Examínese antes de la Pascua

 

Examínese antes de la Pascua

Por COGwriter

La Pascua es un memorial de la muerte de Jesucristo, el Salvador del mundo. Tomar parte de los símbolos de su cuerpo quebrantado y su sangre derramada significa que USTED ha sido seleccionado para conocer y comprender el propósito de Dios. Ser elegido como uno de los ELECTOS para conocer la verdad de Dios conlleva responsabilidades serias. No podemos abordar este evento a la ligera. (Los sermones relacionados incluyen: Examínese realmente antes de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=u3kYkWN1h5Y, el Examen de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY y el Examen de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY).

La Pascua es el primer evento que comienza nuevamente la temporada anual de los Días Santos de Dios. Sus Días Santos revelan el plan de salvación de Dios para todo el mundo (vea también el folleto gratuito en línea ¿Debe usted observar los Días Santos o los Días Demoníacos del Diablo? http://www.cogwriter.com/GodsHolyDays.pdf). Ese plan, oculto al mundo en general, ayuda a revelar por qué USTED no puede tomar este evento a la ligera. Ese plan revela que USTED ha sido llamado a conocer y comprender el propósito de Dios: por encima de la mayoría de la humanidad.

DEBEMOS EXAMINARNOS MISMOS antes de la Pascua como escribió el apóstol Pablo:

23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he entregado: que el Señor Jesús, en la misma noche en que fue traicionado, tomó pan; 24 y cuando dio las gracias, lo rompió y dijo: “Toma, come; este es mi cuerpo que está quebrantado por ti; haz esto en memoria de mí”. 25 De la misma manera, también tomó la copa después de la cena, diciendo: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre. Esto, con la frecuencia con que lo bebas, en memoria de mí”.

26 Porque tan a menudo como comes este pan y bebes esta copa, proclamas la muerte del Señor hasta que Él venga.

27 Por tanto, el que come este pan o bebe esta copa del Señor de manera indigna será culpable del cuerpo y la sangre del Señor. 28 Pero el hombre se examine a sí mismo, y así coma del pan y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe de manera indigna, come y bebe juicio para sí mismo, sin discernir el cuerpo del Señor. 30 Por esta razón muchos entre vosotros son débiles y enfermos, y muchos duermen. 31 Porque si nos juzgamos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. 32 Pero cuando somos juzgados, somos castigados por el Señor para que no seamos condenados con el mundo. (1 Corintios 11: 23-32; NKJV en todo, a menos que se indique lo contrario)

Entonces, note que estamos hablando de la Pascua anual. Curiosamente, muchos piensan que la declaración “con la frecuencia con la que la bebe” significa que pueden tomarla a diario (aunque la Iglesia de Roma normalmente no permite que sus miembros laicos beban) o semanalmente.

Sin embargo, también debe tener en cuenta que la única forma de asegurarse de que no está comiendo el pan o no está bebiendo la copa indignamente es haber realizado un examen personal. La mayoría de los que piensan que están haciendo esto semanalmente (o diariamente) no lo están haciendo.

Los que toman la Pascua sin examen no están discerniendo adecuadamente que sus pecados contribuyeron con el sufrimiento de Jesús por nosotros.

De todos modos, ¿Qué significa ser digno?

¿Cuál es tu actitud? ¿Es así de todos tus vecinos?

El apóstol Juan escribió:

15 No ames al mundo ni a las cosas en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 16 Porque todo lo que hay en el mundo, la lujuria de la carne, la lujuria de los ojos y el orgullo de la vida, no es del Padre, sino del mundo. 17 Y el mundo pasa, y sus deseos; mas el que hace la voluntad de Dios, permanece para siempre. (1 Juan 2: 15-17)

Mientras vivamos en esta sociedad malvada, gobernada por Satanás, habrá pruebas y tentaciones para quebrantar la ley de Dios.

El apóstol Juan escribió que los verdaderos cristianos guardan los mandamientos de Dios:

1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis. Y si alguno peca, tenemos un Abogado ante el Padre, Jesucristo el justo. 2 Y Él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no solo por los nuestros, sino también por todo el mundo.

3 Ahora por esto sabemos que lo conocemos, si guardamos Sus mandamientos. 4 El que dice: “Lo conozco”, y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. 5 Pero el que guarda su palabra, verdaderamente el amor de Dios se perfecciona en él. Por esto sabemos que estamos en él. 6 El que dice que permanece en él, también debe andar como él anduvo. (1 Juan 2: 1-6)

Si no se esfuerza por guardar los mandamientos, usted no es un verdadero cristiano. Para obtener más información sobre ellos, consulte el libro gratuito en línea: Los diez mandamientos: el decálogo, el cristianismo y la bestia http://www.cogwriter.com/TenCommandments.pdf.

Esto no significa que nunca pecemos:

8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. … 10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos mentiroso, y su palabra no está en nosotros. (1 Juan 1: 8,10)

Pecamos cuando somos tentados a través de nuestros propios deseos (Santiago 1:14) a hacer trampa, a hacer negocios, a jactarnos, a jurar, a chismear, a cometer adulterio (Mateo 5:28), ya poner otras cosas antes. Dios.

Y nosotros, como cristianos, sí, como cristianos verdaderamente llamados y redimidos, ¡Nos deslizaremos de vez en cuando y pecaremos! Pero, mientras estemos arrepentidos, luchando por vencer el pecado, Dios nos acepta aplicando el sacrificio de Jesús (1 Juan 1: 9). Dios nos sigue guiando. Vivimos bajo la gracia (Efesios 2: 8).

Nadie es digno del sacrificio de Cristo, pero no tomar la Pascua es negar también a Cristo.

Para tomar la Pascua de una manera digna, debemos arrepentirnos de nuestros malos deseos y maneras, llegar a odiar el pecado por el que Jesús tuvo que sufrir y morir y trabajar para establecer nuestra voluntad de no comprometer la ley de Dios.

Jesús dijo que nuestra meta es llegar a ser perfectos y no operar como lo hace el mundo:

43 “Oíste que fue dicho: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo”. 44 Pero yo te digo, ama a tus enemigos, bendice a los que te maldicen, haz el bien a los que te odian y ora por los que te utilizan y te persiguen con maldad, 45 para que seas hijo de tu Padre que está en los cielos; que hace que su sol salga sobre el malo y sobre el bueno, y que llueva sobre el justo y sobre el injusto. 46 Porque si amas a los que te aman, ¿Qué recompensa tienes? ¿Ni siquiera los recaudadores de impuestos hacen lo mismo? Y si solo saludas a tus hermanos, ¿Qué haces más que otros? ¿Ni siquiera los recaudadores de impuestos lo hacen? 48 Por lo tanto, sé perfecto, así como tu Padre en el cielo es perfecto (Mateo 5: 43-48)

Usted tiene que ir más allá de cualquier cortesía cultural en su sociedad particular.

Incluso debe esforzarte por controlar cada pensamiento:

3 Porque aunque andamos en la carne, no peleamos según la carne. 4 Porque las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas en Dios para derribar fortalezas, 5 derribar los argumentos y cada cosa alta que se exalta contra el conocimiento de Dios, llevando cada pensamiento al cautiverio a la obediencia de Cristo, 6 y estando listos para castigar toda desobediencia cuando su obediencia sea cumplida. (2 Corintios 10: 3-6)

Usted no puede, por si mismo, hacerse perfecto, pero Dios puede:

32 Es Dios quien me arma con fuerza, Y hace mi camino perfecto. (Salmo 18:32)

Mantener la Pascua y comprender todo lo que se muestra, así como esforzarse por guardar todas las demás leyes de Dios, es vital para alcanzar esa perfección de la que Jesús habló.

Note algo que el apóstol Pablo escribió:

6 Tu gloria no es buena. ¿No sabes que un poco de levadura levanta todo el bulto? 7 Por lo tanto, elimine la levadura vieja, para que puedas ser una nuevo masa, ya que realmente estás sin levadura. Porque ciertamente Cristo, nuestra Pascua, fue sacrificado por nosotros. 8 Por lo tanto, celebremos el banquete, no con levadura vieja, ni con levadura de maldad y maldad, sino con pan sin levadura de sinceridad y de verdad. (1 Corintios 5: 6-8)

Fíjense que debemos purgar la vieja levadura. La levadura es un símbolo del pecado y la hipocresía y debemos eliminarlo. Físicamente, debemos eliminar la levadura de nuestras casas antes del comienzo del primer día del pan sin levadura, como lo enseña la Biblia (Éxodo 12:19).

No piense que usted es tan espiritual que no tiene ningún problema que superar. No piense que es tan espiritual que no retire la levadura física de sus hogares y vehículos cada año.

El apóstol Pablo también escribió:

5 Examínense si están en la fe. Pónganse a prueba ¿O no saben, que Jesucristo está en vosotros? – A menos que estén descalificados. (2 Corintios 13: 5)

Ahora es el momento, justo antes de la Pascua para examinarnos a nosotros mismos para ver si estamos verdaderamente bien con Dios y en armonía con Él y Su plan.

¿Se da cuenta de que en esta próxima Pascua se podría comer y beber CONDENACIÓN? ¿Se da cuenta de cuán altas son las apuestas?

Para evitar la condena, se nos dice que nos examinemos en esta época del año.

¡Algunos están siendo llamados ahora y deben vencer!

Solo a algunos se les llama y se les da un conocimiento espiritual apropiado ahora:

10 Y vinieron los discípulos y le dijeron: ¿Por qué les hablas en parábolas?

11 Respondió y les dijo: “Porque se os ha dado que conozcáis los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no se les ha dado. 12 Porque al que tiene, a él se le dará más, y él tendrá abundancia, pero al que no tiene, aun lo que tiene, le será quitado. 13 Por eso les hablo en parábolas, porque viendo que no ven, y oyendo, no oyen, ni entienden. 14 Y en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice:

‘Al oír, oirás y no entenderás,

Y viendo, verás y no percibirás;

15 Porque los corazones de este pueblo se han embotado.

A sus oídos les cuesta oír.

Y sus ojos se han cerrado,

Para que no vean con sus ojos y oigan con sus oídos,

Para que no entiendan con sus corazones y se vuelvan,

Para que yo los cure. (Mateo 13: 10-15)

¡El mundo no está siendo llamado ahora!

Solo los elegidos están siendo llamados ahora (vea también nuestro folleto gratuito en línea: ¿Le está llamando Dios a usted? http://www.cogwriter.com/IsGodCallingYou.pdf).

Los Días Santos de Dios, que giran alrededor de las temporadas de cosecha en Palestina, muestran que NOSOTROS somos parte de la cosecha temprana, representando a los elegidos. Al resto del mundo no se le dará su oportunidad hasta después de que Jesús regrese, la cosecha tardía o de otoño, (ver Levítico 23).

La verdad aleccionadora es que hemos sido llamados en un llamado especial o en un momento para calificar para el mundo, para que Dios y Cristo nos puedan usar para ayudar a llevar el conocimiento y la salvación al resto de la humanidad. Dios está vitalmente preocupado con nosotros cuando nos acercamos a esta Pascua, debido a nuestra parte importante en su plan. Él está profundamente preocupado por nuestra actitud. Él quiere SABER si estamos totalmente entregados a Él. A Dios

Hermanos, esta advertencia del apóstol Pablo de examinarnos a nosotros mismos no estaría en la Palabra de Dios si no hubiera peligro mortal para USTED. Esta próxima Pascua es un momento vital, ya sea que haya tomado la Pascua muchas veces o si esta es su PRIMERA vez.

Si esta no es su primera Pascua, ¿Ha superado algo desde la última?

¿Ha tratado?

Usted puede preguntarse qué significa discernir el cuerpo del Señor?

¿Cómo podemos comer y beber indignamente?

¿Cómo podemos comer y beber condenación para nosotros mismos?

Considere que Dios quiere que aislemos una perspectiva muy básica y elemental cada año en la Pascua. Él quiere que nos enfoquemos en ese concepto elemental cuando volvamos a revivir Su plan de salvación para la humanidad. Ese concepto elemental es su salvación amorosa. De eso se trata su plan, si se relaciona con nosotros o con el mundo. Por lo tanto, hermanos, la Pascua es un tiempo para que volvamos a los preceptos elementales de nuestra PROPIA salvación, nuestra PROPIA relación con Dios Y Su Obra.

Es un tiempo para examinarnos a nosotros mismos. Un tiempo para mirarnos a nosotros mismos. Podemos estar tan absortos en nuestro trabajo o en varias distracciones de la vida, que podemos olvidar que NOSOTROS tenemos que estar NOSOTROS MISMOS y mantenernos a nosotros mismos bien con Dios. No es el momento de centrarse en los pecados de los demás, aunque es posible que tenga que lidiar con ellos, es el momento de examinarse por y para sí MISMO.

De eso se trata la preparación de la Pascua. Nunca hay un momento en que podamos permitirnos estar tan ocupados o tan importantes a nuestros ojos que ya no necesitamos ser extremadamente serios con respecto a los conceptos elementales de la salvación que están tan íntimamente asociados con la Pascua.

Esta puede ser la razón por la cual Satanás parece provocar varias pruebas y tentaciones antes de la Pascua, para tratar de distraerlo de hacer lo que debe hacer al examinarse a sí mismo.

La vida cristiana no ha de ser estática.

Los cristianos son los que han de vencer:

5 ¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios? (1 Juan 5: 5)

Para vencer se requiere esfuerzo. Pero note que aquellos que vencen que son cristianos serán recompensados:

7 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, que está en medio del Paraíso de Dios” (Revelación 2). : 7)

11 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no será herido por la muerte segunda” (Apocalipsis 2:11)

17 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al vencedor, le daré algo del maná escondido para que coma. Y le daré una piedra blanca, y en la piedra un nuevo nombre. escrito que nadie conoce excepto el que lo recibe “(Apocalipsis 2:17)

26 Y el que venciere y guardare mis obras hasta el fin, le daré el poder sobre las naciones.

27 Los regirá con vara de hierro; se harán añicos como las vasijas del alfarero.

como también he recibido de mi Padre; 28 y le daré la estrella de la mañana. (Apocalipsis 2: 26-28)

5 El que venciere será vestido de vestiduras blancas, y no borraré su nombre del Libro de la Vida; pero confesaré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles. (Apocalipsis 3: 5)

12 Al vencedor, le haré una columna en el templo de mi Dios, y no volverá a salir. Escribiré sobre él el nombre de Mi Dios y el nombre de la ciudad de Mi Dios, la Nueva Jerusalén, que desciende del cielo de Mi Dios. Y escribiré sobre él mi nuevo nombre. (Apocalipsis 3:12)

21 Al que venciere, le concederé que se siente conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté con Mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21)

Examínese para que pueda superarse.

Si no está progresando mucho, o incluso si cree que lo está haciendo, considere lo siguiente:

18 Si considero la iniquidad en mi corazón, el Señor no oirá. (Salmo 66:18)

Básicamente usted necesita vencer a Satanás, a su sociedad y a sus propios deseos. Observe la recompensa por hacerlo y el contraste por no hacerlo:

7 El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo. 8 Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, sexualmente inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. (Apocalipsis 21: 7-8)

Los incrédulos son aquellos que no actuarán adecuadamente sobre su fe. La Biblia enseña que Satanás es el dios de esta era (2 Corintios 4: 4) que engaña al mundo (Apocalipsis 12: 9). Como cristianos realmente necesitamos amar la verdad, y no caer en los engaños de Satanás. Jesús enseñó:

16 No son del mundo, así como yo no soy del mundo. 17 Santifícalos por Tu verdad. Tu palabra es verdad 18 Como me enviaste al mundo, yo también los he enviado al mundo. 19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados por la verdad. (Juan 17: 16-19)

¿Realmente ama la verdad?

Si es así, ¿realmente está haciendo lo que Jesús dijo:

33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia. . . (Mateo 6:33)

¿Realmente busca primero el reino de Dios? (Vea también nuestro folleto gratuito en línea El Evangelio del Reino de Dios http://www.cogwriter.com/GospeloftheKingdomofGod.pdf.)

No importa cuánto tiempo hayamos estado en la Iglesia de Dios o cuán espirituales nos hayamos convertido, nosotros todavía somos seres humanos con naturaleza carnal. Ninguno de nosotros llegará a un lugar en esta vida cuando podamos permitirnos olvidar lo que somos. Justo antes de la Pascua, vamos a echar otro vistazo: ¡una mirada larga y buena!

Y esta es la época del año para recordar especialmente el hecho de que Dios nos hizo humanos mortales, sujetos a la vanidad:

20 Porque la creación fue sometida a futilidad, no voluntariamente, sino a causa de Aquel que la sometió con esperanza; (Romanos 8:20, NKJV)

20 Porque la criatura se sometió a la vanidad, no de buena gana, sino por causa de quien lo ha sometido con esperanza,

21 Porque también la criatura misma será librada de la esclavitud de la corrupción a la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

22 Porque sabemos que toda la creación gime y sufre dolores juntos hasta ahora.

23 Y no solo ellos, sino también nosotros mismos, que tenemos los primeros frutos del Espíritu, incluso nosotros mismos gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, a saber, la redención de nuestro cuerpo.

24 Porque somos salvos por la esperanza, pero la esperanza que se ve no es la esperanza: porque lo que el hombre ve, ¿Por qué esperarlo todavía?

25 Pero si esperamos lo que no veamos, entonces con paciencia lo esperamos.

26 Del mismo modo, el Espíritu también ayuda en nuestras enfermedades, porque no sabemos por qué debemos orar como debemos, sino que el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden ser pronunciados. (Romanos 8: 20-26, KJV)

Necesitamos reconocer que somos hechos carne, estamos sujetos a futilidad, vanidad. Satanás sucumbió a su vanidad y se engañó a sí mismo, pero no debemos sucumbir a nuestra propia vanidad y tendencia al autoengaño. Tómese el tiempo para examinarnos a nosotros mismos ayuda.

¡Dios quiere que seamos mejores!

Y para el cambio, tenemos esperanza. Y esa esperanza incluye el Espíritu de Dios trabajando con nosotros para ayudarnos a perfeccionarnos. No debemos rendirnos y decir que no podemos avanzar más o seguir adelante. Recuerde que el apóstol Pablo escribió:

13 Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo que me fortalece. (Filipenses 4:13)

¿Cree usted que es sólo para el apóstol Pablo?

No, eso lo incluye a usted como dijo Jesús sobre cosas que parecen imposibles:

27 “Para los hombres es imposible, pero no para Dios; porque para Dios todo es posible”. (Marcos 10:27)

Considere también lo que el apóstol Pablo escribió:

6 El que ha comenzado una buena obra en ti, la completará hasta el día de Jesucristo; (Filipenses 1: 6)

Pero usted tiene que hacer su parte. El perdón es parte de lo que necesitas hacer. Jesús enseñó:

14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre celestial también os perdonará. 15 Pero si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre perdonará vuestras ofensas. (Mateo 6: 14-15)

23 Por lo tanto, si lleva su ofrenda al altar, y allí recuerda que su hermano tiene algo en su contra, 24 deje su ofrenda allí delante del altar y siga su camino. Primero reconcíliese con su hermano, y luego vaya y ofrezca su ofrenda. (Mateo 5: 23-24)

Note lo que el apóstol Juan escribió:

1 ¡Mirad qué amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios! Por eso el mundo no nos conoce, porque no lo conoció a Él. 2 Amados, ahora somos hijos de Dios; y aún no se ha revelado lo que seremos, pero sabemos que cuando Él se revele, seremos como Él, porque lo veremos como Él es. 3 Y todo el que tiene esta esperanza en Él se purifica a sí mismo, así como Él es puro. (1 Juan 3: 1-3)

Somos llamados hijos de Dios y debemos ser puros. El proceso de examen es un proceso de purificación.

Considere también lo que Santiago fue inspirado a escribir:

1:21 Por lo tanto, deja a un lado toda la inmundicia y el exceso de maldad, y recibe con mansedumbre la palabra implantada, que es capaz de salvar tus almas.

22 Pero sean hacedores de la palabra, y no solamente oyentes, engañándose a sí mismos. 23 Porque si alguien es un oyente de la palabra y no un hacedor, es como un hombre que observa su rostro natural en un espejo; 24 porque se observa a sí mismo, se va e inmediatamente se olvida de qué tipo de hombre era. 25 Pero el que mira la perfecta ley de la libertad y continúa en ella, y no es un oyente olvidadizo, sino un hacedor de la obra, este será bendecido en lo que hace.

26 Si alguno de ustedes piensa que es religioso, y no se calla la lengua sino que engaña su propio corazón, la religión de este es inútil. 27 La religión pura y sin mancha ante Dios y el Padre es esto: Visitar a huérfanos y viudas en sus problemas, y mantenerse alejado del mundo.

2: 1 Hermanos míos, no mantengan la fe de nuestro Señor Jesucristo, el Señor de gloria, con parcialidad. 2 Porque si debe venir a su asamblea un hombre con anillos de oro, con ropa fina, y también debe venir un hombre pobre con ropa sucia, 3 y usted presta atención al que lleva la ropa fina y le dice: “Usted se sientan aquí en un buen lugar”, y le dicen al pobre hombre:”Está ahí de pie”, o “Se sientan aquí en mi banqueta de los pies”, 4 ¿No han mostrado parcialidad entre ustedes y se convierten en jueces con malos pensamientos?

5 Escuchen, mis amados hermanos: ¿Dios no ha elegido a los pobres de este mundo para que sean ricos en fe y herederos del reino que prometió a los que lo aman? 6 Mas tú has deshonrado al pobre hombre. ¿No te oprimen los ricos y te arrastran a los patios? 7 ¿No blasfeman ese noble nombre por el cual eres llamado?

8 Si realmente cumplen con la ley real de acuerdo con la Escritura: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”, lo harán bien; 9 pero si muestran parcialidad, cometen pecado, son condenados por la ley como transgresores. 10 Porque el que guardare toda la ley, y sin embargo tropiece en un punto, es culpable de todo. 11 Porque el que dijo: “No cometas adulterio”, también dijo: “No asesines”. Ahora bien, si usted no comete adulterio, pero si asesina, se ha convertido en un transgresor de la ley. 12 Así que hablen, y hagan como aquellos que serán juzgados por la ley de la libertad. 13 Porque el juicio es sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia. La misericordia triunfa sobre el juicio.

14 ¿Qué beneficia, hermanos míos, si alguien dice que tiene fe pero que no tiene obras? ¿Puede la fe salvarlo? 15 Si un hermano o hermana está desnudo y desprovisto de comida diaria, 16 y uno de ustedes les dice: “Salgan en paz, sean calentados y llenos”, pero no les dan las cosas que son necesarias para el cuerpo, lo que ¿Se beneficia? 17 Así también la fe por sí misma, si no tiene obras, está muerta.

18 Pero alguien dirá: “Tú tienes fe y yo tengo obras”. Muéstrame tu fe sin tus obras, y te mostraré mi fe por mis obras. 19 Crees que hay un solo Dios. Lo haces bien. ¡Hasta los demonios creen y tiemblan! 20 Pero, ¿Quieres saber, hombre necio, que la fe sin obras está muerta? 21 ¿No fue Abraham nuestro padre justificado por las obras cuando ofreció a Isaac su hijo sobre el altar? 22 ¿Ves que la fe estaba trabajando junto con sus obras, y por las obras la fe se hizo perfecta? 23 Y se cumplió la Escritura que dice: “Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia”. Y fue llamado el amigo de Dios. 24 Ves entonces que un hombre es justificado por las obras, y no solo por la fe.

25 Del mismo modo, ¿No fue la ramera Rahab también justificada por las obras cuando recibió a los mensajeros y los envió de otra manera?

26 Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Santiago 1: 21-2: 26)

No se engañe a si mismo. ¡Practique la misericordia, guarde la ley real de Dios y recuerde que la fe sin obras está muerta!

Este es también un momento para ensayar y reafirmar lo que ha hecho con el conocimiento de que tiene ese tipo de naturaleza que está sujeta a la vanidad.

La mayoría de los humanos no tienen la menor conciencia de los peligros de la vanidad y el autoengaño.

Lucifer, quien se convirtió en el adversario Satanás, cayó en la vanidad y el autoengaño (cf. Ezequiel 28: 12-13; 17).

La humanidad, incluso la mayoría de los que afirman el cristianismo, no saben que este mundo no es el mundo de DIOS todavía. Dios está permitiendo que Satanás gobierne este mundo por un tiempo. Él le está permitiendo a Satanás seducir a los humanos a través de sus propios deseos de embeberse en todas las cosas malas de este mundo.

Satanás es el gobernante de este mundo en el presente y está cegando las mentes humanas a la verdad que se le ha dado el privilegio de entender.

3 Pero incluso si nuestro evangelio está velado, está velado a aquellos que perecen, 4 cuyas mentes ha cegado el dios de esta era, que no creen, para que no sea la luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios, debe brillar sobre ellos. (2 Corintios 4: 3-4)

Entonces, en nuestro examen, vamos a darnos cuenta de qué tipo de naturaleza tenemos y en qué edad vivimos.

Pero, hermanos, para nosotros que somos los elegidos, la luz y la comprensión hemos venido por el llamado del Espíritu Santo de Dios. A través de la infinita misericordia de Dios, USTED fue llamado como uno de Sus elegidos para verse a sí mismo y a su entorno como ¡REALMENTE ES! Se dio cuenta de que era un pecador y no puede salvarte a si mismo. ¡Esto fue un milagro en su vida!

¿Todavía se das cuenta? Dios envió su Espíritu Santo para abrir su mente al conocimiento real. ¡Lo primero que Dios abrió su mente para ver fue a SÍ MISMO! Fue guiado a ver cómo era la naturaleza humana, cómo era USTED. ¡No le gustó lo que vio! Quería ser diferente. Así que vino al arrepentimiento, un cambio en usted mismo, porque eso es lo que es el arrepentimiento.

Si es un verdadero cristiano, vino al arrepentimiento y fue bautizado. Pasó por un SÍMBOLO de muerte exterior. El bautismo es un cuadro de muerte, sepultura y resurrección. Fue sumergido en una tumba acuosa y levantado en una especie de resurrección. Entonces recibió el don del Espíritu Santo de Dios (Hechos 2:38).

Por supuesto, no debe continuar en el pecado porque recibe la gracia de Dios:

1 ¿Qué diremos entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde? 2 Ciertamente no! ¿Cómo viviremos en ello los que morimos al pecado? 3 ¿O no saben que tantos de nosotros como fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? 4 Por lo tanto, fuimos sepultados con Él mediante el bautismo en la muerte, que así como Cristo fue resucitado de la muerte por la gloria del Padre, así también debemos caminar en la vida nueva. (Romanos 6: 1-4)

Sin embargo, no fue perfecto.

No es el fin

¡Pero ese no es el final de la historia! Ahora comenzó tal vez la parte más difícil de todas. Habiendo crucificado, en cierto sentido, la “vieja naturaleza”, pronto descubrimos que la vieja naturaleza no estaba muerta.

Entonces, cuando cometió errores desde entonces, las palabras del apóstol Pablo deberían haberse convertido en sus palabras:

15 Pues lo que estoy haciendo, no lo entiendo. Pues lo que haré, eso no lo practico; Pero lo que odio, eso hago. 16 Si, entonces, hago lo que no debo hacer, estoy de acuerdo con la ley en que es buena. 17 Pero ahora, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que mora en mí. 18 Porque sé que en mí (es decir, en mi carne) nada bueno mora; porque la voluntad está presente conmigo, pero cómo hacer lo que es bueno no lo encuentro. 19 Pues el bien que debo hacer, no lo hago; Mas el mal que no haré, eso practico. 20 Ahora, si hago lo que no quiero hacer, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que mora en mí.

21 Encuentro entonces una ley, que el mal está presente conmigo, el que quiere hacer el bien. 22 Porque me deleito en la ley de Dios según el hombre interior. 23 Pero veo otra ley en mis miembros, luchando contra la ley de mi mente y llevándome en cautiverio a la ley del pecado que está en mis miembros. 24 ¡Miserable hombre de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? 25 ¡Doy gracias a Dios, por Jesucristo nuestro Señor!

Entonces, con la mente yo mismo sirvo a la ley de Dios, pero con la carne a la ley del pecado. (Romanos 7: 15-25)

Aunque deseamos que se destruyera, encontramos que el pecado aún tiene vida y vigor. ¡Y ESO ES SOLO EL PUNTO! Dios quiere que comprendamos la verdadera profundidad del mal, la maldad y el engaño que hay en nosotros.

Entonces, ¿qué se supone que debemos hacer al respecto?

Bueno, el apóstol Juan escribió:

9 Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. (1 Juan 1: 9)

Hemos pecado, pero no hemos estado en desacuerdo con él. No queremos pecar, pero nos equivocamos.

Nos olvidamos, o tal vez nos descuidamos. Tal vez no habíamos continuado orando tan a menudo como deberíamos. Tal vez nos resbalamos un poco. Tal vez ha pecado desde que se convertió. Pero si confesamos esos pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados.

Debemos examinarnos a nosotros mismos, ver qué pecados tenemos, confesarlos a Dios y pedirle que nos perdone. No piense que Dios no lo perdonará si realmente confiesa sus pecados y se arrepiente (vea también ¿Qué es el pecado imperdonable? http://www.cogwriter.com/unpardonable-sin.htm).

Tristemente, para muchos de nuestros pecados, realmente no nos hemos arrepentido lo suficiente y tenemos que hacerlo una y otra vez.

Entonces, cuando nos acercamos a la Pascua, hemos tenido un año más para vivir con nosotros mismos. Dios ahora nos está pidiendo una vez más que participemos del cuerpo quebrantado y derramemos la sangre de Cristo. ¿Se ha convencido el año pasado que ha venido al lugar donde ya no necesita el sacrificio de Cristo? ¿O más bien se ha convencido de que lo necesita AÚN MÁS PROFUNDAMENTE que nunca? ESTO ES PARTE DE LO QUE ES DISCERNIR EL CUERPO DEL SEÑOR SIGNIFICA.

Con suerte, usted ha crecido en la superación personal del pecado. Esperemos que haya crecido en la comprensión de la Biblia y en el conocimiento espiritual; los sermones y la literatura que estudia junto con la Biblia deberían ayudarlo. Pero, ¿Ha crecido sabiendo que USTED necesita a Jesucristo más que nunca?

¿Ha mirado más profundamente?

Cuando nos bautizamos por primera vez, somos llamados “bebés” en Cristo (1 Corintios 3: 1). A pesar de que hemos llegado a un conocimiento milagroso y profundo en el bautismo, todavía estamos comenzar una vida de superación. Necesitamos crecer y madurar en comprensión y perspectiva:

1 Por lo tanto, dejando a un lado toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia y todo mal hablando, 2 como bebés recién nacidos, deseen la leche pura de la palabra para que puedan crecer, 3 si es que han probado que el Señor es misericordioso .

4 Acudiendo a Él como a una piedra viva, rechazada de hecho por los hombres, pero elegida por Dios y preciosa, 5 ustedes también, como piedras vivas, se están construyendo una casa espiritual, un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo. 6 Por lo tanto, también están contenido en la Escritura,

“He aquí, yo estoy en Sion

Una piedra angular principal, elegida, preciosa,

Y el que cree en él no será avergonzado de ninguna manera. (1 Pedro 2: 1-6)

¿Se avergüenza de Jesús o de su iglesia? ¿Ha dejado de lado “toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidia y todo mal hablar”? ¿Se da cuenta de que es ‘piedra viva’ siendo construido como una casa espiritual? ¿Es más fuerte como ‘piedra’ (espiritualmente) que el año pasado?

Además, note algo más que el apóstol Pedro escribió:

14 Por lo tanto, amados, esperando estas cosas, sean diligentes para ser encontrados por Él en paz, sin mancha y sin culpa; 15 y consideren que la longanimidad de nuestro Señor es la salvación, así como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le fue dada, ha escrito, 16 también en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas, de las cuales son algunas cosas difíciles de entender, que personas no instruidas e inestables giran hacia su propia destrucción, como lo hacen también el resto de las Escrituras.

17 Por lo tanto, amados, ya que saben esto de antemano, tengan cuidado de no caer también de su propia firmeza, siendo arrastrados por el error de los impíos; 18 pero crezcan en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

A Él sea la gloria ahora y por siempre. Amén. (2 Pedro 3: 14-18)

¿Entiende mejor?

Muchos en la Iglesia de Dios desaparecieron en los años 80 y 90 cuando se dejaron afectar por las personas que torcieron los escritos del apóstol Pablo, así como por otras escrituras (vea también The Falling Away: The Bible and WCG Teachings http://www.cogwriter.com/falling-away.htm).

Sin embargo, más allá de eso, a medida que crecemos en un conocimiento más hondo y profundo de las cosas espirituales, nuestra capacidad de vernos a nosotros mismos se vuelve más aguda. Vemos cosas sobre nosotros mismos y nuestras naturalezas que nunca vimos en el bautismo.

¡Esto es correcto!

¡Es progreso!

Es lo que Dios quiso.

Cuando Pablo recibió el Espíritu Santo de Dios y comenzó a crecer, descubrió que su conocimiento más profundo de la ley espiritual de Dios hizo que el pecado pareciera volverse extremadamente pecaminoso (Romanos 7:13).

Y así es con nosotros.

Cuanto más tiempo vivamos con nosotros mismos en esta carne, mayor es nuestro conocimiento de la perfecta ley espiritual de Dios, que tenemos el privilegio de entender, nos convence de la excesiva pecaminosidad de la naturaleza humana carnal.

Cada año, Dios nos ordena que vivamos nuevamente Sus Días Santos, que representan su plan de salvación para el mundo. Cada año comenzamos nuevamente con el comienzo primario, la Pascua, la aceptación del sacrificio de Jesucristo.

Cada año deberíamos estar observando los Días Santos de Dios con un mayor deseo de cumplir Su plan, porque deberíamos haber visto la necesidad de hacerlo más profundamente que nunca, para nosotros y para el mundo.

Al comenzar de nuevo los Días Santos, debe ser con un renovado entusiasmo. Debería ser con un deseo más ferviente tomar esos preciosos símbolos porque sabemos mucho más profundamente su significado para nosotros y para el mundo.

No debe ser con un enfoque de rutina de ruido de tambor con lo que comenzamos cada año.

Si somos verdaderamente fieles, no deberíamos llegar a estos días con un enfoque apático y poco entusiasta. Si lo hacemos, podemos comer y beber “indignamente”: Comer y beber el juicio para nosotros mismos.

Nadie es “digno”. Todos se quedan cortos (ver Romanos 3:23; 1 Juan 1:10).

¡Comprender totalmente lo indignos que somos del gran sacrificio de Cristo, nos prepara para participar de la Pascua con pleno entendimiento! Dios quiere que su pueblo se acerque a la Pascua con el más profundo y sincero deseo de perdón de Cristo, individualmente y en última instancia para el mundo. Ninguna otra actitud demuestra a un verdadero cristiano que ha crecido como debería a lo largo del año. ¿ESTÁ USTED LISTO PARA TOMAR LA PASCUA?

Comenzamos nuevamente, con la Pascua, representando el plan de salvación de Dios para el mundo. No es solo una salvación personal solo para usted. Hay muchas vidas humanas que van por el desagüe a nuestro alrededor. La absoluta desesperanza de una civilización moribunda envía sus gemidos a nuestra conciencia todos los días. Nosotros, a quienes hemos recibido el conocimiento de la ÚNICA salida para el mundo, debemos gemir dentro de nosotros mismos por el tiempo en que ellos también pueden ser liberados de la esclavitud de la corrupción de la que nos hemos hecho tan conscientes.

Cada año nuevo de observancia de los Días Santos debe ser de un nivel más alto de conciencia, con un mayor sentido de seriedad para su cumplimiento. Dios tiene una obra que está haciendo, ¿la estás apoyando de verdad?

O tienes una actitud como algunos de los antiguos hijos de Israel:

2 “Así habla el Señor de los ejércitos, diciendo: ‘Este pueblo dice:” El tiempo no ha llegado, el tiempo en que la casa del Señor debe ser construida “.

3 Entonces vino la palabra del Señor por el profeta Hageo, diciendo: 4 “¿Es tiempo de que ustedes moren en sus casas con paneles, y este templo se encuentra en ruinas?” 5 Ahora pues, así dice el Señor de los ejércitos: “¡Consideren sus caminos!

6 Has sembrado mucho, y has de traer poco;

Se come, pero no se tiene suficiente;

Bebes, pero no estás lleno de bebida;

Ustedes se visten, pero nadie está cálido;

Y el que gana salario,

Gana salarios para poner en una bolsa con agujeros “.

7 Así dice el Señor de los ejércitos: “¡Considera tus caminos! 8 Sube a las montañas y trae madera y construye el templo, para que pueda disfrutarlo y ser glorificado”, dice el Señor. 9 “Buscabas mucho, pero en realidad era poco; y cuando lo llevaste a casa, lo eché a perder. ¿Por qué?” dice el Señor de los ejércitos. “Debido a Mi casa que está en ruinas, mientras cada uno de ustedes corre a su propia casa. 10 Por lo tanto, los cielos sobre ustedes retienen el rocío, y la tierra retiene su fruto. 11 Porque pedí una sequía en la tierra y en la tierra. montañas, sobre el grano y el vino nuevo y el aceite, sobre cualquier cosa que produzca la tierra, sobre los hombres y el ganado, y sobre todo el trabajo de tus manos “. (Hageo 1: 2-11)

No pensaron que hacer la obra de Dios debería ser una prioridad para ellos.

Sentían que tenían que cuidarse a sí mismos y que Dios lo entendería y realizaría su trabajo de otra manera. Y aunque la obra de Dios se realizará independientemente de que participes o no, Él espera que lo hagas y te juzgue por pensar que estás bien como tú.

Note la advertencia que Jesús dio a los cristianos del fin del tiempo que comúnmente llamamos laodicenos http://www.cogwriter.com/laodiceachurch.htm:

14 “Y al ángel de la iglesia de los laodicenses escribe:

‘Estas cosas dicen el Amén, el fiel y fiel testigo, el principio de la creación de Dios: 15 “Sé que no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueses frío o caliente. 16 Así que, porque eres tibio, y no tengo frío ni calor, te vomitaré de mi boca. 17 Porque dices: ‘Soy rico, me he vuelto rico y no necesito nada’, y no sabes que eres miserable y miserable. , pobre, ciego y desnudo – 18 Te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego para que seas rico, y vestimentas blancas, para que puedas vestirte, para que no se revele la vergüenza de tu desnudez. unge tus ojos con colirio, para que veas. 19 Por mucho que yo quiera, reprendo y castigo. Por lo tanto, sé celoso y arrepiéntete. 20 He aquí, estoy a la puerta y llamo. Si alguien oye mi voz y abre la puerta , Entraré a él y cenaré con él, y él conmigo. 21 Al que venciere, le concederé que se siente conmigo en mi trono, como yo también vencí y me senté. n con mi padre en su trono.

22 “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. “(Apocalipsis 3: 14-22)

¿Es usted asi? La mayoría de los cristianos en los últimos tiempos son laodicenses http://www.cogwriter.com/laodiceachurch.htm que aparentemente no están dispuestos a examinarse a sí mismos antes de la Pascua, porque si lo hicieran, Jesús no tendría que condenarlos como lo hizo.

¡Examínese a si mismo!

Hermanos, todavía hay tiempo para examinarse y hacer de esta Pascua una cosa personal entre ustedes y Dios. Mire profundamente en su vida. ¿Ha estado simplemente navegando?

¿Qué hay de quejarse y preocuparse?

Ahora muchos se enfocan demasiado en eliminar la levadura física, y no lo suficiente en la levadura espiritual cuando se examinan a sí mismos, antes de la Pascua.

Además, mientras que los más nuevos en la fe tienen problemas con muchos de los conceptos básicos de vivir como cristianos (que cubrimos en nuestro libro gratuito en línea Cristianos: Embajadores para el Reino de Dios, instrucciones bíblicas sobre cómo vivir como cristianos http://www.cogwriter.com/ChristianAmbassadors.pdf), la gente parte de la fe durante un largo período de tiempo a veces actúa como si estuvieran bien.

Podría pensar que ha sido cristiano por mucho tiempo y no tiene pecados obvios.

Pero, por ejemplo, ¿Es un que se queja?

Ahora, veamos algo del Libro de Lamentaciones:

31 Porque el Señor no desechará para siempre.

32 Aunque Él cause pena,

Sin embargo, Él mostrará compasión

Según la multitud de sus misericordias.

33 Porque no aflige voluntariamente,

Ni aflije los hijos de los hombres. (Lamentaciones 3: 31-33)

Así que Dios no quiere tenernos afligidos.

Sin embargo, sucede y la gente se queja:

39 ¿Por qué un hombre vivo se queja?

¿Un hombre por el castigo de sus pecados?

40 Busquemos y examinemos nuestros caminos,

Y volvamos al Señor; (Lamentaciones 3: 39-40)

¿Tiene la fe para creerle a Dios y verdaderamente examinarse a si mismo?

Si es así, en última instancia debería, normalmente tomar un tiempo, ¡Descubrir que tiene menos quejas!

Comprenda que el juicio es ahora sobre los cristianos y sobre las personas del mundo. El apóstol Pedro escribió:

17 Porque ha llegado el momento de que el juicio comience por la casa de Dios; y si comienza con nosotros primero, ¿Cuál será el final de aquellos que no obedecen el evangelio de Dios? 18 ahora,

“Si el justo apenas se salva,

¿Dónde aparecerán los impíos y los pecadores?

19 Por lo tanto, que los que sufren según la voluntad de Dios le entreguen sus almas al bien, como a un fiel Creador. (1 Pedro 4: 17-19)

Entonces, como cristianos nos enfrentamos a la corrección de juicios ahora más que a otros.

Eso parece consistente con algo que el apóstol Pablo escribió:

19 Si solo en esta vida tenemos esperanza en Cristo, somos de todos los hombres los más lamentables. (1 Corintios 15:19)

Ahora veamos algo más que el apóstol Pablo escribió:

28 Y sabemos que todas las cosas trabajan juntas para el bien de los que aman a Dios, para los que son llamados de acuerdo con Su propósito. (Romanos 8:28)

Si tiene dudas, este es el caso, lea nuestro folleto gratuito en línea: Fe para aquellos a quienes Dios ha llamado y elegido http://www.cogwriter.com/FaithforthoseGodhasCalledandChosen.pdf.

Judas advirtió sobre aquellos que “son gruñones, quejosos, que caminan de acuerdo con sus propios deseos” (Judas 16), aunque esta fue una referencia a aquellos que intentan ACTUAR como si fueran verdaderos cristianos, estos son los que intencionalmente son difíciles.

Note también algo más que, el apóstol Pablo escribió:

1 Además, hermanos, no quiero que ignoren que todos nuestros padres estaban bajo la nube, todos pasaron por el mar, 2 todos fueron bautizados en Moisés en la nube y en el mar, 3 todos comieron el mismo alimento espiritual, 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual. Porque bebieron de esa Roca espiritual que los seguía, y esa Roca era Cristo. 5 Pero con la mayoría de ellos, a Dios no le agradó, porque sus cuerpos fueron dispersados en el desierto.

6 Ahora, estas cosas se convirtieron en nuestros ejemplos, con la intención de que no debemos codiciar las cosas malas como ellos también lo hicieron. 7 Y no os hagáis idólatras como algunos de ellos. Como está escrito, “La gente se sentó a comer y beber, y se levantó para jugar”. 8 Tampoco cometamos inmoralidad sexual, como hicieron algunos, y en un día cayeron veintitrés mil; 9 ni tentemos a Cristo, como algunos de ellos también tentaron, y fueron destruidos por las serpientes; 10 ni se quejan, como algunos de ellos también se quejaron, y fueron destruidos por el destructor. 11 Ahora, todas estas cosas les sucedieron como ejemplos, y fueron escritas para nuestra admonición, sobre quiénes han llegado los fines de las edades.

12 Por lo tanto, el que piensa que está parado, preste atención, no sea que caiga. (1 Corintios 10: 1-13)

Muchos tipos de quejas apuntan a una falta de fe. No es que nunca pueda quejarse de nada, pero tenga cuidado.

Una forma es observar lo que dice. Note algo sobre Job:

7 Entonces Satanás salió de la presencia del Señor y golpeó a Job con dolorosas heridas desde la planta del pie hasta la corona de su cabeza. 8 Y tomó para sí mismo un tiesto para rascarse mientras estaba sentado en medio de las cenizas.

9 Entonces su esposa le dijo: “¿Aún te aferras a tu integridad? ¡Maldice a Dios y muere!”

10 Pero él le dijo: “Hablas como habla una de las mujeres insensatas. ¿Debemos aceptar el bien de Dios y no aceptar la adversidad?” En todo esto Job no pecó con sus labios. (Trabajo 2: 7-10)

Ahora note algo que Jesús enseñó:

35 Un hombre bueno del buen tesoro de su corazón saca buenas cosas, y un hombre malo del mal tesoro saca malas cosas. 36 Pero os digo que por cada palabra ociosa que los hombres puedan hablar, darán cuenta en el día del juicio. 37 Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. (Mateo 12: 35-37)

Cada palabra ociosa!

Y para los cristianos, eso significa juicio en esta era.

El apóstol Pablo también escribió:

26 “Enojate, y no peques”: no dejes que el sol se ponga sobre tu ira, 27 ni le des lugar al diablo. 28 Que el que robó ya no robe, sino que trabaje, trabajando con sus manos lo que es bueno, para que tenga algo que darle a quien lo necesita. 29 Que ninguna palabra corrupta salga de tu boca, sino lo que es bueno para la edificación necesaria, para que pueda impartir gracia a los oyentes. (Efesios 4: 26-29)

El mismo principio se aplica con lo que podría escribir o incluso texto.

Además, considere algo que Jesús enseñó:

25 “Por eso te digo, no te preocupes por tu vida, por lo que comerás o por lo que beberás; ni por tu cuerpo, por lo que te pondrás. ¿No es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? 26 Mire a los pájaros del aire, porque no siembran, ni cosechan ni se reúnen en graneros, pero su Padre celestial los alimenta. ¿No tiene más valor que ellos? 27 ¿Cuál de ustedes, preocupado, puede agregar un codo a su estatura?

28 “Entonces, ¿Por qué te preocupas por la ropa? Considera los lirios del campo, cómo crecen: no trabajan ni hilan; 29 y aun así te digo que incluso Salomón en toda su gloria no estaba arreglado como uno de estos. 30 Ahora, si Dios viste la hierba del campo, que es hoy, y mañana es arrojada al horno, ¿No te vestirá mucho más, oh, tú, de poca fe?

31 “Por lo tanto, no te preocupes, diciendo: ‘¿Qué comeremos?’ o ‘¿Qué beberemos?’ o ‘¿Qué nos ponemos?’ 32 Porque después de todas estas cosas buscan los gentiles, porque tu Padre celestial sabe que necesitas todas estas cosas. 33 Pero busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas te serán añadidas. 34 Por lo tanto, no te preocupes por eso. mañana, porque mañana se preocupará por sus propias cosas. Suficiente para el día es su propio problema (Mateo 6: 25-34)

Sí, tendrá problemas. Trate de no preocuparte, intente no quejarte.

Note lo que Jesús dijo:

33 Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo vosotros tendréis tribulacion; Pero tened buen ánimo, he vencido al mundo. (Juan 16:33)

También note lo que Pablo escribió:

15 Por esto les decimos por la palabra del Señor que nosotros, que estamos vivos y permanecemos hasta la venida del Señor, no precederemos en modo alguno a los que están dormidos. 16 Porque el Señor mismo descenderá del cielo con un grito, con la voz de un arcángel y con la trompeta de Dios. Y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Entonces, los que estemos vivos y permanezcamos, seremos atrapados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por lo tanto, consuélanse unos a otros con estas palabras. (1 Tesalonicenses 4: 15-18)

Reciba consuelo de la palabra de Dios.

Ahora, sí, me doy cuenta de que Jesús no regresará antes de 2026. Entonces, mientras tanto, hay algo más que usted puede hacer:

8 Finalmente, hermanos, cualesquiera que sean las cosas verdaderas, cualesquiera que sean las cosas nobles, cualesquiera que sean las cosas justas, cualesquiera que sean las cosas puras, cualesquiera que sean las cosas bellas, cualesquiera que sean las cosas buenas, si hay alguna virtud y si hay algo digno de elogio – mediten en estas cosas 9 Lo que aprendieron, lo que recibieron, lo que oyeron y vieron en mí, esto harán, y el Dios de paz estará con ustedes. (Filipenses 4: 8-9)

¿Está haciendo eso?

No solo examine su vida por sus pecados de comisión, considere también que puede estar pecando por omisión. Haga el bien, piense en lo que Dios quiere que pienses.

Tres preguntas

Mientras trabajaba en este artículo en 2016, me topé con un artículo de la BBC que tiene algunos puntos que considerar:

Por Sydney Finkelstein

7 de abril de 2016

Soy un gran fanático de la simplicidad, ya sea sobre estrategia e innovación o productividad personal. En un mundo complejo, no sirve de nada hacer las cosas más difíciles de lo que deberían ser.

Es tan fácil complicar las cosas, incluso yo soy culpable. Pero en realidad, hay tres preguntas que he usado al consultar con ejecutivos que tienen una aplicabilidad mucho más amplia a todo tipo de problemas que enfrentan las personas en los negocios y en la vida.

A riesgo de una hipérbole severa, creo que estas tres preguntas pueden ayudar a resolver cualquier problema. …

¿Está realmente dispuesto a cambiar lo que ha estado haciendo?

No se hace nada hasta que dice “SÍ” a esta pregunta. De lo contrario, todo es solo hablar. …

¿Puede pensar en una mejor estrategia o idea que el status quo?

Incluso si está dispuesto a cambiar, tiene que encontrar una solución a su problema. En algunos casos, es bastante fácil. Ser más saludable al mejorar su dieta y hacer más ejercicio no es exactamente un secreto o una solución revolucionaria.

Otras veces, sin embargo, es más difícil. …

¿Se puede ejecutar su solución elegida?

Aquí es donde la goma proverbial se encuentra con la carretera. No importa cuán buena sea tu idea estratégica, si no puede ejecutarla, está condenado. …

Todo es trabajo duro. …

No quiero subestimar la dificultad de responder, con acciones, estas preguntas. Cada paso del camino es desafiante, desde tener el coraje de cambiar, hasta desarrollar creativamente una nueva forma de hacer las cosas, hasta hacer que esto suceda. Pero estas tres preguntas siempre estarán en el corazón de cualquier solución. Llegar a un lugar mucho mejor como individuo o para una empresa, realmente es posible. No tiene por qué ser tan confuso y abrumador.

Cuando realmente lo piensa, tiene todo lo que necesitas para resolver tu problema. http://www.bbc.com/capital/story/20160406-why-these-three-questions-can-solve-any-problem

Hablando carnalmente, se equivoca en ese último punto. Pero si es cristiano, tiene acceso a la ayuda de Dios, y sí, tiene lo que necesitas para resolver el problema.

Recuerde que “podemos hacer todas las cosas a través de Cristo que nos fortalece: a nosotros (Filipenses 4:13)

¿El problema real es que realmente no seguimos lo que enseña la Biblia?

5 Confía en el Señor con todo tu corazón,

Y no te apoyes en tu propio entendimiento;

6 Reconócelo en todos tus caminos,

Y él dirigirá tus caminos.

7 No seas sabio a tus propios ojos;

Teme al Señor y apartate del mal.

8 Será salud para tu carne,

Y fuerza a tus huesos. (Proverbios 3: 5-8)

¿Pero no somos a menudo ‘sabios’ en nuestros propios ojos? ¿Razonamos a menudo confiando plenamente en Dios?

La humildad no es la pretensión de falta de vanidad.

Humildad es entender que es limitado, no sabe todo, pero que Dios realmente lo sabe.

La vanidad, en forma de auto justificación, es una forma muy común de pecado.

¿Qué pasa con la sangre de Cristo?

La Biblia enseña:

23 porque todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios (Romanos 3:23)

Pero ¿Qué pasa con la sangre de Cristo?

24 siendo justificado libremente por Su gracia a través de la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios estableció como propiciación por Su sangre, por medio de la fe, para demostrar Su justicia, porque en Su tolerancia Dios había pasado por alto los pecados que se habían cometido previamente , 26 para demostrar en el momento presente Su justicia, que Él podría ser justo y el justificador de la persona que tiene fe en Jesús. (Romanos 3: 24-26)

Veamos otra traducción de esto:

24 y son justificados libremente por su gracia a través de la redención que es en Cristo Jesús. 25 Dios lo presentó como un sacrificio expiatorio por medio de la fe en su sangre, para demostrar su justicia, porque en su paciencia había pasado por alto los pecados cometidos de antemano. 26 Hizo esto para demostrar su justicia en el momento presente, para ser justo y justificar al que tiene fe en Jesús. (Romanos 3: 24-26, Berean Study Bible)

¿Le salva solo la sangre de Cristo? ¿Eso le lleva al Reino de Dios? Ahora, los Católicos y los Protestantes creen que, si son “salvos”, van al cielo cuando mueren.

Ahora, según sus enseñanzas, se cree que los católicos que no fueron lo suficientemente buenos para ser salvos, porque cometieron lo que llaman pecados veniales, van a un lugar llamado purgatorio; y después de eso, alguien estará allí lo suficiente, lo que me dijeron que podría ser por millones de años, supuestamente irán al cielo (ver ¿Enseñó el purgatorio la Iglesia primitiva? http://www.cogwriter.com/purgatory.htm). Si cometieron lo que llaman “pecados mortales” desde su última confesión, los Católicos creen que uno va directamente al fuego de Gehenna o Hades (a menos que, curiosamente, usen algo llamado el “escapulario marrón”, que se supone que los proteja: vea a María, La Madre de Jesús y las Apariciones http://www.cogwriter.com/Mary-Mother-of-Jesus.htm).

Los Protestantes creen que si alguien no se salva, va directamente a Gehenna, un fuego que arde, arde, arde; y usted sigue ardiendo por siempre jamás, pero nunca se quemas. Los Católicos básicamente creen lo mismo. Ambos enseñan que uno tendrá que pasar por esa tortura continuamente para siempre. Pero creen que todo lo que uno tiene que hacer es aceptar a Jesucristo, y la sangre de Cristo te salva.

Ahora, note lo que el apóstol Pablo escribió:

6 Porque cuando todavía estábamos sin fuerzas, a su debido tiempo Cristo murió por los impíos. 7 Porque apenas el hombre justo morirá; sin embargo, quizás por un buen hombre alguien incluso se atrevería a morir. 8 Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que cuando aún éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. 9 Mucho más entonces, habiendo sido justificado por Su sangre, seremos salvos de la ira por medio de Él. 10 Porque si cuando éramos enemigos nos reconciliamos con Dios a través de la muerte de su Hijo, mucho más, habiendo sido reconciliados, seremos salvos por su vida. 11 Y no solo eso, sino que también nos regocijamos en Dios a través de nuestro Señor Jesucristo, a través de quien ahora hemos recibido la reconciliación. (Romanos 5: 6-11)

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el difunto Herbert W. Armstrong dijo:

¡Ahora, la sangre de Cristo no salva a nadie! Leyó sobre eso en el quinto capítulo del libro de Romanos, no quiero tomarme el tiempo para analizarlo esta tarde. Pero allí encontrará que seremos salvos por Cristo, pero no por Su sangre derramada. Y no somos salvos por la muerte de Cristo. Somos reconciliados con Dios Padre por la muerte de Cristo. Pero debemos ser SALVADOS por Su resurrección, y por medio de nuestra propia resurrección, hecha posible por Su resurrección.

Ahora, nuevamente, muchas personas piensan que si son bautizados son salvos. Y me temo que muchos de nosotros en esta Iglesia hemos creído eso; Y eso es algo que espero corregir ahora, hoy.

“Oh sí, soy un miembro bautizado”.

Bueno, si estás bautizado, eso significa que eres cristiano, ¿Está en la Iglesia?

OH, NO, NO LO HACE, HERMANOS.

No me importa cuántas veces le hayan echado en agua (y no quiero ridiculizar la muy sagrada ordenanza del bautismo); pero para muchos, eso es todo, solo una inmersión en agua. Me gustaría leer unas pocas escrituras a lo largo de esa línea ahora mismo, antes de continuar. Marcos, el séptimo capítulo, versículos 6 al 9. Jesús dijo: Marcos 7: 6-9

Esta gente me honra con sus labios, pero sus corazones están lejos de mí. (7) Sin embargo, en vano me adoran [No solo aceptan a Cristo, sino que NO solo CREEN en Cristo; pero ellos lo adoran, y lo hacen en vano. “En vano me adoran …”, enseñando doctrinas los mandamientos de los hombres. {1} [Veamos.] (8) Por dejar a un lado el mandamiento de Dios, mantenéis la tradición de los hombres … (9) Y él les dijo: Bien, rechazáis el mandamiento de Dios para que guardar vuestra propia tradicion Estaba pensando en otra escritura a lo largo de esa línea. DEBEMOS ARREPENTIMOS

Note en Lucas 13 ahora. Lucas 13 y los versículos 3 y 5, Jesús dijo: Lucas 13: 3 Les digo, no: pero, salvo que ustedes, se arrepientan, todos perecerás igualmente. Ahora, Él repitió eso para enfatizar en el versículo 5. Lucas 13: 5 Les digo que NO: pero, a menos que ustedes SE ARREPIENTAN, todos perecerán igualmente. Independientemente de cuántas veces haya sido bautizado, si no se ha ARREPENTIDO, también perecerá.

Estaba pensando, y me gustaría volver a eso solo un momento, está en Juan. Veamos. En el capítulo ocho de Juan, simplemente me volví a él. Juan 8: 30-31 Mientras [Jesús] hablaba estas palabras, muchos creyeron en él. [Ahora, aquí hay personas que creyeron en Cristo.] (31) Luego dijo Jesús a aquellos judíos que creyeron en él: Si continuáis en mi palabra, entonces vosotros sois mis discípulos. Y comenzaron a disputarle de inmediato. Ellos no creyeron lo que Él dijo. Y así, más tarde, Jesús dijo: Juan 8: 43-45 ¿Por qué no entendéis mi discurso? [Es decir, lo que estoy diciendo: “Mi discurso”.] Incluso porque no podéis escuchar mi palabra. (44) Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre haréis. Fue un asesino desde el principio, y no se quedó en la verdad, porque no había verdad en él. Cuando habla una mentira, habla por sí mismo, porque es un mentiroso y el padre de la misma. (45) Y porque os digo la verdad, no me creéis.

Ellos creyeron en Cristo, pero no creyeron a Cristo. Ellos no creyeron lo que dijo. Así que solo aceptar a Cristo, solo creer en Cristo, no lo salva a usted. Tiene que creer lo que él dice, y tiene que arrepentirse. Hay dos condiciones:

Uno es el arrepentimiento, y la otra es la fe. Ahora, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del Reino de Dios.

Note que esto es consistente con lo que Jesús y el apóstol Pedro también predicaron:

15 Y diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios está cerca: Arrepentíos, y creed en el evangelio. (Marcos 1:15, RV)

36 “Por lo tanto, que toda la casa de Israel sepa con seguridad que Dios ha hecho a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, tanto Señor como Cristo”.

37 Cuando oyeron esto, se abalanzaron y dijeron a Pedro y al resto de los apóstoles: “Hombres y hermanos, ¿Qué haremos?”

38 Entonces Pedro les dijo: “Arrepiéntanse, y que cada uno de ustedes sea bautizado en el nombre de Jesucristo para la remisión de los pecados, y recibirán el don del Espíritu Santo. 39 Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos, y para todos los que están lejos, tantos como el Señor nuestro Dios llamará “. (Hechos 2: 36-39)

No solo necesita creer en Jesús, sino creer lo que Él enseñó, y esa enseñanza incluye el arrepentimiento.

Mucha gente no sabe lo que eso significa. Dicen: “Oh, me arrepentí. Sí, sé que he pecado”.

Pero, realmente no se han arrepentido, porque a menudo no entendemos lo que queremos decir con la palabra ARREPENTIRSE. Muy pocos parecen entenderlo.

No es de Cristo hasta que tenga el Espíritu Santo de Dios, y no puede tener el Espíritu Santo de Dios hasta que se haya arrepentido.

Quitar la levadura

Simbólicamente, la levadura retrata la hipocresía y el pecado.

Ahora, una de las formas en que demostramos que nos hemos arrepentido en esta época del año es el proceso de retirar la levadura. La Biblia dice que no haya levadura en nuestras casas durante los siete días de pan sin levadura:

19 Durante siete días no se encontrará levadura en sus casas, ya que cualquiera que coma lo que es levadura, esa misma persona será separada de la congregación de Israel, ya sea un extranjero o un nativo de la tierra. (Éxodo 12:19)

No solo los hijos de Israel hicieron esto, los primeros cristianos también observaron al mismo tiempo. Note algo que escribió Polycrates of Ephesus a fines del siglo II:

Y también, Polycrates, el menor de todos ustedes, hago según la tradición de mis parientes, algunos de los cuales los he seguido de cerca. Porque siete de mis parientes eran obispos; y yo soy el octavo. Y mis parientes siempre observaban el día en que la gente sacaba la levadura. (Eusebio. La Historia de la Iglesia, Libro V, Capítulo XXIV. Traducido por A. Cushman McGiffert. Digireads.com Publishing, Stilwell (KS), 2005, p. 114).

Una forma en que nos examinamos en esta época del año es revisar y limpiar nuestros hogares y vehículos. Esto nos lleva a hacer una pausa y considerar que al igual que la levadura está a nuestro alrededor, también lo está el pecado. Y al igual que la levadura necesita diligencia para ser eliminada, también lo hace el pecado. También nos muestra que debido a que podemos encontrar levadura en lugares que no creíamos que pudieran tenerla, podemos tener pecados en lugares que creemos que no son posibles.

Un año, después de que mi esposa, Joyce y yo, hubiéramos desalojado casi toda la casa, pensamos que hicimos un buen trabajo. Luego, sin saberlo, miré algo debajo de la habitación de nuestro hijo de cuatro años. Y allí encontré un paquete con algún tipo de producto fermentado. Ahora, habíamos limpiado a fondo su habitación, y todavía no estamos seguros de cómo o dónde consiguió lo que encontramos, pero estaba allí. Entonces, nos deshicimos de ello.

No dijimos, bueno, no hay forma de que tengamos un problema en esa parte de la casa, una vez que lo vimos. Cuando lo vimos, tomamos medidas inmediatas para eliminarlo. Y eso es lo que deberíamos haber hecho.

Nota: No es aceptable eliminar la levadura de su propiedad si la trae de vuelta una vez que finalizan los Días de los Panes sin Levadura. La lección es eliminar la levadura por completo de nuestras vidas, lo que representa lo que promueve la corrupción. No solo debemos evitar temporalmente el pecado, sino que no debemos volver a él o traerlo de vuelta a nuestras vidas.

Veamos algo más que el apóstol Pablo escribió:

5 Porque los que viven de acuerdo con la carne ponen sus mentes en las cosas de la carne, pero los que viven de acuerdo con el Espíritu, las cosas del Espíritu. 6 Porque tener una mente carnal es la muerte, pero tener una mente espiritual es vida y paz. 7 Porque la mente carnal es enemistad contra Dios; porque no está sujeta a la ley de Dios, ni tampoco puede estarlo. 8 Entonces, los que están en la carne no pueden agradar a Dios. (Romanos 8: 5-8)

¿Por qué mencionar eso aquí?

Bueno, algunas personas se enfocan más en la aflicción física que en examinarse a sí mismos y trabajar para arrepentirse de los pecados, conocidos y desconocidos.

Como cristianos no debemos tener el enfoque equivocado:

9 Pero no estás en la carne, sino en el Espíritu, si en verdad el Espíritu de Dios mora en ti. Ahora, si alguien no tiene el Espíritu de Cristo, él no es Suyo. 10 Y si Cristo está en ti, el cuerpo está muerto por causa del pecado, pero el Espíritu es vida por causa de la justicia. 11 Pero si el Espíritu de Aquel que resucitó a Jesús de los muertos mora en ti, el que resucitó a Cristo de los muertos también dará vida a tus cuerpos mortales a través de Su Espíritu que mora en ti. (Romanos 8: 9-11)

Ahora, ¿Significa esto que no debemos desalojar nuestros hogares?

No, todavía deberíamos.

Note esto:

23 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque pagáis el diezmo de la menta y el anís y el comino, y habéis descuidado los asuntos más importantes de la ley: La justicia, la misericordia y la fe. Deberías haberlo hecho sin dejar lo demás. ¡24 Guías ciegos, que sacáis un mosquito y tragáis un camello!

25 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque limpiáis el exterior de la taza y el plato, pero en vuestro interior estáis llenos de extorsión y autoindulgencia. 26 Fariseo ciego, primero limpia el interior de la taza y el plato, para que el exterior de ellos puede estar limpio también.

27 “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! Porque sois como tumbas encaladas que de hecho parecen bellas por fuera, pero por dentro están llenas de huesos de hombres muertos y de toda impureza. 28 Así, por fuera, también parecéis justo ante los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía y anarquía (Mateo 23: 23-28)

Debemos hacer lo físico, pero no descuidar el panorama general. Los fariseos hicieron lo físico, pero descuidaron el panorama general. Hicieron mucho para mostrar. No debemos imitarlos, debemos imitar a Cristo (cf. 1 Corintios 11: 1), y hacer lo físico y lo espiritual como Él lo hizo.

Y aunque no pecó (Hebreos 4:15), tenemos que (1 Juan 1: 9-10) y debemos arrepentirnos, y en esta época del año deberíamos persuadirnos de que pasemos más tiempo haciéndolo. Por lo tanto, las advertencias del apóstol Pablo de examinarnos a nosotros mismos.

Y eso significa cambiar cuando encontramos algo. De eso se trata el arrepentimiento.

NO es solo una vez confesar nuestros pecados, afirmando creer que Jesús es nuestro Señor, para que podamos ser bautizados y no arrepentirnos más.

¿Cuáles son los agentes de la levadura?

La siguiente es una lista de agentes de la fermentación

Levadura Seca Activa

Carbonato de amonio – también conocido como “Hartshorn”

Bicarbonato de amonio

Amoníaco de panadero

Levadura de panadería

Levadura en polvo

Bicarbonato de sodio

Bicarbonato de sodio

Carbonato de dipotasio

Bicarbonato de potasio

Carbonato de potasio

Bicarbonato de sodio – también conocido como “Saleratus”

Levadura de masa fermentada

Fosfatos monocálcicos (Ca (H2PO4) 2)

¿Cuáles no son los agentes de la levadura?

Los siguientes no son agentes de la levadura

Levadura Autolizada

Levadura de Brewer

Almidón de maíz

Claras de huevo

Polisorbato 60

Bitartrato de potasio (crema de tártaro)

Monosterato de sorbitán

Polvo tártaro

Levadura torula

Extracto de levadura

Con suerte, esto ayudará a aquellos que tengan preguntas sobre qué artículos deben irse antes del primer Día de Pan sin Levadura cada año.

Nota: Históricamente, las bebidas como la cerveza y el vino NO fueron descartadas por los hijos de Israel. No son pan y no tienen habilidades de levadura como se venden comúnmente. La remoción es para los días de panes sin levadura, por lo que es una referencia principalmente a los elementos con levadura que contienen granos y los agentes de levadura en sí mismos.

El cambio debe ser el resultado del examen

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el difunto Herbert W. Armstrong también dijo:

Pase ahora a Hechos, el segundo capítulo. En el día de Pentecostés, después de que Cristo ascendió al cielo, fue crucificado. Él había vivido sin pecado. Él nunca pecó. Él no tuvo que arrepentirse porque nunca había pecado. Pero Él pagó el precio del pecado, aunque no lo pagó por sí mismo. Lo pagó por ti y por mí. Y Él tomó sus pecados y los míos sobre sí mismo, y pagó la pena por nosotros. Es como que Dios es un gran banquero y usted le debe mucho dinero al banco. Y Cristo es el hijo del banquero. Y no puede pagar lo que debe al banco. Pero Su hijo, el hijo del banquero, lo paga por usted y dice: “Bueno, lo pagué por usted. Para que no se tenga que preocupar más por eso. Todo está pagado”.

Es decir, no tienes que preocuparte por el pecado pasado.

Pero es mejor que te preocupes por si pecas más en el futuro, de ahora en adelante; porque entonces, vuelves a imponerte la pena, SI continúas pecando. Bueno, en el día de Pentecostés, el Espíritu Santo vino sobre aquellos que fueron enseñados por Cristo y sobre un total de 120 personas (más que solo los Doce originales). Había unas diez veces más que eso, un total de 120. Y Pedro predicó el primer sermón realmente inspirado por el Espíritu a un ser humano ese día. Y hubo miles allí que lo oyeron. Y después de que Pedro terminó su discurso, dice en el versículo 37 de Hechos el segundo capítulo:

Hechos 2:37 Y cuando oyeron esto, fueron pinchados en su corazón. Tocados en sus corazones, emociones. Fueron realmente golpeados. No era una cosa cualquiera común y corriente. Fue algo que realmente los golpeó emocionalmente. Fueron tocados en sus corazones. Hechos 2: 37-38 Y dijo Pedro a ellos y al resto de los apóstoles: Hombres y hermanos, ¿Qué haremos? [¿Qué vamos a hacer ahora, ahora que hemos escuchado lo que hicimos y cómo se crucificó a Cristo?] (38) Entonces Pedro les dijo: ARREPIÉNTANSE [Pero mucha gente no sabe a qué se refería cuando dijo arrepentirse. “Arrepentíos …] y bautícense [Ahora, eso sigue al arrepentimiento.] cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo, para la remisión de los pecados, y recibirán el don del Espíritu [Santo].

ALGUNOS NO HAN CAMBIADO LA DIRECCIÓN: Ahora, no hay ninguna promesa en la Biblia de que alguien recibirá el Espíritu Santo hasta después de que se haya arrepentido y haya sido bautizado. Y ser bautizado es solo una forma física externa (o ceremonia) que tipifica, representa, representa su verdadero arrepentimiento y creencia. Bajas al agua. Es una imagen de la muerte: La muerte del viejo yo y, como un tipo, de la muerte de Cristo. Volver a salir del agua es una imagen de la resurrección de Cristo y su ascenso a vivir una vida nueva y diferente, un tipo de vida muy diferente, un estilo de vida diferente. Vas en una dirección diferente a partir de este momento. Ya no vas a ser como la misma persona.

Pero algunas personas nunca han sufrido ningún cambio. Siguen siendo los mismos. Acaban de aceptar algunas instrucciones, enseñanzas o doctrinas adicionales que han escuchado. Y son tan, realmente tan “buenos” que dijeron: “Bueno, ya sabes, quiero ser bueno. Quiero hacer lo que es correcto; y eso, veo que es verdad y es correcto. Así que soy tan bueno que lo voy a aceptar “.

¿Cuántos de ustedes son así, HERMANOS? Acabas de escuchar la verdad. Y eres tan “bueno” que dices: “Sí, yo, en mi bondad, ciertamente voy a aceptarlo, porque soy tan “bueno” que quiero creer lo que es correcto. No quiero hacer lo que está mal”. ¡ESO NO TE SALVARÁ Y NO TE CONSEGUIRÁ EL ESPÍRITU SANTO!

LO QUÉ “ARREPENTIRSE” SIGNIFICA: No creo que muchos de nosotros hayamos comprendido eso todavía, y debemos hacerlo antes de tomar la Pascua. A veces tengo que preguntarme, y he tenido que hacerlo a lo largo de estos años, si muchos de nosotros entendemos lo que realmente significa arrepentirse. Leí (hace unos cincuenta o cincuenta y cinco años atrás, aproximadamente en ese momento, en el momento de mi conversión. Podría haber sido poco después.) de una historia de un predicador metodista.

De hecho, fue el obispo que visitó una iglesia. Era un obispo, ya ves; y él era toda una celebridad, viniendo a esta pequeña iglesia. Venía de una ciudad más grande y tenía muchas iglesias. Y predicaba sobre el arrepentimiento; Pero, de alguna manera, la gente no podía entender. No pudo hacerles entender lo que quería decir. (Y creo que muchos de nosotros quizás no entendamos lo que queremos decir con arrepentimiento).

Así que había un caballero negro en la parte trasera del edificio de la iglesia, y finalmente levantó la mano. “Si lo desea, señor”, dijo, “Creo que puedo explicar lo que eso significa, si me lo permiten”.

Bueno, el obispo dijo: “Ciertamente, ciertamente. Adelante, si puedes hacerlo más claro o claro para la gente”.

“Bueno, señor”, dijo, “yo, esto es lo que yo pienso que todos ustedes quieren decir”. Y comenzó a caminar por el pasillo, bajando hacia la plataforma. … Y se detuvo justo enfrente de la plataforma, y ​​luego se dio la vuelta. Y comenzó y caminó rápidamente hacia atrás, incluso un poco más rápido ahora. … Y cuando regresó allá arriba; él dijo: “Creo que lo que todos ustedes quisieron decir, señor, es que DEBEMOS DAR VUELTA E IR POR EL OTRO CAMINO”.

Y algunos de ellos empezaron a entenderlo. Significó que tienes que ADMITIR que has estado yendo en la DIRECCIÓN INCORRECTA. Tienes que admitir que has estado equivocado. ¡Has creído mal! ¡Has vivido mal! Te has equivocado! USTED ESTÁ INCORRECTO, A TRAVÉS Y A TRAVÉS. ¡Y muchos de ustedes NUNCA han admitido eso! ¡AUN ALGUNOS EVANGELISTAS NO LO CONSIGUEN!

He llegado a CONOCER incluso a los HOMBRES QUE HAN SUBIDO EN ESTA IGLESIA al rango de apóstol, bueno, no apóstol sino EVANGELISTA. Y [ellos] aparentemente NUNCA ADMITIRON QUE HAN SIDO INCORRECTOS. SON SOLO TAN ‘BUENOS’. ACEPTARON LA VERDAD, y ellos la ACEPTARON. Ellos CREEN y ACEPTAN LA DOCTRINA, EN SU PROPIA ‘bondad’ y SU PROPIA ‘justicia’ – ¡AUTOJUSTICIA! Y no tienen más salvación real que un gato, un perro o una vaca.

Mucha gente ha venido a esta Iglesia, y muchos se han convertido en ministros y han pasado por el Ambassador College. Se les ha enseñado. Pero nunca tuvieron el Espíritu de Dios, y NUNCA ENTIENDERON REALMENTE LA VERDAD ESPIRITUAL. EL ESPÍRITU SANTO HABILITA: Ahora, el Espíritu Santo no te enseña la verdad espiritual. (Debe ser enseñada). Pero el Espíritu Santo le permite a tu mente entenderlo CUANDO SE ENSEÑA. Y me temo que algunos ni siquiera han recibido el Espíritu Santo. Bueno, será mejor que estén seguros, hermanos, antes de tomar la Pascua. Quiero hablar sobre esto esta tarde, porque no estaré aquí (lo siento) este año para la Pascua. Voy a tener que estar en Jerusalén. He estado allí antes en la Pascua. …

Ahora, se nos ordena que nos arrepintamos y creamos antes de bautizarnos, porque el bautismo es solo la ceremonia externa que representa su creencia y la imagen del hecho de que se ha arrepentido, de que la vida anterior ya no existe, usted ha admitido lo equivocado que está y ahora Estás empezando un tipo de vida totalmente nuevo. AUN SIMON MAGUS FUE BAUTIZADO: … Eso está en el octavo capítulo del libro de Hechos.

Entonces, veamos eso:

9 Pero hubo un hombre llamado Simón, que anteriormente practicaba la brujería en la ciudad y asombró a la gente de Samaria, afirmando que era alguien grande, 10 a quien todos prestaron atención, desde los más pequeños hasta los más grandes, diciendo: “Este hombre es el gran poder de Dios”. 11 Y le prestaron atención porque los había asombrado con sus hechizos durante mucho tiempo. 12 Pero cuando creyeron a Felipe cuando predicaba las cosas concernientes al reino de Dios y al nombre de Jesucristo, tanto hombres como mujeres fueron bautizados. 13 Entonces también creyó el mismo Simón; y cuando se bautizó, continuó con Felipe, y se asombró al ver los milagros y las señales que se hicieron. (Hechos 8: 9-13)

Entonces, vemos que Simón creyó y fue bautizado. ¿Eso lo salvó? No.

¿Por qué?

Porque no se arrepintió realmente.

Fue bautizado, pero todavía tenía una mentalidad carnal. Dése cuenta:

14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan, 15 que, cuando bajaron, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo. 16 Porque aún no había caído sobre ninguno de ellos. Solo habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. 17 Entonces les impusieron las manos y recibieron el Espíritu Santo.

18 Y cuando Simón vio que a través de la imposición de las manos de los apóstoles al Espíritu Santo fue dado, él les ofreció dinero, 19 diciendo: “Dame también este poder, para que cualquiera en quien yo ponga las manos reciba el Espíritu Santo”.

20 Pero Pedro le dijo: “¡Tu dinero perecerá contigo porque pensaste que el don de Dios se podía comprar con dinero! 21 No tienes ni parte ni pedazo de este asunto, porque tu corazón no está bien ante los ojos de Dios”. 22 Arrepiéntete, pues, de esto, tu maldad, y ruega a Dios si quizás te sea perdonado el pensamiento de tu corazón. 23 Porque veo que estás envenenado por la amargura y atado por la iniquidad “.

24 Entonces respondió Simón y dijo: “Ruega al Señor por mí, para que ninguna de las cosas que has dicho pueda venir sobre mí”. (Hechos 8: 14-24)

A pesar de que uno o más de los apóstoles aparentemente le pusieron las manos encima, Simón Mago no recibió el Espíritu Santo de Dios, o si lo hizo, casi de inmediato lo rechazó.

Y según ciertos relatos históricos, Simón, en lugar de ser un verdadero cristiano, era el líder de un grupo falso. Y con el tiempo, muchas de sus doctrinas y prácticas no cristianas fueron aceptadas por grupos que reclamaban a Cristo que no formaban parte de la Iglesia de Dios. Y millones de personas aceptan muchas de las prácticas y enseñanzas anti-bíblicas de Simón hoy (para algunos detalles, consulte el artículo Simón Mago, ¿Qué enseñó? http://www.cogwriter.com/simonmagus.htm).

Pero el punto no es la historia de la iglesia, sino su propio destino.

No puede simplemente creer y ser bautizado, debe arrepentirte verdaderamente.

Mientras que usted, a diferencia de Simón Mago, puede haber hecho eso cuando fue bautizado, puede pensar porque antes se arrepintió de algo que ya no necesita más del arrepentimiento.

Y el plan del día santo de Dios, que incluye la Pascua y los días de los panes sin levadura, lo alienta a mirar más de cerca su vida para que pueda arrepentirse y seguir adelante.

En su sermón del 4 de marzo de 1982, titulado Passover Examination, el difunto Herbert W. Armstrong también dijo:

¡NO SE HABÍA ARREPIDO! Pero él había creído. Él había sido bautizado.

Hermanos, ¿qué hay de ustedes?

¿QUÉ HAY DE USTEDES?

¿SABEN QUÉ SIGNIFICA REALMENTE EL ARREPENTIMIENTO? Muchos dicen: “Sí, sí, creo que fui un pecador. Así que ahora voy a creer”.

Y, en su propia bondad, lo hacen. … No creo que sea arrepentimiento hermanos. Sé que no fue para mí. No lo entendí así. No recibí el Espíritu de Dios de esa manera. Tuve que pasar por algo que significaba la MUERTE de este viejo yo. Ya estaba muerto, y no lo sabía. Pero tuve que dejarlo morir y dejar que Cristo pusiera VIDA en mí a través de su Espíritu Santo. …

Te arrepientes de tu antiguo estilo de vida y recurres al modo de vida de Dios. ¿Y cuál es el camino de la vida de Dios? Es la forma en que Dios siempre ha vivido.

Pero el camino de Dios no siempre es fácil. Jesus dijo:

33 En el mundo tendrás tribulación; Pero tened buen ánimo, he vencido al mundo. (Juan 16:33)

Y como se muestra anteriormente en este artículo, tiene que superarse.

El apóstol Pablo enseñó:

1 Imítadme, así como yo imito a Cristo. (1 1 Corintios 11: 1)

Entonces, ¿qué le pasó a él?

Dios permitió:

1 Entonces Saulo, aún respirando amenazas y asesinatos contra los discípulos del Señor, fue al sumo sacerdote 2 y le pidió cartas a las sinagogas de Damasco, de modo que si encontraba a alguien que fuera del Camino, hombres o mujeres, Él podría traerlos a Jerusalén.

3 Mientras viajaba, se acercó a Damasco, y de repente una luz brilló a su alrededor desde el cielo. 4 Luego cayó al suelo y oyó una voz que le decía: “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?”

5 Y él dijo: ¿Quién eres, Señor?

Entonces el Señor dijo: “Yo soy Jesús, a quien tú estás persiguiendo. Es difícil para ti patear contra los aguijones”.

6 Entonces él, temblando y asombrado, dijo: “Señor, ¿qué quieres que haga?”

Entonces el Señor le dijo: “Levántate y ve a la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

7 Y los hombres que viajaban con él se quedaron sin habla, oyendo una voz pero sin ver a nadie. 8 Entonces Saulo se levantó del suelo y, cuando abrió los ojos, no vio a nadie. Pero lo llevaron de la mano y lo llevaron a Damasco. 9 Y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió.

10 Ahora había un discípulo en Damasco llamado Ananías; y a él el Señor le dijo en una visión: “Ananías”.

Y él dijo: “Aquí estoy, Señor”.

11 Entonces el Señor le dijo: “Levántate y ve a la calle llamada Recto, y pregunta en la casa de Judas por uno llamado Saulo de Tarso, porque he aquí, él está orando. 12 Y en una visión ha visto a un hombre llamado Ananías entrando y poniendo su mano sobre él, para que pueda recibir la vista “.

13 Entonces Ananías respondió: “Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuánto daño ha hecho a tus santos en Jerusalén. 14 Y aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para atar a todos los que invocan tu nombre”.

15 Pero el Señor le dijo: “Ve, porque él es uno de mis vasos elegidos para llevar Mi nombre ante los gentiles, los reyes y los hijos de Israel. 16 Porque le mostraré cuántas cosas debe sufrir por causa de Mi nombre . ” (Hechos 9: 1-16)

Pablo sufrió mucho:

23 ¿Son ministros de Cristo? – Hablo como un tonto – Soy más: En trabajos más abundantes, en franjas superiores a la medida, en prisiones con más frecuencia, en muertes a menudo. 24 De los judíos cinco veces recibí cuarenta azotes menos una. 25 Tres veces fui golpeado con varas; una vez fui apedreado; tres veces he naufragado; una noche y un día he estado en lo profundo; 26 en viajes a menudo, en peligros de aguas, en peligros de ladrones, en peligros de mis propios compatriotas, en peligros de los gentiles, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos; 27 en el cansancio y el trabajo, en el insomnio a menudo, en el hambre y la sed, en los ayunos a menudo, en el frío y la desnudez, 28 además de las otras cosas, lo que me acompaña a diario: Mi profunda preocupación por todas las iglesias. 29 ¿Quién es débil, y yo no soy débil? ¿Quién está hecho para tropezar, y no me quemo de indignación? (2 Corintios 11: 23-29)

Ahora, usted probablemente no fue parte de matar cristianos y de rodearlos como Saulo, quien se convirtió en Pablo. Por lo tanto, es probable que Dios no le haya permitido naufragar, ser apedreado o la mayoría de esas cosas que Pablo mencionó. Pero, ¿Se has cansado?

Pablo dijo que era débil. Usted es débil.

Pero tenemos que cambiar.

Ahora, es bueno tener esta temporada de Pascua una vez al año. Y es bueno que nos revisemos de vez en cuando, y recordar que cada vez que cometemos un error (tal vez fue una falta de reflexión, tal vez fue deliberado incluso, pero usted ha venido a si mismo y se ha dado cuenta). Arrepiéntase y arrepiéntase rápido!

No diga: “No soy digno de arrepentirme”. Nunca es demasiado indigno para ir a Dios y pedir perdón, y pedirle que le guíe de nuevo.

Tal vez se ha salido de la pista un poco. Usted puede volver y vuelva rápido, y no se demore! No espere para mañana. No deje que el sol se ponga hasta que esté de vuelta. Examínese antes de la Pascua.

Al pueblo redimido de Dios se le ordena observar la Pascua cada año, en su simbolismo del Nuevo Testamento, como un memorial de la muerte de Jesús y describir lo que Dios ha hecho en nuestras vidas (Mateo 26: 26-28, Marcos 14: 22-24, Lucas 22: 14-20, Juan 13: 2-5).

Y debemos hacerlo de una manera “digna”, como hemos visto en 1 Corintios 11: 26-27.

Uno falla el examen de Pascua, ya sea por no hacerlo o por no hacer nada al respecto.

Los sermones relacionados incluyen: Realmente examínese a sí mismo antes de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=u3kYkWN1h5Y, el Examen de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY y el Examen de la Pascua https://www.youtube.com/watch?v=IKDkGIgUeHY.

Thiel B. Examínate antes de la Pascua. COGwriter (c) 2016 http://www.cogwriter.com/passover-examination.htm 2016/2018/2019 0313

Volver a la página de inicio http://www.cogwriter.com/

Publicado en: Uncategorized