El Día de Expiación — Su significado cristiano

El Día de Expiación — Su significado cristiano

Por COGwriter

El Día de Expiación 2014 comienza a la puesta del sol en octubre 3 y continúa hasta la puesta del sol en octubre 4

En 2015 el Día de Expiación comienza a la puesta del sol en septiembre 22 y continúa hasta la puesta del sol en septiembre 23.

El Día de Expiación cristiano está basado en la traducción al inglés del hebreo para el Día santo que los judíos tienden a llamar Yom Kippur.

En el original hebreo, la Biblia llama al día Yom Hakkippurim (que es el hebreo para “Día de los Ayunos” o “Día de Expiación”).

El día es conmemorado con un ayuno de 25 horas por los judíos, pero normalmente un ayuno de 24 horas por los cristianos que lo observan. Aunque no es observado en la corriente principal de los que profesan el cristianismo, los grupos cristianos (mayormente aquellos con orígenes en la antigua Iglesia de Dios Universal) que lo observan usualmente se refieren a él como el Día de Expiación. (Un video-mensaje con la duración de un sermoncillo está también disponible: La Biblia y el Día de Expiación.)

1. Fecha

2. Origen bíblico

3. El sacrificio del macho cabrío representa a Cristo

4. El macho cabrío vivo representa a Satanás

5 Interpretación cristiana

6. Jubileo

7 Tiempos del Nuevo Testamento

8 Post-Nuevo Testamento

9. Beneficios de ayunar

10 Los días santos

Fecha

En el calendario hebreo, el Día de Expiación comienza a la caída de la noche en el décimo día del mes hebreo de Tishri (que cae en 2014 desde la puesta del sol en octubre 3 hasta la puesta del sol en octubre 4), y continúa hasta la siguiente caída de la noche. Él es siempre observado como un día santo, tanto adentro como afuera de las fronteras de la tierra de Israel, en contraste con muchos otros días santos judíos, que son observados por dos días en la Diáspora.

El Día de Expiación ocurrirá en las siguientes fechas en los próximos años (y comienza a la puesta del sol la tarde anterior):

2014: Puesta del sol octubre 3 hasta puesta del sol octubre 4

2015: Puesta del sol septiembre 22 hasta puesta del sol septiembre 23

2016: Puesta del sol octubre 11 hasta puesta del sol octubre 12

Para más fechas cheque Calendario de los Días Santos. Esta es una lista de los días santos bíblicos hasta 2024, con sus fechas en el calendario romano. Ellas son realmente difíciles de observar si usted no sabe cuándo ocurren ellas.

Origen bíblico

El Día de Expiación es una de las fiestas de Dios y es considerado ser un tiempo para ayunar, en el cual no se consume ninguna comida o bebida:

1 Jehovah habló a Moisés diciendo: 2 “Habla a los hijos de Israel y diles que las fiestas solemnes de Jehovah, mis fiestas solemnes que proclamaréis como asambleas sagradas, son éstas: (Levítico 23: 1-2)

26 Jehovah habló a Moisés diciendo: 27 “El 10 de este mes séptimo será el día de la Expiación; tendréis asamblea sagrada. Os humillaréis a vosotros mismos y presentaréis una ofrenda quemada a Jehovah. 28 Ningún trabajo haréis en ese mismo día, porque es el día de la Expiación, para hacer expiación por vosotros delante de Jehovah vuestro Dios. 29 Ciertamente toda persona que no se humille en ese mismo día será excluida de su pueblo. 30 Toda persona que haga cualquier trabajo en ese mismo día, yo la destruiré de entre su pueblo. 31 Ningún trabajo haréis. Este es un estatuto perpetuo para vosotros, a través de vuestras generaciones, dondequiera que habitéis. 32 Será para vosotros una fiesta sabática solemne, y os humillaréis a vosotros mismos a partir del anochecer del noveno día del mes. Del anochecer al anochecer guardaréis vuestro reposo.” (Levítico 23: 26-32)

7 “El 10 del mes séptimo tendréis una asamblea sagrada y os humillaréis a vosotros mismos. No haréis ningún trabajo. 8 “Como holocausto de grato olor a Jehovah ofreceréis un novillo, un carnero y siete corderos de un año; sin defecto los tomaréis. 9 Su ofrenda vegetal será de tres décimas de un efa de harina fina amasada con aceite, por cada novillo, dos décimas por cada carnero, 10 y una décima por cada uno de los siete corderos; 11 y un macho cabrío como sacrificio por el pecado, aparte del sacrificio por el pecado para la expiación y del holocausto continuo con su ofrenda vegetal y sus libaciones. (Números 29: 7-11)

Ofrendas fueron mencionadas arriba (un video-mensaje de la duración de un sermoncillo relacionado con ofrendas y este día está disponible: Ofertorio de Expiación.

Ayunar es históricamente como ha sido interpretada la frase “afligiréis vuestras almas” por la comunidad judía (esto está también verificado por pasajes tales como el Salmo 35: 13; 69: 10 e Isaías 58: 5) como significando ayunar, a menos que uno esté enfermo, y de esta manera esté ya en aflicción. De tarde a tarde significa desde la puesta del sol hasta la puesta del sol.

En el Nuevo Testamento, el Día de Expiación es mencionado como “el Ayuno” (Hechos 27: 9). El hecho de que este día fuera mencionado en esa forma (o incluso del todo) es una indicación de que él era observado por los cristianos después de la resurrección de Cristo. La Biblia claramente muestra que los llamados días santos judíos, tales como Pentecostés, eran observados por los cristianos después de la resurrección de Jesús (Hechos 2: 1).

Los individuos que lo observan afiliados con las Iglesias de Dios ayunarán desde la puesta del sol en la noche hasta la puesta del sol en la siguiente noche (si ellos pueden hacerlo físicamente –madres que amamantan, niños pequeños, mujeres en embarazo, y varios otros afligidos no se espera que ayunen– esto es consistente con las prácticas judías en esta área también). En este ayuno nosotros pasamos sin comida ni bebida.

Los ritos y prácticas originales para el Día de Expiación están establecidos en las escrituras hebreas. Aquí están algunas de ellas:

1 “Harás asimismo un altar para quemar incienso. Lo harás de madera de acacia. 2 Será cuadrado, de un codo de largo, de un codo de ancho y de dos codos de alto. Sus cuernos serán hechos de la misma pieza. 3 Lo recubrirás de oro puro, tanto su cubierta como sus paredes alrededor y sus cuernos. Le harás alrededor una moldura de oro. 4 Le harás también dos aros de oro debajo de su moldura en sus dos costados, en sus dos lados, donde se colocarán las varas con que será transportado. 5 Harás las varas de madera de acacia y las recubrirás de oro. 6 “Pondrás el altar delante del velo que está junto al arca del testimonio y delante del propiciatorio que está sobre el testimonio, donde yo me encontraré contigo. 7 Aarón quemará incienso aromático sobre él; lo quemará cada mañana cuando prepare las lámparas. 8 Cuando encienda las lámparas al anochecer, también quemará incienso delante de Jehovah, continuamente, a través de vuestras generaciones. 9 No ofreceréis sobre el altar incienso extraño, ni holocausto, ni ofrenda vegetal. Tampoco derramaréis libación sobre él. 10 Una vez al año Aarón hará expiación sobre los cuernos del altar. Con la sangre de la víctima para la expiación por el pecado, hará expiación sobre él, una vez al año, a través de vuestras generaciones. Será muy sagrado a Jehovah.” (Éxodo 30: 1-10)

11 Jehovah habló a Moisés diciendo: 12 “Cuando hagáis el censo para obtener el número de los hijos de Israel, según los que sean contados de ellos, cada uno dará a Jehovah el rescate por su persona. Así no habrá mortandad entre ellos, cuando hayan sido contados. 13 Esto dará todo el que sea contado: medio siclo conforme al siclo del santuario. El siclo tiene 20 geras. La mitad de un siclo será la ofrenda alzada para Jehovah. 14 Cada uno que sea contado, de veinte años para arriba, dará esta ofrenda alzada para Jehovah. 15 Al entregar la ofrenda alzada para Jehovah a fin de hacer expiación por vuestras personas, el rico no dará más, ni el pobre dará menos del medio siclo. 16 Tomarás de los hijos de Israel el dinero de las expiaciones y lo darás para el servicio del tabernáculo de reunión. Ello será un memorial a los hijos de Israel, delante de Jehovah, para hacer expiación por vuestras personas.” (Éxodo 30: 11-16)

Una ceremonia única relacionada con el Día de Ayuno es mencionada en Levítico 16:

8 Y Aarón arrojará suertes sobre los dos machos cabríos; uno por el Eterno, y el otro por Azazel. 9 Y Aarón presentará el macho cabrío sobre el cual cayó la suerte del Eterno, y lo ofrecerá a él en sacrificio por el pecado. 10 Pero el macho cabrío, sobre el cual cayó la suerte por Azazel, será conducido vivo ante el Eterno, para hacer ayuno por él, para enviarlo a él lejos por Azazel dentro del desierto. (Levítico 16: 8-10, ASV)

8 Y Aarón hará que caigan suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte por el Eterno, y unasuerte por un macho cabrío de la partida; 9 Y Aarón acercará al macho cabrío sobre el cual la suerte por el Eterno ha caído, y hará de él una ofrenda por el pecado. 10 Y el macho cabrío sobre el cual ha caído la suerte de la partida se dejará que esté vivo ante el Eterno para hacer ayuno por él, será enviado lejos para una partida adentro del desierto. (Levítico 16, YLT)

Los cristianos notan los paralelos entre la primera de las dos cabras con Jesús y la segunda de las dos cabras con Satanás (la cabra de Azazel).

Tal como Jesús fue muerto, pero Satanás no.

11 Pero estando ya presente Cristo, el sumo sacerdote de los bienes que han venido, por medio del más amplio y perfecto tabernáculo no hecho de manos, es decir, no de esta creación, 12 entró una vez para siempre en el lugar santísimo, logrando así eterna redención, ya no mediante sangre de machos cabríos ni de becerros, sino mediante su propia sangre. 13 Porque si la sangre de machos cabríos y de toros, y la ceniza de la vaquilla rociada sobre los impuros, santifican para la purificación del cuerpo, 14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, quien mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará nuestras conciencias de las obras muertas para servir al Dios vivo! 15 Por esta razón, también es mediador del nuevo pacto, para que los que han sido llamados reciban la promesa de la herencia eterna, ya que intervino muerte para redimirlos de las transgresiones bajo el primer pacto. (Hebreos 9: 11-15)

El Sumo Sacerdote sólo entraba al Lugar Más Santo, también conocido como el Santo de los Santos o el asiento de la misericordia una vez por año en el Día de Expiación (Levítico 16: 2). Jesús Mismo se entregó como la verdadera ofrenda para ese día.

En cuanto a ‘Azazel’, note lo siguiente:

R. Menachem interpreta Azazel de Samuel, el ángel de la muerte, el diablo, el príncipe que tiene poder sobre lugares desolados: Hay algunos escritores cristianos de gran nota, que entienden esto del diablo como Orígenes (b), entre los antiguos; y de los modernos, Cocceius (c), Witsius (d), y Spencer (e), quienes piensan que por estos dos machos cabríos está significado el doble respeto de Cristo nuestro Mediador; uno para Dios, como un Juez, a quien él hizo satisfacción por su muerte; el otro por el diablo, el enemigo a quien él combatió en vida; quien, de acuerdo a la profecía, iba a ser entregado a Satanás, y tiene su talón magullado por él; y quien iba a venir, y vino al desierto de este mundo… (Gill, John. Exposición de toda la Biblia. [1746-63]

Así, básicamente un rabino judío (“R.” es una abreviatura para Rabino) y algunos líderes que profesaban a Cristo creían que la cabra Azazel representaba a Satanás. Y eso es consistente con los pasajes en Levítico 16 y otras escrituras.

Note también lo siguiente de la Enciclopedia Judía:

El Día de Expiación, de acuerdo a la tradición bíblica, es uno en el ciclo de días santos instituido por Moisés. Él ocurre en el décimo día del séptimo mes, y está distinguido por abstenerse durante él de comida” (“afligiréis vuestras almas”; compare Isa. Iviii. 3, 5) y por un elaborado ceremonial. Los detalles del ritual, de acuerdo con la interpretación rabínica (Sifra y Rashi sobre Lev. xvi.; Mishnah y Gemera Yoma; “Yad” Hil. ‘Abodat Yom ha-Kippurim; Asheri), proceden acerca como sigue: En el comienzo de la mañana el sumo sacerdote, en los vestidos de su oficio (descrito Ex. xxviii, xxxix.), ofrecía el sacrificio diario de la mañana (Núm. xxix. 11; Ex. xxix. 38 et seq.) y llevaba a cabo el rito ordinario de la mañana de llevar las lámparas, que estaba acompañado por una ofrenda de incienso (Ex. xxx. 7). Siguiente en el orden estaba el sacrificio festival de un macho cabrío y siete corderos (Núm. xxix. 7 et seq.). Luego comenzaban las ceremonias peculiares del ayuno, para lo cual el sumo sacerdote se ponía un vestido especial de lino (Lev. xvi.4). Con sus manos puestas sobre la cabeza de un macho cabrío (contribuído por sus propios medios), él hacía confesión de sus propios pecados y los de los más cercanos de su hogar (versículo 6, ver Rashi). Los dos machos cabríos contribuídos por el pueblo (versículo 5) eran colocados ante él, siendo escogidos por suerte, uno por la ofrenda por el pecado “para el Señor”, y el otro para ser enviado lejos al desierto “por Azazel” (versículos 7-10). Una vez más el sumo sacerdote hacía confesión sobre su propio macho cabrío, por él mismo y los de su casa –sus hermanos sacerdotes (versículo 11a). Después de matar al animal (versículo 11b) y recibir su sangre en un recipiente, él tomaba un incensario lleno de carbones encendidos del altar de la ofrenda quemada (Ex. xxvii. 1-8) y dos puñados de fino incienso dentro del sagrado receso detrás de la cortina, el Santo de los Santos; allí él colocaba el incienso sobre los carbones, la nube de incienso envolviendo el llamado “asiento de la misericordia” (versículo 12 et seq), y ofrecía una corta oración (YOma v. 1). Él retornaba por el recipiento que contenía la sangre del macho cabrío y reentraba, rociando algo de ella con su dedo ocho veces entre los bastones del Arca (versículo 14; Ex.xxv. 13-15). Él entonces dejaba el sagrado compartimento para matar al macho cabrío del pueblo (marcado “para el Señor”); con su sangre él reentraba al Santo de los Santos, allí para llevar a cabo el mismo número de rociaduras en el mismo lugar (versículo 15)…

En el judaísmo rabínico el Día de Expiación completa el período de penitencia de diez días que comienza con el Día de Año Nuevo, la estación de arrepentimiento y oración; pues si bien la humillación llena de plegarias es aceptable en todo tiempo, es peculiarmente potente en ese tiempo (R.H. 18a; Maimonides, “Yad”, Teshubah, ii, 6). Se acostumbra levantarse temprano (comenzando unos pocos días antes del Año Nuevo); el servicio de la mañana es precedido por letanías y peticiones de perdón (“shelihot”) que, en el Día de Expiación, están enlazadas dentro de la liturgia (Sulhan’Aruk, Orah Hayyim, 581; Zunz, “S.P.” 76 et seq). Los días de Año Nuevo y Ayuno los judíos piadosos se hacen olvidadizos de la carne y sus deseos, y, desterrado el odio, el rencor, y todo pensamiento innoble, buscan estar ocupados exclusivamente con cosas espirituales. (Atonement, Day of. Jewish Encyclopedia, 1906. http://www.jewishencyclopedia.com/articles/2093-atonement-day-of visto el 09/06/13)

Si bien Moisés no instituyó per se (Dios le dijo a Moisés) la idea de que la otra cabra (la que era enviada viva al desierto) era por Azazel está documentada en la literatura judía.

El sacrificio del macho cabrío representa a Cristo

El sacrificio del macho cabrío representa a Cristo quien realmente muere por nuestros pecados. Note Levítico 16: 15-19:

. 15 “Después degollará como sacrificio por el pecado el macho cabrío que corresponde al pueblo y llevará su sangre detrás del velo. Hará con su sangre como hizo con la sangre del novillo: La rociará sobre el propiciatorio y delante de él. 16 Así hará expiación por el santuario a causa de las impurezas de los hijos de Israel y de sus rebeliones, por todos sus pecados. De la misma manera hará con el tabernáculo de reunión, el cual habita con ellos en medio de sus impurezas. 17 “Nadie estará en el tabernáculo de reunión cuando él entre para hacer expiación en el santuario, hasta que salga y haya hecho expiación por sí mismo, por su familia y por toda la congregación de Israel. 18 “Después saldrá al altar que está delante de Jehovah, y hará expiación por él. Tomará parte de la sangre del novillo y de la sangre del macho cabrío, y la pondrá sobre los cuernos del altar en su derredor. 19 Rociará sobre él la sangre siete veces con su dedo, y lo purificará y santificará de las impurezas de los hijos de Israel.

El sacrificio de Cristo es un sacrificio de expiación para reconciliarnos a nosotros con Dios. Note lo que el apóstol Pablo escribió:

18 Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por medio de Cristo y nos ha dado el ministerio de la reconciliación: 19 que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomándoles en cuenta sus transgresiones y encomendándonos a nosotros la palabra de la reconciliación. (2 Corintios 5: 18-19)

Note también algo de las escrituras hebreas:

6 En misericordia y verdad el ayuno es suministrado por la iniquidad; y por el temor del Señor uno se aparta del mal. (Proverbios 16: 6)

Jesús muere por nuestras iniquidades.

Note que esto fue claramente profetizado en las escrituras hebreas:

1 ¿Quién ha creído nuestro anuncio? ¿Sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehovah? 2 Subió como un retoño delante de él, y como una raíz de tierra seca. No hay parecer en él, ni hermosura; lo vimos, pero no tenía atractivo como para que lo deseáramos. 3 Fue despreciado y desechado por los hombres, varón de dolores y experimentado en el sufrimiento. Y como escondimos de él el rostro, lo menospreciamos y no lo estimamos. 4 Ciertamente él llevó nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores. Nosotros le tuvimos por azotado, como herido por Dios, y afligido. 5 Pero él fue herido por nuestras transgresiones, molido por nuestros pecados. El castigo que nos trajo paz fue sobre él, y por sus heridas fuimos nosotros sanados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se apartó por su camino. Pero Jehovah cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 El fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca. Como un cordero, fue llevado al matadero; y como una oveja que enmudece delante de sus esquiladores, tampoco él abrió su boca. 8 Por medio de la opresión y del juicio fue quitado. Y respecto a su generación, ¿quién la contará? Porque él fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la transgresión de mi pueblo fue herido. (Isaías 53: 1-8)

Y eso llegó a pasar.

El macho cabrío vivo representa a Satanás

Si bien algunos comentaristas Protestantes parecen malentender estos pasajes en Levítico, el macho cabrío no representa tampoco a Jesucristo.

Note lo que ocurre inmediatamente después del ayuno de la muerte del primer macho cabrío:

20 “Cuando haya acabado de hacer expiación por el santuario, por el tabernáculo de reunión y por el altar, hará acercar el macho cabrío vivo. 21 Aarón pondrá sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confesará sobre él todas las iniquidades, las rebeliones y los pecados de los hijos de Israel, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío. Luego lo enviará al desierto por medio de un hombre designado para ello. 22 Aquel macho cabrío llevará sobre sí, a una tierra inhabitada, todas las iniquidades de ellos. El hombre encargado dejará ir el macho cabrío por el desierto.

26 “El que dejó ir el macho cabrío a Azazel lavará su ropa y lavará su cuerpo con agua, y después podrá entrar en el campamento. (Levítico 16: 20-22, 26)

Note que la expiación se termina después de que el primer macho cabrío es sacrificado. La expiación no es parte del simbolismo del segundo macho cabrío. Aunque algunos comentaristas Protestantes entienden esto correctamente, otros o no saben lo que representa Azazel o piensan que él representa la vida física de Cristo. No obstante, esa última explicación no parecería ser consistente con las declaraciones en Levítico 16: 26 (enfatizadas arriba).

¿Por qué?

Porque note que es un hombre apropiado el que lleva al macho cabrío al desierto y él tiene qué lavarse él mismo después de que él ha soltado la cabra de Azazel. Si el segundo macho cabrío representara a Cristo, el hombre escogido habría tenido qué lavarse ANTES de tocar la cabra y no DESPUÉS de soltarla. Tocar a uno que representaba a Satanás lo haría inmundo a uno, pero no tocar al que representaba a Cristo.

Lo que sucedía al macho cabrío vivo en Levítico 16 es simbólico de Satanás por dos razones básicas:

1. El término macho de expiación no es una traducción apropiada al inglés, puesto que ella implica que la culpa está siendo colocada en donde no se debe. El término hebreo es realmente aza’zel. Este es un término que algunas personas judías han adscrito históricamente a un adversario satánico.

2. Lo que sucede con la cabra de Azazel y lo que sucede a Satanás es enteramente similar, si uno compara Levítico 16: 20-22, 26, con Revelación 20: 1-3.

Específicamente, nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios citamos el siguiente pasaje de Revelación 20:

1 Vi a un ángel que descendía del cielo y que tenía en su mano la llave del abismo y una gran cadena. 2 El prendió al dragón, aquella serpiente antigua quien es el diablo y Satanás, y le ató por mil años. 3 Lo arrojó al abismo y lo cerró, y lo selló sobre él para que no engañase más a las naciones, hasta que se cumpliesen los mil años. Después de esto, es necesario que sea desatado por un poco de tiempo. (Revelación 20: 1-3)

Puesto que lo anterior es consistente con la ceremonia en el Antiguo Testamento acerca del atado de la cabra de Azazel, parece que el anterior atado de Satanás ocurrirá en el Ayuno.

Note que el Antiguo Testamento muestra que es un hombre apto el que coloca a la cabra Azazel que lleva la culpa por los pecados al desierto, y en el Nuevo Testamento es un ángel el que coloca a Satanás, quien trajo el pecado al mundo, en el desierto del abismo. (Contrariamente a las afirmaciones de aquellos que no toman esta porción de Revelación literalmente, esta atadura por 1000 años de Satanás ciertamente no ha tenido lugar desde que Juan fue inspirado a escribir el Apocalipsis).

Note también lo siguiente:

La real causa –el real autor de esos pecados fue Satanás el diablo. ¿Es justicia para Cristo llevar la culpa que no es Suya, mientras el diablo sigue libre? ¿No supone usted que el gran plan de DIOS finalmente hará plena justicia colocando la culpa original y la condena justo adonde corresponde?

Ahora marque cuidadosamente esta distinción. Cristo llevó nuestras culpas. Pues nosotros hemos sido culpables, incluso si bien el diablo fue la causa original de todo ello. Pero la justicia ciertamente demanda que Dios ponga de nuevo sobre la cabeza del diablo su culpa –no nuestra culpa, sino su propia culpa– por llevarnos a nosotros al pecado. Nosotros fuimos culpables, tambíen –y Cristo llevó nuestra culpa– no obstante todos nuestros pecados pertenecen justamente al diablo como su propia culpa! (HWA. Días de fiesta paganos o días santos de Dios).

Satanás tiene un papel qué jugar y uno cosecha lo que uno siembra (Gálatas 6: 7).

Interpretación cristiana

Los cristianos que obseran el Día de Expiación normalmente enseñan que en ese día ellos son uno con Dios. Y que ayunar los humilla a ellos y les hace darse cuenta de cuán dependientes son ellos de Dios para todas sus necesidades y que nosotros necesitamos amar a otros. Ellos también creen que ellos dependen del sacrificio de Jesús para su salvación, pero que Satanás juega un papel animando a la gente a pecar.

Note también algo tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento que básicamente confirma eso:

9 Ayúdanos, oh Dios, salvación nuestra, por causa de la gloria de tu nombre. Líbranos y expía nuestros pecados por amor de tu nombre.(Salmo 79: 9)

1 Además, hermanos, os declaro el evangelio que os prediqué y que recibisteis y en el cual también estáis firmes; 2 por el cual también sois salvos, si lo retenéis como yo os lo he predicado. De otro modo, creísteis en vano. 3 Porque en primer lugar os he enseñado lo que también recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras;(1 Corintios 15: 1-3)

Las “escrituras” a las cuales se hace referencia en 1 Corintios 15: 3 era una referencia a las escrituras hebreas. Así, mucho en el Antiguo Testamento se relacionaba con Jesús y Él confirmó varias partes de ello en el Nuevo Testamento.

Herbert Armstrong escribió lo siguiente en donde él vinclula porciones del Antiguo y el Nuevo Testamento:

Día de Expiación, o el Ayuno

El día de expiación, o el ayuno

Ahora veamos Levítico 23.26, 27, 31, 32. “También habló EL ETERNO… diciendo… a los diez días de este mes séptimo será el día de expiación; tendréis santa convocación, y afligiréis vuestras almas [ayuno]… Ningún trabajo haréis; estatuto perpetuo es por vuestras generaciones en dondequiera que habitéis. Día de reposo será a vosotros, y afligiréis vuestras almas, comenzando a los nueve días del mes en la tarde; de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo”. ¡Asombroso misterio! ¡La unificación con Dios! ¡El hombre por fin hecho uno con su Creador!

Nuevamente, en el capítulo 16 de Levítico, versículos 29 y 31, donde se explica el simbolismo del día de la expiación, encontramos que éste fue instituido como día de reposo santo que debe guardarse para siempre: “Y esto tendréis por estatuto perpetuo: En el mes séptimo a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas, y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros… Día de reposo es para vosotros, y afligiréis vuestras almas; es estatuto perpetuo”.

También en Levítico 23.32, la expresión “de tarde a tarde guardaréis vuestro reposo”. Todo observante del sábado cita este pasaje para demostrar que el mismo comienza al atardecer. Si lo creemos, ¿entonces por qué no guardar el sábado al cual se refiere el mismo texto – el sábado solemne del día de expiación, que fue establecido a perpetuidad? ¿Es lógico que citemos constantemente este texto para demostrar cuándo debe comenzar el sábado y luego rehusemos guardar precisamente el día de reposo al cual se refiere?

Significado del día de la expiación

El día de la expiación nos presenta un acontecimiento grandioso que tendrá lugar después de la segunda venida de Cristo. El mundo lo ignora porque no ha comprendido el significado de estos sábados anuales que son santos para Dios. ¡No ha guardado estos días como recuerdo constante del plan de redención divino!

El simbolismo se expone en el capítulo 16 de Levítico, donde se narran los hechos del día de la expiación tal como se efectuaban antes de la crucifixión.

Versículo 5: “Y de la congregación de los hijos de Israel [Aarón, o el sumo sacerdote] tomará dos machos cabríos para expiación”.

Versículo 6: El sumo sacerdote ofrece una expiación por sí y por su casa.

Versículos 7 y 8: “Después tomará los dos machos cabríos, y los presentará delante del Eterno, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y echará suertes Aarón sobre los dos machos cabríos; una suerte por el Eterno, y otra suerte por Azazel”.

Ahora bien, es preciso detenernos en este punto y ahondar en los detalles porque es un pasaje que ha sido mal comprendido. Existen diversos puntos de vista y opiniones, conceptos y explicaciones al respecto. Por lo tanto, cualesquiera que hayan sido nuestras convicciones anteriores, estudiemos con la mente abierta y libre de prejuicios, para examinarlo todo. ¡Nuestra meta es hallar la verdad!

La clave de la explicación radica en el significado de la palabra Azazel, que no aparece en ninguna otra parte del Antiguo Testamento. El Comprehensive Commentary dice: “Spencer, ciñéndose a las opiniones más antiguas de hebreos y cristianos, opina que Azazel es el nombre del diablo, y lo mismo opina Rosen”. El One Volume Commentary afirma: “Se entiende por Azazel, el nombre de uno de esos demonios malignos”.

Símbolos de Cristo y Satanás

Los dos machos cabríos eran, desde luego, símbolos. Notemos que era preciso echar suertes para decidir cuál era apto para representar a Cristo y cuál a Azazel. Hay quienes dicen que AMBOS eran aptos, pero las Escrituras no lo afirman. No lo demos por hecho. Ahora bien, “echar suertes” es una ceremonia religiosa sagrada por medio de la cual se apela a Dios para que Él decida sobre un asunto dudoso. Se trata de un acto sobrenatural de Dios.

Observemos que los hombres eran incapaces de decidir cuál macho cabrío era apto para representar a Cristo. ¡Era preciso apelar a Dios para que Él decidiera! “Una suerte por el Señor, y otra suerte por Azazel”. La suerte que era por el Señor simbolizaba a Cristo. La otra no era para el Señor y no simbolizaba a Cristo, sino a Azazel: ¡A Satanás! Estas palabras sugieren que Azazel es el nombre de un ser… ¡un ser que es el antítesis de Cristo!

El macho cabrío que Dios escogía para representar a Cristo era inmolado – como lo fue Cristo. En cambio, el escogido por Dios para representar a Azazel no era sacrificado sino que se enviaba, vivo, al desierto. No era un macho cabrío resucitado, símbolo de Cristo resucitado, puesto que no moría. El desierto adonde se enviaba no figuraba el cielo, adonde fue Cristo. El cielo no es un desierto.

Una vez escogido por Dios el macho cabrío que representaría a Cristo y el que representaría a Azazel, el sumo sacerdote degollaba el becerro (versículo 11) para expiación suya. Después tomaba brasas de fuego e incienso aromático y entraba con ellos “detrás del velo”, en el lugar Santísimo, y rociaba la sangre del becerro ante el propiciatorio, símbolo del trono de Dios, el cual estaba sobre el testimonio (la ley). Esto lo debía hacer el sumo sacerdote a fin de purificarse para oficiar y para representar a Cristo como sumo sacerdote. En el antitipo esto ya no se hizo, por cuanto Cristo, nuestro Sumo Sacerdote, no requería semejante purificación.

Ahora el sacerdote levítico se hallaba listo para oficiar.

El macho cabrío escogido por Dios para representar a Cristo, se degollaba en expiación por el pueblo. De esta manera, el macho cabrío llevaba sobre sí los pecados del pueblo, tal como Cristo en la cruz tomó sobre sí nuestros pecados, de una vez por todas. Sin embargo, Cristo resucitó de entre los muertos y ascendió al trono del Padre en el cielo.

Ahora bien, de acuerdo con la ceremonia levítica, ¿qué o quién representaba desde ese punto en adelante al Cristo resucitado que ascendió al cielo? Algunos dicen que el macho cabrío de Azazel. Veamos. El Cristo resucitado, quien se halla a la diestra de Dios en el cielo (1 Pedro 3.22), es llamado ¡nuestro sumo sacerdote!

¿Cuál era el símbolo terrenal del trono de Dios? ¡No el desierto adonde fue enviado el macho cabrío vivo! El símbolo terrenal del trono era el propiciatorio en el Lugar Santísimo.

Cristo, después de muerto y resucitado, fue al propiciatorio celestial para interceder por nosotros como nuestro sumo sacerdote. “…penetra hasta dentro del velo, donde Jesús entró por nosotros como precursor, hecho sumo sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec” (Hebreos 6.19-20).

Preguntamos de nuevo: ¿Qué o quién, en la ceremonia levítica del día de la expiación, simbolizaba al Cristo resucitado, a nuestro sumo sacerdote que penetró hasta dentro del velo al trono de Dios en el cielo? Uno de los machos cabríos había sido degollado: representaba al Cristo muerto y ya no podía representar al Cristo resucitado. El Cristo muerto no fue nuestro sumo sacerdote, puesto que el sacerdocio levítico y su sumo sacerdote continuó vigente hasta que Cristo resucitó de entre los muertos, subió al cielo y fue hecho sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. El Cristo resucitado sí se convirtió en sumo sacerdote. ¿Y quién representaba este papel en las ceremonias levíticas que se repetían cada año en este día santo eterno? ¡Es enteramente obvio! ¡El sumo sacerdote levítico, no el macho cabrío que representaba a Azazel!

El sumo sacerdote – símbolo de Cristo

Una vez muerto el macho cabrío degollado, ¿quién penetraba detrás del velo y presentaba la sangre de la víctima inmolada ante el trono simbólico de Dios?

Levítico 16.15: “Después [el sumo sacerdote] degollará el macho cabrío en expiación por el pecado del pueblo, y [simbolizando ahora la obra del Cristo resucitado] llevará la sangre detrás del velo adentro… y la esparcirá sobre el propiciatorio… Así purificará el santuario”.

Así pues, el sumo sacerdote que llevaba la sangre detrás del velo, hasta el propiciatorio, era quien simbolizaba al Cristo resucitado quien, en forma figurativa, llevó su propia sangre detrás del velo hasta el trono de Dios en el cielo, para allí interceder por nosotros como nuestro sumo sacerdote. Ciertamente, está clarísimo.

El macho cabrío degollado representaba al Cristo crucificado. El sumo sacerdote, al tomar la sangre y llevarla detrás del velo al propiciatorio en el Lugar Santísimo, símbolo del trono de Dios, representaba y cumplía la obra del Cristo resucitado, quien ascendió a la diestra de la Majestad, desde donde intercede como nuestro sumo sacerdote. ¿Cómo es posible seguir enseñando que el macho cabrío de Azazel representaba la obra del Cristo resucitado? ¿Acaso éste llevó la sangre de Cristo detrás del velo, hasta el propiciatorio?

El sumo sacerdote, al ir detrás del velo hasta el Lugar Santísimo, simbolizaba el regreso de Cristo al cielo, y su tarea dentro del lugar sagrado simbolizaba la obra de Cristo, quien durante estos 1.900 años ha intercedido por nosotros, presentando su sangre derramada delante del propiciatorio en el cielo. Después, ¿qué hacía el sumo sacerdote para representar lo que hará Cristo a su regreso a la Tierra?

“Cuando hubiere acabado de expiar el santuario y el tabernáculo de reunión y el altar, hará traer el macho cabrío vivo; y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas las iniquidades de ellos a tierra inhabitada, y dejará ir el macho cabrío por el desierto. Después… Aarón… lavará… su cuerpo con agua… El que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, lavará también con agua su cuerpo, y después entrará en el campamento” (Levítico 16.20-26).

El macho cabrío Azazel no expía nuestros pecados

¡Aclaremos este punto!

¿Existe la justicia divina? ¿No es Dios, un Dios tanto de justicia como de compasión y misericordia? ¿Quién es el verdadero autor de nuestros pecados? El diablo es el autor de nuestros pecados y nuestra condenación, así como Cristo es autor de nuestra salvación. Cristo tomó sobre sí nuestras culpas, nuestros pecados, como sacrificio de reemplazo inocente. Él fue víctima inocente. Nos amó y se entregó a la muerte por nosotros. Nuestras culpas, nuestros pecados, fueron llevados sobre Cristo y nadie más… y Dios los perdona cuando nos arrepentimos y aceptamos su sacrificio. Pero, ¿se ha hecho con ello justicia cabal?

La verdadera causa y el verdadero autor de aquellos pecados es Satanás el diablo. ¿Es justo que Cristo cargue con una culpa que no es suya mientras el diablo sale libre? ¿No es más lógico pensar que en el gran plan de Dios se hará justicia total colocando aquella culpa encima de quien corresponda?

Es preciso hacer una distinción muy cuidadosa. Cristo llevó sobre sí nuestros pecados. Porque hemos sido culpables aunque el diablo haya sido la causa original de todo el mal. Sin embargo, la justicia exige que Dios ponga en la cabeza del diablo su propia culpa – no la culpa nuestra, sino la del diablo – por tentarnos a caer en el pecado. Nosotros también fuimos culpables, pero Cristo cargó con nuestra culpa. No obstante, nuestros pecados, siendo culpa del diablo también, ¡deben recaer sobre él!

Ahora veamos otro punto. El macho cabrío de Azazel se lleva los pecados del pueblo que ya han sido perdonados… que ya han sido totalmente pagados por el sacrificio de Cristo, lo cual fue representado al degollar al macho cabrío inocente antes de colocar esos mismos pecados sobre el macho cabrío vivo. Con la muerte del macho cabrío inmolado se pagaron estos pecados.

El verdadero autor de todo pecado es el diablo. ¿Podremos, entonces, ser unificados con Dios mientras se halle entre nosotros el instigador del pecado? ¿No es evidente que primero debe ser echado fuera? ¿Podría haber justicia divina si la porción de su culpa por nuestros pecados no recayera sobre su propia cabeza? ¿Es justo que Cristo cargue con la culpa del diablo además de la nuestra? Ya Cristo llevó sobre sí nuestros pecados, pero ¿es necesario que los continúe llevando? ¿No deben ser apartados totalmente de nosotros y aun de la presencia de Dios?

Así pues, la inmolación del primer macho cabrío y el derramamiento de su sangre expone visiblemente el medio de reconciliación con Dios, a través del sacrificio sustituto de una víctima inocente. De la misma manera, la expulsión del segundo macho cabrío cargado con aquellos pecados, cuya expiación fue representada por el primero, expone de manera igualmente clara el efecto producido por ese sacrificio: ¡la total remoción de aquellos pecados expiados, que no aparecerán más ante la presencia de Dios!

Satanás el acusador

Satanás es el acusador de los hermanos. Su poder sobre los hombres se fundamenta en el pecado. Cuando todos estos pecados, obra suya, recaigan nuevamente sobre él, una vez que Cristo nos haya librado de ellos, ¡entonces Satanás habrá perdido su dominio sobre nosotros! ¡No podrá acusarnos más!

Así, pues, como la aceptación de la sangre del primer macho cabrío (Cristo) simbolizaba la propiciación total y el perdón de los pecados de Israel, así el mandar fuera a Azazel cargado de esos pecados expiados simboliza la eliminación completa de todos los pecados, la liberación del pueblo, por medio de la expiación, del poder del adversario.

Si bien el sacrificio de la víctima inocente fue el medio para reconciliarnos con Dios, no constituía en sí una justicia cabal.

El echar fuera al segundo macho cabrío muestra la expiación final, al colocar los pecados sobre el autor de los mismos, y muestra también el hecho de quitar los pecados y su autor de la presencia de Dios y su pueblo, librando así al pueblo totalmente del poder de Satanás. Antes de poner fin a este tema, debemos notar que después de colocar las manos sobre el macho cabrío vivo, Azazel, Aarón debía lavarse antes de ponerse en contacto con el pueblo. También el “hombre destinado para esto” (Levítico 16.21, 26) debía lavar sus vestidos y su cuerpo después de tocar al macho cabrío de Azazel y antes de presentarse ante el pueblo. ¡El simbolismo ciertamente implica que habían estado en contacto con el diablo!

Notemos también que el acto de colocar estos pecados expiados y perdonados sobre la cabeza del macho cabrío vivo no tiene lugar hasta después de que el sumo sacerdote regresa del Lugar Santísimo detrás del velo. Por lo tanto, ¡se trata de un acontecimiento que tendrá lugar después del regreso de Cristo a la Tierra!

Si el macho cabrío vivo simbolizara al Cristo resucitado, entonces los pecados que Cristo llevó sobre sí en la cruz serían colocados por manos de otro (representado por el sumo sacerdote) nuevamente sobre Cristo, después de resucitado. ¿Guarda esto una lógica? ¿Tiene algún sentido la teoría de que el macho cabrío de Azazel sea Cristo? No lo tiene. En cambio, el significado verdadero es claro y sencillo, todas las partes encajan perfectamente, y no tiene contradicciones. El primer macho cabrío representaba al Cristo inocente que murió por nuestros pecados; el sumo sacerdote representaba al Cristo resucitado que penetró detrás del velo hasta el propiciatorio o trono de Dios en el cielo y ha permanecido allí por más de 1.900 años; y el regreso del sumo sacerdote para colocar los pecados sobre la cabeza del macho cabrío vivo representaba el regreso de Cristo, quien pondrá los pecados que Él cargó sobre la cabeza del autor, el diablo, y lo enviará vivo a un desierto inhabitado – al “abismo” de Apocalipsis 20.3.

El capítulo 19 de Apocalipsis nos presenta la profecía sobre la segunda venida de Cristo. ¿Qué ha de ocurrir, según indica el comienzo del capítulo 20?

Exactamente lo mismo que aparece en el capítulo 16 de Levítico. El diablo es echado o arrojado a un “abismo”, símbolo de un desierto desolado y deshabitado (Apocalipsis 18.2), y quien lo arroja es un hombre destinado para esto: un ángel del cielo. Cristo no mata al diablo. El diablo no muere sino que está aún vivo mil años más tarde, después del milenio (Apocalipsis 20.7).

Ahora aclaremos algunos puntos que pueden parecer dudosos para el lector. Los dos machos cabríos fueron presentados “delante del Eterno”. ¿Puede Satanás ser presentado delante de Dios? En Job 1.6 y 2.1 se dice que lo ha hecho. Notemos también que Azazel fue echado del Lugar Santísimo, símbolo de la presencia de Dios.

Así pues, el día de la expiación anual fue instituido a perpetuidad para que los hijos y la Iglesia de Dios tuviesen siempre presente el plan de redención que tendrá lugar después de la segunda venida de Cristo.

Este día santo anual es reconocido en el Nuevo Testamento. En Hechos 27.9 se habla del peligroso viaje que hizo Pablo por mar a Roma: “…y, siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno…” El ayuno se refiere al día de la expiación, el décimo día del mes séptimo. Este día no podría haber pasado ya, aquel año, si no hubiera estado en vigencia. ¡El Espíritu Santo no habría inspirado semejantes palabras! Este pasaje indica que el día aún existía y era reconocido como tal por el Espíritu Santo. (Armstrong HW. Días de fiesta paganos o Días Santos de Dios, ¿Cuáles?)

Año del Jubileo (inserto para el año del Jubileo)

La Biblia parece aprobar lo que podría ser llamado un capitalismo restringido. Para un ejemplo, cada 50 años había una particular proclamación bíblica que afectaba al capitalismo llamado el jubileo. Este jubileo iba a ser proclamado en el Día de Expiación.

Esta proclamación no sólo eliminaba las deudas, ella devolvía las tierras ancestrales (lo que tendían a detener la excesiva especulación en finca-raíz) y tendía a animar a la gente a tener mejor cuidado de la tierra (si la tierra ha de ser de la familia de uno a perpetuidad, la gente sería más cuidadosa con ella).

Aquí está lo que la propia Biblia enseña acerca de ello:

8 “Después contarás siete semanas de años, es decir, siete veces siete años, de modo que el tiempo de las siete semanas de años te serán cuarenta y nueve años. 9 Entonces harás resonar la corneta el día 10 del mes séptimo. En el día de la Expiación haréis resonar la corneta por todo vuestro país. 10 Santificaréis el año cincuenta y pregonaréis en el país libertad para todos sus habitantes. Este año os será de jubileo; volveréis cada uno a la posesión de su tierra, y cada uno de vosotros volverá a su familia. 11 El año cincuenta os será de jubileo; no sembraréis, ni segaréis lo que de por sí brote en la tierra, y no vendimiaréis sus viñedos no cultivados. 12 Porque es jubileo, os será santo, y comeréis el producto que la tierra da de sí. 13 En este año de jubileo volveréis, cada uno a su posesión. 14 “Si vendéis algo a vuestro prójimo o compráis algo de mano de vuestro prójimo, nadie engañe a su hermano. 15 Conforme al número de años transcurridos después del jubileo, comprarás de tu prójimo; y conforme al número de cosechas anuales, él te venderá a ti. 16 De acuerdo con el mayor número de años, aumentarás su precio de compra; y conforme a la disminución de los años, disminuirás su precio de compra; porque es el número de cosechas lo que él te vende. 17 “Ninguno de vosotros oprima a su prójimo. Más bien, teme a tu Dios, porque yo soy Jehovah vuestro Dios. (Levítico 25: 8-17)

25 Si tu hermano se empobrece y vende algo de su posesión, vendrá su pariente más cercano y rescatará lo que su hermano haya vendido. 26 Si ese hombre no tiene quien se lo rescate, pero consigue lo suficiente para rescatarlo él mismo, 27 entonces contará los años desde su venta y pagará el resto al hombre a quien se lo vendió. Así volverá él a su posesión. 28 Pero si no consigue lo suficiente para rescatarla, la propiedad quedará en poder del comprador hasta el año del jubileo. Entonces quedará libre en el jubileo, y volverá a su posesión. 29 “Cuando una persona venda una vivienda en una ciudad amurallada, tendrá derecho de rescatarla dentro del plazo de un año a partir de su venta. Su derecho de rescate dura un año. 30 Si no es rescatada en el plazo de un año completo, la vivienda en una ciudad amurallada pertenecerá perpetuamente al que la compró y a sus descendientes. No quedará libre en el jubileo. 31 Pero las casas de las aldeas no amuralladas serán consideradas como parcelas de tierra. Pueden ser rescatadas y serán liberadas en el jubileo. 32 “Pero en cuanto a las ciudades de los levitas, éstos siempre podrán rescatar las casas en las ciudades de su posesión. 33 Si una casa es vendida por un levita en una ciudad que pertenece a los levitas, y no es rescatada, será liberada en el jubileo; porque las casas de las ciudades de los levitas son posesión de ellos en medio de los hijos de Israel. 34 Pero los campos cercanos a sus ciudades no se venderán, porque son posesión perpetua suya. (Levítico 25: 25-34)

47 “Si un forastero o un advenedizo que está contigo se enriquece y tu hermano que está con él se empobrece y se vende al forastero o al advenedizo que reside contigo, o a los descendientes de la familia de un forastero, 48 podrá ser rescatado después de haberse vendido. Uno de sus hermanos lo podrá rescatar. 49 O lo podrá rescatar su tío, o un hijo de su tío; o lo podrá rescatar un pariente cercano de su familia. Y si consigue lo suficiente, se podrá rescatar a sí mismo. 50 Hará la cuenta con el que lo compró, desde el año de su venta hasta el año del jubileo. Su precio de venta ha de ser establecido conforme al número de años, y el tiempo que habrá estado en su casa se contará conforme al pago de un jornalero. 51 Si aún le faltan muchos años, conforme a ellos devolverá para su rescate parte del dinero con que fue comprado. 52 Pero si faltan pocos años hasta el año del jubileo, los contará con él y pagará su rescate conforme a estos años. 53 Estará con él como un jornalero, año tras año. No consentirás que se enseñoree de él con crueldad ante tus ojos. 54 “Si no es rescatado antes, en el año del jubileo saldrá libre él y sus hijos con él. 55 Porque los hijos de Israel son mis siervos; son siervos míos, a quienes yo saqué de la tierra de Egipto. Yo, Jehovah, vuestro Dios. (Levítico 25: 47-55)

2 Y dijeron: —Jehovah mandó a mi señor dar la tierra por sorteo, como heredad a los hijos de Israel. También mandó Jehovah a mi señor dar la heredad de nuestro hermano Zelofejad a sus hijas. 3 Pero si éstas se llegan a casar con miembros de otras tribus de los hijos de Israel, la heredad de ellas será quitada de la heredad de nuestros padres y añadida a la heredad de la tribu a la cual ellas pasen a pertenecer. De este modo, esta porción será quitada de nuestra heredad, 4 y cuando llegue el jubileo para los hijos de Israel, la heredad de ellas será añadida a la heredad de la tribu de sus maridos. Así su heredad será quitada de la heredad de la tribu de nuestros padres. (Números 36: 2-4)

16 “Si alguien consagra a Jehovah un campo de su posesión, lo valorarás según su capacidad de siembra: un homer de semilla de cebada se valorará en 50 siclos de plata. 17 Si consagra su campo en el año del jubileo, se hará conforme a tu valoración. 18 Pero si consagra su campo después del jubileo, el sacerdote hará el cálculo del dinero conforme a los años que falten para el año del jubileo, y se restará de tu valoración. 19 Si el que ha consagrado su campo quiere rescatarlo, añadirá a tu valoración una quinta parte de su valor, y él volverá a su poder. 20 Pero si no rescata el campo y éste es vendido a otro, no lo podrá rescatar jamás. 21 Cuando pase el jubileo, el campo será consagrado a Jehovah como campo confiscado; será para el sacerdote como posesión suya. 22 “Si alguien consagra a Jehovah un campo que ha comprado y que no era campo de su posesión, 23 entonces el sacerdote calculará con él la suma de tu valoración hasta el año del jubileo. Aquel día él pagará el precio que tú hayas señalado como cosa consagrada a Jehovah. 24 El año del jubileo ese campo volverá a aquel de quien él lo compró, a quien pertenece la posesión de la tierra. (Levítico 27: 16-24)

Esencialmente, el jubileo era un nuevo comienzo para la sociedad y un nuevo cambio para aquellos que no habían manejado sus finanzas tan bien como otros podían haberlo hecho. La gente recuperaría sus tierras ancestrales, si ellos las habían vendido. Y puesto que se suponía que iba a ser observado cada 50 años, la mayoría de las personas que no morían en la niñez lo habrían experimentado una o incluso dos veces en su tiempo de vida (sí, incluso tres veces era posible). Nota: Algunos judíos creen, basados en una tradición no bíblica, que el Jubileo es cada 49 años, en oposición a cada 50 años, sin embargo la Biblia es clara en que el Jubileo es el CINQUAGÉSIMO año, que es por lo que yo puse eso en negritas arriba.

En cuanto al significado del término traducido como jubileo, note lo siguiente:

La traducción “año del Jubileo” resulta de una equivocada aplicación de cognatos (palabras similares en lenguas diferentes). En el original hebreo, el año era llamado el “año del cuerno” o, en hebreo, “el año del yovel.” El latín para yovel es iobileus, que justamente acontece que suena como la palabra en latín iubileus, conectada al verbo iubilare, “celebrar”. El “año del Jubileo” inglés viene del latín. http://www.huffingtonpost.com/dr-joel-hoffman/five-mistakes-bible-translation_b_1129620.html

Algunos han sugerido que porque el jubileo no es observado, que esto es quizás por lo que hay tendencias a que haya grandes problemas económicos cada 50-60 años o así. Note lo siguiente:

El ciclo de onda larga de Kondratieff (K-wave) fue usado originalmente para explicar los ciclos económicos de onda larga. Su originador Nickolai Kondratieff fue un economista ruso (1892-1938) en el Instituto de Investigación de Negocios y Academia Agrícola de Stalin (“Ciclos de Onda Larga en la Vida Económica” –originalmente publicado en alemán en 1926). La premisa mayor de Kondratieff era que las economías capitalistas mostraban ciclos de onda larga de auge y caída que oscilaba entre 50-60 años de duración. El estudio de Kondratieff cubría el período entre 1789 y 1926 y estaba centrado en los precios y las tasas de interés.”

“El ciclo de 50-60 años de catástrofe y renovación había sido observado y registrado por los antiguos Mayas de América Central y por los antiguos israelitas. Estudios adicionales han descubierto similares ondas largas económicas desde el período de los antiguos griegos y romanos. Kondratieff identificó cuatro fases distintas a través de las cuales pasa la economía. Ellas son un período de crecimiento inflacionario, seguido por estanflación, luego crecimiento deflacionario y finalmente depresión.” http://www.gold-eagle.com/editorials_02/chapmand062902.html Ver también: http://en.wikipedia.org/wiki/Kondratiev_wave

Cuán a menudo los hijos de Israel alguna vez observaron “el año del yovel” es una pregunta, pero no hay duda de que los modernos descendientes de Israel no lo han observado por muchas centurias. Por lo tanto, esto parece haber sido una porción menospreciada o pasada por alto de la palabra de Dios. No obstante, note una advertencia en Isaías 30: 12-13 a los descendientes de Israel:

12 Por lo tanto así dice el Santo de Israel:

A causa de que menospreciaste esta palabra, y confiaste en la opresión y la perversidad, y de apoyaste en ellas, 13 por lo tanto esta iniquidad será para tícom una rama lista para caer, una joroba en alto muro, cuya caída viene súbitamente, en un instante.

Los modernos descendientes de Israel parecen menospreciar más y más la palabra de Dios y aceptar prácticas de opresión (incluyendo no seguir las leyes bíblicas relacionadas con la deuda y la distribución de la tierra) y perversidad.

Puesto que Satanás será restringido por 1,000 años (Revelación 20: 1-3) y esto ayudará a resultar en un tipo de restauración a la tierra, el año del jubileo, en un sentido físico más inmediato, también resultará en un tipo de restauración (especialmente de tierras y de no estar en deuda).

De tiempo en tiempo yo recibo emails de algunos que piensan que ellos saben cuándo es el año del jubileo, a pesar del hecho de que la historia no registra claramente un año particular en que los hijos de Israel realmente lo observaran. Hubo, por ejemplo, uno que me envió un correo y decía que el jubileo bíblico de 50 años comenzaría en octubre 8, 2011. Él estaba molesto porque yo no proclamara eso puesto que él estaba convencido de que ése era el año. Yo le dije a él que yo no creía que el período de jubileo pudiera comenzar entonces. Una de las razones es que puesto que Dios tiene un plan de 6,000 años para la humanidad que debería terminar dentro de una década o dos y puesto que 6,000 años es divisible por 50, yo no creía que 2011-2012 pudiera posiblemente haber sido el año del jubileo.

Yo he mirado un montón de cálculos para el próximo año del jubileo y no estoy absolutamente seguro de cuál sea correcto. Uno que está supuestamente basado sobre el reino del Rey Josías parece señalar al período de tiempo del año 2028 o 2027 (ver El Libro de la Vida y la Fiesta de Trompetas?), pero hay otros que señalan a Ezequías (2 Reyes 19: 29-34) lo que sugiere más probable una fecha en 2050 o 2051 lo que parece demasiado distante. Otra forma en que el Talmud que deja de más 200 años, parece apuntar a 2038, mientras una relacionada con Ezequiel 40: 1 (que el comentario Púlpito dice que puede haber sido en 575 A.C.) apunta a 2026, y una por el rabino conocido como Maimónides parece señalar a 2025 (http://www.jewishencyclopedia.com/articles/12967-sabbatical-year-and-jubilee#anchor9).

Aquí está alguna informacin de lo que parece ser una fuente Protestante que sugiere 2038:

La Biblia relata esta información acerca del año del Jubileo.

” (Levítico 25: 8-12)

La Bibia además sostiene que el año judío comienza en el primer mes de Nisan, desde el tiempo del Éxodo, si bien los judíos modernos comienzan el Nuevo Año civil seis meses después en el séptimo mes (Tishrei). Así usando este entendimiento, el año cuarenta y nueve (séptim Sabbath) habría comenzado en el mes de Nisan y terminado justo antes del mes de Nisan el siguiente año. No habría habido ninguna siembra en ese año si ellos siguieran las leyes de Dios. Dios también dice no sembrar o cosechar en el año del Jubileo tampoco, el año cinquagésimo, así ¿Por qué dice Él esperar hasta el décimo día del séptimo mes antes de que el año sea proclamado cuando los judíos claramente deberían ya estar “observando” el Jubileo al no plantar cosechas? Nosotros examinaremos este tema brevemente. Así un año de Jubileo comienza en el primero de Nisan, es proclamado a medio camino a través de todo el año en el Día del Ayuno, y termina en el comienzo de un nuevo año en el mes de Nisan

Asumiendo que Josefo estuviera en lo correcto sobre este punto, el año del Jubileo que él reportó habría probablemente sido Nisan 1, 3738 A.M. hasta Adar 29, 3739 A.M. Esto corresponde a marzo 28, 23 A.C. hasta marzo 16, 22 A.C. Proyectando estos datos 50 años adelante desde A.C. hasta el umbral B.C. nos da marzo 14, 28 D.C. (Nisan 1, 3788 A.M.) hasta marzo 31, 29 D.C. (Adar II 29, 3789 A.M.) como el primer año del Jubileo en el año de nuestro Señor (anno domini — D.C.). Este período de tiempo parcialmente traslapa el decimoquinto año del reinado de Tiberio César, que terminó en agosto de 29 D.C. Si usted aspira a hacer su conteo desde el primero de Tishrei (usando ése como el comienzo del Año Nuevo), entonces el Año del Jubileo habría sido septiembre 21, 23 A.C. hasta septiembre 10, 22 B.C., en lugar de ello, moviendo efectivamente las fechas seis meses hacia el futuro. El próximo Jubileo (28/29 D.C.) usando este método de conteo se habría alineado muy cerca al decimoquinto año de Tiberio… quedando por fuera sólo tres o cuatro semanas más…

Así nosotros vemos de usar una matemática de calendario más precisa que el próximo año del Jubileo desde los escritos de Josefo sería entre 28 y 29 D.C. no justo 28 D.C. como nosotros calculamos originalmente. Si nosotros proyectamos este año de Jubileo 2,000 años en el futuro… cuarenta (generaciones) perídos de cincuenta años (Jubileos), nosotros conseguimos el primero de Tishrei en el año 5789 A.M. Esto se traduce en septiembre 21, 2028 D.C. en el calendario gregoriano y el final de ese año judío usando el mismo calendario es septiembre 9, 2029 D.C. El décimo de Tishrei de este año de Jubileo, el Día de Ayuno, es septiembre 30, 2028 como ustedes ya saben. (Vargo RH. 2028 ~ GOD’S PLAN FOR MANKIND. Chapter 26. ASIN: B00885RJ9Y, 2007. http://webwaydrive.com/2028/Jubilee%20Year%20Revelation.htm; the same conclusion is in R.H. Vargo’s 2009 book: Tribulation: God’s Plan for the End of The Age, p. 16)

Yo no estoy seguro de que 2028 deba ser el año, pero él podría ser el próximo Jubileo. Es posible que el milenio pudiera comenzar en un año de Jubileo.

Puesto que la Biblia enseña “la tierra disfrutará sus sabbaths” (Levítico 26: 34-35), el año de jubileo es considerado uno de ellos (en adición a cada sabbath de siete años de la tierra de Éxodo 23: 10-11), y el final Día del Señor dura un año (Isaías 34: 8), es posible que el Día del Señor o el período inmediatament después del retorno de Jesucristo y el establecimiento de Su Reino sean el próximo año de jubileo.

El Día de Expiación en los Tiempos del Nuevo Testamento

Pero ¿Qué hay acerca del Día de Expiación en los tiempos del Nuevo Testamento?

La Biblia enseña que Jesús guardó la Ley y no pecó (Hebreos 4: 15), por lo tanto Él guardaba todos los Días Santos de Otoño incluyendo el Día de Ayuno.

El Nuevo Testamento muestra que el gentil escritor del evangelio de Lucas sabía acerca del Día de Expiación cuando él escribió:

…navegar era peligroso ahora a causa de que el Ayuno ya casi se había terminado (Hechos 27: 9).

¿A qué se estaba refiriendo Lucas de acuerdo a los comentaristas Protestantes? ¿Por qué el día de expiación? Note dos comentarios semejantes (Nota: Las itálicas/negritas son de las fuentes citadas):

Hechos 27: 9-11 …Navegar era ahora peligroso, porque el ayuno ya casí había pasado, esto es, el famoso ayuno anual de los judíos, el día de expiación, que era en el décimo mes del séptimo mes, un día para afligir el alma con ayuno (del Comentario de Matthew Henry de Toda la Biblia: Nueva Edición Moderna, Electronic Database. Copyright (c) 1991 by Hendrickson Publishers, Inc.).

Hechos 27: 8-9… El ayuno al cual se refiere Lucas es el Día de Expiación (del Comentario de la Biblia Wycliffe, Electronic Database. Copyright (c) 1962 by Moody Press).

El hecho de que Lucas (quien escribió en griego) usara el término para una audiencia cristiana (Hechos 1: 1) fuertemente indica que el Día de Expiación era conocido, reconocido, y observado por los primeros cristianos. Él presumía que los cristianos se darían cuenta cuándo era “el Ayuno” puesto que ellos lo habrían estado guardando. Si ellos no lo hubieran estado guardando, entonces Lucas probablemente habría usado una expresión diferente. Pero él no lo hizo pues él sabía que la audiencia cristiana que leía en griego entendería a lo que él se estaba refiriendo.

Adicionalmente, note algunas declaraciones del apóstol Pablo:

17 …Hombres y hermanos, si bien yo no he hecho nada contra nuestro pueblo o las costumbres de nuestros padres (Hechos 28: 17).

4 si bien Yo también podría tener confianza en la carne. Si algún otro piensa que él puede tener confianza en la carne, yo mucho más: 5 Circuncidado al octavo día, del rebaño de Israel, de la tribu de Benjamín, un hebreo de hebreos; concerniente a la ley, un Fariseo; 6 concerniente al celo, perseguidor de la iglesia; concerniente a la justicia que está en la ley, sin tacha. (Filipenses 3: 4-6).

Puesto que Pablo guardaba las costumbres de su pueblo, él, también, guardaba los Días Santos de Otoño incluyendo la Fiesta de Trompetas. Si no, él no habría hecho esa declaración que está en Hechos 28: 17 ni las de estar sin tacha con respecto a la ley en Filipenses 3: 4-6.

Las palabras hebreas kaphar (Strong’s #3722) y kopher (Srong’s #3724), de las cuales viene la palabra traducida como “expiación” Kipuriym (Strong’s 3725 es kippur) en Levítico 23: 27, literalmente significa “cubrir o cubrir sobre” (y Strong’s #3722) es usada en pasajes tales como Números 29: 5 para referirse al sacrificio de expiación. El Nuevo Testamento discute la idea de cubrir los pecados a través del sacrificio de Jesús. Note lo que los apóstoles Pablo y Pedro fueron inspirados a escribir:

5 Pero al que no obra, sino que cree en aquel que justifica al impío, se considera su fe como justicia. 6 De igual manera, David también proclama la felicidad del hombre a quien Dios confiere justicia sin obras, 7 diciendo: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. 8 Bienaventurado el hombre a quien el Señor jamás le tomará en cuenta su pecado. (Romanos 4: 5-8)

21 Pues para esto fuisteis llamados, porque también Cristo sufrió por vosotros, dejándoos ejemplo para que sigáis sus pisadas. 22 El no cometió pecado, ni fue hallado engaño en su boca. 23 Cuando le maldecían, él no respondía con maldición. Cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba al que juzga con justicia. 24 El mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero a fin de que nosotros, habiendo muerto para los pecados, vivamos para la justicia. Por sus heridas habéis sido sanados. 25 Porque erais como ovejas descarriadas, pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas. (1 Pedro 2: 21-25)

Esto es algo de lo cual los cristianos necesitan darse cuenta, y el Día de Expiación (como también la Pascua) sirve como un recordatorio anual.

Tiempos post-Nuevo Testamento

Esto está adicionalmente sostenido en un relato judío (reportado en el Talmud), como está relacionado por un erudito católico puede ser de ayuda aquí. Está registrado que al comienzo del siglo segundo un cristiano llamado Jacob (100-120 D.C.) con un erudito judío discutieron acerca del Día de Expiación y el cristiano Jacob explicó cómo ello le ayudaba a mostrar “a Cristo cabeza de los ángeles” y que nosotros hemos de estar “sin tacha” en nuestra “conducta” (Bagatti, Bellarmino. Translated by Eugene Hoade. The Church from the Circumcision. Nihil obstat: Marcus Adinolfi. Imprimi potest: Herminius Roncari. Imprimatur: +Albertus Gori, die 26 Junii 1970. Franciscan Printing Press, Jerusalem, p.97).

Y por supuesto, cuando Dios haga que un ángel ate a Satanás (Revelación 20: 1) esto será otro cumplimiento para el Día de Expiación.

Adicionalmente, se sabe que en los siglos primero y segundo, Policarpo de Esmirna guardaba tanto los Días Santos de Primavera como los Días Santos de Otoño. Policarpo también sabía que Satanás estaba detrás del pecado:

“Pues quien quiera que no confiesa que Jesucristo ha venido en la carne, es anticristo” (1 Juan 4: 3), y quien quiera que no confiesa el testimonio de la cruz, es del diablo; y quien quiera que pervierta los oráculos del Señor para sus propios deseos, y diga que no hay ni resurrección ni juicio, él es el primer nacido de Satanás. Por lo tanto, dejando la vanidad de muchos, y sus falsas doctrinas, retornemos a la palabra que ha sido entregada a nosotros desde el comienzo (Carta de Policarpo a los Filipenses, capítulo VII, Padres Ante-Nicenos, Volumen 1, como editada por Alexander Roberts & James Donaldson; American Edition, 1885; Reprint Hendrickson Publishers, 1999, pp. 33-36).

Los cánones 37 & 38 del Concilio de Nicea del siglo cuarto prohibieron la observación de los panes sin levadura y otros festivales de los judíos y hubo una condenación similar en el Canon 69/70 del Canons Apostolic sirio cerca de este tiempo que también prohibía los ayunos judíos (Seaver JE. Persecution of the Jews in the Roman Empire (300-438), Issue 30 of University of Kansas publications: Humanistic studies. University of Kansas Publications, 1952. Original from the University of Virginia, Digitized Apr 29, 2009, pp. 34-35; also at http://vlib.iue.it/carrie/texts/carrie_books/seaver/text.html). Por lo tanto esta práctica de que los cristianos guardaran los Días de los Panes sin Levadura también debe haber estado operando entonces en Asia Menor y en otras partes –otros eruditos comparten esa opinión (Seaver, p. 34; Bagatti B, Priest. The Church from the Circumcision, pp. 87-88).

Adicionalmente el guardar estos días fue condenado por Juan Crisóstomo cerca del final del siglo cuarto, confirmando de esta manera que los que profesaban a Cristo estaban guardando los días santos bíblicos. Juan Crisóstomo específicamente condenaba observar el Día de Expiación que los judíos también guardaban (ver ¿Observaban los primeros cristianos los Días Santos de Otoño?).

Los festivales de los lamentables y miserables judíos están prestos a marchar sobre nosotros uno tras otro en rápida sucesión: la fiesta de Trompetas, la fiesta de Tabernáculos, los ayunos. Hay muchos en nuestras filas quienes dicen que ellos piensan como nosotros hacemos. Sin embargo algunos de estos van a observar los festivales y otros se unirán a los judíos para guardar sus fiestas y observar sus ayunos.

Esta condenación, no obstante, es prueba específica de que algunos que profesaban a Cristo todavía observaban el Día de Expiación en el siglo cuarto.

Adicionalmente, comentarios por Jerónimo y Epifanio cerca de ese tiempo concernientes a los cristianos Nazarenos también parecerían apoyar que aquellos que guardaban los Días Santos, tales como el Ayuno, estaban localizados en algunas áreas en ese tiempo (ver Cristianismo Nazareno: ¿Fueron Nazarenos los cristianos originales?).

Debería añadirse también que a causa de la renuncia a enseñar el milenio, oficialmente la Iglesia de Roma y los Ortodoxos Orientales parecen haber descartado y/o malentendido la enseñanza literal bíblica de que Satanás será atado por mil años. Note lo siguiente de una fuente Ortodoxa Oriental y de una Católica Romana:

CHILIASMO: Chiliasmo, de la palabra griega que significa “1,000″, es una creencia basada en Revelación 20: 2-7. En su forma clásica (que interpreta los versículos de Revelación 20 verbatim), el Chiliasmo enseña que Satanás será atado por Cristo por 1,000 años, tiempo en el cual Jesús y los Santos reinarán sobre la tierra, y después de lo cual, Satanás será finalmente derrotado y el Eterno Reino de Dios será inaugurado. En tiempos modernos, el Chiliasmo ha sido “reducido” a la enseñanza de qu el mundo terminará después de mil años (o un número de años que es múltiple de un mil). Si bien algunos Antiguos Padres de la Iglesia de los primeros tres siglos D.C. tuvieron tendencias Chiliásticas, la Iglesia Ortodoxa formalmente denunció el Chiliasmo en el Segundo Concilio Ecuménico, en 381 (Creencias y Prácticas Cristiano-Ortodoxas. © 2006-2007 Ukrainian Orthodox Church of Canada. http://www.uocc.ca/en-ca/faith/beliefs/ 08/18/07).

Revelación 20: 1-3 …Dios siempre ha respetado nuestra libertad de escoger entre pactar fidelidad a él y la apostasía. Ese parece ser el punto teológico de este período de mil años que está relativamente libre de tentaciones satánicas. (Kurz, W. What Does the Bible Say About the End Times? A Catholic View. Servant Books, Cincinnati. Nihil Obstat: Kistner H., Schehr T.P. Imprimi Potest: Link F., Paul J.M. Imprimatur: Carl K. Moeddel, Vicar General and Auxiliary Bishop, Archdiocese of Cincinnati, July 19, 2004, p. 168, 173-174)

Millenium {sic}: Puesto que el Santo Oficio decretó (julio 21, 1944) que no puede ser seguramente enseñado que Cristo a Su Segunda Venida reinará visiblemente con sólo algunos de Sus santos (levantados de entre los muertos) por un período de tiempo antes del final y universal juicio, un milenio espiritual es visto en Apoc. 20: 4-6. San Juan da una recapitulación espiritual de la actividad de Satanás, y el reinado espiritual de los santos con Cristo en el cielo y en Su Iglesia sobre la tierra. Cuando el cristianismo triunfó sobre la Bestia (en su sexta cabeza, el pagano imperio Romano) Satanás fue encadenado. Con la reaparición de la Bestia en el imperio mundial anti-cristiano (la séptima cabeza), él será encadenado, y juntará todas sus fuerzas contra la Iglesia hasta la cima de la persecución bajo el Anticristo. Mientras tanto, la iglesia disfrutaría su millenium {sic} con Cristo entronizado entre las naciones. (LeFrois, Bernard J. Eschatological Interpretation of the Apocalypse. The Catholic Biblical Quarterly, Vol. XIII, pp. 17-20; Cited in Culleton RG. The Reign of Antichrist, 1951. Reprint TAN Books, Rockford (IL), 1974, p. 9).

Note que lo de arriba sugiere que Satanás se ha ido por mil años. ¿Cree cualquier persona pensante que Satanás fue acaso atado o alejado de la tierra por 1,000 años después de que Revelación (al que los católicos a menudo se refieren como el Apocalipsis) fuera escrito? Esto nunca ha sucedido literal o espiritualmente –si bien ello ocurrirá en el milenio.

Adicionalmente, debería estar claro que los eruditos de la Iglesia Ortodoxa saben que los primeros líderes cristianos, que ellos llaman “Antiguos Padres de la Iglesia” enseñaban el chiliasmo (llamado milanerismo en latín), no obstante se CAMBIÓ esa enseñanza Y SE CONDENÓ en un concilio de iglesia. Y algunos católicos enseñan que la atadura de Satanás en Revelación es o simbólica o que ya ha sucedido! No ha habido mil años en los cuales el mundo haya estado libre de Satanás, y porque estos grupos no guardan más el Día de Ayuno, ellos están fallando en entender mucho de su significado.

¿Cree cualquier persona pensante que Satanás fue acaso atado o alejado de la tierra por 1,000 años después de que Revelación (al que los católicos a menudo se refieren como el Apocalipsis) fuera escrito? Esto nunca ha sucedido literal o espiritualmente –si bien ello ocurrirá en el milenio. (ver también ¿Énseñó la primera iglesia el Milenarismo?).

Note lo siguiente de un “profeta” católico:

Venerable Bartholomew Holzhauser (Nacido en el siglo 17, en Alemania): Dos atará a Satanás por un número de años hasta los días del Hijo de Perdición… (Yves. Catholic Prophecy: The Coming Chastisement. TAN Books, Rockford (IL), 1973, p. 40)

Ciertamente, la Biblia es clara en que Satanás es atado (Revelación 20: 1-4) después de que Jesús retorne (Revelación 19: 11-16) y el hijo de perdición (Revelación 19: 20) se haya ido. Por lo tanto, esto es un malentendido sobre Satanás que contradice el orden en la escritura –y también está en desacuerdo con algunos otros católicos. Aquellos que guardan los Días Santos bíblicos están menos propensos a hacer ese tipo de errores.

Note que los guardadores del Sabbath en Transylvania en los años 1500s (y probablemente después) guardaban los Días Santos de Otoño tales como el Día de Expiación:

Los Sabatarios se veían a sí mismos como Gentiles convertidos… Ellos mantenían los días santos bíblicos… El Día de Expiación era un día de ayunar, si bien ellos enfatizaban que la penitencia es más fácilmente alcanzada por una meditación pacífica y callada sobre la ley y la vida de uno que por ayunar. (Liechty D. Sabbatarianism in the Sixteenth Century. Andrews University Press, Berrien Springs (MI), 1993, pp. 61-62).

La gente que intenta ser fiel a la Biblia ha observado el Día de Expiación y nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios continuamos haciendo eso en el siglo 21.

¿Por qué ayunar? ¿Hay algún beneficio por ayunar?

En el Día de Ayuno, la Biblia dice “afligid vuestras almas” (Levítico 23: 32).

En Isaías 58: 5 la Biblia enseña que un día de ayuno es un día para afligir el alma de uno. Adicionalmente, note algo más de Isaías:

12 Por tanto, en ese día el Señor Jehovah de los Ejércitos convocará al llanto, al duelo, a raparse la cabeza y a ceñirse de cilicio. 13 No obstante, he aquí que hay regocijo y alegría. Se matan vacas y se degüellan ovejas; se come carne y se bebe vino: “¡Comamos y bebamos, que mañana moriremos!” 14 Esto ha sido revelado a mis oídos de parte de Jehovah de los Ejércitos: “Ciertamente este pecado no os será perdonado hasta que muráis,” ha dicho el Señor Jehovah de los Ejércitos. (Isaías 22: 12-14)

Note que no evitar la comida cuando se dice es equiparado a no hacer ayuno. Y aunque la palabra traducida como ayuno en Isaías 22: 14 no es la palabra idéntica hebrea en Levítico 23, es similar y aparentemente tiene connotaciones similares.

El Día de Expiación fue llamado “el Ayuno” en Hechos 27: 9.

De esta forma, aquellos en la Iglesia de Dios que son fieles y pueden ayunan en el Día de Expiación. Esto es, ellos evitan toda comida y bebida por las 24 horas completas de ese día.

¿Hay algunos beneficios asociados con eso?

Primero note lo que la Biblia enseña:

5 ¿Es éste el ayuno que yo escogí: sólo un día en que el hombre se aflija a sí mismo? ¿Acaso el doblegar la cabeza como junco y el acostarse sobre cilicio y ceniza es lo que llamáis ayuno y día agradable para Jehovah? 6 ¿No consiste, más bien, el ayuno que yo escogí, en desatar las ligaduras de impiedad, en soltar las ataduras del yugo, en dejar libres a los quebrantados y en romper todo yugo? 7 ¿No consiste en compartir tu pan con el hambriento y en llevar a tu casa a los pobres sin hogar? ¿No consiste en cubrir a tu prójimo cuando lo veas desnudo, y en no esconderte de quien es tu propia carne? 8 Entonces despuntará tu luz como el alba, y tu recuperación brotará con rapidez. Tu justicia irá delante de ti, y la gloria de Jehovah irá a tu retaguardia. 9 Entonces invocarás, y Jehovah te escuchará. Clamarás, y él dirá: ‘¡Aquí estoy!’ “Si quitas de en medio de ti el yugo, el acusar con el dedo y el hablar vilezas; 10 si tu alma provee para el hambriento y sacias al alma humillada, tu luz irradiará en las tinieblas, y tu oscuridad será como el mediodía. 11 Jehovah te guiará siempre y saciará tu alma en medio de los sequedales. El fortalecerá tus huesos, y serás como un jardín de regadío y como un manantial de aguas cuyas aguas nunca faltan. 12 Los tuyos reconstruirán las ruinas antiguas. Levantarás los cimientos que estaban destruidos de generación en generación. Y serás llamado reparador de brechas y restaurador de sendas para habitar. (Isaías 58: 5-12).

Así, la Biblia enseña beneficios tanto físicos como espirituales y responsabilidades de ayunar.

Aquí están algunos comentarios de Herbert W. Armstrong acerca de ayunar:

AYUNAR Y ORAR. No hay … NADA como ayunar y orar para acercarse a Dios, restablecer el contacto, ser llenados con Su Espíritu. Para este propósito es mejor ayunar completamente –ningún jugo de frutas de ninguna clase. En tiempos de la Biblia se ayunaba a veces incluso sin agua, pero a veces se usaba agua. Personalmente, yo pienso que los resultados serán obtenidos si uno bebe agua, pero nada más

Para propósitos puramente espirituales un ayuno de uno a tres días es usualmente suficiente. Usted puede esperar dolores de cabeza, y un poco de mareo los primeros días. Ello no es placentero. Es, en lenguaje de la Biblia, AFLIGIR EL ALMA! Se requiere coraje y fuerza de voluntad, y auto-negación. Yo recomiendo para este propósito, dividir su tiempo en tres formas: Cerca de una tercera parte estudiando el tema del ayuno en la Biblia, y otro estudio de la Biblia. Use una buena concordancia, y sus referencias marginales si su Biblia las tiene. Si no usted debería conseguir una que las tenga. Busque todo lo que usted pueda encontrar sobre el ayuno. Luego cerca de una tercera parte de su tiempo en meditación: Darle vueltas en su propia mente por sí mismo al POR QUÉ usted no ha estado más cerca de Dios, pensando justamente CÓMO usted ha estado permitiendo que las cosas mundanas lo atraigan, meditando sobre lo que usted ha leído en la Biblia, aplicándolo a usted mismo y a su condición espiritual. Luego, pase toda una tercera parte de su tiempo en la más seria ORACIÓN.

¿Alguna vez pasó una HORA completa en oración, solo con Dios en algún cuarto privado, sobre sus rodillas? Pocos lo han hecho nunca. Si usted no lo ha hecho, la primera vez que lo haga usted encontrará que se requerirá toda la fuerza de voluntad y de auto-negación para forzarse a sí mismo a permanecer ayunando y resistiendo esa sensación persistente de hambre. En cinco o diez minutos, o menos, toda excusa en el mundo habrá venido a su mente. Usted no está de ánimo ahora –¿Por qué no hacerlo más tarde? Usted sólo piense en algo que debería hacerse, y usted piense que debe ir y hacerlo justo ahora. Sí, yo sé lo que vendrá a su mente, pues yo lo he hecho y lo sé por experiencia. Pero si usted resiste toda tentación, y PERMANECE sobre sus rodillas, incluso aunque usted piense que su oración no está llegando más alto que el techo, en al menos 30 o 40 minutos el diablo probablemente se irá y lo dejará a usted solo y usted encontrará que está estableciendo contacto con Dios, y usted encontrará que usted está comenzando realmente a DISFRUTAR hablarle a Él –justo derramando su alma hacia Él–diciéndole a él todo acerca de ello. Haga una pausa, una vez al rato, y medite, y deje que Dios le hable a usted. (Armstrong HW. Importancia de Ayunar. Julio 7, 1948).

En adición a humillarnos a nosotros mismos y ayudarnos a darnos cuenta de cuánto necesitamos nosotros confiar en Dios y acercarnos más a Él, ayunar es considerado tener ciertos beneficios físicos. Algunos, si bien tristemente no la mayoría todavía, en el mundo médico se están dando cuenta de que parece haber beneficios para salud por ayunar.

El poder de ayunar intermitentemente

Los científicos están descubriendo evidencia de que cortos períodos de ayuno, si son controlados apropiadamente, podrían alcanzar un número de beneficios para la salud, como también ayudar potencialmente con el sobrepeso, como lo descubrió Michael Mosley…

Restricción de calorías, comer bien pero no mucho, son una de las pocas cosas que han mostrado que extienden la expectativa de vida, al menos en animales. Hemos sabido desde los años 1930s que ratas puestas en dietas bajas en calorías, ricas en nutrientes viven mucho más. Hay una creciente evidencia de que lo mismo es verdad en monos…

Los niveles IGF-1 pueden ser bajados por ayunar. La razón parece ser que cuando nuestros cuerpos no tienen más acceso a la comida ellos cambian del “modo de crecimiento” al “modo de reparación”.

En cuanto los niveles de la hormona IGF-1 caen, un número de genes reparadores parece encenderse según la investigación en curso por el Profesor Valter Longo de la Universidad del Sur de California…

La actual opinión médica es que los beneficios de ayunar no están probados y hasta que haya más estudios sobre humanos es mejor comer al menos 2,000 calorías al día. Si usted realmente desea ayunar entonces usted debería hacerlo en una apropiada supervisión clínica y médica, porque hay muchas personas, tales como mujeres en embarazo o diabéticos bajo medicación, para quienes ello sería peligroso. http://www.bbc.co.uk/news/health-19112549

Ayunar reduce el riesgo de enfermedades del corazón y diabetes

En un estudio de más de 4,500 Mormones en Utah, los investigadores miraron los comportamientos que estaban asociados con más bajo riesgo de enfermedades de las arterias coronarias –enfermedades del corazón. Después de tomar en cuenta otros factores (fumar, uso de alcohol, café, e ingestión de te), los investigadores descubrieron que todos los que ayunaban rutinariamente (sin comida o bebida) estaban en un más bajo riesgo de enfermedades del corazón que aquellos que no ayunaban. Ayunar también estuvo asociado con más bajo riesgo de diabetes. (The American Journal of Cardiology, octubre 1, 2008).

Ayunar dos veces al año reconstruye el sistema inmune

Un nuevo estudio ha sugerido que ayunar podría ayudar al cuerpo a combatir contra las enfermedades al regenerar el sistema inmune. El estudio agrego que ayunar por dos días puede regenerar el sistema inmune.

Para el estudio, los efectos de ayunar por períodos de dos a cuatro días por seis meses tanto en ratas como en hombres fueron examinados por los investigadores. En ambos casos, se encontró que largos períodos de no comer bajaron significativamente los recuentos de células blancas.

En ratones, cada ciclo de ayuno posteriormente ‘encendió un interruptor negativo’ que condujo a la regeneración de nuevos glóbulos blancos, lo que a su turno renueva el sistema de defensa del cuerpo.

Valter Longo, Profesor de Gerontología y de Ciencias Biológicas en la Universidad del Sur de California, dijo: “Ello da el OK a la corriente de células para seguir adelante y comenzar a proliferar y reconstruir todo el sistema. Y las buenas noticias son que el cuerpo se hace cargo de las partes del sistema que podrían estar dañadas o viejas, las partes ineficientes, durante el ayuno.”

Él añadió que en un sistema altamente dañado por la quimioterapia o la edad, ciclos de ayuno pueden generar, literalmente, un nuevo sistema inmune.

El estudio también reveló que los niveles de la enzima PKA se reducen como resultado de ayunar. Esto incrementa la longevidad en organismos simples, como también los niveles de la hormona IGF-1, que ha estado vinculada con el envejecimiento, la progresión de tumores y el riesgo de cáncer. http://www.delhidailynews.com/news/Fasting-regenerates-immune-system-1402181003/

Ayunar es un impulsador de la salud para muchos y también parece incrementar la longevidad. Por supuesto, aquellos que tienen riesgo de muerte o de mayores problemas de salud no deberían ayunar. Pero para los demás, ello puede ser una cosa saludable para hacer desde una perspectiva física, como también espiritual.

Algunas personas, especialmente aquellos que consumen cafeína regularmente, encuentran difícil ayunar. Aquellos que se priven de la cafeína a veces encontrarán más fácil ayunar de lo que serían capaces de otra forma

Aquí están algunos consejos Judíos sobre la preparación para ayunar:

Consejos para Ayunar más fácilmente

Los consejos para prepararse para el ayuno incluyen: Beber al menos dos litros de agua por día (10 tazas) en los días antes del ayuno, y comer granos enteros y vegetales en el día anterior, mientras se evita el azúcar, las especias, comidas fritas y saladas que causen sed.

A aquellos que beben significativas cantidades de bebidas que contengan cafeína diariamente (café, tés que no son de hierbas, colas) se les aconseja reducir la cantidad gradualmente, comenzando algunos días antes del ayuno para prevenir los síntomas de la adicción a la cafeína que pueden incluir dolores de cabeza y náuseas.

La última comida antes del ayuno, conocida como la seudah hamafseket, no debería incluir comidas fritas, o inusualmente condimentadas, y deberían omitir vegetales tales como la coliflor, el repollo y el brócoli.

Después del ayuno, a aquellos que se han abstenido de beber y de comer se les aconseja rehidratarse lentamente, con una bebida dulce, y comenzar a comer con un refrigerio seguido aproximadamente una hora más tarde de una comida ligera. http://www.israelnationalnews.com/News/News.aspx/148579

En mi propio caso, yo tiendo a beber más agua el día antes de ayunar y a evitar comidas más saladas. También, aquellos que ayunan más regularmente a través de todo el año tienden a tener menos dificultades para ayunar que aquellos que no lo hacen (excepto las personas con hipoglucemia, etc.)

Los Días Santos

El Día Cristiano de Expiación, viene después de la Fiesta de Trompetas (también conocido como Rosh Hoshana o Rosh Hashanah) y es considerado como parte del plan de salvación de Dios como se muestra en los días santos bíblicos (aunque a menudo llamados ‘judíos’).

En su Declaración de Creencias la Continuación de la Iglesia de Dios afirma:

El Día de Expiación, llamado “el Ayuno” en el Nuevo Testamento (Hechos 27: 9), ayuda a mostrar nuestra propia debilidad y necesidad de estar más cerca a Dios (Isaías 58: 11). Él también ayuda a representar que Satanás tiene un papel en los pecados de la humanidad y que él será atado por mil años (Revelación 20: 1-3; cf. Levítico 16: 20-26; Isaías 14: 12-16).

Así, a causa de sus referencias al Nuevo Testamento, el Día del Ayuno es algo que debería ser altamente relevante para los cristianos. A pesar de esto, al menos un líder del siglo cuarto, que tenía tendencias anti-semitas, condenaba este día y otros Días Santos de Otoño (ver artículo ¿Observaban los primeros cristianos los Días Santos de Otoño?) –sin embargo, la Biblia misma muestra que el Día de Ayuno es importante para los cristianos.

El día de expiación también da a los cristianos una breve pausa antes del siguiente período de festival/Día Santo, la Fiesta de Tabernáculos, que es un tiempo de regocijo y de fiesta que comienza 5 días después (representanto el reinado de 1,000 años de Cristo sobre la Tierra –esta enseñanza es llamada por algunos Milenarismo).

El Día de Expiación es importante para los cristianos. Él representa el sacrificio de Cristo por nuestros pecados y que Satanás tiene un papel y será enviado lejos (y atado por el milenio). Aunque otros que profesan el cristianismo de alguna manera entienden esto, a causa de que ellos no guardan esto y los demás Días Santos cristianos, ellos a menudo no tienen una visión apropiada del plan de salvación de Dios, como tampoco sobre el papel de Satanás y de Cristo.

Este Día de Expiación representa no sólo lo que ha sucedido (con Cristo) sino algo de lo que ocurrirá con Satanás (aunque los días santos que siguen muestran otros eventos que sucederán después). Esta es una información que los cristianos que vivan en estos últimos días deberían valorar.

Información sobre ayunar puede encontrarse en un viejo artículo de Herbert W. Armstrong titulado Importancia de Ayunar; aquí está un enlace a él en chino mandarín 禁食的重要性. [http://www.cogwriter.com/mandarin-importance-of-fasting.htm]

Un video-mensaje de la longitud de un sermoncill relacionado con las ofrendas y este día está disponible: Offering for Atonement? Un video del largo de un sermón también está disponible: The Bible and the Day of Atonement.

Más información sobre los Días Santos puede encontrarse en el folleto, Los Días Santos –Plan Maestro de Dios o en los artículos:

Esperanza de Salvación: ¿Cómo difiere la Continuación de la Iglesia de Dios del Protestantismo

¿Observaba la primera iglesia los Días Santos de Otoño?

¿Hay un “calendario anual de adoración” en la Biblia?

¿Deberían los cristianos guardar los días de panes sin levadura?

Homilía de Melito sobre la Pascua

El Libro de la Vida y la Fiesta de Tabernáculos?

La Fiesta de Tabernáculos: ¿Un tiempo para los cristianos?

Thiel, B., Ph.D. The Day of Atonement–Its Christian Significance. www.cogwriter.com/atonement.htm (c) 2005/2006/2007/2008/2009/2010/2011/2012/2013 0927

Publicado en: Enseñanzas