Apologista católico escribe que el templo no se construirá en Jerusalén

Apologista católico escribe que el templo no se construirá en Jerusalén

Jerusalem-Temple_Mount

Área llamada el Monte del Templo (Andrew Shiva)

COGwriter

Thomas J. Nash, un apologista católico, escribió lo siguiente publicado por Catholic World Report:

Obsolescencia divinamente planificada

Por qué el Templo en Jerusalén nunca será reconstruido y cómo el Sacrificio de la Misa es “la fuente y la cumbre de la evangelización”. …

Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado, velad y orad; porque no sabéis cuándo llegará el momento. 34 Es como un hombre que emprende un viaje, cuando se va de casa y pone a sus sirvientes a cargo, cada uno con su trabajo, y le ordena al portero que vigile. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el dueño de la casa, en la noche, a la medianoche, en la madrugada o en la mañana, para que no venga de repente y os encuentre dormidos. Y lo que os digo, se lo digo a todos: ‘Velad’ “(Marcos 13: 33-37; Evangelio, primer domingo de Adviento, año B).

La Iglesia entiende que la segunda venida de Jesús será precisamente eso: Una segunda y definitiva venida en la que Cristo juzgará definitivamente a los vivos y a los muertos en el Juicio final (CIC 1038-41). Esta doctrina a veces se llama “amilenialismo”, que reconoce que el reinado de Cristo Rey comenzó con su ministerio terrenal, incluida la fundación de su Iglesia Católica, y que Jesús continúa su reinado a través de su Iglesia hasta que vuelva al clímax del mundo. Las enseñanzas de la Iglesia contrastan fuertemente con la visión Protestante popular del preemilenialismo, que sostiene que Jesús regresará a la tierra y tendrá un reinado literal de 1,000 años. Incluido en ese reinado propuesto estará la reconstrucción del Templo en Jerusalén, que fue destruido en el año 70 d. C., y la consiguiente restitución de los sacrificios del Antiguo Pacto. …

Esta perspectiva premilenial fue prominentemente promovida en el mega-éxito de ventas de 1970 de Hal Lindsey, The Late Great Planet Earth, así como en los libros Left Behind y películas de cosecha más reciente.

Pero Lindsey y los cristianos de ideas afines, que continúan predicando la reconstrucción del Templo, están equivocados, junto con algunos judíos bien intencionados. La grande y triste ironía es que estos cristianos socavan la obra bíblica del Nuevo Pacto de Jesús, que en su único sacrificio del Calvario cumplió y por lo tanto hizo obsoletos los sacrificios del Antiguo Pacto (Hebreos 8: 6-7, 13), que tenían para ser ofrecido en el Templo en Jerusalén. …

La Carta a los Hebreos deja en claro que Jesús terminó definitivamente con la necesidad de los repetitivos sacrificios de animales de la adoración en el Templo, cuando sufrió y murió de una vez por todas (Hebreos 7:27). Al hacerlo, culminó su único Sacrificio del Calvario en gloria eterna en el santuario celestial, no simplemente místico (Hebreos 8: 1-3, 9: 11-12, 23-24); y hace que ese sacrificio esté presente en la tierra “como sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec” (Hebreos 5: 6, ver Hebreos 5: 5-10; 7: 23-26;), es decir, bajo el apariciones de pan y vino (ver Génesis 14: 18-20, Mt. 26: 26-29). …

Entonces, pensar que Dios autorizaría la restitución de los sacrificios del Templo es malinterpretar su obra salvífica y también, involuntariamente, blasfemar a Jesús, quien invalida la necesidad de tales sacrificios inferiores (Hebreos 9: 11-12, 23-28).

Estado allí, hecho eso

Muchos cristianos creen erróneamente que el mayor obstáculo en la reconstrucción del Templo es el mayor conflicto internacional que resultaría de tener que destruir el Domo Islámico de la Roca. Mientras que algunos judíos y musulmanes argumentan que la Cúpula de la Roca podría salvarse en la reconstrucción del corazón sacrificial del Templo, todo el argumento es, con caridad, algo discutible. http://www.catholicworldreport.com/2017/12/03/divinely-planned-obsolescence/

Lo anterior es una mezcla de verdad y error. Thomas Nash tiene razón en que Dios no necesita un templo judío para la remisión de los pecados (véase también ¿Por qué no se requiere un templo judío en Jerusalén? http://www.cogwriter.com/jewishtemple.htm).

Es cierto que Hal Lindsey cree que un Templo judío debe ser reconstruido y que él es un premilenialista. Sin embargo, no es cierto que él, y otros que creen que los judíos reconstruirán el Templo, crean que Dios lo requiere por sus pecados. Creen que Jesús pagó la pena por los pecados con su único sacrificio, por lo tanto, no aceptan la opinión católica de que Jesús necesita sacrificarse diariamente a través de la misa católica, que, por cierto, no era la liturgia original de ni siquiera esa iglesia (para más detalles, vea ¿Cuál era la liturgia de la iglesia primitiva? http://www.cogwriter.com/liturgy.htm).

En lo que se refiere al Premilenismo, esa NO es originalmente una enseñanza Protestante.

Martín Lutero no enseñó eso ni los luteranos lo enseñan. Pero fue una doctrina original de la Iglesia Cristiana.

Los primeros cristianos, incluidos muchos considerados santos por los católicos romanos y ortodoxos orientales, sí enseñaron el premilenarismo. Que Thomas Nash insinúe lo contrario es un error histórico.

Papias, que escuchó a Juan y fue amigo de Policarpo (y es considerado santo por los católicos romanos), a principios del siglo II enseñó acerca del reinado milenario. Eusebio registró que Papías (una líder de principios del siglo II) enseñó:

… habrá un período de mil años después de la resurrección de los muertos, y que el reino de Cristo se establecerá en forma material en esta misma tierra … (Eusebio. La Historia de la Iglesia, Libro III, Capítulo XXIX, Verso 12, p. 69)

Aquí hay otra traducción de lo anterior:

… habrá un milenio después de la resurrección de entre los muertos, cuando se establezca el reino personal de Cristo en esta tierra (Fragments of Papias, VI. Véase también Eusebio, Church History, Book 3, XXXIX, 12).

Papias enseñó que sería un tiempo de gran abundancia:

De la misma manera, [Él dijo] que un grano de trigo produciría diez mil gavillas, y que cada gavilla tendría diez mil granos, y cada grano produciría diez libras de harina clara, pura y fina; y que las manzanas, y las semillas, y la hierba producirían en proporciones similares; y que todos los animales, alimentándose solo de las producciones de la tierra, se volverían pacíficos y armoniosos, y estarían en perfecto sometimiento al hombre “. [Se da testimonio de estas cosas por escrito por Papias, un hombre anciano, que fue un oyente de Juan y amigo de Policarpo, en el cuarto de sus libros; pues fueron cinco los libros compuestos por él ...] (Fragments of Papias, IV).

Ireneo, otro líder herético (pero uno que los católicos romanos consideran que es un santo), afirmó haber conocido a Policarpo de Esmirna. Aquí hay algo de lo que escribió sobre esto:

Así, entonces, los seiscientos años de Noé, en cuyo tiempo se produjo el diluvio debido a la apostasía, y el número de los codos de la imagen por la cual estos hombres justos fueron enviados al horno de fuego, indican el número del nombre de ese hombre en quien se concentra toda la apostasía de seis mil años, y la injusticia, y la maldad, y la falsa profecía, y el engaño (Irenaeus, Adversus haereses, Libro V, Capítulo 29, Versículo 2. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

En consecuencia, como las opiniones de ciertas [personas ortodoxas] se derivan de discursos heréticos, ambos ignoran las dispensaciones de Dios, y del misterio de la resurrección de los justos, y del reino [terrenal] que es el comienzo de incorrupción, por medio de la cual el reino de los que serán dignos está acostumbrado a participar gradualmente de la naturaleza divina (capere Deum); y es necesario decirles que respeten esas cosas, que corresponde a los justos primero recibir la promesa de la herencia que Dios prometió a los padres, y reinar en ella, cuando resuciten para contemplar a Dios en esta creación que se renueva, y que el juicio debe tener lugar después (Ireneo, Adversus haereses, Libro V, Capítulo 32, Versículo 1. Traducido por Alexander Roberts y William Rambaut. De Ante-Nicene Fathers, Vol. 1. Editado por Alexander Roberts, James Donaldson, y A. Cleveland Coxe. (Buffalo, NY: Christian Literature Publishing Co., 1885). Revisado y editado para New Advent por Kevin Knight. <http://www.newadvent.org/fathers/0103532.htm>.).

Y nuevamente dice: “Cualquiera que haya dejado tierras, o casas, o padres, o hermanos, o hijos a causa de Mí, recibirá en este mundo cien veces más, y en el porvenir heredará la vida eterna”. Pues ¿Cuáles son las [recompensas] de cien por uno en esta palabra, los entretenimientos dados a los pobres, y las cenas por las cuales se hace un regreso? Estos son [para tener lugar] en los tiempos del reino, es decir, en el séptimo día, que ha sido santificado, en el que Dios descansó de todas las obras que Él creó, que es el verdadero Sábado de los justos, en el que ellos no se involucrarán en ninguna ocupación terrenal; pero tendrán una mesa preparada por Dios para ellos, suministrándoles toda clase de platos (Ireneo, Adversus haereses, Libro V, Capítulo 33, Versículo 2. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts & James Donaldson. Edición americana, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Para que toda la creación, de acuerdo con la voluntad de Dios, obtenga un gran incremento, para que pueda producir y sostener frutos como los que hemos mencionado, Isaías declara: “Y habrá en cada montaña alta, y en cada colina prominente”. , agua corriendo por todas partes en ese día, cuando muchos perecerán, cuando los muros caerán. Y la luz de la luna será como la luz del sol, siete veces la del día, cuando él sane la angustia de su pueblo y elimine el dolor de su golpe “. Ahora “el dolor del golpe” significa el infligido al principio sobre el hombre desobediente en Adán, es decir, la muerte; que [el golpe] el Señor sanará cuando Él nos levante de entre los muertos, y restaurará la herencia de los padres, como Isaías nuevamente dice: “Y estarás confiado en el SEÑOR, y él te hará pasar sobre toda la tierra y te alimentará con la herencia de Jacob, tu padre”. Esto es lo que el Señor declaró: “Bienaventurados los siervos a quienes el Señor, cuando venga, los encuentre vigilantes. De cierto os digo, que se ceñirá a sí mismo, y los hará sentar a la carne, y saldrá y les servirá. Y si viniere a la vigilia de la tarde, y los encontrare así, benditos ellos, porque los hará sentar y ministrar a ellos; o si esto es en el segundo, o en el tercero, benditos son ellos.” Una vez más, Juan también dice lo mismo en el Apocalipsis: “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección”. Entonces, también, Isaías ha declarado el momento cuando estos eventos ocurrirán; él dice: “Y yo dije: Señor, ¿Hasta cuándo? Hasta que las ciudades se queden sin habitante, y las casas estén sin hombres, y la tierra se convierta en un desierto. Y después de estas cosas, el SEÑOR quitará hombres de muy lejos (longe nos faciet Deus homines), y los que quedan se multiplicarán sobre la tierra. “Entonces Daniel también dice esto: “Y el reino y dominio, y la grandeza de los que están debajo del cielo, se da a los santos del Dios Altísimo, cuyo reino es eterno, y todos los dominios le servirán y le obedecerán”. Y para que la promesa nombrada se entendiera como referente a esta vez, se declaró el profeta: “Y en cuanto a ti, permanece hasta la consumación de los días.” Ahora, que las promesas no fueron anunciadas a los profetas y a los padres únicamente, sino también a las Iglesias unidas a estos de las naciones (Ireneo. Adversus haereses, Libro V, Capítulo 34, Versículos 2-3. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Sin embargo, si alguno tratara de alegorizar [las profecías] de este tipo, no se encontrará consistente consigo mismo en todos los puntos, y será confundido por la enseñanza de las mismas expresiones [en cuestión]. Por ejemplo: Cuando las ciudades de los gentiles sean desoladas, y no sean habitadas, y las casas, que no haya en ellas hombres, y la tierra quede desolada. Porque he aquí, dice Isaías, el día del Señor viene, lleno de furor e ira, para asolar las ciudades de la tierra, y para echar a los pecadores fuera de ella. Y otra vez él dice: Sean quitados para que no vean la gloria de Dios. Y cuando se hagan estas cosas, dice: Dios alejará a los hombres de allí, y los que queden se multiplicarán en la tierra. Y edificarán casas, y habitarán en ellas mismas; y plantarán viñas, y comerán de ellas mismas. Porque todas estas y otras palabras fueron incuestionablemente dichas en referencia a la resurrección de los justos, que tiene lugar después de la venida del Anticristo, y la destrucción de todas las naciones bajo su dominio; en [los tiempos de] en que [la resurrección] los justos reinarán en la tierra, haciéndose más fuertes a la vista del Señor; y por medio de Él se habrán acostumbrado a participar en la gloria de Dios el Padre, y disfrutarán en el reino en relación y comunión con los santos ángeles, y unión con seres espirituales; y [con respecto a] aquellos a quienes el Señor encontrará en la carne, esperándolo desde el cielo, y que han sufrido la tribulación, así como escapado de las manos del Malvado (Ireneo. Adversus haereses, Libro V, Capítulo 35, Verso 1. Extraído de Ante-Nicene Fathers, Volumen 1. Editado por Alexander Roberts y James Donaldson. Edición estadounidense, 1885. Edición en línea Copyright © 2004 por K. Knight).

Así, Ireneo claramente enseñó que después de 6.000 años de reinado humano habría un reino físico de Dios en la tierra y que los santos resucitados reinarían en ese reino. También objetó a aquellos que lo alegorizan, que es lo que oficialmente enseñan las religiones greco-romanas.

Ireneo también enseñó:

Pero cuando este Anticristo haya devastado todas las cosas en este mundo, reinará durante tres años y seis meses, y se sentará en el templo en Jerusalén; y luego el Señor vendrá del cielo en las nubes, en la gloria del Padre, enviando a este hombre y a quienes lo siguen al lago de fuego; pero trayendo para los justos los tiempos del reino, es decir, el descanso, el séptimo día santificado; y restaurando a Abraham la herencia prometida, en cuyo reino declaró el Señor, que “muchos que venían del oriente y del occidente se sentarían con Abraham, Isaac y Jacob” (Ireneo, Adversus haereses, Libro V, Capítulo 30: 4)

Aquí Ireneo enseña que el séptimo mil años comienza después de que el Anticristo final haya reinado por 3 1/2 años.

A pesar de que tenía algunas ideas raras, incluso Justino Mártir había aprendido sobre el milenio:

Pero otros y yo, que somos cristianos de mentalidad correcta en todos los puntos, tenemos la seguridad de que habrá una resurrección de los muertos, y mil años en Jerusalén, que luego será construida, adornada y ampliada, los profetas Ezequiel e Isaías. y otros declaran.

Porque Isaías habló así acerca de este espacio de mil años: ‘Porque allí será el cielo nuevo y la tierra nueva, y los primeros no serán recordados, ni entrarán en sus corazones; pero ellos encontrarán alegría y alegría en ella, cosas que creo’ …Porque como le dijeron a Adán que el día que comió del árbol moriría, sabemos que no completó mil años. Hemos percibido, además, que la expresión, ‘El día del Señor es como mil años’, está conectada con este tema. Y además, hubo un hombre con nosotros, que se llamaba Juan, uno de los apóstoles de Cristo, que profetizó, mediante una revelación que le fue hecha, que los que creyeron en nuestro Cristo habitarían mil años en Jerusalén; y que a partir de entonces, en general, y, en resumen, la resurrección eterna y el juicio de todos los hombres también se llevaría a cabo (Diálogo, Capítulos 80-81).

Por lo tanto, Justino está condenando a cualquiera que no cree en un reino literal de mil años como “cristianos de mente no recta” o no creyentes. Los líderes del siglo II que profesaban a Cristo, incluidos algunos heréticos, creían claramente en la enseñanza de que Cristo regresaría y reinaría durante mil años en la tierra.

El líder de la Iglesia de Dios (que es considerado santo por los católicos ortodoxos romanos y orientales), Melito de Sardis enseñó el milenio (Danielou, cardenal Jean-Guenole-Marie. La teología del cristianismo judío. Traducido por John A. Baker The Westminister Press, 1964). Aquí hay más información sobre los puntos de vista de Melito:

Unos años después de la muerte de San Justino, y en las áreas circundantes de Éfeso, Melito de Sardis, un obispo conocido y sus seguidores defendieron el milenarismo. Sin duda, él tomó prestadas algunas de sus teorías de su compatriota, Papias, y se basó en el Apocalipsis. (Gry L. Le millenarisme dans ses origines et son developpement. Alphonse Picard, París, 1904, página 81. Traducido al inglés por Gisele Gaudet, marzo de 2015.)

Se pueden enumerar más (para ver más, consulte el artículo ¿Enseñó la iglesia primitiva el milenarismo?).

Ahora considere que a fines de 1966, un Romano Pontífice bendijo un libro que respaldaba una versión del milenarismo:

Los santos deben reinar con Cristo por mil años … Muchos cristianos primitivos tomaron esto como una descripción literal … Milenarios, es decir, creyentes en el reino de mil años. Esta creencia era común en la Iglesia primitiva … Apareció de vez en cuando en la Edad Media, y todavía es defendida por algunas de las sectas más oscuras …

… el tiempo de la Primera Resurrección terminará … Es el momento en que se establecerá el Séptimo Milenio, y será el día de reposo en el plan de la creación … Ha sido la opinión común entre los judíos, los gentiles, y los cristianos latinos y griegos, que el presente mundo malvado no durará más de 6,000 años … Cristianos y judíos, desde el comienzo del cristianismo, y antes, han enseñado que 6,000 años después de la creación de Adán y Eva, ocurrirá la consumación. El período posterior a la consumación será el séptimo día de la creación: el día de reposo … St. Jerónimo dijo: “Es una creencia común que el mundo durará 6.000 años”.

… Creo que a medida que los últimos días lleguen a su fin también lo hará el sexto día de la creación (Culligan E. La última guerra mundial y el fin del tiempo. El libro fue bendecido por el Papa Pablo VI, 1966. TAN Books, Rockford (IL) ), pp. 67, 113 – 115).

Entonces, ya no enseñar el milenio, ni el plan de los 6000 años (para más detalles vea ¿Dios tiene un plan de 6.000 años? ¿En qué año terminan los 6.000 años?) son cambios en el entendimiento de los católicos romanos. Debido a esto, muchos católicos no sabrán cuándo será el final (ver también ¿Cuándo puede comenzar la Gran Tribulación?).

El Premilenarianismo no es una invención de Protestantes.

Los primeros cristianos y otros profesores de Cristo se aferraron a ella.

Y nosotros en la Continuación de la Iglesia de Dios (y NO SOMOS Protestantes) todavía lo hacemos.

Dicho esto, es verdad que los judíos NO necesitan construir un templo antes de que Jesús regrese para establecer el reino milenario de Dios.

En cuanto a que el Templo en Jerusalén actualmente está obsoleto, eso es correcto.

Si bien la Biblia habla de sacrificios de animales detenidos antes del tiempo en que Jesús volverá a establecer el Reino Milenial de Dios, ni la Biblia ni los judíos enseñan que se debe construir un Templo judío en el área que se dice que es el Monte del Templo en orden a realizar sacrificios de animales (la ubicación real del templo original es motivo de disputa).

No solo los representantes del Sanedrín y el Instituto del Templo me dijeron esto directamente, ellos consideran que después de que el primer templo de Jerusalén fue construido y dejado en ruinas, la Biblia misma muestra específicamente que los sacrificios se hicieron en el tiempo de Esdras ANTES de que el segundo templo estuviera listo:

6 Desde el primer día del mes séptimo comenzaron a ofrecer holocaustos a Jehová. Pero el fundamento del templo de Jehová aún no estaba establecido. (Esdras 3: 6)

Por lo tanto, los judíos saben que pueden realizar sacrificios de animales sin un Templo reconstruido.

Entonces, aunque teológica e históricamente, Thomas Nash cometió muchos errores, su opinión de que los judíos no necesitan un templo para ser reconstruido antes de que Jesús regrese es correcta. También tiene razón en que ciertas ideas asociadas con Jerusalén están obsoletas (véase, por ejemplo, ¿La Iglesia de Dios debe tener su sede en Jerusalén?).

Publicado en: Uncategorized