El Centinela del Sábado: El Sábado del Nuevo Testamento

El Centinela del Sábado: El Sábado del Nuevo Testamento

COGwriter

¿Los primeros cristianos guardaban el sábado o el domingo? Si bien hay varias opiniones sobre esto, algunas de esas opiniones no se basan en hechos bíblicos o históricos.

La Asociación Sabbath de la Biblia, que no es un grupo de la Iglesia de Dios (aunque tiene miembros que están en los COG, así como miembros que no lo son), me ha publicado una serie de artículos sobre este tema.

Lo siguiente está en la última edición (enero-febrero de 2018) de su revista The Sabbath Sentinel que ayuda a brindar información histórica adicional:

Nuevo Testamento del Sábado

Por Bob Thiel, Ph.D.

Esta es la quinta parte de una serie de cinco partes que explica por qué ciertos documentos tempranos que se reclaman contra el séptimo día sabático son incomprendidos y no están en realidad en contra.

En mis artículos anteriores, expliqué que la palabra griega Κυριακήν no significaba el domingo y muchos han malinterpretado las escrituras de la Carta a los Magnesios de Ignacio de Antioquía y los Didache como aprobando el domingo. Por lo tanto, los primeros documentos post-Nuevo testamento citados como “prueba” de que el Sábado del séptimo día fue eliminado realmente no lo hicieron.

¿Hay alguna otra prueba?

Sí.

Si Jesús y/o sus apóstoles suprimieron el sábado como muchos afirman, entonces sería razonable concluir que los discípulos fieles posteriores no lo guardarían. Sin embargo, otros registros y escritos demuestran que los fieles continuaron guardando el sábado del séptimo día.

Es bien sabido que desde el primer siglo hasta aproximadamente el 135 D.C. los primeros quince obispos/pastores de Jerusalén guardaron el sábado y todos fueron judíos circuncidados (Eusebio. La historia de la iglesia, libro III, capítulo V, versos 2 , 3. & Libro IV, Capítulo 5, Versículos 2-4, pp. 45, 71).

Aunque tienen sus propios sesgos, incluso los historiadores Philip Schaff y Johann Gieseler señalaron correctamente:

Los cristianos judíos, al menos en Palestina, se conformaron lo más estrechamente posible a las formas venerables del culto de sus padres, que en verdad fueron divinamente ordenadas, y fueron un tipo expresivo de la adoración cristiana. Hasta donde sabemos, observaron escrupulosamente el sábado, las fiestas judías anuales, las horas de oración diaria y todo el ritual mosaico (Schaff, Philip, History of the Christian Church, Capítulo 9. Oak Harbor, WA: Logos Research Systems , Inc. 1997. Este material ha sido cuidadosamente comparado, corregido¸ y enmendado de acuerdo con la edición de 1910 de Charles Scribner’s Sons por The Electronic Bible Society, Dallas, TX, 1998.)

Mientras que los judíos cristianos de Palestina conservaron toda la ley mosaica y, en consecuencia, las festividades judías, los cristianos gentiles observaron también el sábado y la pascua (1 Co. 6:18), con referencia a las últimas escenas de la vida de Jesús, pero sin la superstición judía (Gálatas iv.10; Col. ii. 16) (Gieseler, Johann Karl Ludwig. Un libro de texto de la historia de la iglesia, Volumen I, Capítulo II. Nueva York: Harper & brothers. Fecha 1857-80) .

Se sabe que los primeros cristianos judíos guardaban el sábado y los días santos bíblicos. Y como profetizó Isaías (Isaías 56: 1-7), así lo hicieron los fieles cristianos gentiles (y la profecía de Isaías todavía tiene aplicación futura).

Ignatius y Policarpo

Los fieles cristianos gentiles también guardaban el sábado fuera de Jerusalén. A principios del siglo II, el pastor/obispo Ignacio de Antioquía escribió:

… a Policarpo, obispo de los esmirnios … Así que aprobando estoy tu mente piadosa, que está por así decirlo, basada en una roca inamovible, que mi alabanza excede todos los límites … No permitas que aquellos que parecen ser confiables aún que enseña doctrinas extañas te desconcierten. Mantente firme, como un yunque … La Gracia estará … siempre … con Policarpo [Ignatius. Carta a Policarpo. En: Holmes, pp. 194-201].

Y de acuerdo con los testimonios posteriores de Ireneo, Polícrates y Tertuliano, el líder de los esmirnios guardadores del sábado [The Martrydom of Polycarp. Verso 8.1. En: Holmes, p. 233], Polycarp, hizo exactamente eso en Asia Menor.

Policarpo también enseñó que los cristianos deben guardar los mandamientos [Policarpo. Carta a los Filipenses. En: Holmes, pp. 206-221].

Y en el siguiente día de reposo él dijo; ‘Oíd mi exhortación, amados hijos de Dios. Les recomendé cuando los obispos estuvieron presentes, y ahora nuevamente les exhorto a todos a andar decorosa y dignamente en el camino del Señor … Velad, y otra vez Sed listos, no dejéis que vuestros corazones sean agobiados, el nuevo mandamiento concerniente al amor uno hacia el otro, su advenimiento se manifiesta repentinamente como un rayo rápido, el gran juicio por fuego, la vida eterna, su reino inmortal. Y todo lo que se enseña de Dios, cuando escudriñen las Escrituras inspiradas, grabas con la pluma del Espíritu Santo en sus corazones, para que los mandamientos permanezcan indelebles en ti. ‘[Vida de Policarpo, Capítulo 24. (1889) ) de JB Lightfoot, The Apostolic Fathers, vol. 3.2, pp. 488-506]

(Nota: Aunque algunos afirman que Policarpo también mantuvo el domingo, parece ser una edición posterior del texto [Monroy MS. La Iglesia de Esmirna: Historia y Teología de una Comunidad Cristiana Primitiva. Edición de Peter Lang, 2015, p.31]. )

Según el Martirio de Policarpio por los Esmirrinos [El Martirio de Policarpo, Obispo de Esmirna, Versículos 7.1 y 8.1. La traducción de Charles H. Hoole en 1885] y otras fuentes [Sozomen. LA HISTORIA ECLESIÁSTICA DE SOZOMEN. Libro VII, Capítulo XIX.], los cristianos en el área de Policarpo guardaban el sábado después de su muerte.

Y dado que Policarpo se refirió a Ignacio como “bendito” y endosó las cartas de Ignacio en su Carta a los Filipenses [Policarpo. Carta a los Filipenses, versículo 13.2. En: Holmes, p. 219], es lógico concluir que Ignacio fue fiel a las mismas enseñanzas y prácticas que Policarpo.

Theophilus

A fines del siglo II, el pastor/Obispo Teófilo de Antioquía escribió:

Y en el sexto día, Dios terminó sus obras que hizo, y descansó en el séptimo día de todas las obras que hizo. Y Dios bendijo el séptimo día y lo santificó; porque en él descansó de todas sus obras que Dios comenzó a crear … Además, [hablaron] acerca del séptimo día, que todos los hombres reconocen; pero la mayoría no sabe que lo que entre los hebreos se llama el “Sábado”, se traduce al griego como “Séptimo” (έβδομάς), un nombre que es adoptado por todas las naciones, aunque no conocen el motivo de la denominación … Dios teniendo así completaron los cielos, y la tierra, y el mar, y todos los que están en ellos, en el sexto día, descansaron en el séptimo día de todas Sus obras que hizo (Teófilo de Antioquía. A Autólicus, Libro 2, Capítulos XI , XII, XIX. Traducido por Marcus Dods, AM Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 2. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885, pp. 99,102).

Los primeros fieles cristianos gentiles guardaron el sábado. Hasta principios del siglo III, hubo armonía entre los cristianos fieles en Antioquía y Asia Menor.

Conclusión

Los primeros cristianos judíos y gentiles guardaban el séptimo día de reposo. Los fieles no creyeron que el Sábado había sido eliminado.

Como se explicó en las primeras partes de este artículo, ni el Didache ni la Carta de Ignacio a los Magnesios realmente mencionan el término Domingo o se refieren directamente al primer día de la semana. El Didache no es un respaldo a la observancia del domingo temprano.

Ignatius, él mismo, habría tenido que ser un partidario del séptimo día sábado y no habría escrito en contra de ello. Tampoco, si se traducen adecuadamente, las cartas de Ignacio realmente escriben contra el séptimo día sabático, sino que respaldan el concepto de que los cristianos deben guardar el sábado de acuerdo con los mandamientos y la forma de vivir del Señor, pero no de acuerdo con las formas aprobadas. por la tradición judía no bíblica.

No hay evidencia alguna de que ninguno de los que profesaban a Cristo adorara regularmente el domingo cuando Ignacio estaba vivo. El hecho simple es que las escrituras de Ignacio no apoyan la idea que la iglesia primitiva del Nuevo Testamento observó el domingo.

La expresión griega que él usó en Magnesians (κυριακήν ζωντες) simplemente no significaba el domingo cuando Ignatius escribió sus cartas. Y no hay otra referencia contemporánea que ningún cristiano profesante en el momento de Ignacio viera el domingo. La evidencia disponible (incluida la Biblia, es decir, Hechos 13: 42-44, Hebreos 4: 9) claramente apoya la idea de que los primeros cristianos guardaban el séptimo día de reposo.

La primera referencia clara al culto dominical, incluso según fuentes católicas, fue de Justino Mártir [Slater T. Sunday. Transcrito por Scott Anthony Hibbs. La Enciclopedia Católica, Volumen XIV. Publicado en 1912. Nueva York: Robert Appleton Company. Nihil Obstat, 1 de julio de 1912. Remy Lafort, S.T.D., Censor. Imprimátur. + John Cardinal Farley, Arzobispo de Nueva York]. Sin embargo, ocupó tantos puestos heréticos [p. ver Justin Mártir. La Primera Disculpa y la Carta a Trypho], no tiene sentido para este autor que alguien realmente pueda considerarlo como un verdadero cristiano.

Por otro lado, Policarpo y aquellos cristianos fieles que permanecieron en Asia Menor y Antioquia sí continuaron guardando el sábado por siglos después de la muerte de Jesús. Los cristianos fieles todavía guardan el sábado hasta el día de hoy.

Este es el quinto o sexto artículo (había uno relacionado con los Días Santos que no formaba parte de esta serie) que yo visto publicado en The Sabbath Sentinel (aquí hay un enlace al primero: The Sabbath Sentinel: The Didache and the Sabbath http://www.cogwriter.com/news/church-history/the-sabbath-sentinel-the-didache-and-the-sabbath/)

El artículo publicado es básicamente un extracto de mi artículo Otra Mirada a los Didache, Ignacio y el Sábado http://www.cogwriter.com/ignatius.htm. Debido a las restricciones en la longitud del artículo para The Sabbath Sentinel, envié solo unas pocas páginas que publicaron.

Es mi esperanza y mi oración que quienes lean los artículos presentados verán que la historia de la iglesia primitiva apoya el sábado y no el domingo como el día de descanso cristiano. Este artículo debería poder llegar a personas a las que no hemos podido llegar de otras maneras. También es mi esperanza y mi oración que quienes lean los artículos vean que nosotros, en la Continuación de la Iglesia de Dios, tenemos una comprensión verdadera y correcta de la historia de la iglesia primitiva.

La serie de artículos que se espera sean publicados en The Sabbath Sentinel también debería ayudar a los que no observan el sábado a darse cuenta de que la evidencia histórica apunta a que los primeros cristianos fieles descansarán el sábado y no el domingo.

Publicado en: Uncategorized