¿Desea saber algunas cosas acerca de las cuales usted debería orar?

¿Desea saber algunas cosas acerca de las cuales usted debería orar?

COGwriter

Note algo de Llynn Torrance (de Las Buenas Noticias, agosto 1961):

¿Es malo orar por uno mismo? ¿Acerca de “cumplir las metas? ¿Acerca de vencer? ¿Exactamente sobre qué debería orar uno?

MUCHOS no saben acerca de qué orar. A nosotros se nos pregunta a menudo, “¿Acerca de qué debería orar?” Algunos dicen, “Yo le pido a Dios que me perdone, me guíe y me dirija. Yo le pido a Dios que bendiga la Obra, a los ministros, y a la Iglesia. ¿Acerca de qué otra cosa orar?

Reconocer a Dios

La Biblia hace claro que el PRIMER PASO para aprender acerca de qué orar es darse cuenta de A QUIÉN estamos nosotros orando.

¿Se tomó usted tiempo hoy para ponerse sobre sus rodillas y establecer una relación, en oración, con Dios? ¿O está usted esperando el “sentimiento” correcto, el ánimo correcto? Está usted, día tras día, “aplazando” orar hasta mañana porque usted no piensa en nada acerca de lo cual orar? – porque usted simplemente no se siente cómodo orando a Dios?

Note acerca de qué instruyó Jesús a Sus discípulos a orar cuando ellos le preguntaron a Él que les enseñara a orar. Jesús dijo -como está citado en la versión arcaica en inglés de la Biblia del Rey Jaime, “Cuando oréis, decid, PADRE NUESTRO, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre” (Lucas 11: 1-2).

Nosotros debemos reconocer primero la grandeza de nuestro Padre CELESTIAL. Nuestra fe se incrementa cuando nosotros nos damos cuenta de que lo que Él ha prometido Él lo puede llevar a cabo y lo hará! Él es el Dios del Cielo – el Gobernador del universo entero.

Abraham fortaleció su fe dando gloria a Dios. “Él se hizo fuerte en su fe puesto que él dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios podía hacer lo que Él había prometido” (Rom. 4: 20-21, R.S.V.).

David era un hombre de oración. David constantemente daba gloria y alababa a Dios. Su última oración en público está dada en la Biblia y es un excelente ejemplo de cómo dar Gloria y Honor a Dios – acerca de qué orar, “BENDITO eres Tú, SEÑOR Dios de Israel PADRE nuestro, por siempre y para siempre. Tuya, OH SEÑOR es la GRANDEZA, y el PODER, y la GLORIA, y la VICTORIA, y la MAJESTAD; pues todo lo que está en el cielo y en la tierra es tuyo; tuyo es el REINO, OH SEÑOR, y tú estás EXALTADO como CABEZA SOBRE TODO. Tanto RIQUEZAS como HONOR proceden de Tí, y Tú GOBIERNAS sobre todo … En Tu mano está hacer GRANDE y DAR FORTALEZA a todo. Y ahora, por lo tanto, Dios nuestro, nosotros TE AGRADECEMOS, y ALABAMOS tu glorioso nombre” (1 Crón. 29: 10-13).

¿Glorifica usted la majestad, el poder, y la sabiduría de Dios en oración?

Después de que usted haya alabado y honrado a Dios y santificado Su Santo nombre entonces usted ora -

“Hágase Tu voluntad”

Note cuidadosamente que Cristo a continuación estableció el ejemplo para orar: “Venga Tu Reino, hágase TU VOLUNTAD en la tierra como en el cielo” (Mat. 6: 10).

¿Cuál ES la voluntad de Dios para esta tierra? Nosotros podemos saberlo! Dios hace CLARO en Su Palabra cuál es Su Voluntad.

En Mat. 24: 14 nosotros leemos: “Este evangelio del Reino SERÁ predicado en todo el mundo como un testimonio a todas las naciones”. Este versículo enseña mucho acerca de SU VOLUNTAD.

¿CÓMO es siendo hecha esta obra de predicar y publicar el Evangelio a todo el mundo? Es a través de las emisiones de “El Mundo de Mañana”, la PURA VERDAD, las BUENAS NOTICIAS, el CURSO POR CORRESPONDENCIA, los FOLLETOS, los anuncios en READER’S DIGEST, el Departamento de Respuesta a las Cartas, las campañas evangelistas, las giras de bautismo, los equipos de visitas locales, incluso a través del ENVOY del Colegio Ambassador – y especialmente a través de TODOS y CADA UNO de los ministros de Dios.

¿Está usted orando por el éxito y la efectividad de TODAS ESTAS COSAS? Es la VOLUNTAD DE DIOS que usted lo haga!

Ore por las emisiones del “Mundo de Mañana”. Ore para que cada vez que salga al aire más personas lo escuchen. Ore para que las puertas para alcanzar cada sección del mundo, que no están siendo alcanzadas en este momento, se abran.

Ore para que Dios entrene y envíe obreros para cosechar la cosecha de oyentes interesados en la emisión del “Mundo de Mañana” (Mat. 9: 38). Ore para que Dios envíe los estudiantes correctos al Colegio Ambassador, hombres y mujeres que tengan la capacidad y talentos y el sometimiento para que Él pueda usarlos en Su Obra. No olvide orar para que los estudiantes que ya están en el Colegio Ambassador puedan portar más fruto.

Ore por las cartas a los colaboradores, para que Dios ponga en los corazones de los lectores apoyar esta OBRA co sus oraciones, sus diezmos y sus ofrendas.

¿Y cuánto tiempo piensa usted que le tomaría orar por todos y cada uno de los ministros, cuidadosamente, diligentemente? Pida a Dios que les dé a ellos el poder de Su Santo Espíritu, Su conocimiento, Su sabiduría, para que Él pueda usarlos a ellos como instrumentos a través de los cuales Él nutra al rebaño que Él ha escogido. Pida a Dios que los use a ellos para predicar desde la Escritura las palabras que son “provechosas para doctrina, para reprobación, para instrucción en justicia” (2 Tim. 3: 16).

No ore con estas palabras exactas. Jesús no dije: “Oren esto”. Él dijo “Oren así!” Construya sobre y expanda estas sugerencias. Usted puede pensar en muchas otras cosas acerca de las cuales orar cuanto está intercediendo por los ministros de Dios.

Estos son sólo unos pocos ejemplos, un pequeño comienzo de cosas por las cuales orar. Usted puede pensar en muchas otras.

Orar por cada fase de la Obra es importante. De hecho, la propia existencia de la Obra depende de sus oraciones.

Por ejemplo: Cuando nosotros oramos que Dios ponga en los corazones de la gente de este país enviar diezmos y ofrendas para apoyar el costo de predicar y publicar el mensaje de Dios a todo el mundo, es Su VOLUNTAD honrar a ese orador. Él va a la acción. Él directamente interviene en las propias vidas de la gente de este país y HACE que ellas envíen más dinero del que ellas enviarían de otra manera. Así, a través de la oración diaria usted agrega a la lista en los cielos de aquellos que están ayudando a establecer el camino que lleva a la vida eterna. Su recompensa es cierta.

“Danos nuestro pan de cada día”

¿Sabía usted que su PAN DIARIO es dual?

Jesús declaró: “Yo soy el pan de vida: El que de mi come no tendrá hambre nunca” (Juan 6: 35). Vaya a Dios a través de la oración diaria y el estudio de la Biblia y Él suplirá sus necesidades espirituales DIARIAS. Usted tiene más necesidades diarias de alimento espiritual que incluso de alimento físico – pero Dios le promete a usted aquí ambas, si sólo usted se lo pide a Él.

Pero es que algunos que saben que Dios desea suplirnos a nosotros diariamente con todas nuestras necesidades inmediatamente comienzan a pedir a Dios cosas para satisfacer los deseos de la carne. Sus oraciones son usualmente muy cortas y llenas con Yo’s, a mí, y mi. Son “Dios dáme esto” y “Dios dáme aquello”. “Pedís” replica Santiago, “y NO recibís, porque vosotros pedís mal, para que vosotros podíais consumar vuestros deseos” (Santiago 4: 2).

“Perdónanos”

Jesús también dijo pedirle a Dios “perdona nuestras ofensas [o deudas], como nosotros perdonamos a nuestros ofensores [o deudores]” (Mat. 6: 12).

¿Ha pedido usted a Dios que le perdone todo pecado suyo, todo defecto suyo, sus propias debilidades, sus escollos – y los de los demás? ¿Perdonamos TAMBIÉN nosotros a nuestros deudores – a aquellos que nos ofenden?

Nosotros DEBEMOS perdonar a todos los que se hayan parado sobre nuestros dedos, a todo el que nos haya ofendido, a todo el que nos haya hecho daño a nosotros en cualquier forma. Dios nos perdona a nosotros sólo si nosotros perdonamos a los demás! Recuerde que perdonar significa olvidar. No obstante nosotros sabemos que en algunas iglesias locales hay personas que NO PUEDEN SER PERDONADAS POR DIOS porque ellas todavía SE REHÚSAN a perdonar a sus hermanos. Hermanos, esto no debe continuar!

Y finalmente Él dijo, “No nos metas en tentación, sino líbranos del mal”.

Dios no tienta a ningún hombre. “Ningún hombre diga cuando él sea tentado, yo soy tentado por Dios: Pues Dios no puede ser tentado con el mal, ni él tienta a ningún hombre: Sino que todo hombre es tentado, cuando él es atraído por su propia concupiscencia, y seducido” (Santiago 1: 13-14). Véle y ore para que usted no sea atraído por los deseos y entre en tentación (Mat. 26: 41). Véle, manténgase despierto. Cuando pensamientos equivocados comiencen a venir a su mente, HUYA RÁPIDAMENTE a Dios en oración. Ponga su confianza en Él. O de otra manera Dios permitirá que usted sucumba a la tentación hasta que usted aprenda a poner toda su vida en las manos de Dios.

¿Orar por nosotros mismos?

Por supuesto! Pero no sólo por nosotros mismos. Si nuestras oraciones incluyen a otros y las de ellos lo  incluyen a usted, piense cuántas oraciones son dichas DE PARTE SUYA! Pero si usted es egoísta y ora sólo por usted mismo – y todos los demás hacen lo mismo – entonces SÓLO USTED estará orando por usted mismo.

Un estudiante del Colegio Ambassador descubrió completamente por accidente el sorprendente principio de que la Ley del Amor es una Ley de Dar. Él había tratado de superar una cierta debilidad pero había fallado una y otra vez. Él se sentía miserable y abatido.

Un amigo le reveló a él que él también estaba teniendo problemas para vencer la misma clase de tentación. Este estudiante se sintió tan miserable él mismo que él se apresuró a ir y orar SERIAMENTE por su amigo. Él dijo, “Oh Dios, no permitas que mi amigo sea tan débil y corrompido como lo soy yo. Fortalécelo a él, quita esta tentación de él”.

Este estudiante estuvo maravillado al descubrir que después de haber orado por su amigo, su propia enorme debilidad lo dejó! Era como si súbitamente esta tentación no existiera más.

Este estudiante aprendió que cuando uno tiene un pecado que es incapaz de vencer, si él orara por todos los demás que lo tienen, o incluso pudieran tener la misma debilidad, el Dios de Amor lo recompensa por orar por Sus DEMÁS hijos.

Ensáyelo. Ore por todos los hombres y mujeres en la Iglesia que tienen, o que acaso podrían tener – la misma tentación enorme que usted tiene y vea por por sí mismo que Dios lo recompensará a usted por mostrar Amor a Sus DEMÁS hijos fortaleciéndolo a usted. Él puede hacerlo y removerá su tentación de usted.

Recuerde, si usted ora por otros, y todos los demás oran por usted y por otros, piense cuánto más ayuda tendrá usted que si usted orara solo por su problema.

Por lo tanto ore para que Dios nos imbuya a todos nosotros con Su Santo Espíritu (Lucas 11: 13). Pida a Dios el don del arrepentimiento para que todos podamos vencer el pecado. Pida a Dios sabiduría (Santiago 1: 5), poder, entendimiento, y conocimiento.

Ore para que Dios implante en Su pueblo el DESEO de estudiar y de orar hasta que todos estén llenos con el Espíritu de Dios, con entendimiento y un verdadero sentido de los valores.

Cuando usted lea la Biblia y no entienda un versículo – eso es algo acerca de lo cual orar. Si usted está fallando en obedecer Su instrucción – esto es algo acerca de lo cual orar. Para algunos de ustedes hay casi tantas cosas acerca de las cuales orar como versículos hay en la Biblia!

No limite las cosas acerca de las cuales orar sólo a los puntos mencionados en este artículo. Pida a Dios que le muestre a usted acerca qué más desea ÉL que USTED ore. ÉL le mostrará a usted EN SU PALABRA muchas otras cosas acerca de las cuales orar.

Sea lo que sea no permita usted que su oración se convierta en un mero ritual, una vana repetición. Sea diligente. Sea persistente. La oración y el estudio de la Biblia deben ser lo primero en su vida, o usted estará poniendo a algo más delante de Dios. Nosotros recibimos lo que nosotros pedimos a Dios “porque nosotros guardamos sus mandamientos, y hacemos aquellas cosas que son agradables a Su vista” (1 Juan 3: 22).

La oración tiene que llegar a ser de corazón sentido – llena de agradecimiento, alabanza y gozo. Ella debería ser una conversación natural y espontánea con Dios. Mientras más ore usted, más entenderá cómo orar.

Dios SABE que muchos de ustedes hermanos fieles están orando. Él también SABE que otros no han orado como ellos deberían hacerlo.

Los ministros de Dios han dicho, “USTED ESTÁ CONVERTIDO HASTA EL GRADO EN QUE USTED ORA POR LA OBRA DE DIOS!”

Si usted ha estado APLAZANDO la oración hasta mañana HAGA algo ahora. Fórcese a sí mismo a comenzar a estudiar y a orar. No aplace su propia salvación!

Publicado en: Uncategorized