados; Si retenéis los pecados de alguien, quedan retenidos. (Juan 20: 21-23, NJB)

¿Cuál es el problema con lo anterior?

Bueno, por ejemplo, ningún líder temprano en la Iglesia de Dios o la Iglesia Católica Greco-Romana creía que esto significaba que los cristianos debían confesar cada uno de sus pecados a un sacerdote que entonces prescribía penitencia. Esto es claro de la historia de la iglesia temprana, así como lo que el actual Catecismo de la Iglesia Católica enseña.

Históricamente, he aquí cómo la Iglesia de Dios ha explicado Juan 20:23:

Algunos intentan usar Juan 20:23 para probar que las personas en los oficios eclesiásticos tienen el poder de perdonar los pecados. Este versículo dice: “Si perdonáis los pecados de cualquiera, serán perdonados; Si retenéis los pecados de cualquiera, son retenidos “(Nueva Versión Internacional). Sin embargo, esto no significa que los hombres puedan perdonar pecados en sentido espiritual. Sólo Dios puede perdonar pecados (Marcos 2: 7-10, Lucas 5: 21-24). Cristo habló estas palabras a Sus futuros apóstoles en el contexto de la autoridad de la Iglesia que Él les estaba dando (véase Juan 20:21) -el poder de desvincular a aquellos que eran disidentes o herejes (ver I Corintios 5: 2 y I Timoteo 1:20). ) Y traerlos de vuelta a la congregación sobre el arrepentimiento (II Corintios 2: 6-10). (Carta 032-0189, Confesión, Curso de Correspondencia Personal, WCG)

¿Por qué es correcta la vieja Iglesia de Dios Universal? Bueno, además de las escrituras citadas, y el hecho de que la Iglesia tiene el derecho bíblico de “marcar” a los disidentes (Romanos 16:17, DRB, KJV), la realidad es que los primeros profesantes de Cristo parecían entender la autoridad de la iglesia de Dios . Y el perdón estaba relacionado con permitir que los marcados o desarmados retornaran.

Observe lo que el obispo Ignacio escribió (siglo II):

3 … Porque todos los que son de Dios y de Jesucristo también están con el obispo. Y todos los que, en el ejercicio del arrepentimiento, vuelvan a la unidad de la Iglesia, éstos también pertenecerán a Dios, para que vivan según Jesucristo. (Carta de Ignacio a los Filadelfianos, capítulos 0,3, traducido por Alexander Roberts y James Donaldson, de Ante-Nicene Fathers, Vol. 1, editado por Alexander Roberts, James Donaldson y A. Cleveland Coxe. Christian Literature Publishing Co., 1885.) Revisado y editado para el nuevo Adviento por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/0108.htm>

Esto es consistente con lo que escribieron los presbíteros de Roma (finales del siglo I):

Vosotros, pues, que fundásteis esta sedición, someteos a los presbíteros y recibid la corrección para arrepentimiento, doblando las rodillas de vuestros corazones. (Carta a los Corintios (Clemente), Capítulos 7, 52, 57. Traducido por John Keith de Ante-Nicene Fathers, Vol. 9. Editado por Allan Menzies (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1896.) Revisado y editado para el nuevo advenimiento por Kevin Knight. <Http://www.newadvent.org/fathers/1010.htm>)

Esa es la autoridad que ellos reclamaron con respecto a perdonar disidentes.

Y eso es consistente con la posición de la Iglesia de Dios que la mayoría de los grupos que afirman tener vínculos con la vieja WCG, como la Continuación de la Iglesia de Dios, todavía enseñan.

En cuanto a los sacerdotes, la enciclopedia católica va tan lejos como hasta enseñar:

Sacerdote Esta palabra (etimológicamente “anciano”, de presbyteros, presbítero) ha tomado el significado de “sacerdos”, de la cual no se ha formado sustantivo en varios idiomas modernos (inglés, francés, alemán) … En este sentido, Sacerdotes, que ejercen funciones sacerdotales más o menos exaltadas como intermediarios entre el hombre y la Divinidad (Boudinhon A. Transcrita por Robert B. Olson, Sacerdote, La Enciclopedia Católica, Volumen XII. K. Knight, Nihil Obstat, 1 de junio de 1911. Remy Lafort, STD, Censor, Imprimatur. + John Cardinal Farley, Arzobispo de Nueva York).

Sin embargo, observe que la Biblia enseña:

5 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador de Dios y de los hombres, el hombre Cristo Jesús: (1 Timoteo 2: 5, DRB)

El único mediador en la religión cristiana se supone que es Jesús el Cristo. Por lo tanto, la opinión de algunos estudiosos católicos parece estar en conflicto con las Escrituras, ya que la Biblia dice que el Mediador es Jesús, no un sacerdote o líder humano.

Es parcialmente debido a esta posición inexacta de “intermediario/mediador” que Roma ahora tiene sacerdotes que oyen confesiones privadas y reclaman perdonar pecados.

La Biblia dice confesar pecados unos a otros, pero principalmente a Jesucristo. Las Escrituras no dicen que lo hagan a un sacerdote, ni la Biblia nunca autoriza lo que los católicos generalmente entienden por “penitencia” por el pecado.

Publicado en: Uncategorized